Últimos temas
» Cierre de temas
Hoy a las 13:34 por The Fool

» Tienda de batalla
Hoy a las 10:38 por The Fool

» Hoja de Dallas
Hoy a las 10:37 por The Fool

» Finisterre RPG [afiliación élite]
Ayer a las 23:23 por Invitado

» Full Moon || Privado.
Ayer a las 21:00 por Kangee

» [Benton] To be human || Patrick
Sáb Oct 21 2017, 08:01 por Lucien Delacroix

» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 11/20
Directorios 6/8
Última limpieza 23/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Tristán ID°

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tristán ID°

Mensaje por Tristán Bloodworth el Lun Ago 15 2016, 01:31

Mujeres condenadas.
omo un rebaño pensativo sobre la arena acostadas,
entornan los ojos hacia el horizonte marino,
y sus pies que se buscan y sus manos enlazadas
tienen dulces languideces, amargos escalofríos.
Unas, corazones que aman las largas confidencias,
en el corazón de los bosques y junto a los arroyos,
deletrean el amor de las tímidas infancias
y marcan en el tronco los jóvenes arbolillos;
otras, como hermanas, andan lentas, graves,
a través de las rocas llenas de apariciones,
donde san Antonio vio surgir como lavas,
desnudo el seno, a sus purpúreas tentaciones.

Las hay que a la lumbre de resinas goteantes,
en el hueco mudo de los viejos antros paganos,
te llaman en socorro de sus fiebres aullantes,
¡oh Baco, adormecedor de viejos remordimientos!
Y otras, cuya garganta gusta de escapularios,
que, ocultando un látigo bajo sus largos vestidos,
mezclan en la noche oscura y los bosques solitarios
espuma del placer y lágrimas de la tortura.

¡Oh vírgenes, oh demonios, oh monstruos, oh mártires!,
grandes espíritus negadores de la realidad,
buscadores de lo infinito, devotos y sátiros,
ora llenos de furor, ora llenos de llanto,
vosotras, a las que en vuestro infierno mi alma os ha seguido,
pobres hermanas, os amo tanto como os compadezco
por vuestras dolorosas tristezas, vuestra sed no saciada,
y las urnas de amor que llenan vuestro corazón.
Charles Baudelaire
Me cuesta mucho comenzar a escribir algo en un papel que no será secreto. Tengo un diario de vida en el que puedo descargar todos mis pensamiento y amoríos secretos, pero revelar todo en una hoja que cualquiera verá me es muy complicado. Normalmente soy sólo secretos, mi vida, mi pasado y hasta las noches de soledad son un secreto pues cuando me planto frente a la vida no quiero que vean mi oscuridad, la vulnerabilidad o fragilidad que puedo llegar a tener. Esto es como presentarse desnudo, pero de diferente manera, pues he estado desnudo, literalmente y no me atemoriza tanto como escribir mi historia.

Deberé comenzar por decir que nunca fue por falta de dinero que me motivé a algunas cosas, pero el deseo de más dinero nunca me dejó. Todos tienen pecados y vicios, mi vicio pareciera ser el vicio mismo, el más grande de ellos es el de la carne. Adoro a las mujeres, una nueva cada noche repitiendo mis preferidas, las más encantadoras... Las que son difíciles de obtener son mis favoritas, son un reto a la paciencia y es en donde debo luchar con todas mi armas. Los nombres de ellas no los revelaré, pues son mujeres respetables de alta sociedad, casadas en su mayoría y es en mi en quien confían y jamás las traicionaría. Aunque si debo reconocer que he destruido corazones, casi como si fuese un deporte, es un juego cruel que tengo conmigo mismo. Enamorarlas, que cada latido de sus corazones sea por mi y luego, así como tienen mi atención se las quito, otra presa llegara y cada amor termina siendo como las cabezas trofeos de un cazador. Algunas han actuado contra mi de forma despechada, algunas han sido muy peligrosas y han destruido hasta su reputación por eso, pero la mía queda intacta, pues soy un hombre.

Pero basta de eso, comenzaré de una vez en contar quien soy yo en realidad.Soy Tristán y son hijo de una mujer que fue una amante. Mi madre que nunca lució un anillo era una de la mujeres más bellas de Nueva York y eso es mucho decir. Era una modelo de fotografías, cantante de salón y actriz, era una musa que inspiraba a todos quienes la conocían. Pudo haber tenido al esposo que hubiese querido pues no dejaba de recibir obsequios de admiradores, pero el corazón de una mujer es traicionero y terminó siendo la sombra de una mujer sin talento, ni belleza ni cualidades, sólo un apellido respetable y dinero para respaldarla. La primera esposa de mi padre siempre sería la número uno, pese a que mi madre terminó viviendo bajo el mismo techo que ella. Nací en esa mansión, con un padre influyente que tenía dos mujeres en casa y un misterio fuera de ella. Tenía tres hermanas hijas de la legitima esposa y yo, el único varón de la amante, eso me posicionó en un lugar preferencia en la casa, pese a que era un bastardo.

La vida transcurría dentro de la misma mansión, mis primeros amoríos fueron ahí mismo y empezaron como un juego infantil de mis hermanas, creo que ellas me empujaron a este vicio, si es que puedo buscar a quien culpar sería a esas tres harpías de incomparable belleza. Los paseos por el jardín siempre terminaban en escondidas y era yo él que las debía buscar, si las atrapaba podía pedirles lo que fuera, que me mostraran una pierna, un beso en el cuello, oler su escote. El laberinto del jardín se había vuelto nuestro patio de juego secreto y fue así hasta grandes. Pero ya me habían ofrecido todo lo que aún seguían pudiendo entregar ¿entonces que harían si las atrapaba de nuevo? Una de ellas, la que más me gustaba me entregó lo que por derecho estaba destinado para quien fuera su futuro esposo y a pesar del goce de ambos fue el principio del final del juego con mis hermanas.

Las otras al enterarse querían lo mismo y pronto ya era más recurrente, tanto que ya no necesitábamos el jardín para jugar, ni siquiera necesitábamos la excusa de que se trataba de un juego. Nuestro error fue, que aunque intentamos ser adultos aún eramos unos niños irresponsables y una fatídica mañana una de mis hermanas me dijo que llevaba tiempo sin menstruar. No supe que pensar en ese momento, ni siquiera sabía que podía significar semejante revelación. Ella estaba nerviosa y me dijo, que ella misma no había sabido y le preguntó a su criada y esta le dijo que estaba embarazada.  El mundo se volvió gris y frío ese día, pero afortunadamente para mi mi padre me tenía preparada una gran sorpresa, iría a Italia a estudiar en una universidad de arte.

Independiente de los juegos, se me daba muy bien tocar el violín, piano y varios instrumentos más, canto y sé escribir poesía. Mi padre no era del tipo que veía en un artista un desperdicio. Él era abogado y no necesitaba que yo lo fuese. Me potenció los talentos y me consintió en cuanto a mis gustos por las mujeres llevándome a los mejores burdeles. La intensión de que estudiara en Venecia era para que aprendiera de los mejores maestros clásicos y disfrutara de las mujeres más bellas del mundo. Atrás quedaron los juegos de niños, en Venecia estaban las mejores mujeres y había que ser un maestro para tenerlas, no es que fuesen difíciles, sino que ellas sabían lo que querían, jugaban el juego y eran muy difíciles de engañar.

Tuve cientos de amantes en mi periodo de universidad y pese a mi talento no lograba dar todo de mi por la falta de rigor, finalmente terminé dejándolo todo y dedicándome sólo a la autoindugencia. Viví en la casa de una de mi amantes y me hice amigo de su esposo, eso hasta que todo se descubrió y tuve que irme de la ciudad pues el hombre era muy influyente y podía hacerme desaparecer en un canal si eso quería.

Volví a Nueva York a una mansión en la que toda la luz parecía haber muerto. Yo volvía como el emperador a Roma y me encontré con puras desgracias. Mi madre había muerto, de tristeza según me decían, una de mis hermanas se había suicidado cuando la comprometieron con un hombre mayor y había dejado una carta diciendo que me amaba sólo a mi y contaba todo lo que habíamos hecho, como la había poseído. Había un niño que era mio, al parecer el tema que yo había decidido olvidar no había sido borrado de la historia y mi tercera hermana me odiaba y odiaba lo que yo le había hecho, pues en su mente decidió culparme de todo.

Era una decepción para mi padre, no había terminado mis estudios, me había gastado cada centavo que me mandó y había hecho mucho daño a mis hermanas. Me desheredó, pues mis pecados ya eran conocidos en la ciudad y seguir en la familia era una deshonra para él.

Me vine a Salem después de haber vendido todas mis cosas, excepto mi violín. Allí conocí mujeres interesantes, bellas y adineradas. Estaba en plan de conquista de una que reunía todo lo que me gusta, belleza, dinero y encanto. Cuando estaba muy cerca de enamorarla, y debo reconocer que también estaba cayendo un poco en sus garras, ella desapareció. De la noche a la mañana. En la función de halloween fue a un circo de mala muerte donde trabajaban sus hermanos y al día siguiente todos comentaban de la desaparición del circo y a Lucy y su amiga Emma no las encontré más. Estaba preocupado por ellas, pero también por mi futuro, estaba tan cerca...

Unos amigos de infancia también habían desaparecido con el circo por lo que no podía explicarme que pasaba. Ebony, Nicola, Emma, Lucy... Lo que me preocupaba también era el dinero, no lo puedo evitar está en mi naturaleza. Los Strauss habían desaparecido todos al igual que el prometido de la madrastra de Lucy, Desdémona por lo que los bienes de Lucy pasarían a ella, algo que yo sabía que Lucy no quería Por lo que falsifiqué con unos profesionales un parte de matrimonio con Lucy Strauss. Es más fácil casarte cuando no lo haces realmente, entonces quedé resguardando su patrimonio. Pero al saber sobre Desdémona no pude evitar la tentación. Lucy era adinerada, pero Desdémona tenía el doble. Un años después de la desaparición de todos ya estaba casándome con ella la había conquistado a tal punto que le pareció bien que fueran bienes conjuntos.

Otro asunto de dinero era el de Nicola, él era el ultimo Stracci por lo que falsifiqué una compra venta en la que me vendía sus empresas. Las mantuve funcionando tal cual como lo hacían hasta ese entonces. La guerra había sido muy beneficiosa. Los padres de Ebony por otro lado estaban muy angustiados, investigando sobre su desaparición averiguaron que estaba estudiando, algo que mantuvo oculto, pero eso era lo de menos, estaban desesperado por que no estuviera por ningún lado. Yo no tenia respuestas.

Por medio de mi nueva esposa, varios años después supe del aquelarre en el que estaban, me constó sus secretos y como por medio de sus poderes no podían encontrar a las otras dos brujas. No me tomé muy en serio su asunto con la brujería ni cuando me hizo jurar ser parte de eso, lo hice, pero sin darle importancia real. Me dijo que podía vender mi alma por cualquier cosa, pero yo ya estaba logrando mis objetivos por mi cuenta.

Las cosas con Desdémona se iban poniendo pesadas y monótonas, estaba cansado de esa vida en la que cada vez que encontraba pistas de que había estado con otra armaba un escándalo y juraba que me arrepentiría. Las cosas se pusieron feas un día que le dije que nunca sería mejor que Lucy y me golpeó con algo en la cabeza, no vi que. Ven esta cicatriz en la frente. Bueno, esa bruja lo hizo. Dejarme una cicatriz era lo ultimo que iba a tolerar. Contraté a unos tipos para que la mataran, descuartizaran y la empacaran en varias cajas que se fueron en diferentes barcos de su preciada flota. Cuando al fin desapareció me sentí realmente libre y lo primero que hice fue vender todas sus empresas he irme de ese apestoso lugar. La había soportado durante ocho años a una tipa que podría haber sido mi madre por edad...

Buscando un mejor lugar me fui a Los Ángeles un lugar cálido lleno de mujeres hermosa. Tenía dinero al fin y todo lo que deseaba o sea, una mujer diferente para cada noche. Esto parece ser un final feliz para mi ¿no? La vida es hermosa...


Tristán Bloodworth
Tristán Bloodworth
Fecha de nacimiento: 07/11/1896.
Género: Masculino.
Procedencia: Nueva York
Estado civil: Viudo
Otros: Tiene fobia a los compromisos
Tohwny
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 106
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: Tristán ID°

Mensaje por Klaus Fletcher el Lun Ago 15 2016, 02:15

Aceptado
El libertinaje no debería ser mirado con malos ojos, después de todo tú has hecho lo que muchos desean y no se atreven a decir.
Me guardo los comentarios sobre el tema de tus hermanas, porque eso ya es otro asunto, pero, chico... Tantas amantes, cualquiera te tendría envidia.

Ahora es cuando tienes que ver qué sucederá con tu vida, las cosas parece que no estarán fáciles para ti.
Mucha suerte.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 500
Carny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.