Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

¡Entretenme! || Nathaniel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Vie Ago 26 2016, 02:03

Estaba bastante aburrida, Sadie y el abuelo debían estar fuera del hotel, o al menos no los había visto y no quería molestar a Autumn de nuevo. Estaba paseando por los pasillos, en busca de algo que hacer, puede que alguien a quien asustar, pero por el día los huéspedes estaban haciendo turismo o trabajando, poco le importaba, lo importante era que no estaba ahí para ser su entretenimiento. Bajó a la recepción para estar atenta por si llegaba alguien nuevo a registrarse, bastante gente viajaba cuando llegaba el buen tiempo y el hotel era muy bonito y llamativo.

Se sentó en uno de los sillones de la recepción durante un rato que le parecieron horas, cuando en realidad a penas fueron unos minutos. Cambió su posición unas diez veces antes de suspirar con molestia y ponerse en pie, no tenía paciencia como para quedarse allí más tiempo. Vio a Nathaniel en la recepción y se acercó, apoyando los brazos en el mostrador e impulsándose para asomarse por el otro lado. - ¿Qué haces? – preguntó al encargado, era uno de los fantasmas más aburridos que había en el hotel, era incluso peor que Scarlette, y Scarlette era insoportable, pero al menos se entretenía molestándola. Él era muy aburrido y estirado, y costaba mucho sacarlo de sus casillas. - ¿Ha llegado gente nueva? ¿Vivos o muertos? – preguntaba sin darle tiempo al hombre para responder, mientras asomaba la cabeza bajo la recepción a ver si guardaba ahí algo interesante, dejando sus pies colgando por el otro lado.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Nathaniel Cromwell el Vie Ago 26 2016, 14:56

El día había empezado como cualquier otro, con trabajo, órdenes y un plan mental de lo que había que hacer para que todo cumpliera sus espectativas. Había pasado la noche escribiendo, volcando en una de sus últimas libretas todo lo que pasaba por su cabeza antes de volver a dejarla al lado de las demás. ¿Cuántas había ya en ese estante? ¿Una docena quizá? ¿Más?. Habían pasado demasiados años desde su muerte y los diarios, se amontonaban, tenía la sensación de que llegaría un día en el que terminaría sepultado por ellos, culpabilizando a la eternidad que le instaba a escribir sin parar cuando tenía tiempo libre.

Muchos eran los fantasmas que permanecían aburridos, pareandose por allí sin pena ni gloria mientras se quejaban entre dientes asegurando que el aburrimiento acabaría con ellos. Nathaniel, por su parte, no estaba de acuerdo en absoluto, siempre había algo que hacer y solía mantenerse ocupado.

Entró en la recepción, viendo de soslayo al pasar por al lado de los sillones a la pequeña Madeline, cuya expresión de tedio era tan adorable como peligrosa, pues verla así no era un buen augurio, al menos para su paciencia.

Sacó el libro de cuentas y lo colocó sobre el mostrador, haciendo uso de una antigua estilográfica para escribir un par de lineas con su letra elegante y cursiva. Se agachó para coger el libro de visitas, que no debía estar ahí abajo y, al volver a incorporarse, se encontró con la carita curiosa de la niña, que estaba encaramándose al mostrador como un monito travieso.

-Buenos días, Madeline- saludó con una sonrisa cortés, cosa que ella no había hecho- Estoy...-se vió interrumpido por una pregunta más y, antes de poder hacer siquiera más que un leve amago para contestar pues ya había abierto la boca para dar forma a las palabras, llegó la segunda. Suspiró, viendo como se tumbaba sobre el mostrador, responder era absurdo. Tiró del libro de cuentas que Madie acababa de usar como colchón para recuperarlo e hizo rodar un poco a la niña por eso, viendo después como las letras aparecían totalmente emborronadas pues la tinta no había llegado a secarse del todo por su culpa.

Al ver que estaba intentando curiosear, cerró el cajón que había abierto y volvió a escribir bajo el borrón, aunque no quedaba tan estético como antes, cosa que le disgustaba - ¿Qué haces por aquí tan sola? Creía que a estas horas ya estarías tramando algo con Sadie-Se agachó para mirarla a la cara, enarcando una ceja- ¿Necesitas algo?
 
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 15
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Sáb Ago 27 2016, 22:26

Lo miró cuando la saludó con tanta formalidad como siempre, no entendía por qué mantenía esa actitud después de muerto, debería relajarse un poco. Pero como ella era una dama, aunque fuera en miniaturas, dio un paso atrás para devolverle el saludo. – Buenos días, Nathaniel – hizo una ligera reverencia, levantando las puntas de su vestido como toda una señorita de clase alta, aunque su postura sobre la mesa de recepción no ayudara a esa imagen, pero seguía siendo una niña después de todo.

Rio cuando tiró del libro que tenía debajo haciéndola girar ligeramente sobre el mostrador, era divertido, como una atracción del circo. Se le ocurrió colocar una cuerda alrededor de Sadie y tirar luego para hacerla girar como una peonza. Lo probaría la próxima vez que estuviera con su amiga. Se dio cuenta de que la tinta se había corrido, por lo que su sonrisa desapareció de inmediato, no porque hubiera estropeado las notas de Nathaniel sino por si había manchado su bonito vestido. Por suerte era negro y si había alguna mancha esta no se veía. - ¿Qué estás escribiendo? – pregunto mirando el libro, ya que no podía curiosear en el cajón que acababa de cerrar delante de sus narices.

Volvió a apoyarse en el mostrador, esta vez solo los brazos, apoyando la cabeza sobre estos para mirar al recepcionista. – No sé donde está Sadie, ¿se ha quemado algo? A veces la encuentro siguiendo el olor a quemado – le gustaba pasar tiempo con su amiga, pero tampoco quería estar pegada a ella eternamente, acabaría aburriéndose si lo hacía, en la variedad estaba el equilibrio. – No, ¿y tú? – preguntó mirándole, resultaba evidente que estaba buscando algo para entretenerse, lo que fuera.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Nathaniel Cromwell el Miér Ago 31 2016, 14:01

Las niñas de la época en la que él aún vivía eran corteses, educadas y, normalmente, muy tranquilas. Se comportaban igual que las mujeres adultas pues incluso imitaban sus ademanes delicados, siendo pequeñas damitas de la sociedad. Nada que ver con lo que hacían hoy en día, siendo diminutos terremotos andantes que ponían en tela de juicio su saber estar y su paciencia. Aunque debía reconocer al menos para sus adentros que la torpe reverencia de Madeline le había parecido encantadora, cosa que dejó en evidencia con una sombra de sonrisa.

-Los nombres y las cifras de unos acreedores cuyas deudas ya han sido salvadas éste mes. Algo que sin duda te parecerá horriblemente tedioso -contestó, girando el libro para dejarle ver lo que aparecía en él. Una larga hilera de apuntes, cifras, nombres y demás que ya se conocía de memoria.

Se quedó pensativo unos segundos antes de negar con la cabeza- Hmmm.... no, me habría enterado. Me temo que hoy no la he visto, puede que aún siga en su habitación o esté perdida por alguno de los pasillos. -Si escuchaban el grito de algún huésped, ya tendrían la respuesta a sus preguntas. Recordó una cosa, lo apuntó también y se giró para ir a guardar el libro en uno de los estantes inferiores, bajo los pequeños cubículos donde dejaban la correspondencia de cada habitación.

Un cliente de edad avanzada salió del ascensor y les saludó un gesto de cabeza, inclinando su bombín, antes de seguir con su arrítmico caminar hasta la puerta de salida- Buenos días, caballero -correspondió Nathaniel antes de volver hacia la menor, apoyando también las manos en el mostrador, manteniendo la espalda recta e inclinando un poco la cabeza hacia ella. La puerta se cerró con suavidad- Por el momento no. -Se reclinó para apoyar entonces los antebrazos, adoptando una posición algo más relajada- ¿Pretendes que hoy sea tu compañero de juegos? Eso es novedoso
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 15
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Jue Sep 01 2016, 13:59

Miró lo que había escrito en el libro cuando lo giró hacia ella, leyendo un par de nombre y números que no entendía que significaban. Hizo una ligera mueca solo de pensar en que tuviera que llevar un registro como ese de toda la gente que iba y venía del hotel. – Si, parece aburrido – dijo con sinceridad, tal y como él había dicho, parecía un trabajo para hacer para conseguir que le entrara sueño a la hora de dormir.

Sintió cierta decepción al saber que nada se había quemado, pensó que al menos cuando se encontrara con Sadie tendría una historia divertida para contarle. Pensaba que a veces su amiga se perdía un poco, era como el abuelo. Se giró a mirar a al hombre que salió del ascensor, aunque no saludó como hizo Nathaniel, él era empleado del hotel y tenía que ser amable con los huéspedes, pero ella en cambio era como un huésped más. - ¿Alguna vez asustas a los huéspedes? – tenía curiosidad porque debía ser educado con ellos por su trabajo, así que no sabía si alguna vez se divertía dándoles algún pequeño susto.

- ¿Tu juegas alguna vez? – preguntó con sorpresa como si fuera algo inimaginable para ella, Nathaniel era muy serio siempre y le costaba pensar en él jugando como Sadie y ella o el abuelo. - ¿Jugarías conmigo? ¿A qué? ¿Le metemos una rata muerta en la cama a Scarlette? – preguntó con emoción por la idea de jugar con Nathaniel y que dejara de ser tan estirado, y sobre todo por pensar en fastidiar a Scarlette claro, pero su compañía le gustaría mucho.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Nathaniel Cromwell el Vie Sep 02 2016, 18:45

Vió su expresión aburrida y desganada, sabiendo que había dado en la diana con su afirmación, ¿a qué niño podía gustarle un asunto de trabajo semejante?. Pero eso, precisamente, llamaba su atención, pese a que se limitara a observar sin hacer demasiadas preguntas al respecto.
Madeline llevaba con ellos, en el hotel, unos quince años si no recordaba mal. Su muerte no había pasado precisamente desapercibida y le resultó sorprendente que una niña tan pequeña fuera consciente de su nueva situación con tanta rapidez, acostumbrándose a la muerte como si tan sólo hubiera variado su atuendo. Pero después de quince años seguía comportándose como una niña con una búsqueda incansable de diversión que no dudaba en lo más mínimo en asesinar para tener nuevos compañeros. Eso les había llevado a más de una pelea.
¿Sería para siempre una niña también a nivel psicológico, sin importar el tiempo que pasase?.

-No tengo la necesidad de hacerlo, gracias a ellos el hotel sigue sobre sus cimientos -comentó haciendo un pequeño gesto con la mano izquierda con el que pretendía, quizá, abarcar todo el edificio. Ciertamente se había tomado la libertad de asustar de vez en cuando si algún huésped resultaba contraproducente para el lugar, consiguiendo así que se marchara, pero no era en absoluto lo habitual.

Rió entre dientes, divertido por su pregunta ya que parecía que la niña era incapaz de imaginárselo entre juegos- Alguna vez -comentó, sonriendo de medio lado. - Tengo hijos... -inclinó un poco la cabeza, rectificando el tiempo verbal. No importaban los años, seguía anclado en el pasado en algunas cosas- Tuve. Y eran más o menos de tu misma edad. Jugaba mucho con ellos cuando me era posible, aunque desde luego no les divertía lo mismo que a ti -afirmó, sin importarle dejar claro que muchas de los juegos ajenos le molestaban. - ¿Una rata muerta? Muy sofisticado... -dijo con suave ironía, antes de que una duda que llevaba unas semanas planteándose acudiera a sus labios- ¿Puedo saber qué tienes en contra de Scarlette? -cuestionó, mirándola a los ojos- Os he visto discutir en un par de ocasiones y tengo curiosidad al respecto. No parece que toleres demasiado su presencia.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 15
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Sáb Sep 03 2016, 01:28

Se quedó pensando en lo que dijo Nathaniel, no estaba segura de que la presencia de los huéspedes importara demasiado para la permanencia del hotel. Ese no era un hotel cualquiera, que tuviera que mantenerse con el dinero de los huéspedes, ¿o si? ¿Qué pasaría si el hotel dejaba de recibir dinero de los huéspedes? No pensaba que pudiera cerrar, ellos estaban ahí, los fantasmas como Nathan y ella, y no necesitaban dinero para vivir. Pensaba que el hotel era como ellos, un fantasma, por eso a veces los vivos lo veían en ruinas, como Sadie y el abuelo cuando llegaron.

Sonrió al escuchar que a veces si que jugaba, realmente no se lo esperaba de él, siempre parecía tan serio, y muchas veces la había regañado por meterse con los clientes. Aunque su sonrisa se borró al ver que él se ponía más serio cuando mencionó a sus hijos. Muchos de los mayores tenían familia antes de morir, intentaba pensar poco en ello porque se le hacía deprimente. Ella por suerte no tenía a nadie en el mundo de los vivos, y no quería encontrarse con sus padres al otro lado. Rio ante su regaño, como si no se lo tomara en serio, pero ya se imaginaba que sus hijos no jugaban como Sadie y ella, ellas eran especiales. - ¿Qué pasó con ellos? – preguntó con curiosidad, quería saber si había podido verlos crecer desde el hotel o se lo había perdido por completo por quedarse allí trabajando.

Bufó al recibir su pregunta sobre Scarlette, esa zorra insoportable, lo que no entendía era como es que había alguien que si tolerase tenerla cerca. Su expresión seria y un poco molesta por pensar en la rubia pasó a una expresión de duda, no le gustaba mucho hablar del tema. – Es mala conmigo, siempre se burla de mi y no hace más que pasearse con hombres por las habitaciones – respondió molesta, se enfadaba solo con pensar en ella, la odiaba, la odiaba muchísimo. Suspiró, decidiendo sincerarse con él, y se subió al mostrador para sentarse sobre este mientras hablaban, pasando las piernas por encima para quedar del lado del recepcionista. – Me dice que nunca voy a poder gustarle a nadie, porque soy una niña y los hombres no se fijan en las niñas – admitió con la mirada baja y los puños aferrados al borde del mostrador. – Porque yo nunca voy a crecer y no voy a poder tener lo que tienen todos, no sabré si sería guapa, ni tendré un novio que me regale cosas, siempre seré así – abrió ligeramente los brazos señalando su pequeño y poco desarrollado cuerpo. Su rostro mostraba una ligera expresión de rabieta infantil pero en esos momentos podía hacerse evidente que ya no era una niña de once años. – Por eso corro por los pasillos y asusto a los clientes, porque es lo único que puedo hacer, Sadie no parece entender lo que se pierde, puede que porque murió siendo más pequeña – se encogió de hombros, a ella no parecía importarse lo que se perdía por ser una niña, pero la verdad es que nunca nadie la tomaría en serio. Tocaba el piano y pintaba pero nunca podría ser reconocida por ellos porque nadie se fía de que una niña y nadie acudiría para oírla tocar o para comprar sus cuadros, no sería famosa ni importante.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Nathaniel Cromwell el Vie Sep 16 2016, 19:26

Suspiró ante la pregunta. Habría sido muy sencillo negarse a responder y despachar a la pequeña asegurando que tenía mucho trabajo que hacer pero aquella era la primera conversación realmente tranquila que mantenían desde que ella había muerto y sería nefasto de su parte cortarla de esa manera. Por otra parte, decir en voz alta lo de sus hijos quizá ayudara a quitarse el peso y el sufrimiento que arrastraba desde hacía décadas. Al cabo de un largo lapso de silencio en el que se dedicó a contemplar el horizonte, volvió sus ojos claros hacia Madeline- No lo sé. Si hoy en día siguen vivos, que espero que si, tendrán más de ... -se interrumpió para hacer un rápido cálculo mental- setenta años. -Toda una paradoja, pues él jamás alcanzaría dicha edad a nivel físico- No volví a verles después de muerte, ni a ellos ni a mi esposa, por lo que desconozco qué les han deparado todos estos años. Para mi siempre serán niños-Esbozó una pequeña sonrisa cargada de nostalgia y tristeza, aunque no tardó en recuperar la compostura.

Enarcó las cejas al ver cómo bufaba de esa manera, como un gato enfurruñado, casi pareciendo dispuesta a escupir sobre el nombre de Scarlette en cuanto él lo hubo pronunciado. - Eso último es cierto, al menos en muchas ocasiones -comentó al respecto de que la rubia se paseara con diferentes varones, seduciéndoles y dejándose llevar por la lujuria. Se apartó un poco para permitir que la niña se acomodara sobre el mostrador y él hizo lo propio en la silla alta que usaban los recepcionistas para sentarse tras el mismo.- Comprendo... -aceptó en un susurro, escuchando su explicación. Tenía todo el derecho a sentirse dolida si recibía semejantes comentarios y, desde luego, Scarlette con eso demostraba que podía ser muy cruel. Las niñas no eran iguales que los niños en ese aspecto, para ellas crecer y convertirse en una mujer hermosa y desarrollada era como un sueño hecho realidad, unas princesas que dejaban atrás la infancia. Los varones solían preferir las primeras etapas de su vida, disfrutando al máximo de la infancia y algunos incluso mostrándose reticentes a crecer.

-Puedes hacer muchas más cosas que eso, Madie- aseguró, tomándose la libertad de usar su diminutivo- ¿Crees que lo único importante en ésta vida es el sexo y gustarle a los hombres? ¿Por esas razones absurdas desearías haber crecido más? -se reclinó en el asiento de madera, mirándola- Eres mayor que Scarlette, aunque físicamente no lo parezcas. Ella acaba de morir y su caracter ahora es una mezcla explosiva de adolescencia, incomprensión y arrebatos o caprichos. Es normal que responda de esa manera, sin contenerse o pensar. Actúa por impulsos -cruzó los brazos, encogiendo los hombros- Eres hermosa, como una pequeña muñeca de porcelana. Nunca te saldrán arrugas, ni conocerás la vejez o las responsabilidades a las que nos hemos visto atados los que si llegamos a adultos. Te has perdido unas cosas, pero has ganado otras. -inclinó la cabeza- Además, quizá algún día llegue un niño que te guste. Un primer amor. -sonrió- Nunca se sabe. Estás en la etapa más hermosa del ser humano, y lo estarás siempre. Yo no recuerdo como era de pequeño-frunció el ceño, como si buscara visualizarse a sí mismo en esa época- Piensa que, los demás, tampoco sabremos nunca como seríamos con mayor edad. Y tú tienes el don de ver la vida, ésta segunda vida, con un punto de vista que nosotros perdimos hace mucho tiempo y no recuperaremos. En ese punto incluso te envidio.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 15
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Mar Sep 20 2016, 00:26

Abrió la boca con sorpresa, sus hijos serían muy viejos, le costaba imaginárselo, pero todos los residentes de ese hotel estaban fuera de la línea temporal normal así que era normal encontrarse con incongruencias como esas. Estiró la mano y acarició con dulzura la mejilla de Nathaniel, como un gesto que intentaba aliviar el dolor que sentía cuando pensaba en sus hijos. Aunque a diferencia de ellos si que había podido tener una vida, o eso imaginaba si nada malo les había pasado.

Se sintió con más fuerzas para hablar cuando le dio la razón sobre Scarlette, puede que a él tampoco le cayera bien pero no lo dijera porque era muy educado, aunque era poco probable, a todos los hombres les gustaba Scarlette. Suspiró por sus intentos de animarla, aunque se lo agradecía sabía que él no podía comprenderla, era adulto, aunque le había robado parte de su vida había logrado vivir otra parte. Eso no quita que le gustase escuchar que ella era más madura que Scarlette, nunca había pensado que ella era mayor que la rubia. Le divertía esa idea y le gustaba, aunque físicamente no pudiera verse. Suspiró de nuevo, esta vez de manera sonora cuando le dijo que era hermosa. – No quiero ser una muñeca – no era ese el tipo de belleza que quería, quería crecer, en esa época ya debería ser una mujer, puede que incluso tuviera un marido, pero eso nunca pasaría. Y la idea de encontrarse con un niño que le gustase se le hacía de lo más improbable, aunque su cuerpo era el de una niña su mente era adulta y por lo tanto se fijaba en hombres adultos.

- ¿Alguna vez fuiste niño? – preguntó en broma, pero lo había visto siempre tan serio que costaba imaginárselo como un niño pequeño haciendo travesuras. Seguro que había sido uno de esos niños serios y educados que siempre estaban quietos en la silla y obedecían firmemente a sus padres. – Puede que eso sea cierto, pero lo que gano no es comparable a lo que me perderé, tu ya has tenido una familia, mi madre me decía que, cuando fuera mayor, conocería a un hombre bueno que me querría y me trataría como a una princesa, y que sería muy feliz, y yo siempre soñaba con eso, pero ahora nunca ocurrirá – era difícil de explicar, pero ella no provenía de una familia trabajadora, eran de clase alta y lo único que se esperaba de ella era que fuera hermosa y encontrara un buen marido. Puede que en el pasado no le importase demasiado, pero al saber que nunca podría tenerlo comenzó a desearlo hasta convertirse en casi una obsesión. – Alguien que ya ha vivido su cuento de amor no puede entenderlo – negó ligeramente con la cabeza, él había tenido una esposa, su propio cuento de hadas, no podía comprender lo que ella sentía, especialmente porque lo veía todo desde un punto de vista infantil que él ignoraba.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Nathaniel Cromwell el Jue Oct 27 2016, 14:40

Recibió una pequeña sonrisa de agradecimiento, casi imperceptible, la caricia de Madeline. Aquel gesto le había pillado por sorpresa pues, después de todo el tiempo que hacía que se conocían, aquel día parecía el primero en el que ella se mostraba más madura y con modales que no implicaban que algún que otro inquilino temporal terminara saliendo de allí despavorido. Ciertamente su aflicción era muy grande y, pese que los años le habían permitido aceptar la cruda realidad, algo en su fuero interno le seguía apretando el corazón.

-Te pido disculpas entonces si mi comentario te ha molestado -respondió en referencia a su negativa a parecer una muñeca. Lo había dicho con la más que evidente intención de hacerla sentir mejor y quitarle hierro al asunto, pero aquel era un tema demasiado complejo de tratar como para solucionarlo con un par de frases manidas.

Después no pudo evitar reír entre dientes, aunque sin elevar demasiado el tono o sonar escandaloso- Si, juraría que alguna vez, hace mucho tiempo, lo fui. -Estaba claro que la pregunta ajena había sido retórica y poco más que una pulla, pero consideró oportuno el seguir, aunque quedara zanjada con la siguiente frase, la broma. Las últimas palabras de Madeline fueron muy profundas y le dejaron silencioso y pensativo, sin saber qué contestar. Alargó la mano para acercar el taburete que solían usar los recepcionistas para sentarse mientras llevaban a cabo su jornada laboral y tomó asiento, frente a ella, con la espalda recta y retomando su semblante serio y formal.

Un mechón moreno, ondulado y rebelde de la niña se había soltado del agarre del bonito lazo de raso negro que llevaba en un lateral de la cabeza, por lo que Nathaniel se tomó la libertad de volver a hacer contacto con la piel de la niña para acomodarle el mechón detrás de una oreja antes de volver a recargar su peso en el respaldo del asiento- Tienes toda la razón en ese punto, y nunca lo podré comprender en su profundidad ya que no estoy en el interior de tu cabeza y no sé lo que pasa por ella. No obstante... -se cruzó de brazos, inclinando un poco la cabeza, y suspiró- mi cuento de amor, como encantadoramente has decidido llamarlo, terminó de forma brusca. No tuvo un final feliz. -aseguró, mirándola a los ojos- Todos los que moramos aquí, hasta el más insulso de los fantasmas que sólo se deciden a aparecerse muy de vez en cuando, tenemos esa muesca de infelicidad en nuestra historia. Por algo estamos atados a éste plano, a esta vida en muerte eterna y cíclica. De igual forma que yo no puedo entender tu dolencia, tú tampoco podrás entender la mía. Ni la del resto -miró hacia las escaleras, para hacer una referencia más evidente del resto de espíritus- Eso es lo que nos entrelaza, queramos o no. Te podría decir que es hora de que cambies tus sueños, pero sería un comentario ridículo por mi parte ya que es imposible -esbozó una sonrisa que no mostraba ni un ápice de alegría, muy sereno-  


Última edición por Nathaniel Cromwell el Sáb Nov 26 2016, 23:54, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 15
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Entretenme! || Nathaniel

Mensaje por Madeline Sibley el Lun Nov 07 2016, 09:48

Se encogió de hombros cuando se disculpó por su comentario, realmente no le importaba, pero no quería ser una muñeca, no para siempre. A veces le costaba comprenderse a sí misma incluso en ese aspecto, quería que en hotel siguieran viéndola como una niña, aunque su mente hubiera madurado en cierta manera. Pero al mismo tiempo quería crecer y vivir todo lo que debería, lo que la vida le debía. Eso era lo que le molestaba, no poder tener lo que quería, lo que era suyo por derecho.

Volvió a dirigir su mirada hacia él cuando le colocó un mechón de pelo que había escapado de su recogido. Un gesto que le robó una pequeña sonrisa, a veces, de la misma forma que veía a Norma como una madre, podía ver a Nathaniel como un padre, uno demasiado severo en ocasiones, pues hasta ese momento no habían tenido una charla en la que no se hubieran peleado por lo que ella hacía con los huéspedes. Quiso decirle que aunque su historia no tuvo un final feliz, al menos tuvo un principio, pero prefirió no insistir, comprendiendo su punto de vista. - Lo entiendo - fue lo único que dijo en respuesta. Ella no podría comprender su sufrimiento, igual que él no podía comprender el de ella. Eso hacía que cada uno de los espíritus de ese viejo hotel estuvieran completamente solos, aunque pudieran relacionarse entre ellos. Era una parte de su condena en la que nunca había pensado.

Sus palabras, sin embargo, hicieron que despertase una nueva curiosidad en ella. Sabía que Nathaniel llevaba mucho tiempo en el hotel, mucho más que cualquiera, puede que incluso fuera el primero en quedar allí atrapado. Pero, igual que ella no solía hablar de su muerte, nunca se había enterado de como había acabado su historia. - ¿Qué fue lo que te pasó?¿Cómo moriste? – preguntó directamente, aprovechando ese momento de intimidad que estaban compartiendo para satisfacer su curiosidad.



Spoiler:


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 42
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.