Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Lun Oct 16 2017, 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 29 2016, 04:16

Acababa de encontrarse con Dorian, y su visión de aquel lugar había cambiado ligeramente, aunque no por eso resultaba menos confuso.
Ya no sólo era un lugar maldito en el que todo se volvía horrible de la nada, era mucho peor, era el lugar que había devorado a su Dalia y se la había escupido como un fantasma atrapado allí ¿Acaso sucedía lo mismo con todos? Se preguntó si sería lo mismo para él.

Por el camino a recepción dudó si acaso estaba siendo un estúpido por pretender quedarse allí, poniéndose en peligro de forma tan gratuita pese a conocer a medias la naturaleza del lugar, pero había algo más importante: curiosidad.
Sí, curiosidad, y el hecho de que su Dalia estuviera allí como si viviera de verdad.
Mentiría si dijera que no quería indagar más en aquel asunto.

En recepción pagó por una habitación e hizo su registro. Preguntó por lo mejor que tuvieran, y le dieron la llave de la suite número dos, el dinero no era un problema para él, y tal vez pensara en establecerse allí indefinidamente, para poder investigar más de cerca el lugar.

Estaba nervioso, como un chiquillo, como si fuera su primera vez haciendo algo así, y es que las circunstancias lo volvían todo muy diferente.
Dorian estaba muerto, pero sin embargo podía tocarlo, podía besarlo...

Llegado a la suite, Aris admiró todo el lujo por unos instantes. Se sentía muy real pese a que en el fondo supiera que nada de eso era cierto, pues lo había visto en la fiesta, cuando el terremoto sacudió el piso en el que estaban y todo se volvió ruinoso.

Se acercó al bar para servirse una copa de vino, pero dudó al recordar los vasos sucios y llenos de telarañas, así que lo que hizo fue sentarse más allá en un cómodo sillón, esperando a que llegara la sirvienta para continuar con aquel juego.


Última edición por Aris van Loenhout el Jue Oct 27 2016, 13:39, editado 1 vez
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Dorian Moreau el Lun Sep 05 2016, 02:41

Esperaba que nadie le molestara en esos momentos, no estaba en hora de descanso y quizás nunca más lo estuviera, por lo que se hacía el tiempo por su cuenta para hacer lo que deseara y en esos momentos estaba lo que más había deseado. Su ultimo amor.

Fue a su habitación primero para repasarse el maquillaje y arreglarse el cabello nuevamente, porque si por el pasillo la pillaban con el cabello suelto se llevaría un reto. Cuando estuvo listo salió y tomó el ascensor que la llevaría hasta el ultimo piso. Había una suite de un bello joven, por lo que buscó en las otras, tenía sólo dos alternativas y cuando fue por la primera opción dio con él. Lo vio rodeado del lujo que conocía de el... Tocó la puerta como un aviso de su presencia, pues ya la había abierto, luego entró y cerró detrás de si.

¿Le gusta la habitación?... ¿O está muy sucia?... Puedo hacer la cama si gusta... puedo servirle como desee—dijo en un tono juguetón y sensual, con una sonrisa coqueta y caminando con un sexy cruzar de piernas y movimiento en las caderas.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 09 2016, 15:43

Miró hacia la puerta cuando notó que esta se abría, esperando con cierta impaciencia que la presencia de Dorian llenara la habitación.
Aun le costaba asimilar lo que estaba sucediendo, era muy irreal, quizás luego se despertara en una cama y se haría consciente de que había sido un sueño, pero el mayor también pensó que debía mejor aprovechar el tiempo que le fuera posible.

La sonrisa en los labios de Aris se hizo grande cuando vio llegar al joven, perfectamente caracterizado en aquel atuendo de mucama. Lo miró de arriba a abajo, fijándose incluso en el engaño que eran sus pechos, y una suave risa se hizo audible en respuesta a sus palabras.
Así que iban a jugar.

La habitación es perfecta, pero no está tan limpia como me gustaría —dijo, y con un movimiento suave movió su mano para referirse a su alrededor, sin señalar nada en concreto—. Dale un repaso y déjala impecable, quiero verte trabajar duro, nada de holgazanear limpiando el polvo perezosamente...

Apoyó los codos en los brazos del sillón, y apoyada en su diestra su mejilla, observando a Dorian con interés y una sonrisa estimulante en los labios, deseando ver cómo sería el show de su querida Dalia allí en el hotel.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Dorian Moreau el Sáb Oct 01 2016, 08:56

Sonrió cuando le dio las ordenes y empezó a despolvar sin mucho esfuerzo de limpiar en realidad, sino que más bien su concentración estaba en sus movimientos sensuales, en la forma en que sus piernas sobre los altos tacones se movían y como mostraba una cómica torpeza botando el plumero para tener que recogerlo con la cola en alto. Todo con una sonrisa y risitas coquetas cuando cometía esas "torpezas"

Despues de hacer un repaso por sobre la chimenea y algunas esculturas se fue has un sillón de un cuerpo dejándose cer por un lado apoyando las piernas en uno de los brazos del sillón para mantenerlas en alto y que su falda negra se levantara mostrando su ropa interior blanca. Aris sabía que era hombre, incluso lo había conocido de esa forma, por eso se había mostrado más inseguro pues no tenía el mismo desplante, tenía más conflictos cuando era Dorian, no era sumiso ni servicial como Dalia y así se habían conocido por lo que tuvo una idea, algo que no haría con otros.

Me dio calor tanto limpiar señor... ¿Puedo sacarme...? Uhmm... no puedo sacarme el uniforme...¡ya sé!— llevó las manos hasta su cadera por dejado del vestido y bajó su calzón luego sacó un pie y luego el otro de la prenda para avanzar unos pasos. Acarició su miembro hacía arriba y con la otra mano masajeó sus testículos para hacerlos bajar sintiendo alivio al tener todo sin presiones. Aris no había visto su miembro, como, irónicamente estaba mejor dotado que casi la mayoría de los hombres quizás haciendo que fuera un desperdicio de miembro en alguien que nunca lo había usado para penetrar, vivía escondiéndolo y tenía fantasías con cortarlo pese al riesgo de hacerse una cirugía como la que proponía. La falda ocultaba su miembro aún. Dorian sacó las manos de debajo de ella para acercarse a Aris y una vez estuvo de pie frente a él soltó su cabello y lo peinó con sus dedos. Aún no parecía hombre, pero al menos le dejaba ver a él parte de lo que era en realidad.—Amo...— jadeó bajo sin necesidad de trabajar na voz más femenina.—tomeme finalmente, amo.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 27 2016, 13:39

Se mantuvo atento observándolo, en silencio. Reía a veces por sus muestras de torpeza, pero a la vez era estimulante, pues mostraba mucho con su descaro.

No le respondió, pues pareció llegar a una conclusión por su cuenta, pero mostró su curiosidad en sus ojos atentos, esperando a ver qué se le había ocurrido.
Cuando lo vio sacarse la ropa interior se irguió un poco en su posición, despegándose del respaldo para quedar firme y atento, como si estuviera preparándose para saltar sobre él en cualquier instante y degustarlo como se merecía.
El juego estaba llegando lejos, y Aris estaba cargado de deseo hacia Dorian.

El momento en el que dejó de forzar su voz para que sonara femenina fue el punto de ruptura entre su feminidad y su masculinidad. No podía decantarse hacia ninguno de los dos lados, en ese instante Dorian y Dalia coexistían a la vez, a ojos de Aris, y era sumamente inspirador.

Miraba hacia arriba, a su rostro, fascinado, y sonrió.
—respondió, con una aparente calma que en el fondo era ansiosa, y sus manos se adelantaron para acariciar sus muslos, descendiendo su mirada hasta el centro de su cuerpo.
No levantó su falda inmediatamente para desvelar su intimidad, sino que degustó primero con sus manos, ascendiendo por sus muslos hasta que su mano diestra se atrevió a avanzar hasta su entrepierna, donde acarició su miembro con lentitud, disfrutando de esa sensación de estar explorando lo desconocido.
Sus ojos volvieron a subir hasta el rostro de Dorian, mostrando, quizás, una ligera sorpresa por el tamaño de su miembro, pues debido a la fuerza que tenía su parte femenina siempre habría considerado que sería pequeño, pero se equivocaba.
También estaba el hecho de que al acariciarlo notó la suavidad de su piel lampiña, siendo consciente de su ausencia de vello, y eso era algo muy novedoso para él.
Eres la criatura más hermosa sobre la faz de la tierra —dijo, adorándolo.

Pronto las caricias que le propinaba dejaron de ser suficientes para complacerse a si mismo, por lo que se puso en pie y abrazó a Dorian en busca de besar sus labios.
Mientras desataba su pasión de aquella sus manos levantaron su falda y acariciaron bajo esta, apretando sus nalgas y jalando de su cuerpo en su dirección para sentir como se apegaba. En ese momento toda la ropa estaba de sobra, pero por continuar con el juego no quitaría su uniforme, al menos esa era su intención.
Ven aquí, mi ángel —susurró contra sus labios, formulando una sonrisa, y se separó de él lo suficiente para conducirlo a la amplia cama—. Tomaré todo de ti.

Lo dejó caer sobre la cama, y admiró su cuerpo junto a los pliegues de su uniforme y la cama, sintiéndose repentinamente con la necesidad de guardar aquel momento por toda la eternidad, admirando aquel cuerpo delicado dejando entrever parte de su miembro bajo la falda a medio levantar.

Atesoró la escena en su mente, y sus manos terminaron de levantar aquella prenda a la vez que él se arrodillaba y descendía, ofreciendo una extraña plegaria que comenzó con besos en su bajo vientre, que luego descendieron hasta su miembro, deshaciéndose en caricias hacia aquella parte delicada usando sus manos y también su boca, que pronto se encontró acogiendo la punta de su miembro, disfrutando de su sabor y la sensación de tenerlo en su boca.
Mientras su lengua se dedicaba a recorrer su miembro, siguiendo el movimiento de su cabeza, sus dedos se entretuvieron en algo más, acariciando sus testículos a la vez que iba formando un ritmo continuo en su vaivén, complaciéndolo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que la muerte nos separe II || Dorian [+18]

Mensaje por Dorian Moreau el Sáb Nov 26 2016, 23:30

Tras haberle revelado su secreto vio la reacción favorable del mayor lo cual no le era una sorpresa, lo había conocido como Dorian y entonces había mostrado su interés, además de esos todas sus esculturas eran de hombres hermosos, que aceptara a Dalia para él había sido el desafío y cuando el mayor lo hizo sintió que era perfecto para él. Lo miraba hacía abajo mientras acariciaba su miembro maltratado y dejó de preocuparse por evitar una erección. Su cuerpo reaccionaba ante él sintiendo como su miembro se hinchaba.

Sonrió ante sus palabras y lo siguió con la mirada mientras se levantaba. Dorian no tardó en abrazarlo y responder a sus besos, bajó las manos por su espalda y al llegar a su cadera cambió de dirección sus caricias para acariciar sobre su bulto por encima del pantalón. Sentía sus manos cálidas sobre su trasero mientras seguían besándose. Sólo se separó de él cuando Aris pretendió llevarlo hasta la cama y lo dejó caer en ella.

Lo miró arrodillarse y se dejó atender, algo que pocas veces pasaba era que él estuviera recibiendo las atenciones, era extraño y le costó soltarse en un principio sintiendo cosquilleó nervioso en cada beso que le daba. Cuando sintió la humedad de su boca en torno a su pene soltó un suspiro.

No tienes que hacerlo... Puedo atenderte yo. Ordename lo que sea.— sintió que no se merecía aquello, tener de rodillas a un hombre como él, tan magnifico, bello, adinerado, culto. Definitivamente no merecía esa clase de atenciones. Se sentía incomodo con ese placer, no estaba acostumbrado, para nada. Se sentó buscando que el movimiento le hiciera salir de entre sus piernas y luego acarició su mejilla y con el indice levantó su mentón para que lo mirara a la cara.—Déjame hacerlo yo.





Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.