Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

B. Knight ID°

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

B. Knight ID°

Mensaje por Jack Stracci el Jue Oct 20 2016, 01:53

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quiencrea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra delos demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoniacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeada spor el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
La historia de Belial era un misterio, al menos en su origen, todo era fragmentos de una mente quebrada sometida a torturas en el asilo mental Byberry, el más espeluznante de todos los tiempos. No fue hasta hace poco, Junio de 1917 que su mente fue sanada por el psíquico Reynard Geist. Los fantasmas que veía se esfumaron y las sombras que lo acosaban atacándolo con sus miedos tuvieron sentido en ese momento. Todos esos años constantemente se les veía por el rabillo del ojo gritar de forma desesperada y cuando al fin pudo volver a oírlos fue ensordecedor, era el lamento del mundo entero el que escuchaba en ese momento, fue abrumador.

Los primeros recuerdos de Belial eran alegres, tenía una familia que lo había adoptado cuando era casi un bebé. Cuando tenía un año salió del orfanato en el que estaba, sus padres habían cambiado su nombre a Michael Knight, pues no les parecía correcto que un bebé tan bello tuviera el nombre de un demonio, preguntaron porque había sido bautizado así, pero las religiosas del orfanato no quisieron decir nada de su pasado o quien había sido su madre. Su primera infancia fue feliz, por muchos años tuvo la atención de sus padres quienes lo adoraban, fue al colegio y gozó los privilegios de ser el hijo único. Él no sabía que sus padres habían intentado por años tener un hijo sin poder, por eso lo habían adoptado. Pero cuando tenía ocho años su madre al fin se embarazó y todo estaban felices con la nueva llegada. Michael esperaba con ansias que naciera el bebé, pintaba con mamá el cuarto para él haciendo paisajes de ensueño para su futuro hermanito. Michael tenía mucho talento para su edad y su madre no podía estar más orgullosa de eso pues era un talento que había heredado de ella.

El día que nació su hermano fue el principio de los días tristes. Michael esperaba con papá afuera, nerviosos, especialmente el papá, pero cuando una enfermera salió corriendo y gritando de la sala de parto toda el nerviosismo mezclado con alegría se transformó en preocupación. En la sala se encontraba su madre evitando ver el bebé que sostenía en sus brazos una enfermera, el bebé tenía la cara tapada con una manta por lo que el padre pensó que estaba muerto, pero no. Cuando le mostraron a su hijo extendió los brazos pero al ver sus cara ser destapada por la enfermera se echó hacía atrás y no quiso recibirlo. El padre se acercó a Michael y lo abrazó ocultando su rostro en su vientre, no quería que mirara pero Michael logró ver al bebé, este era un monstruo que hizo que Michael volviera a ocultar la cara.

Michael pasó el resto de su infancia en un psiquiátrico infantil, sus padres lo había llevado después de lo que hizo.

Una vez habían vuelto a casa con el bebé todo era diferente. Su madre ya no pintaba y no quería jugar con él, cuando el bebé lloraba hacía un ruido horrible que hacía que ella se agarrara el cabello y empezara a llorar. Su padre no llegaba hasta la noche muy tarde y habían días que no lo hacía. Las peleas eran constante y otras veces los oía en la noche hablando del bebé monstruoso al que ni siquiera le habían puesto nombre. Ellos lo odiaban pero no se atrevían a decirlo y es por eso y porque Michael quería de vuelta la alegría en su casa que se acercó a su cuna con un cuchillo y lo apuñaló repetidas veces, luego lo decapitó para mostrárselo a sus padres. Después de ver a su madre gritando fue llevado por su padre al cuarto donde le preguntó entre gritos y sacudiéndolo porque lo había hecho. A los pocos días fue hasta su casa un doctor que se lo llevó, Michael pensaba que era temporal, pero nunca más volvió a su hogar.

Estuvo en un psiquiátrico infantil que era pero que un orfanato, los tratos eran crueles, estaban encerrados en corrales que no los dejaban caminar los más pequeños, empezó a pasar hambre, frío y a ver como otro morían, algunos por gripe, otros por polio. Pero Michael no se enfermaba, nadie podía explicar eso. Tampoco podían explicar las conductas extrañas, como el que se tapara los oídos para no escuchar los gritos como él decía o cuando se giraba para ver si lo seguían. Con el tiempo todas esas cosas empeoraron, Michael gritaba alto para no oír los gritos que lo acosaban, se encerraba dentro de muebles oscuros y luego se volvió agresivo golpeando sin motivo a otros chicos o a los encargados del psiquiátrico. Lo ataban y lo mantenían con morfina después y así durante un par de años se mantuvo existiendo casi inmóvil. Todos los años que pasó ahí no mostró mejoría por lo que se la pasaba en aislamiento y siendo sometido a pruebas medicas. No podían mezclarlo con otros sin que intentara dañarlos y los funcionarios le empezaron a temer también, le lanzaban el plato de comida y lo mantenían con una cadena al cuello para mantenerlo cerca de una pared.

Al cumplir los catorce años se le consideró muy grande para seguir ahí, pero no estaba sano para dejarlo en sociedad por lo que el estado buscó la forma de deshacerse de él y lo pasaron del psiquiátrico de Nueva York, su ciudad de origen al Byberry de Philadelphia. Pues sabían que si ellos no habían terminado con él el Byberry lo haría. En ese lugar tampoco mostró mejoría y los tratamientos eran aun más duros, luego empezaron a abusar sexualmente de él hasta que se cansó de luchar, ese lugar había acabado con sus fuerzas. Los fuertes fármacos al los que era adicto lo controlaban, las violaciones constante hacían que quedara sin fuerzas, los odiaba y a la vez se había vuelto adicto a eso, tal vez era porque le daban pastillas antes para sedarlo y que no se defendiera, entonces en su mente se mezclaba el placer. En ese lugar conoció a Deimos quien se presentaría su vida casi como salvación, se enamoró perdidamente de él encontrando motivación para vivir. Juntos lograron escapar un año despues de la llegada de Deimos que fue ayudado por Kóstyk, este le dejó un trozo de alambre simplemente para probar si era cierto que era un buen escapista. Lo hicieron, escaparon y provocaron un incendió como forma de distracción y venganza.

Despues de eso su vida fue en el circo que se crió Deimos. Habia otro dueño que le dio la oportunidad que él quería. Jack, como lo llamaron en el Byberry y se quedó con ese nombre ya que por tanto tratamiento olvidó el anterior. Volvió a pintar, pero su arte se había vuelto oscuro, le enseñaron oficios para hacerlo un chico útil y entonces descubrió que le gustaba mucho la mecánica. Con el tiempo se fue perfeccionando hasta el punto de poder construir montañas rusas enormes, murales inmensos, construir carromatos para los shows e incluso algunos carny. Su relación con Deimos en ese lugar sufría altos y bajos pues Deimos al verse libre y cumpliendo sus sueños se volvió arrogante y empezó a serle infiel, aunque nunca había sido sólo suyo, pues tambien abusaban de él en el asilo, pero jack en el circo pensó que sería diferente ya que podían elegir, pero no, Deimos lo engañaba constantemente.

Con el circo viajaron por todo el país y cuando estuvieron en Baltimore Jack fue infiel por primera vez a Deimos. Conoció a un tipo, era uno cualquiera en el momento, sólo lo había utilizado para sacar celos a Deimos aunque al ver que se molestaba demasiado le ofreció hacer un trío. Hasta ese momento no era infidelidad, pero Jack quedó pensando en él y una noche cualquiera se encontraron en la calle en extrañas circunstancias y entonces Nicola lo llevó a su casa y estuvieron juntos. Después de que Jack le confesara a Deimos su infidelidad, por cosas del destino Estuvieron juntos formando una pareja de tres, pero duró muy poco, sólo un mes antes de que el italiano se marchara de vuelta a su hogar. Jack lo amaba y le dolió su partida, más aún cuando veía a Deimos sumergido en vicios y teniendo un amante.

Jack estaba mal, no sólo por sus asuntos amorosos, sino que su cabeza estaba empeorando, pero Reynard trató de buscar una solución para un daño que el mismo le había hecho al explorar su mente. Lo intentó nuevamente, pero esta vez más preparados, entraron a la mente de Jack y buscaron solucionar desde ahi, enfrentando sus recuerdos y memorias dañadas lo que le estaba dejando tan mal y entonces lograron solucionar todo el daño que habían hecho desde el primer psiquiatrico y entonces volvió a ori las voces que lo llamaban a gritos. Por un momento pensó que había caido irremediablemente loco, pero entonces se presentó Él, al fin. Arawn dijo que era su nombre, el dios de la muerte, el terror y el inframundo, un dios que había visto el daño que le hicieron a su madre y tocó a su bebé eligiéndolo para que cuando estuviese listo luchara contra los demonios que llevaron a la muerte a su madre. Ella lo había visto antes de morir e intentó matar a su bebé pensando que Arawn era un demonio. Belial gritaba la novicia y en el psiquiátrico pensaron que era el nombre con el que bautizaba a su bebé, pero no, se trataba del nombre del demonio que cree la religión catolica que será el anticristo.

Su madre era una novicia de irlanda que había llegado a américa poco antes de quedar embarazada. Su belleza había conquistado a un sacerdote que intentó cortejarla pese a los votos de ambos. Ella se negó y entonces él la violó justo sobre el altar. Alma O'Shea, su madre, veía el crucifijo al revés mientras era abusada y entre llantos y gritos tomó eso como señal del demonio. Quedó embarazada de ese hombre y al ser un pecado horrible intentó suicidarse en unas cuantas ocasiones, cuando la detuvieron ella acusó al sacerdote, pero nadie dio fe a sus palabras y la encerraron en un psiquiátrico para callarla y evitar que se matara. En ese sitió nació Belial. Condenado por su madre, tocado por un Arawn, el dios de la venganza y elegido para vivir su condenación hasta el final, llevándose la mayor cantidad de demonios consigo.

Después de haberse ido del circo siguió el llamado del dios Celta quien lo había acompañado en un silencio forzado, pero al fin le mostraba el camino. Cuando se mostró en la orden y dió testimonio de su fe, el tormento y quien lo había elegido fue recibido y entrenado como un Black Cross cumpliendo al fin su destino.


Castigos:
♢ Judgement of the Black Cross
♢ Mortify the Flesh, Strenghten the Will
♢ Shadowstep
♢ Resurrection
♢ Unholy Might
♢ Exorcise

Belial Knight
Nombre: Michael Knight, Belial (como lo llamó su madre) o Jack, como lo conocen en el circo.
Fecha de nacimiento: 10/03/1897.
Género: Masculino.
Procedencia: Nueva York
Estado civil: Soltero
Risen


ficha anterior:


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 796
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: B. Knight ID°

Mensaje por Magnus Vólker el Jue Oct 20 2016, 15:34

Aceptado
El pasado crea unas cicatrices invisibles y profundas. Ojalá pudiera curar cada una de ellas y todas las que están por llegar, más aún sabiendo que algunas las causé yo...
Tu historia es de las más duras que conozco, pero es la que te ha forjado y te ha hecho ser como eres. Todo empezó por culpa de ese monstruo, pero tus intenciones fueron buenas, ¡ellos no lo comprendieron! Fueron unos necios que no te merecían.
Para mi siempre serás Phobos y nuestro futuro seguirá entrelazado.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 411
Towny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.