Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Hoy a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Ayer a las 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Ayer a las 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

For real || Belial

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

For real || Belial

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Oct 23 2016, 05:22

Viernes, 5 de octubre de 1917.

Nicola había dicho que regresaría, y eso había hecho.

Volver a Salem se había convertido en su prioridad, y lo cierto es que ignoró la opinión de Tristán en aquel asunto, simplemente hizo caso a lo que sentía que debía hacer.

Su primera parada fue el circo, por supuesto. Sus intenciones eran encontrarse con Deimos y pedirle que le contara más sobre eso de que Jack se había marchado, pero cuando llegó al carromato se dio cuenta de que todo estaba cerrado y de que no había señales de que el escapista estuviera allí.
Se preguntó dónde podría estar a aquellas horas de la mañana, y aunque paró al primero que caminó cerca para preguntarle éste no pudo darle una respuesta.

Resopló con molestia al ser consciente de su mala suerte, y como no era de los que se quedaban esperando a que la suerte simplemente le sonriera decidió hacer sus propias indagaciones.
Antes de retirarse le pasó una nota por debajo de la puerta a Deimos, donde le contaba que había vuelto y que regresaría más tarde a buscarlo.

Patrick fue uno de sus primeros objetivos, pero él no le dio la información que le buscaba: el paradero de Jack. Estaba completamente seguro de que el mocoso debía saber dónde estaba Jack, pero ni siquiera usando la violencia éste le dio una pista.
A Cora también le preguntó por Jack, y tuvo que admitir que rió mucho cuando le contó que había hablado de volverse cura.
Al principio no se lo creyó, pero cuando otros empezaron a decirle lo mismo —seguramente por un rumor esparcido—, Nicola acabó por considerarlo de forma más seria.

Aún no sabía dónde o cómo encontrar a ninguno de los dos, y tenía pendiente una seria charla con Kóstyk , pero decidió que eso podía esperar.


Sin saber exactamente como, y sintiéndose bastante ridículo, Nicola se encontró visitando las iglesias de Salem en busca de alguien que ni siquiera sabía si encontraría así.
A cada una que llegaba preguntaba por Jack, pero nadie conseguía darle una respuesta satisfactoria. O bien se trataba de otro Jack, o bien no habían oído de ninguno...

Era ya por la tarde y estaba harto de caminar cuando, de forma casi milagrosa, sus ojos se centraron en un gigantesco edificio en el que nunca antes había reparado.
Los muros indicaban que no era fácil adentrarse allí, pero las campanadas de una iglesia, indicando el llamado al rezo, hizo que algo se le apretara en el pecho.
No podía estar allí. De todos los lugares del mundo donde lo habría buscado, un asilo mental habría sido siempre su última opción.

Jugó sus cartas para que lo dejaran pasar, y repitiéndose mentalmente que era un idiota caminó hacia la iglesia.

Desde que había comenzado su tour por los lugares más religiosos de Salem algo en si se había sentido mal, se retorcía de dolor por dentro y sentía incomodidad en aquellos entornos, pero no tomó muy en cuenta sus propias sensaciones.

No creía que fuera a encontrar a Jack allí, pero era la última iglesia que le quedaba, y si no estaba allí ya no sabía dónde buscar.

Mientras contemplaba la imagen de cristo crucificado se dijo a si mismo que volvería al circo a intentar de nuevo reunirse con Deimos, y que ya con el rubio trataría de hacer algún plan para encontrar a Jack.
Pero esos pensamientos se vieron interrumpidos cuando una alta silueta llamó su atención.
Sus ojos se separaron de las figuras religiosas que tanta angustia le producían en el momento, y como salido de una ilusión lo vio.
Su mirada se centró en Jack, y cuando sus ojos se encontraron con los suyos no hizo otra cosa que sonreír.

Aquella sonrisa tenía un aire ladino, y aunque hubo un momento en el que sintió que todo el tiempo se detenía, en el que se perdió tan solo observándolo, finalmente se reactivó y caminó en su dirección.

Una vez a su lado lo miró hacia arriba, recordando lo alto que era Jack.
En serio, este lugar... —dijo, en un tono que denotaba su diversión—. Has sabido esconderte bien, te felicito. Jamás se me habría ocurrido venir a buscarte aquí.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 993
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Jack Stracci el Dom Oct 23 2016, 06:01

Había iniciado una nueva vida, eso era definitivo y estaba considerando aprender el castigo que le parecía el más doloroso, el más sacrificado de todos, incluso más que el de dañarse los ojos para ver el mal. El castigo que lo borraría de la faz de la tierra para sólo cumplir con su misión.

En el tiempo con la orden se había ganado el afecto del líder pues había demostrado que estaba comprometido del todo entrenando cuerpo y alma para eso. Había pasado por tormentos toda su vida para no escuchar a Arawn y ahora que finalmente lo había seguido se había librado de esa persecución constante. Eso le causaba un alivio enorme y mucha paz, podía dormir tranquilo y sentir la soledad de verdad y no el que lo siguieran todo el tiempo.

Cuando le había dicho al líder que no tenía a nadie fue que este le habló de ese castigo. Estar muerto para el mundo, era una forma tan fuerte de consagrarte que todos los que te habían conocido te olvidarían. Pensó en Deimos ¡oh cuanto odiaba a Deimos! Jamás lo olvidaría, pero al menos el mago si a él. Luego estaba Nicola a quien amó mucho el poco tiempo que estuvieron juntos... En esos momentos llevaban más tiempo separados de lo que estuvieron juntos realmente, pero aun lo extrañaba. Alec, su nuevo... no sabía como llamarlo, pero deseaba amarlo a él para olvidar a los otros, Patrick, pensó que Patrick estaría bien sin él...

Fue hasta la iglesia ataviado con la túnica negra y rústica, desprovisto de todo signo religioso aunque bajo la túnica estaba el amuleto que lo ayudaba a canalizar su poder. Había teñido de rubio su cabello de nuevo sin ninguna finalidad más que por gusto, le daba igual si miraban raro su cabello. Bajo la túnica también llevaba otros accesorios, cada paso dolía al tensar los muslos y sentir los silicios clavándose en su carne, pero era reconfortante, incluso lo encontraba excitante, aunque no se lo diría a sus hermanos, la idea era sufrir ¿no?

Buscaba al líder, seguramente estaría por ahí pues era el obispo de Salem, una fachada perfecta para alguien que decía estar llamado por el mismísimo Baal. Era una buena forma de esconderse. Belial había bromeado con Cora, aunque en el momento le hizo creer que iba en serio, pero durante esos meses realmente estaba considerando hacerse cura, como su padre.

Pasó por delante del altar sin detenerse a mirar el crucifijo saltándose la regla de persignarse ante él, le daba igual hacer eso. Entonces de reojo vio que había alguien. Miró por si tenía que echar a algún loco fanático religioso pero no se trataba de eso. Casi no podía creer quien era. Caminó por el pasillo central acercándose y mientras más cerca estaba y más seguro estaba de que era Nicola más apuró el paso. Tenía el impulso de abrazarlo y besarlo, pero recordó porque estaba enojado con él y simplemente se detuvo dejando que Nicola se acercara por su cuenta. Su gesto se endureció un poco y escuchó sus palabras sarcásticas.

No me escondo de ti...Ni de nadie. Aquí vivo ahora.— le alzó una ceja y entonces fue consciente que si preguntaba no podía decirle nada de la orden. Tendría que decir que era monje o algo así...—Ha pasado mucho tiempo.— apretó los labios y sin poder controlarse le dio un puñetazo en el estómago.—Eso es por dejarme— le dio un segundo— eso es por no avisar...— un tercer puñetazo siguió— y eso es por volver justo ahora ¡justo hoy!


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 813
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Oct 23 2016, 15:56

Después de haber dicho aquello se mantuvo con una sonrisa, mirándolo. Por la mala cara de Jack dedujo que no estaba tan feliz de verlo, pero eso poco le importaba.
Se había fijado en su cabello teñido desde que lo vio en la distancia, y así de cerca le trajo recuerdos de cuando lo conoció muchos meses atrás en Baltimore. Claro que entonces no había usado una túnica, sino su look de «rata obrera».

Le costaba creer que realmente fuera a ser cura, pero allí lo tenía, delante de si, en una iglesia y con ese atuendo.
Mentiría si dijera que no tenía un toque excitante.

Él mismo también se podía decir que volvía al inicio. Tal y como le gustaba a Nicola, estaba impecable.
El dinero que ahora era suyo de pleno derecho hacia que dejara de preocuparse por la ropa sucia y otras bajezas que siempre pensó que no le correspondían atender... Pero aún así, había algo que le faltaba de su vida en el circo: Jack y Deimos.
No estaba seguro qué era lo que sucedería con ellos, pero lo vería.

Rió un poco cuando dijo que no se escondía, considerando que era una pequeña mentira —pues nadie le había podido decir dónde estaba—, y luego asintió a lo que dijo sobre que había pasado mucho tiempo.
Sí, he estado- —No pudo continuar su frase, pues el puñetazo que el más alto le dio en el estómago le cortó la respiración.

Lo miró confuso antes de recibir las razones de su golpe, y seguidamente se dejó oír su risa, que de nuevo fue cortada por otro puñetazo, y luego un tercero, todos seguidos de sus respectivas justificaciones.
Nicola podía comprender su enojo, pero Jack era bruto, no midió sus fuerzas y le provocó mucho dolor. Después del tercer golpe quedó arrodillado en el suelo frente a él, con ambas manos en su estómago e inclinado ligeramente hacia delante, con algunos mechones de su cabello que se habían soltado cayendo delante de su frente.

Parecía que de momento no lo golpearía más, entonces levantó la cabeza para buscar su rostro, sintiéndolo aún más inmenso y poderoso visto desde su posición.
Oye, dame un respiro... —jadeó, a modo de queja—. Si sigues pegándome no podré explicarme ¿Acaso no quieres oír?
Se tomó unos momentos más, esperando a que se le pasara el mareo, antes de volver a ponerse en pie.

Supuestamente tenía mucho que decirle, pero una vez lo tuvo delante enmudeció, limitándose a mirarlo.
No me lo puedo creer —comenzó a hablar, sin muestras de enojo en su expresión—. No me puedo creer lo afortunado que fui al encontrarte, he estado toda la mañana preguntando en iglesias porque lo único que me habían dicho era que te ibas a volver cura... No sabes la cantidad enorme de Jacks que hay, no me había dado cuenta hasta hoy.
Sus ojos resplandecieron ligeramente, a la vez que formulaba una sonrisa.
Te ves muy bien, me gusta tu cabello así —le dijo.
Pareció acordarse de que su propio aspecto no era el adecuado, por eso se tomó unos momentos para volver a ordenar su cabello hacia atrás y alisar su ropa, en rápidos movimientos, tan característicos en él.
La gente normal se daría un abrazo después de tanto tiempo, tú me pegas —rió, entretenido, y tan pronto como lo dijo acortó al distancia que los separaban para abrazarlo, apoyando la frente en el pecho del más alto—. Así ¿Ves? Esto es más apropiado...
Pero no se olvidó de devolvérsela, y aunque no le golpeó tan fuerte también le dejó un puñetazo en el estómago.
¡Eso por bruto!
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 993
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Jack Stracci el Dom Oct 23 2016, 20:20

Su risa. ¡Oh cuanto le molestaba su risa! era tan estridente, molesta, desubicada, una risa tan propia de los carny que le extrañaba el hecho de que nunca se sintiera a gusto entre ellos. Lo vio caer de rodillas finalmente y Belial se quedó de pie frente a él.

Si, tuviste suerte. No me llamo Jack y ya no uso ese nombre. Aquí te hubiesen dicho que no hay ningún Jack.— dijo con el tono de molestia aún, pero cuando elogió su cabello su ceño fruncido se destensó y bajó la mirada.—...Gracias.

Vio como se ordenaba su cabello después y tras sus palabras a las que no respondió lo sintió contra su pecho. Belial alzó la cabeza mirando el techo con los ojos abiertos para poder hacer que se secaran las lagrimas que amenazaron con salir. Lo había extrañado mucho y no había podido olvidar su partida por el hecho de que fue la misma noche que su vida cambió. ¿Nicola notaría acaso que ya no estaba loco?

Lo tomó totalmente desapercibido su golpe que hizo que se doblara hasta abrazarse a él. Frunció el ceño con molestia pero después empezó a reír. Su risa por el contrario a la de Nicola no era alta, incluso habían partes de su risa que no tenían sonido.

Lo tomó del brazo y caminó hasta el confesionario, un lugar donde podrían conversar sin ser molestado por nadie. Le dio un suave empujón hacia donde debían ir los que se iban a confesar y él entró donde el sacerdote oía. No abrió la compuerta de inmediato, aprovechó ese momento de soledad para dejar correr las lagrimas y tapar con la mano su sonrisa. Cuando sintió que se calmaba un poco se secó la cara y abrió.

Dijiste que tenias que explicarme, bueno, empieza a hablar puto. ¿Por qué me dejaste?


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 813
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Oct 23 2016, 21:24

Escuchó a Jack reír y eso removió sentimientos olvidado que presionaron su pecho. Sentía que había pasado una eternidad desde la última vez que habían visto, y aunque guardaba en su memoria perfectamente su rostro, en el momento le pareció más bello de lo que recordaba.
Su última sonrisa se amplió hasta reír con él, y aprovechó el momento para apretarlo entre sus brazos.

No duró mucho el abrazo, pues Jack lo tomó del brazo y empezó a jalar de él, haciendo que tropezara un poco antes de poder seguirlo.
Cuidado —quejó—. «¿Puedes venir conmigo, por favor?» ¿Qué tal suena eso?
Al final fue empujado hacia un lado del confesionario, y aunque frunció el ceño un momento por su brusquedad se quedó en el lugar que aparentemente le correspondía. De pie en un principio.

Desde donde estaba se quedó mirando la compuerta que conectaba con el otro lado del confesionario, esperando impacientemente, y lo cierto es que se sintió muy extraño, más allá del malestar que había acarreado desde que pisó la primera iglesia.
No podía recordar la última vez que se había confesado con un sacerdote, pero algunos detalles se le quedaron. Se arrodilló en su lugar, y cuando lo hizo un desagradable escalofrío recorrió su cuerpo.

La compuerta se abrió, sobresaltándolo, y pudo entrever al otro lado el rostro de Jack. Se acercó para mirarlo mejor, pero era difícil de todos modos.
¿Debo decir ave María purísima o algo así? —preguntó, a modo de broma, e incluso juntó sus manos.
Cualquiera que lo estuviera viendo no podría pensar otra cosa que que estaba confesando sus pecados.
Siento haberme ido así —dijo en primer lugar, hablando con seriedad al fin—. No estaba pasando por un buen momento, sabes que odiaba el circo...
»Un antiguo amigo que hacía mucho que no veía fue a verme junto a la perra de Ebony para burlarse de mi... Ebony es otra tipa, una perra, nada que mencionar sobre ella
—aclaró, desviándose un poco antes de continuar—. Me sentí tan mal por que me vieran así, incluso vomité y creo que me vomité en los zapatos... Cuando me tendió una mano para sacarme de esa situación me aferré a cualquier cosa que me recordara quien era antes de todo eso, y sé que no lo hice bien pero tomé mis cosas y me fui.
»Mi amigo me convenció para que regresara a Baltimore a tomar lo que me correspondía por derecho, la herencia.


Hizo una pequeña pausa, dudando, pues le estaba contando las cosas según se le iban ocurriendo, no había llevado un discurso preparado.
¡Les escribí antes de marcharme! —recordó—. Quedé esperando noticias vuestras, y como vi que no llegaba nada mandé otra carta. Luego me enteré por Deimos que tú ya no estabas y que la primera carta nunca la recibieron. Realmente no sé por qué no.
Volvió a silenciarse, pasándose una mano por el cabello mientras ordenaba su mente.
Quiero abrazarte y besarte —dijo bajando la voz, acercándose más a la ventana del confesionario para tratar de ver mejor a Jack a través de los agujeros—. También quiero sacarte esa túnica y montar sobre ti. Nadie es como tú.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 993
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Jack Stracci el Dom Oct 23 2016, 21:57

...Sin pecado concebida— dijo por molestarlo seguida de una risa, no le correspondía escuchar la confesión de nadie, pero eso no tenía importancia, simplemente estaba ocupando el lugar.—También siempre odié el circo, podrías simplemente habérmelo dicho.— agregó de inmediato y luego se acomodó para quedar mirando a Nicola, soltó un leve quejido, algo que mostraba un poco de placer velado pues al acomodarse el silicio se clavó con más fuerza en su carne, suspiró finalmente mientras lo oía.—Que te viera vomitar y en las condiciones que estabas fue únicamente asunto tuyo Nicola. Tú te descuidaste, andabas con la ropa sucia y borracho todo el tiempo. Lo único que querías era follar, pero dime ¿como iba a desearte con ese olor? alcohol rancio, ropa sucia y olor a sexo con otros. Me tenías tan cansado, especialmente porque nos culpabas a nosotros de tus desgracias, cuando nosotros te acogimos cuando llegaste llorando hecho un desastre. Puede que aún veas que todo fue culpa nuestra, pero quiero que sepas que eras tú quien se hizo eso. Yo no andaba ebrio por ahí oliendo a perro. Hay algunos de los que han estado en el circo que cuando llegamos a una ciudad se quedan en hoteles, usamos lavanderías algunos de nosotros, puedes comer en restaurantes si no te gusta lo que dan en el circo. Tú fuiste quien se creyó en la miseria máxima y la viviste así. Yo también odiaba el circo, pero me quedé por Deimos. Porque lo amaba y él estaba viviendo su sueño ahí.

Bajó la cabeza después. Había escuchado las otras cosas que dijo, incluso el de como lo deseaba. Belial había olvidado como era Nicola, como lo tenía en ese momento, oliendo bien, estando limpio, le gustaba así, no era una cuestión de dinero, era esa pulcritud y esa confianza que demostraba. En el circo todo eso lo perdió.

Yo estaba muy mal... Mi mente... Sé que por eso me dejaron, tú y Deimos. Por eso ya no quiero estar con ustedes, no quiero nada que me recuerde esa época, empecé una nueva vida en la que no están y no lo estarán. No voy a tener sexo contigo, lo sabes bien— lo deseaba y podía, pues no era un sacerdote, ni estaba camino hacerlo, pero le gustó mentirle para hacerle creer que era así.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 813
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Oct 23 2016, 22:30

Escuchó sus palabras en silencio, tan solo intentarlo verlo, y a pesar de que sabía que Jack tenía razón no podía evitar el no sentir ningún tipo de culpa.
Había huido de una vida que no estaba hecha para él, y aunque podría haber solucionado eso de otras maneras en vez de hundirse en la mierda —como bien había dicho el otro—, ya no había modo de cambiarlo.

Cuando escuchó que ya no los quería en su vida, sin embargo, decayó.
Creía haber estado preparado para afrontar aquello, había fantaseado con todo tipo de escenarios antes de regresar a Salem, y en muchos de ellos estaba la posibilidad de que ni Jack ni Deimos quisieran nada de él.
En su mente había reaccionado con entereza, lo había aceptado estoico y simplemente había seguido adelante con su vida, pero todo era muy diferente al estar viviéndolo en primera persona y no pensándolo solamente.

Podía tener a quien quisiera, Tristán le había enseñado eso y muchas otras cosas, pero el problema justo venía cuando a quien él realmente quería no lo quería a él.

Se retiró un poco de la ventana, y tocó sus propias mejillas con incredulidad al darse cuenta que lloraba, luego limpió sus lágrimas.
No —dijo, extrañamente firme—. No lo acepto.

Respiró hondo en un intento de recobrar la calma, pues se dio cuenta de que se estaba alterando, culpa del miedo a no encontrar jamás a alguien que pudiera quererlo como ellos, que aún en su estado más miserable lo amaron.

Se puso en pie, y dio por finalizado el juego del confesionario, rodeándolo para alcanzar el otro lado donde Jack estaba sentado. Verlo directamente hizo que las sensaciones que tenía empeoraran.
No puedes simplemente olvidarme, como si no hubiera existido... Estoy aquí ahora, mírame, volví a por ti —buscó sus ojos, mientras que los propios yacían humedecidos por aquellas lágrimas que amenazaban a salir.
Nicola levantó la cabeza, elevando el mentón en un gesto altivo, que era a la vez para intentar no dejarlas caer, pero ese gesto quedó opacado por su voz temblorosa.
Qué haré yo... Sin ti...




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 993
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Jack Stracci el Dom Oct 23 2016, 23:06

Tras haber dicho aquello hubo un momento de silencio que pareció quitarle el aliento, eso hasta que Nicola volvió a hablar. Belial no volteó la mirada ofreciendole su perfil difuso por la malla del confesionario. Escuchó el crujir de la madera que le indicó que se había levantado y él por su parte se sentó recto al saber que aparecería ahí, incluso sacó el seguro de la puerta poco antes de que Nicola la abriera. Lo miró a los ojos viendo su pesar. Era increíble como podía detectar las emociones de otros una vez su mente había sido sanada. Muchas veces pensó que no le venía ser piscis pues él no tenía empatía ni creencia en lo espiritual, pero una vez Reynard sanó el daño que el psiquiátrico le había hecho había aparecido todo eso en él.

Nunca lo haría, pero puedo hacer que tú me olvides.— dijo, notándose en su palabras que era cierto lo que decía, aunque no quería explicar porque lo decía.—No fue simple. Fue doloroso, fue extremadamente dificil. Mientras ustedes estaban en sus asuntos propios yo estaba totalmente abandonado, dormía con ustedes por las noches sin que estuvieran conmigo realmente y era mucho peor cuando no llegaban a dormir por estar con otros. ¿Cómo crees que me sentía? No puedes esperar que al volver me arroje a tus pies. No he sabido por meses de ti, te fuiste simplemente cuando mi vida estaba hecha un desastre. ¿Que harás sin mi?... Lo mismo que has hecho cada día. No me necesitas.

Belial se levantó y lo apartó de un empujón de una mano, se notaba en ese momento que salía a la luz que le estaban corriendo lagrimas, pero aun así intentaba contenerse. Le dolía la garganta el estar haciéndolo pero sentía que había vivido mucho tiempo sin dignidad por mantener la relación y aunque su odio era más hacía Deimos no quería cambiar a Alec por Nicola quien no había hecho nada por él nunca.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 813
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Oct 23 2016, 23:40

Se sintió diminuto a su lado cuando Jack se puso en pie, más allá de lo físico que era lo más evidente, diminuto en el sentido de que todos sus errores, todo lo malo que le hizo a él, le pesaron como una enorme roca sobre la espalda.

Su empujón lo alejó, haciéndolo trastabillar, y el dejó un quejido bajo.
No, yo no... —balbuceó, de forma ininteligible, sin saber como continuar.

Todo había sido más fácil en su cabeza, «tú te lo pierdes», «no te necesito»... Pero sin embargo en la práctica no era capaz de aceptarlo. ¿Para qué había vuelto a Salen? Se preguntó.
Aún no había visto a Deimos, pero llevarse un rechazo de ambos sería muy duro.

Yo, yo lo hago —dijo entonces, con cierto grado de ansiedad—. Yo me arrojo a tus pies.
Tan pronto como lo dijo bajó hasta el suelo, arrodillándose delante de él como había estado antes cuando lo golpeó, pero en esa ocasión haciéndolo como arrepentimiento.

«Mira lo bajo que estas cayendo» susurró a su oído, «debería darte vergüenza».

Cállate... —murmuró, con los dientes apretados.

Desde su posición miró hacia arriba, buscando sus ojos, y aquel estado de ansiedad se volvió demasiado evidente.
Fui un egoísta, no supe ni quise comprenderte, pero ahora es distinto... A-ahora sé que... Ahora sé...

»¡Hice cosas horribles! Te necesito...


Aquellos susurros persistieron por un momento, y Nicola mostró en si mismo aquel grado de alteración.
Se llevó ambas manos al rostro, con la mandíbula tensa, y cuando quitó las manos se vio su expresión desencajada.
¡Silencio! —se dijo a si mismo.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 993
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: For real || Belial

Mensaje por Jack Stracci el Lun Oct 24 2016, 00:19

"Ahora sé, ahora sé" ¡TU NO SABES NADA!!— le gritó dando unos pasos hacía atrás por si pretendía agarrarlo. Pensó en que Nicola era perfectamente capaz de arrodillarse para manipularlo, sólo para conseguir sexo, pero que jamás lo entendería.—Tú no sabes por lo que estaba pasando, intentaba cientos de veces explicarles, pedirles ayuda, pero nada de eso te importaba, ni a ti ni a Deimos. Las voces, la voces decían todo el tiempo atribuyéndolo a un diagnostico de esquizofrenia. ¡Pero no era eso! era algo mucho más grande, me poseía, hice cosas horribles y para ustedes el verme las manos manchadas de sangre no era algo más que algo sexy en mi. Yo estaba pasándola mal, toda una vida torturado ¡Nunca supiste nada de mi! nuca te importé en lo más mínimo. Si lo que deseas de mi es sólo sexo puedes marcharte. Afuera encontrarás lo que buscas, no aquí.

Estaba exaltado, totalmente fuera de sus cabales, incluso deseaba patearlo aprovechando que estaba en el suelo. Hasta había olvidado donde estaba hasta que escuchó una voz a su espalda.

Hermano Belial...— dijo la voz del obispo y le puso una mano sobre el hombro. Belial lo miró con los ojos llenos de lagrimas y la respiración agitada. El obispo se agachó y levantó del brazo a Nicola sin ser violento al hacerlo. Lo miró a los ojos al joven con una sonrisa.— Hay unas habitaciones privadas que puedes mostrar al muchacho para que puedan conversar con más calma. Sabes que la gente de este lugar es muy sensible y reaccionan como los lobos, si uno aúlla luego empezarán a aullar todos.— el obispo sonrió a su propia analogía y luego puso una mano detrás de cada espalda para hacerlos avanzar hasta el altar y luego por la puerta lateral. Dentro de la sacristía miró a Belial sin reproche alguno. Sabía perfectamente como había sido su vida y lo que Nicola había significado. Él no desaprobaba el acostarse con hombres, pues bien sabía que siempre había sido un método en la iglesia para mantenerse sin pecado. Incluso sabía que Japhet, alguien muy importante en la orden tenía esos hábitos.

No tengo nada más que decirle— dijo Belial bajando la mirada, pero el obispo se la levantó con la mano en el mentón.

Sabes que si. Nicola, debes ser tú, pues me describiste a Deimos con cabello largo.— miró a uno luego al otro.— Puedes acompañar a Belial hasta su cuarto.

Una vez los apartó de que discutieran o se reconciliaran en plena iglesia el obispo se dio por cumplido y les señaló la puerta para que siguieran su camino. Él volvió a la lectura que había interrumpido al oir los gritos.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 813
Risen

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.