Últimos temas
» Full Moon || Privado.
Hoy a las 21:00 por Kangee

» [Benton] To be human || Patrick
Ayer a las 08:01 por Lucien Delacroix

» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

It may not be fun for you || Connor [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 30 2016, 02:25

Una vez llegaron a la casa Ophelia le indicó a Connor que dejara las cosas que habían comprado en el recibidor, para que el servicio las colocara, pues ellos ya sabían como proceder.
Querida —le habló a su criada, haciendo un suave ademán con sus manos para llamar su atención—, lleva a nuestro invitado a la sala del piano —terminó la frase, dejando la orden que en sus labios sonaba incluso dulce, con una sonrisa que dirigió a Connor—. Yo iré a ponerme cómoda, espérame allí.
Tras una mirada con la que repasó al joven de arriba a abajo Ophelia se retiró, dejándolo solo junto a su criada asiática.
Siga por favor —le indicó, con su fuerte acento.
Como había indicado la señora de la casa, llevó a Connor hasta la sala en la que tenían el piano, y una vez allí se quedó a un lado, con aire solícito, aunque la realidad era que lo vigilaba.
Detrás de su sonrisa amable e inocente habían un par de ojos que habían visto muchas cosas.

Ophelia llegó un rato después, con un vestido más amplio y menos recargado, que dejaba entrever sus encantos, también había soltado su cabello y este caía sobre sus hombros.
¿No te han ofrecido nada de beber? Que malos son con mis invitados —rió ligeramente, y se acercó a su criada para susurrarle algo en el oído, haciendo que asintiera y se marchara con una leve reverencia.
Una vez estuvieron solos se giró hacia Connor, y avanzó en su dirección.
¿Es de tu gusto? —le preguntó, en un tono sugerente, refiriéndose al piano pero pudiendo ser fácilmente interpretable como algo más—. Tócame.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Connor O'Sheridan el Mar Nov 01 2016, 19:24

Tras una caminata un poco más larga de lo que hubiese querido, pero de la que no se quejó en lo más mínimo para no molestar a su anfitriona, Connor dejó con gusto las cajas y paquetes en la entrada para que otros se encargaran de ellas. Tras la orden de Ophelia, el irlandés siguió a la empleada, mirando a lado y lado las paredes del pasillo que recorrían en aquella lujosa mansión. Los cuadros y adornos eran notoriamente costosos, y aunque a ratos le picaban las manos por hacerse de alguno para sacarlo a hurtadillas, se contuvo. Ophelia había sido bastante generosa con él como para aprovecharse así de ella ahora. Tal vez después de encamarse podría ser. De momento se contentó con silbar asombrado al ver el lujo del lugar.

Al llegar al salón del piano, Connor se acercó al enorme instrumento y comenzó a tantear las teclas para familiarizarse un poco con él. En lo que a teclas se refería, estaba más acostumbrado a las pianolas que acomodaban en algunos bares y salones de cine, pero un piano de cola como aquel era realmente un gusto de tocar. Sonrió a la sirvienta que le miraba divertida asintiendo con la cabeza. Ojalá no se fuera a quedar todo el tiempo allí cuando llegara su anfitriona.

Cuando esta llegó y despachó rapidamente a la mujer, Connor sonrió ampliamente mientras se deleitaba en la imagen que tenía ante si. Si antes la dama ya se veía provocadora, ahora realmente estaba que ardía.

-Claro que me gusta, es una verdadera maravilla- respondió sonriéndole a su anfitriona con descaro mientras reparaba notoriamente en su escote y luego en sus ojos -no siempre se tiene la oportunidad de tocar algo tan elegante y refinado. Apenas si puedo esperar-

El músico sonrió ampliamente, sin dejar de mirar a Ophelia y comenzó a tocar las teclas del piano. A pesar de su crianza humilde, había aprendido gran variedad de música a lo largo de sus viajes, llegando incluso a aprender un par de piezas más elaboradas que había tocado una vez en un casino a cambio de unas monedas. Esta era una ocasión pintada para sacarlas a relucir, así que empezó con las notas alegres de la parte más popular de la opera de Carmen. Él desconocía por completo de que trataba o siquiera de donde era, pero sabía que a la gente más culta le agradaba.

-¿Está bien así o prefiere algo un poco más... íntimo?-

Connor le sonrió levemente, entrecerrando los ojos en un gesto seductor mientras dejaba de tocar para palmear el banquillo invitando a su anfitriona a sentarse. Los coqueteos poco disimulados de Ophelia le encantaban, y aunque sabía que para una mujer como ella él solo debía de ser un juego, no le molestaba en lo más mínimo seguirle la corriente. Hasta ahora el asunto resultaba de lo más provocador, tan solo esperaba poder concretar y no quedar solamente en coqueteos y halagos.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 112
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 06 2016, 02:32

Mientras Connor tocaba Ophelia terminó de acortar la distancia con su caminar sugerente, y una vez junto al piano se apoyó ligeramente en uno de sus laterales, sin sacarle la vista de encima al más joven.
Sus ojos no se habían desplazado hasta sus dedos, el cómo esto se movían por las teclas, sino que se fijaba en él por completo, dándole aspecto de ser capaz de devorarlo con la mirada, rodeándose de un aire peligroso que pocos serían capaz de ver de verdad.

Tuvo que admitir que le sorprendió la soltura con la que se desenvolvía con el piano, al igual que lo había hecho con la guitarra, y aunque había esperado con él alguna cancioncilla de taberna o de teatrillo lo que oyó la dejó muy conforme, mostrándolo con una sonrisa amplia.

No respondió a su pregunta más que con una risa suave, y accedió a su invitación, pasando a sentarse a su lado en la banqueta, encarando el piano y observando las teclas por unos instantes.
Había visto ese piano muchas veces, pero la novedosa compañía hacía que se convirtiera siempre en algo nuevo.
Tus manos son habilidosas, me muero de ganas de oír más —habló en voz baja.
Le mostró su sonrisa mientras sus propios dedos se deslizaban por el brazo del más joven, con lentitud, llegando al dorso de su mano sobre el piano, entrelazando sus dedos e impidiéndole el continuar tocando.
Movió despacio, guiando su mano hasta su pecho, dejándolo acariciar ligeramente la piel que dejaba accesible su escote, ascendiendo un poco hasta su cuello.

Ophelia sonreía, tomándose su tiempo y sin parecer darse ninguna prisa, y aunque escuchó que llamaban a la puerta no apartó la mano del joven, tan solo la mantuvo con mayor lentitud.
Adelante —dijo, con descaro y una profunda seguridad, sin desviar su mirada de los ojos de Connor, y cuando la puerta se abrió dio paso a su sirvienta con una bandeja con un par de copas y un escanciador con líquido rojizo que probablemente sería vino.

Soltó entonces la mano del muchacho, dando por finalizado aquel contacto, y cuando su sirvienta se acercó con las copas fue la primera en tomar una, la que estaba a la derecha.
No quiero que mi querido invitado pase sed —le sonrió, proponiéndole un brindis al alzar su copa—. Por los días de misa que tienen un final inesperado —bromeó, riendo bajo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Connor O'Sheridan el Lun Nov 07 2016, 01:09

Connor respiró profundamente cuando Ophelia estuvo ya sentada junto a él, llenándose con el olor seductor de su perfume. Pocas veces en su vida había estado así de cerca de una mujer con un aroma tan fragante como aquel. Lejos de amedrentarse por ello, sintió como su deseo por ella aumentaba. Su suave caricia al bajar por su brazo no hizo menos.

Miró a su anfitriona al sentir como sostenía su mano, sonriendo a medida que la llevaba a su generoso escote. El contacto con su suave piel le hizo estremecerse. La delicadeza con que le hacía tocarle le indicaba que era una mujer que gustaba de que la sedujeran antes de entregarse, así que pensaba corresponderle lo mejor posible. Se acercó a ella con intención de besar su cuello, sin alejar su mirada de la de Ophelia cuando los golpes en la puerta le hicieron retroceder de golpe. Escucharle dar paso a su sirvienta con tanta calma le hizo bajar la guardia, aunque lamentablemente significó dejar de lado las caricias, al menos de momento.

Tomó una copa mientras miraba aún a su anfitriona y la alzó en respuesta a su brindis. -Por eso entonces, y por los agradables encuentros- agregó al brindis -y por como cada vez se vuelven mejores-

Connor bebió de la copa animosamente sin perder su mirada de la de Ophelia, sonriéndole seductoramente mientras terminaba el trago. Después dejó la copa sobre el mueble más cercano y cerró la distancia entre ambos. -Ese vino está maravilloso- dijo acercando su rostro hasta el de la dama -me pregunto si todo lo que tiene es de un sabor tan delicado-

Sin esperar respuesta, tomó a la mujer por la cintura estrechándola contra su cuerpo mientras llevaba sus labios hasta su cuello. Sentía un deseo intenso por ella, el que solo se veía aumentado por todo aquel preámbulo, sin embargo sentía que le correspondía a él tomar la iniciativa de una vez por todas. Sostuvo firme por la cintura a Ophelia con una mano mientras con la otra comenzaba a acariciar su cabello.  Besó suavemente su cuello unos instantes antes de separarse un poco y mirarle a los ojos una vez más. Esperaba ver su reacción antes de continuar.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 112
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 26 2016, 02:55

Su propia sonrisa se hizo un tanto más amplia al ver al joven beber de forma tan confiada de la copa que le acababa de ofrecer, sin sospechar nada, ninguna de sus intenciones. Ella por otro lado bebió de forma delicada, unos pequeños sorbos tras los cuales se lamió los labios, y luego dejó la copa a un lado junto a la de su acompañante en el mueble, justo al momento en el que el más joven decidió tomar la iniciativa.

Ophelia lo observó con curiosidad ante su acercamiento, y sus besos en el cuello le arrancaron una suave risa, que no era burla, con la que ladeó la cabeza para ofrecerle más espacio que besar, mostrándose receptiva.
Me gustan tus manos, son fuertes —comentó, en un susurro seductor que quedó cercano a su oído—. Saben como sostener a una mujer.

Correspondió a su mirada, ofreciéndole una sonrisa, y luego se aproximó para ocupar sus labios, dejando a un lado los rodeos, mostrándole directamente cuanta fogosidad podía ofrecerle detrás de aquel aparente recato.
Tras pretender robarle el aliento suspiró contra sus labios, y entonces volvió a sonreír.
¿Qué tan afortunado te sientes hoy? Eres muy guapo... —dijo, acariciando su rostro unos momentos antes de volver a besarlo como antes, apegando su cuerpo a él en busca de mayor contacto.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Connor O'Sheridan el Dom Nov 27 2016, 22:48

Ver que la mujer respondía favorablemente a sus avances le dio a Connor la confianza para llevar las cosas un poco más allá, besando con ansias la suavidad de su cuello mientras estrechaba su cuerpo junto al suyo. Ansiaba recorrer lo terso de la piel que asomaba en su escote y continuar aún más lejos que eso, pero no quería forzar las cosas por temor a que la dama cambiara de parecer repentinamente. Era sabido que las mujeres de alcurnia podían ser muy caprichosas. El intenso beso que recibió, sin embargo, le convenció de que las cosas si pintaban como para que aquél encuentro pasara a un grado más íntimo.

-La verdad, bastante. Cualquiera se sentiría afortunado de poder tenerla así- dijo el irlandés jadeando levemente por la agitación del momento. Connor correspondió al siguiente beso con igual fogosidad, aflojando un poco el abrazo para deslizar una mano por el costado de Ophelia, acariciando su cintura y cadera a través de la ropa hasta llegar al punto donde el borde del vestido daba paso a la piel. Sin pensarlo dos veces, coló su mano bajo la tela para acariciar la piel de la mujer, subiendo cada vez más hasta llegar a su cadera. En ningún momento dejó de besar con ansias los labios de Ophelia, mientras sentía como le subía la temperatura a medida que las caricias se volvían más apasionadas e intensas.

Continuó besando y acariciando a su anfitriona, aún sentado en la banca del piano, guiándola poco a poco para que se sentara sobre su regazo dando la espalda al teclado. En un principio se deleitó enormemente besando el pecho de la mujer, queriendo con ansias despojarla de su vestido, sin embargo una extraña sensación de somnolencia comenzó a invadirlo poco a poco. Por un instante pensó que podría tratarse de un efecto del vino que  había bebido a la hora de comida, sin embargo ya había pasado bastante de eso como para culpar a aquella bebida. Pensó en detenerse, intentar calmarse un poco y respirar en la espera de que eso le ayudara a sentirse mejor, sin embargo la idea de dejar a esa mujer esperando cuando estaba tan cerca de conseguir acostarse con ella era totalmente imposible. Llevó su mano hasta uno de los pechos de la mujer, masajeandolo ansiosamente por sobre el vestido, y al acercar su boca hasta el pecho una vez más, no pudo evitar apoyarse en Ophelia, sintiendo como se desvanecía poco a poco. Le pareció escuchar levemente la voz de su anfitriona en la lejanía, sin embargo no fue capaz de distinguir nada de lo que ella le decía mientras quedaba completamente dormido.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 112
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31 2016, 01:27

Cariño, ¿me escuchas? —le preguntó, cuando notó que empezaba a dormirse, y su fogosidad comenzó a apagarse hasta quedar quieto, con su respiración pausada convirtiéndose en algo delatador—. Parece que no —rió, con dulzura, y tomó el rostro de Connor con ambas manos para separarlo de su pecho, depositando un último beso en sus labios, claro que en su inconsciencia él no notaría nada, luego frotó sus labios, manchados de carmín, con su pulgar—. Eres perfecto, sin duda.
Cuando se movió, quitándose de encima del joven y dejando de ser un soporte para él, sostuvo a Connor para que no se golpeara contra el piano, dejándolo simplemente ahí, escuchando como se habían apretado algunas teclas que hicieron sonar una melodía estridente y caótica.

Ophelia rió, coqueta como era incluso sin público, y mientras se relamía los labios caminó hacia su sirvienta, que en todo momento había permanecido en un segundo plano, siendo a la vez espectadora de algo que no era la primera vez que veía.
Ya sabes lo que hacer con él —le dijo, y pasó de largo a su lado para esconderse tras un biombo, para darle algo de teatralidad a su acto, donde se quitó su vestido, dejando que éste se deslizara por su cuerpo hasta quedar en el suelo. No lo recogió, sino que caminó por uno de los lados, ya completamente desnuda.

Su sirvienta por su parte había tomado a Connor y lo había dejado en el suelo, luego lo había desvestido completamente, con mucha maestría, y lo había dejado allí como ofrenda para la señora de la casa.
Perfecto —dijo ella, y contoneándose como un depredador acechándose a su presa se acercó hasta el cuerpo del menor, una vez a su lado la asiática le ofreció una daga ceremonial que Ophelia tomó—. Se te olvidó la alfombra, querida.
Al decirle aquello ella pareció caer en la cuenta, y  empezó a jalar de la alfombra haciendo que Connor rodara a un lado después de varios intentos, desvelando un dibujo grabado en la madera, unos símbolos cuyo significado y utilidad solo conocía Ophelia.
Niña descuidada, deberías haber hecho eso antes, pobre Connor, rodando así por el suelo... Colócalo —le ordenó, y aunque hablaba con calma se notó que detrás venía un reproche más severo de lo que le hizo parecer, y su sirvienta se encogió antes de obedecer.

Una vez Connor estuvo colocado, boca arriba sobre el gran símbolo de la habitación, Ophelia se colocó a horcajadas sobre su cuerpo, notando como su miembro rozaba entre sus piernas, a su húmeda intimidad que después de sus atenciones previas se había mostrado tan dispuesta a recibirlo en su interior, pero que no obstante había interrumpido aquello para algo más... Divertido. Para Ophelia, claro.

Se agachó a besarlo, con fogosidad a pesar de no recibir ningún tipo de respuesta por él, y luego dejó una risa sobre sus labios.
Los hombres me gustan más así, calladitos, indefensos... Oh Connor —gimió, paseando el filo de su daga ritual por su pecho—. Que bien lo vamos a pasar, que pena que no te enterarás de mucho, ¿verdad, cariño? —bajó con sus besos hasta su cuello, dejando uno solo, y entonces se irguió, aún sentada sobre él, provocando de vez en cuando el roce con el centro de su cuerpo, para complacerse a si misma.

Hizo un fino corte en su costado, apenas profundo, pero lo suficiente para hacerlo sangrar, y con la otra mano hundió los dedos en la herida para empaparlos con su sangre tibia, dibujando con ésta un pequeño círculo en su estómago, al que luego le añadió otros detalles que ella conocía muy bien.
Ésto es lo que pasa cuando se juega con una bruja —susurró cerca de su oído, como quien contaba un importante secreto—. Connor —le habló alto, como si realmente pudiera escucharla, y de fondo se escuchó la puerta al haber salido de allí su sirvienta, después de haber dispuesto el resto de ingredientes del ritual—. Te daré un regalo, por un trocito de tu juventud, soy muy buena contigo...

Su regalo era más que evidente, y sin ninguna demora empezó a mover la cintura sobre el cuerpo del durmiente, notando como su miembro se deslizaba entre los labios de su húmeda vagina, sintiendo también el deseo de llegar hasta el final.
No estaba del todo inconsciente, sino dormido, así que esperaba que su miembro se mantuviera despierto para poder disfrutar de él. Sabía además que no tardaría tanto en despertar, aunque lo haría aturdido.

Apoyada en sus rodillas levantó su cuerpo y separó algo más las piernas, dándose el espacio suficiente para guiar su erección al lugar correcto, formando un roce placentero antes de colocarlo finalmente, notando como a la vez que ella bajaba éste empezaba a penetrar en su cuerpo, arrancándole suaves suspiros y gemidos de placer que apenas comenzaban a formarse.
Su cuerpo lo recibió con gusto, con gula, y la daga ceremonial quedó perdida en alguna parte del suelo mientras sus manos buscaban el apoyo necesario para empezar a moverse sobre él, montándolo al principio suave, para luego aumentar la velocidad.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Connor O'Sheridan el Dom Ene 01 2017, 16:59

Dormido como estaba, Connor no se enteró de nada de lo que sucedía. Tenía una vaga sensación de escuchar sonidos amortiguados y murmullos y luego que alguien le movía, pero bien podía tratarse de una ensoñación que se perdía poco a poco a medida que su sueño se volvía más profundo. Para cuando estuvo desnudo en el suelo ya no estaba consciente de nada.

En su sueño, estaba en un lugar hermoso. Se trataba de una enorme mansión, como un palacio o aún más grande, y frente a él una mesa larga con el más fino banquete. Al parecer la comida había terminado hace poco, pues gran parte del banquete ya había sido devorado y su plato mostraba signos de haber sido utilizado recientemente. Una mujer de cabellos oscuros a la que no lograba distinguir bien le tomaba de la mano y le llevaba por un pasillo tenuemente iluminado hasta una sala llena de música de piano. El suelo era negro como petroleo y frío, sin embargo no le pareció desagradable pues la presencia de aquella mujer le reconfortaba. Para cuando ella soltó su mano y se ubicó frente a él, ambos estaban totalmente desnudos. El rostro de ella se escondía bajo la oscuridad de sus cabellos, pero su blanca piel le invitaba a tocarla con ansias. Sintió entonces como ella se le acercaba y le besaba, estrechando su cuerpo contra él, haciéndole sentir el calor que brotaba de este en contraste con el resto de la habitación. Sentía fuertemente su aroma, como especias exóticas y tierra húmeda mezcladas, cautivador, atrayente y saturante. Totalmente afrodisíaco.

Besó con ansias a la mujer, recorriendo con sus manos y boca cada centímetro de su cuerpo como si su vida dependiese de ello, y poco a poco ambos comenzaron a agacharse sin dejar de besarse. Al llegar al suelo, él se recostó dejando que ella se sentara a horcajadas sobre él, sintiendo como su miembro rozaba levemente su humedad y un escalofrío de placer recorría su cuerpo. De pronto, miró bien al rostro de aquella misteriosa figura, como alarmado por un cambio imperceptible en ella y descubrió un par de ojos oscuros como abismos clavados en él. La extraña mujer abrió entonces su boca y aspiró con fuerzas. Connor sintió un pinchazo en el costado y de pronto la habitación se tornó roja. Las paredes se llenaron de extrañas escrituras y algo comenzó a doler en el pecho del irlandés. De pronto, un vaho azulino comenzó a brotar de su propia boca, el cual fue rápidamente aspirado por la mujer, quien se agachó y acercó  más a su rostro para no dejar escapar el extraño vapor. Connor se sintió un poco más débil repentinamente, pero antes de que pasara a mayores la mujer selló con un beso apasionado aquél extraño acto, con lo que la habitación volvió a su aspecto natural, una sala alfombrada lujosa bañada en un perfume embriagador que parecía venir de la misma mujer.

Para cuando al fin separó sus labios, Connor sentía su cuerpo totalmente excitado y dispuesto a tomarla, cosa que ella aprovechó de inmediato, acomodando el pene erecto del músico en su interior. Después de eso comenzó a montarlo con ansias mientras el se deleitaba recorriendo el cuerpo perfecto de la mujer, la pasada visión quedada totalmente en el olvido.

Cuando entreabrió los ojos, logró distinguir a Ophelia sobre él, un gesto de placer dibujado en su rostro. No sabía si continuaba soñando o no, pero la sensación de humedad y calor en su miembro se sentía bastante real, por lo que guiado por el placer comenzó a acompasar sus movimientos con los de la mujer mientras sus manos se dirigían ansiosas a acariciar sus pechos. volvió a entrecerrar los ojos dejándose llevar por el ritmo que marcaba su anfitriona sobre su cuerpo, estirándose ocasionalmente para besarla. Se seguía sintiendo adormilado, como bajo los efectos de algún potente narcótico, sin embargo las sensaciones físicas eran totalmente reales y tangibles, por lo que comandó a su cuerpo lo mejor que pudo para incorporarse un poco, sentándose apenas mientras con sus manos firmes en el trasero de ella, movía a la mujer oscura ¿o era a Ophelia? hasta que quedara frente a frente con él, aún sentada sobre su regazo y sin dejar de penetrarla. Le sorprendía no sentirse del todo débil a pesar de estar con la cabeza adormilada y sus sentidos alterados, sin embargo no le dio real importancia y continuó empujando rítmicamente con su cadera como si quisiera llegar cada vez más dentro de ella. No sabía si soñaba o estaba drogado, pero la verdad poco le interesaba con la intensidad de aquellas sensaciones.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 112
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 10 2017, 23:01

A pesar de que la droga estaba presente en su organismo, dejándolo indefenso, el chico había conseguido despejarse lo suficiente como para responder a sus movimientos con los suyos, sin poder evitar que aquello le arrancara una risa.
Tal era la lujuria de aquel joven que incluso adulterando sus sentidos se veía capaz de responder a sus deseos carnales.

—Connor —gimió su nombre, sin temor de ser escuchada ni siquiera por su marido, que podría estar o no en la casa—. Oh, querido, creo que sería maravilloso probarte lúcido... —dijo de forma entrecortada, entre gemidos que se iban elevando según seguía moviéndose sobre él.

El ritual continuaba su curso, mientras Ophelia se dedicaba a disfrutar del cuerpo del más joven, clavando su falo por completo en su interior con cada movimiento descendiente, notándose como su abundante pecho se agitaba con cada pequeño salto que daba para luego volver a ensartar su virilidad en lo más hondo de su ser.

Ophelia no tuvo ninguna intención de detenerse, pensó que ni siquiera lo haría si su marido llegaba a entrar en la sala, y sin saber muy bien si la cabeza de Connor se estaría despejando lo suficiente como para dejarlo tomar un poco las riendas de aquel encuentro tan acalorado, prefirió aumentar el ritmo de sus propios movimientos sobre él, buscando egoístamente alcanzar el clímax para si misma, ya luego quizás le daría un poco de atención a él si es que no se había venido para entonces.

Sus gemidos más agudos indicaron que estaba cerca. Arañó su pecho y sus hombros mientras se precipitaba hacia un placentero orgasmo, y aún cuando lo hizo no dejó de moverse, ya no tan veloz ni con tanta fuerza, sino con algo más de suavidad, disfrutando de la sensación placentera del orgasmo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: It may not be fun for you || Connor [+18]

Mensaje por Connor O'Sheridan el Sáb Feb 18 2017, 14:21

Aunque sus sentidos continuaban embotados por el somnífero, Connor lograba mantener cierto control sobre su cuerpo aún cuando el entumecimiento le dificultaba reaccionar. Aún así fue capaz de entregarse todo lo que pudo a aquella mujer que le mantenía totalmente excitado con el sinuoso movimiento de sus caderas sobre él.

Hundió su rostro entre los pechos de la mujer a medida que el vaivén tomaba un ritmo cada vez más acelerado, acompasando lo mejor posible sus movimientos mientras poco a poco recuperaba un poco más de conciencia. Ya al menos distinguía bien a su anfitriona acomodada sobre él y aquella imagen onírica de hace unos instantes se desvanecía poco a poco en su memoria como un sueño. Era a Ophelia a quien tenía encima.

-Mi señora...-logró decir apenas en una exhalación mientras empujaba cada vez más hacia su interior. Quería sentir como llegaba cada vez más dentro de ella, deleitándose en la sensación del cálido interior de su acompañante. Para cuando sintió su vagina contraerse a medida que Ophelia se acercaba al orgasmo, sus sentidos ya se habían recuperado bastante, aunque seguía confuso y un poco mareado. Empujó con más fuerzas aún, apretando los dientes por los arañazos en su cuerpo que le brindaban esa extraña sensación mezcla de dolor y place que solo se puede disfrutar durante el sexo, y dejó salir un gemido de placer a la par que ella relajaba su vaivén, ya saciada finalmente. Quizás en otra ocasión él hubiera acompañado su orgasmo con uno propio, sin embargo una sensación de entumecimiento recorría su piel privándole de sentir de la misma manera que hubiese sido normalmente.

-Mi señora... Ophelia.- dijo entre jadeos mientras volvía a besar sus pechos con una sonrisa. Su miembro henchido aún latía ansioso de llegar al clímax y los movimientos suaves de su anfitriona le mantenían estimulado, pero no eran suficiente para hacerle alcanzar el orgasmo. Aprovechando el relajo de la mujer, la sostuvo por las caderas y rodó sobre su espalda hasta acomodarla debajo suyo. Le dedicó una sonrisa, entrecortada por los jadeos, aprovechando su nueva posición, comenzó apresurar el movimiento de su cuerpo. Un extraño dolor en su costado comenzó a hacerse evidente después de aquel cambio de postura, sin embargo no le interesaba prestar atención a cosas así ahora.Prefería que fuera el placer lo que lo dominara.

Sin cambiar su postura, acomodó las piernas de Ophelia en sus hombros mientras apuraba cada vez más sus embestidas, ya ansioso de alcanzar el clímax.

Finalmente, tras un instante en esa postura, sintió el éxtasis del orgasmo, con lo que su cuerpo se estremeció por completo mientras se derramaba en su interior. Acompañó el éxtasis con unos últimos empellones de su cadera, más violentos en intensidad hasta quedar finalmente rendido. Aún jadeando, buscó los labios de su anfitriona ansioso, y tras besarla apasionadamente, se dejó caer, recostándose a su lado con la respiración aún agitada.

-Eso fue increíble, usted es la mujer más hábil con que lo he hecho-
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 112
Carny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.