Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Ayer a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Lun Oct 16 2017, 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

I see fire || Klaus Fletcher (1929)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I see fire || Klaus Fletcher (1929)

Mensaje por Klaus Fletcher el Mar Ene 24 2017, 21:53

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quiencrea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra delos demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoniacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeada spor el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
Huérfano, niño abandonado, nunca tuvo nada.
Al poco de nacer fue dejado en la puerta de un orfanato, y las monjas cansadas de sus berridos no tuvieron más remedio que hacerse cargo de él.
Creció como parte de lo peor de la sociedad, empezó robando pan mientras otros niños distraían al panadero, y poco a poco su liderazgo nato lo hizo crecer rodeado de otros chicos que lo seguían.

Nunca tuvo nada que perder, para Klaus todo era ganancia, así que de robos en lugares pequeños no tardó en pasar a asaltar mansiones y lugares semejantes en los que cada golpe suponía una gran ganancia, luego vendían todo de estraperlo y se podían dar la buena vida por un tiempo.
Se vivía bien así, lo cierto es que a nuestro ladrón no le iba nada mal... Hasta que un día, uno de los asaltos se le fue de las manos.

Desde niño había presentado ciertas dotes para el fuego, le gustaba quemarle las faldas a las monjas para divertirse, y aunque nadie nunca consideró esto un poder real al no indagar lo suficiente, Klaus podía crear fuego con su propia energía.

Aquel día una obsesión incomprensible lo había llevado a la mansión, y al no encontrar lo que deseaba se descontroló al punto de quemar todo, incluidos a sus compañeros.
Con las ropas quemadas pero su cuerpo intacto, Klaus huyó de allí sin mirar atrás, y la culpa de sus actos fueron una losa que le pesó por siempre.
Era un ladrón, pero nunca había asesinado a nadie. Ahora se podía sumar muchas muertes: los habitantes de la casa, sirvientes, sus compañeros...
El resto de su vida fue miserable e incierta, huía, trabajaba en lo que podía para subsistir, y seguía huyendo.

No fue hasta abril de 1917 que su vida cambió de alguna manera. Se unió a un circo por muy poco tiempo, ni siquiera llegó a debutar como se debe, y conoció a un chico que puso su vida del revés.
Werther Strauss le recordó como era la peor de sus caras, y tras descubrir que fue uno de los sobrevivientes del incendio que él provocó fue juzgado y llegado a prisión para ser colgado en la horca por sus crímenes.

Klaus ni siquiera se defendió, sabía que iba a morir, pero el día de antes un demonio apareció en la celda ofreciéndole un trato. Su alma a cambio de la libertad, y con eso... Cedió.

Entregó su alma a cambio de algo más de vida en un contrato que le permitía salir de allí, las pruebas de sus crímenes se perdieron y él se marchó. Lo que más deseaba era encontrarse con Werther, pero después de aquella noche no podía permanecer, tenía que volver a huir, lejos...

Los días siguientes a su huida llegó a Salem, donde estuvo más tiempo ebrio que sobrio trabajando en un puerto, y el encuentro con una mujer de la alta sociedad hizo que su mente volviera a cobrar lucidez. Vio en ella algo que deseaba desde hacía años: su collar, y después de tomarse su tiempo se coló en la casa de aquella desconocida con la idea de robarle...

No todo salió como esperaba, el extraño resultado fue un compromiso y volver a ver el circo en la ciudad.
Su compromiso no fue bien en ningún momento, algunas veces casi se podía considerar que iba bien encaminado, casi, pero no eran más que mentiras y falsas ideas.
Klaus no podía dejar de pensar en Werther, uno de los mayores errores de su vida, como lo había llamado en su mente, y cada vez que estuvo cerca de él no pudo evitar caer, abrasándose con su fuego.

Su futura esposa no estaba al margen de sus andanzas y sus líos con Werther, cosa que supuso un continuo enfrentamiento con ella hasta que finalmente la situación se hizo insostenible.

Estaba planteándose muchas cosas, refugiado en la bebida y dejando de pasar por la casa de su prometida, cuando tonto de él pensó que era una buena idea ir al circo, buscar a Werther, enfrentarse a su novio, recuperarlo y a saber qué... Pero todo salió peor de lo previsto.

Fue parte de aquellos que fueron llevados por el tiempo por culpa del error de Kóstyk, y estando en Bodie aún no se siente capaz de asimilar lo que sucedió.
Klaus
Nombre: Klaus Fletcher.
Fecha de nacimiento: 25/12/1883.
Género: Masculino.
Procedencia: EEUU.
Estado civil: Soltero.
Otros: Se vio afectado por la brecha espacio-temporal, por lo que se ve 12 años más joven de lo que debería.
Towny


Última edición por Klaus Fletcher el Lun Mayo 15 2017, 01:01, editado 2 veces
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 500
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: I see fire || Klaus Fletcher (1929)

Mensaje por The Fool el Mar Ene 24 2017, 22:47

Aceptada
Recuerda hacer tus registros.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 431
Administración

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.