Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 9/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Jue Mayo 04 2017, 15:58

Esa noche se cumplía el pacto. Los siete días en los que tenía que tomar una decisión definitiva habían llegado a su fin y, con ellos, la relación que había mantenido hasta ese entonces con Lucien. El vampiro se había convertido desde el principio, hacía ya más de diez años, en un mentor que le ayudó a controlar sus impulsos más salvajes para impedir que éstos le guiaran de cabeza a una muerte absoluta, en un maestro que le enseñó todo lo que necesitaba aprender, en un compañero que comprendía sus inquietudes y sus más oscuros deseos, en un amante que le hacía temblar, bañados en sangre. Pero, pese a todo, Magnus siempre se había sentido incompleto. Como un puzzle cuya pieza final se encuentra en paradero desconocido. Sabía que el mayor le amaba profundamente, y el sentimiento era correspondido pero no en igual medida. No cuando su mente seguía puesta en Jack y Nicola. Pensamientos que se habían acrecentado aún más con la certeza de que estaban vivos, y sólo a un par de veintenas de metros de distancia.

Lucien podía aportarle una eternidad de compañía y amor, pero el rubio sabía que aunque el tiempo al lado de los dos humanos, sus antiguos amantes, pudiera tornarse efímero; sería un tiempo inolvidable y necesario. Tanto como el oxígeno que había necesitado en vida.

¿Seguía siendo aquello un paso más en su aplastante obsesión? Estaba seguro de que Lucien pensaba tal cosa, y no podía negarle la posibilidad de que así fuera. Pero, la traición de seguir con él mientras su corazón le pertenecía a ellos, era mayor que la de romper con todo.

Salió de la casa desierta cerrando tras de si. No sabía dónde podía encontrarse el vampiro, y tampoco si volvería a verle alguna vez después de lo ocurrido. La noche anterior, cuando restaba poco menos de una hora para el amanecer, Lucien se había marchado dejándole sólo y sin saber qué más decir; sin tener el poder suficiente como para ir detrás suya e intentar que el dolor se aplacara para ambos al menos de forma parcial. El sueño diurno le atrapaba demasiado pronto, y habría acabado muerto sin remedio.

Cerró los ojos un momento, aclarando su mente antes de dirigir sus pasos al circo. Su ropa reluciente, hecha a medida y de tejidos caros, contrastaba con la que llevaban los circenses; algunos de los cuáles le dedicó una mirada de soslayo que él no se molestó en devolver. Traspasar ese umbral enorme que separaba el terreno de los nómadas con el del pueblo, era dar el paso definitivo hacia un cambio crucial.

No importaba que el pueblo fuera otro, sus pasos le llevaban entre los callejones creados por las tiendas, las atracciones y los carromatos con la naturalidad del que conoce el camino desde siempre. Normalmente colocaban las cosas en la misma posición, cada madero tenía un lugar claro como destino. Y, ese plano que estaba recorriendo, era un clon perfecto del que hubo en Salem. A esa hora habían abierto sus puertas al público, pero éste no era superior al de un puñado escaso de aldeanos curiosos. El dinero no era suficiente como para malgastarlo en un circo que consideraban estaba demasiado anticuado. Pero detrás de cada rasguño en la madera, había una historia fascinante que desconocían.

Su presencia estaba fuera de lugar, sus andares eran aún más elegantes y aristocráticos que cuando vivía con ellos fingiendo provenir de una posible familia rica; y hasta el timbre de su voz se había teñido con un ligero toque afrancesado por los años que había morado allí. Pero eso no le importaba en absoluto, realmente ni se percató de eso, solo deseaba verles.

El Show de Nicola estaba cerrado, y podía notar su presencia, junto con la de Jack, en el carromato. Ni tan siquiera sabía si éste último le había llegado a contar al italiano algo acerca de su encuentro, pero tal y como había prometido, el reloj marcaba la hora de hablar. Usó los nudillos para llamar a la puerta con tres golpes secos.  



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Sáb Mayo 06 2017, 21:44

A pesar de que la feria estaba abierta, Nicola no encontró ninguna razón para poner su puesto de medicine show en funcionamiento, después de todo sabía que poca era la gente que decidía ir allí, y si lo hacían no eran un público suficiente para poder dar rienda suelta a sus encantos. Además, tampoco tenía muchas botellas preparadas.

En cambio, había decidido tomar esos momentos de falsa calma y privacidad para estar con Jack en el carromato que ambos compartían.

Fue más tarde que escuchó que llamaban a la puerta, cosa que hizo que volcara su atención en ella.
«Voy yo», le había susurrado a su pareja, para luego darle un beso antes de ponerse en pie.

Se puso algo de ropa que encontró por el camino, y se acercó a abrir la puerta, sin poder evitar sentirse fastidiado por el hecho de estar siendo molestados.
¿Qué quieres? —preguntó con brusquedad al abrir, pensando que sería algún trabajador que venía a buscar a Jack para que le dijera cuánto y cómo debía respirar.

Pasó de la molestia a la sorpresa cuando vio de quien se trataba finalmente.
¡Deimos! —exclamó, bajo—. ¿Qué haces aquí? —preguntó, y miró hacia el interior del carromato, buscando con la mirada a Jack.
Realmente no esperó por una respuesta, sino que se apartó de la puerta a la espera de que pasara al hogar que antaño le había pertenecido, esperando a que lo hiciera para volver a cerrar la puerta.

No estaba al tanto de lo que sucedía, tampoco sabía si había hecho mal al dejarlo entrar sin más, pero no podía evitar alegrarse al verlo.
Una vez eran los tres se quedó mirándolos, como si estuviera esperando a que algo estallara.

¡Ah! —pareció recordar—. La otra vez me quedé con tu chaqueta sin darme cuenta —dijo, pues no le gustaba tanto silencio.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Dom Mayo 07 2017, 02:23

Después de un día duro de trabajo Jack había decido dejar cosas en manos de otros o para el día siguiente. Antes solía ser un controlador y dejaba que su mente se absorbiera entre el trabajo y el pintar y eso le había costado caro en su relación de tres. Había aprendido a ver sus errores y no pretendía repetirlos, por lo que una vez dejaba lista una lista de tareas que se daba dedicaba el resto de si tiempo para estar con Nicola.

Se había bañado ya con bastante dedicación y luego había hecho el amor con Nicola agotando sus ultimas fuerzas. Se encontraba en la cama a esa hora, con el cuerpo tibio, satisfecho y adormilado. Llevaba un buen rato en que sólo escuchaba la voz de Nicola como un murmullo lejano. No le molestara que hablara tanto, le gustaba que le contara cosas mientras el pestañeaba lento en un estado de ensoñación.

Sólo asintió cuando le dijo que iría él y se acomodó en el espació de los dos para capturar el calor que había dejado su cuerpo mientras lo veía alejarse hasta que cerró los ojos simplemente. Tenía el cabello en la cara, uno que estaba bastante, extraño, por decir lo menos. llevaba tiempo sin rasurarse los costados, por lo que estaba más crecido y las raíces castañas tenían al menos cuatro centímetros llegandole casi hasta las cejas. Las partes claras estaban quemadas en las puntas y le causaba algo de placer acariciar las puntas chamuscadas cuando estaba distraído en sus pensamientos. Aún así mantenía un estilo único.

Abrió los ojos cuando escuchó a alguien entrar y aunque tenía mucha pereza se incorporó en el codo cuando vio a Deimos, tan magnifico como la manifestación de un dios. El carromato que se esmeró en hacerlo el mejor por y para él ahora se veía vulgar. Fue su primer pensamientos, como si una bella obra de arte estuviera enmarcada con latón. No dijo nada de eso, aunque el pensamiento fue tan claro como mirar el reflejo de su rostro en agua calma.

Bastante puntual...— dijo con voz grave, se notaba que llevaba bastante rato sin decir nada. Recordaba que ese día se cumplía el plazo, había estado todo el día esperando ansioso.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Dom Mayo 07 2017, 03:19

Enarcó una ceja, con la mirada puesta en la puerta de madera, cuando escuchó la pregunta, o más bien bramido de desagrado, que profirió Nicola al abrirle; teniendo bastante claro por el repentino cambio de expresión, que no era a él a quien había esperado encontrar al otro lado.

-Buenas noches -saludó a su vez, sonriendo de medio lado y entrando en cuanto él se lo permitió. - Esa pregunta me dice lo suficiente... -comentó, mirándole de reojo, contemplando su bonito perfil mientras cerraba la puerta. Era evidente que el italiano desconocía por completo la charla que habían tenido hacía una semana y la conclusión a la que habían llegado. En cierto modo no comprendía porqué se lo había ocultado pues, al fin y al cabo, eso era un tema en el que los tres eran protagonistas.

Dio unos cuantos pasos, que resonaron en el silencio que se había aposentado en el carromato, y apoyó la parte baja de la espalda en la mesa. El pensamiento de Jack llegó a él con asombrosa claridad, quizá debido al silencio, a la tensión o a los sentimientos... una adulación propia del artista que era. Fuera como fuese, la imagen mental que se hizo el pintor acudió a Magnus y le hizo sonreír, encantado con ese cumplido no pronunciado.

-Oh, si. Lo sé -dijo mirando a Nicola, haciendo un ademán con el que mostraba indiferencia al asunto- No importa, la necesitabas más que yo.

Miró de los pies a la cabeza a Nicola, viendo como sus ropas estaban puestas casi al azar, sin orden ni concierto. Lo más probable es que se hubiera vestido con rapidez sólo por su visita. El carromato olía a sexo y un poco de nicotina, una mezcla le traía muchos recuerdos. El comentario de la chaqueta había sido para romper el silencio, quizá temiendo que ambos se enzarzaran en una pelea o discusión que se les fuera de las manos, no le cabía duda. Esa actitud le resultó adorable, y sabía que se alegraba de verle tanto con él - No te preocupes, digamos que es una visita prevista.

Sus ojos claros se posaron entonces, nuevamente, en Jack, observando su cabello desordenado y desastrado que le daba un aire salvaje que pegaba a la perfección con su aire indómito. Era curioso como, hasta ese entonces y pese a haberle visto con anterioridad, no se había percatado realmente del cambio en todo su esplendor. Ahora se distinguía mejor con la luz, y la falta de peinado.

-Habría venido un poco antes, pero dadas las horas habría sido todo un espectáculo para los pueblerinos -bromeó, volviendo a sonreír de medio lado antes de que sus labios recuperaran la estabilidad de una expresión sería. - Creí que Jack te habría hablado de nuestro encuentro... -comentó acercándose al italiano para poder rozar su mentón con la punta de los dedos. Inclinó el rostro para besarle. Un saludo tardío que no le importaba dedicarle delante de Jack y que ansiaba.

Volvió a su posición anterior, cerca de la mesa- Me dijiste que me deseabas, que me amabas... que querías el todo, juntos los tres. Y me diste a elegir -resumió, mirando un instante a Nico antes de seguir hablando, esta vez con los ojos puestos en Jack- Y eso he hecho. He abandonado a Lucien. -dejó que la mesa cargara parte de su peso, relajando la postura, y suspiró tras guardar silencio. Había sido difícil, mucho, pero era la mejor de las decisiones- Pasé años buscandoos, y no puedo volver a perderos. -Extendió el brazo, ofreciéndole a Jack su mano. - ¿Sigues queriendo caer conmigo? -preguntó suavemente, tal y como hizo una vez en Byberry. - ¿Y tú? -preguntó entonces a Nicola.



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Mayo 07 2017, 18:54

Al escuchar la voz de Jack giró en su dirección para mirarlo, y entonces pareció empezar a intuir lo que estaba sucediendo y que por distracción había olvidado. ¿Ya había pasado una semana? Se preguntó, y se pasó una mano por el cabello, en una expresión un tanto nerviosa y sorprendida.

Su mirada osciló de uno a otro, pero se centró en Deimos cuando éste se acercó a besarlo, respondiendo sin vacilar a aquel gesto que a él le pareció demasiado corto.
Cuando se separaron lamió sus labios y no pudo evitar una sonrisa. Estaba feliz, porque Deimos estaba regresando con ellos, o al menos eso creía.
Sí, sí lo hizo... Pero no sabía que vendrías hoy —respondió, para excusarse.

Mientras Deimos quedaba junto a la mesa, Nicola regresó a la cama para sentarse en ésta, inclinándose hacia Jack para buscar ahora un beso suyo.
Luego quedó erguido, simplemente sentado a su lado, y al mirarse a si mismo vio que los botones de la camisa que se había puesto ni siquiera estaban bien abotonados, por lo que empezó a sacarlos uno por uno, sin fijarse en ellos realmente, sino en Deimos.

Saber que había abandonado a Lucien era reconfortante y deprimente a la vez, pues sin quererlo había recordado el día en el que el otro vampiro se presentó ante él. Sabía que un par de vidas humanas no significaban nada para el vampiro, que tan pronto como ellos hubieran muerto él volvería con Deimos como si no hubiera sido más que un pestañeo, y la idea se le seguía antojando muy angustiante.

No dijo nada de lo que pensaba, incluso quiso hundir sus pensamientos en lo más hondo para que Deimos no fuera consciente, con su poder, de lo que pasaba por su cabeza.
Se mantuvo en silencio hasta que la pregunta lo alcanzó, y cuando llegó al último botón no volvió a abrochar la prenda, dejando su pecho al descubierto.
Por supuesto —fue la respuesta final de Nicola, que sonó con mucha seguridad—. Nada desearía más que pasar el resto de mi vida con vosotros.

De nuevo su atención estaba en Jack, quien también debía ofrecer una respuesta.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Miér Mayo 17 2017, 03:59

Le dije que te había dado un ultimátum, pero no le dije que vendrías hoy... Por si no venías.— le dijo después de que Nicola justificara que lo había olvidado, pues no era tan así, no era su culpa no haberlo estado esperando. Los había visto besarse y de alguna forma le pareció extraño. Había besado miles de veces a Deimos solo y otro ciento a Nicola, solo también. Unos pocos, muy pocos habían d¿sido de tres y pocas veces los había visto besarse delante suyo, por lo que bajó la mirada contrariado por la imagen. Los dos eran suyos a su parecer, pero le costaba asimilar que ellos podía estar juntos sin él así como él lo había estado con cada uno.

Subió la mirada cuando escuchó a Deimos hablar de nuevo y se sonrojó un poco por como lo hacía sonar. Deimos quería hacerle creer a Nicola que había ido a rogarle y eso lo avergonzaba.

¡No lo dije así!— le alzó las cejas a Deimos como una advertencia contra su difamación diciendo como interrupción aunque eso no hizo que Deimos no terminara su frase en la que decía, finalmente, que había dejado a Lucien. Jack se lo esperaba, una vez había aparecido sabía que había vuelto. Pero aún así sonrió.—No tenías más alternativa.— le dijo pese a que estaba feliz de que los hubiese elegido por sobre un chico, que al final había sido su pareja más tiempo que él incluso.

Le miró la mano y se rió cuando le preguntó. No se burlaba, sino que cada vez se iba haciendo más evidente su felicidad. Sonreir no le gustaba a Jack, por eso no lo hacía seguido, no le gustaban sus dientes ni la forma en que se arrugaba alrededor de sus ojos pese a que tenía una sonrisa muy bella en realidad, por eso la evitaba a toda costa, pero esa situación lo sobrepasaba.

Estoy desnudo.— le dijo como justificación para no levantarse a tomarle la mano. Miró a Nicola cuando decía su frase y aunque se iba a burlar primero de lo cursi que era no pudo evitar pensar en cuando lo había encontrado después de cortarse la venas. Por suerte no había sido tan profundo y había llegado a tiempo. La vida juntos era bastante relativo, pensó Jack al verlos. Uno era inmortal, el otro podía desaparecer en cualquier momento y él por su lado había pactado con su dios para que si moría lo devolviera a la vida. No había dicho a nadie eso. Pues temía por la reacción que tuvieran.

Jack no era conciente de lo claro que le podía leer la mente Deimos, lo había mencionado el vampiro alguna vez a la vez que le había dicho que era dificil de leer por lo cambiante que eran sus pensamientos, pero en ese momento no se daba cuenta de lo que revelaba para él. La felicidad que escondía, las dudas que no manifestaba, los secretos e inseguridades y más importante, una parte que no le creía. Había sufrido muchas infidelidades por parte del mago como para confiar en su palabra. Podría haber dejado a Lucien para recuperarlos, pero luego buscar al vampiro de todas formas. Podía imaginarlo perfectamente quedándose con todo. ¿Cómo podría ser de otra forma?

Todos esos pensamientos pasaban rápido, pues después de que le dijo que estaba desnudo sólo miró a Nicola un momento y finalmente salió a gatas de la cama y se puso de pie para reunirse con ambos. Le golpeó la mano a Deimos con la palma y la tomó con firmeza estrechándola con fuerza. Una que ya no era superior a la de su pareja que siempre había requerido de él para las cosas que necesitaran de ella. Jack no sabía que eso había cambiado

Ok...—respondió finalmente.—Lo que tenga que durar.— miró a ambos, se sentía como el agua fiestas, pero era verdad. Los soltó y luego fue hasta donde había dejado su pantalón de pijama y se lo puso.—Lo siento pero los tres sabemos que esto es una mierda, no vamos a durar toda la vida. A penas seamos unos viejos nos dejarás.— miró a Deimos— el amor por nosotros no te va a durar cuando seamos impotentes, tengamos pelos en las orejas y la espalda curva.... Yo creo que incluso no esperas tanto. La calvicie de los cuarenta ya será suficiente para que te esfumes y vuelvas con tu novio. Ex novio...
»Vuélvenos vampiros y te creeré. De otra forma no es más que una promesa vacía como la que yo le puedo hacer a mi gata diciéndole que estaré con ella toda su vida, porque sé que morirá antes que yo y luego puedo tener otro gato.


Miró a los dos y aunque una parte de sí le dijo que se callara y disfrutara el momento no podía, nunca podía callarse.

Es cierto. No me miren como si no lo supieran, no diré palabras cursi sabiendo que no será así. Nico, tu le dices que estarás toda la vida con él sabiendo que tú crees que morirás joven, tú mismo crees que morirás de la noche a la mañana, así es muy fácil prometer una vida juntos.— acusó sin medir si le estaba diciendo algo hiriente o no.— Tú eres inmortal. Es obvio que no estarás toda la vida con nosotros, después de que seamos polvo seguirás. La única forma en que esto sea realidad es que los tres seamos jóvenes y eternos. Sino... Mierda, sino no usen esa palabras. Te quiero con nosotros Deimos, pero no voy a decir que es por siempre cuando nuestra realidad es distinta. Entre nosotros siempre hay dos grandes mentiras que sabemos que lo son y aún así las decimos.— miró a uno y al otro.— "Sin ti me muero"... "te seré fiel"— mostró el dedo indice para marcar la primera y luego levantó el dedo medio para mostrar las dos mentiras que decía.—La única forma de no hacernos daño es dejar de hacer ambas cosas... O dejar de mentirnos. ¿Que haremos?... ¿Cómo será la relación ahora?...— les preguntó a ambos.— al primero que diga una cursilería le daré un golpe, lo dejo de aviso, respondan de forma concreta, sin mentiras, sin adornos.—miró a Nicola cuando dijo "sin mentiras" y a Deimos cuando dijo "sin adornos".


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Mayo 26 2017, 13:48

-Ambos sabíamos que iba a venir -aseguró, atrapando después los labios que se le ofrecían. Vio de soslayo el gesto de Jack, esa pequeña molestia que le hizo desviar la mirada como si no le gustara lo que veía o, incluso peor, como si no lo aprobara. Cualquiera de esas dos suposiciones le parecían fuera de lugar y ridículas, incomprensibles. Deseó que Jack se levantara y acudiera a ellos para compartir ese beso, instándoles a uno más de los tres, pero eso no ocurrió.

La sonrisa de Nicola le decía, sin necesidad de palabras, lo que quería oír y que todo lo que sentía era recíproco. Sólo dejó caer un escueto y fugaz "oh" como respuesta a la afirmación de que si le habían hablado acerca del encuentro pero no con una fecha. No habría tenido sentido de no haber sido así pues esa situación les inmiscuía por completo a los tres.

Sus ojos claros, de un brillo sobrenatural, se paseaban de uno a otro, contemplándolos distraídamente mientras hablaba. Notó la turbación que aplastaba al italiano pero no quiso entrar en su mente, deseaba que, fuera lo que fuese, se lo contase sin necesidad de dar uso a ese poder. Dio un paso al frente para acercarse a ellos y tomó la mano ajena con una sonrisa sincera y hermosa, asintiendo antes de mirar a Jack, esperando escucharle.

-Si, por supuesto que tenía una alternativa: la de irme con él y olvidaros para siempre. Pero no lo podía hacer, me niego a eso. -le vió reir tras su pregunta, y ese sonido se le antojó de los más bellos del mundo. Un tintineo, un eco irreal, tan sonoro y bonito que lamentaba que esas risas duraran tan poco tiempo. La sonrisa del pintor le provocó una en sus propios labios, contagiado por esa franqueza y alegría. Realmente siempre había preferido que Jack las escondiera y no le dedicara sonrisas al resto del mundo, fuera de esa casa de madera rodante, pues así, todas y cada una de ellas, eran para su intimidad. Un tesoro que esconder bajo llave.

Su ceja se enarcó visiblemente, al máximo, ante su justificación y le llegó el turno a él de reír entre dientes. - Conocemos cada centímetro de tu cuerpo, Jack, ¿qué importancia tiene que estés desnudo? -preguntó como una pequeña mofa, haciendo un gesto con su mano libre para hacer que se levantara. Invitándole a acercarse de una vez por todas.

El bello rostro del vampiro perdió por un momento la alegría que lo iluminaba y la sonrisa se esfumó mientras sus ojos estaban puestos en Jack. La mente de éste se estaba abriendo para él como un libro cuyas páginas tienen en ellas escrita la verdad. Bajó un poco el brazo que tenía extendido hacia él, como si titubeara pero se negara a apartarla aceptando la posibilidad de un rechazo. Eran pensamientos rápidos que se entremezclaban entre si, pero todos y cada uno de ellos tenían en común las dudas, y Deimos las sintió clavarse en él.

Las sábanas se deslizaron por el cuerpo del pintor, descubriéndolo, cuando al fin salió y se acercó a ellos. Mientras, su mano izquierda, la que sostenía la de Nico, se había acomodado en la cintura del italiano, rozándole la piel ya que la camisa le daba esa libertad de tacto. Estrechó la mano de Jack, levantó el mentón y le sonrió. Aunque, una vez más, la sonrisa duró poco pues terminó de rodar los ojos al escucharle.

Tenía la sensación de que Jack no deseaba ser feliz con ellos, que prefería ver lo malo de cualquier asunto y desquiciarle. Como si fuera un niño al que le dan un caramelo y, momentos después, se lo arrebatan sin consideración. - Je t’emmerde, Jack! -exclamó a voz en grito, gruñendo, usando una maldición en francés debido a la fuerza de la costumbre adquirida. Soltó a Nico, se sentó en en la cama y se llevó las manos a la cabeza, soltando el aire en un bufido de enfado. Le dejó hablar, siguiéndole con una mirada que ya había perdido la ternura, enfadándose con cada palabra que el otro usaba como arma arrojadiza.

Se levantó a la mitad del diálogo y, cuando éste llegó a su fin, se paseó como si fuera en dirección a la puerta. No con intención de irse, por supuesto, pero si necesitando caminar un poco para calmarse. De golpe y casi como si fuera un acto medido y de bailarín o actor de teatro, se giró y les miró. Guardó silencio por un instante, midiéndoles con la mirada, y, después, apuntó a Jack con un dedo antes de hacer un aspaviento.

-¡Perfecto! Está bien -concedió- ¡¿Y después qué?! -exclamó airado- Haga lo que haga, siempre me pides más y nunca es suficiente. Cuando vine me tachaste de monstruo, me atascaste, me insultaste, me rechazaste; cuando me convertí te fuiste, te escondiste... te busqué en ambas ocasiones y mis palabras no sirvieron de nada. Ahora he abandonado a Lucien, la vida que llevé durante once años, y aún así tampoco te vale. ¿Ahora si quieres ser una de esas criaturas que tanto odias y cazas?. Bien, supongamos que lo hago, ¿entonces cuál será tu siguiente petición? -le lanzó la pregunta como si fuera un cuchillo. Miró a Nicola, le acarició el rostro disfrutando de la tersura de su piel y negó- Aún no has conseguido librarte de ese demonio. Lo noto serpentear en tu interior, siseando -miró a Jack- ¿Crees que lo más inteligente es transformarle teniendo en cuenta su posesión? Porque eso puede ser su condena de muerte. Haz que ese demonio desaparezca, plantéate tus propias palabras para sopesar si de verdad es lo que queréis, y lo haré. -Seguía con su pequeño paseo, contemplando las paredes, percatándose en las ventanas libres de los maderos que él, en su momento, había clavado para impedir la entrada del sol- Eternidad, si, pero tiene un precio. Y no pienso convertiros en algo que luego odiaréis ser. -Se volvió hacia ellos- No sé cómo será la relación ahora, ¿qué es lo que quieres que te diga? Porque parece que si no uso las palabras exactas que quieres escuchar, las rechazarás. No esperaremos pues a vuestros cuarenta. Ni a los treinta, de acuerdo, pero tampoco esperes que os convierta aquí y ahora cuando ni sabéis lo que significaría eso. ¿Esa sería la única forma de que me améis, de que quieras estar conmigo?

Se acercó a él repentinamente, con una velocidad imposible, dejando que sus rostros estuvieran a solo un par de centímetros de distancia. Sus ojos estaban completamente negros, las venas azabache se dejaban ver en la piel blanca como el mármol y los colmillos se entreveían con cada palabra que pronunciaba. Su expresión era dominante, intimidante. - ¿A qué pretendes jugar, Phobos? Deja de poner en mi boca palabras que ni he dicho ni pienso, y tampoco des por echo NADA-gritó la última palabra- No te convertiré para satisfacer tu capricho, siendo que eso es lo único que parece que te interesa de mi... y, por otra parte... si tanto desconfias de mi, ¿qué te hace pensar que no te mentiré, beberé tu sangre hasta que no te quede ni una gota y te dejaré morir en mis brazos? -le tomó de la cadera y le pegó a él - Podría hacerlo, con los dos. Follaros hasta partiros por la mitad y después darme un festín con vuestras venas. E incluso, volver a dar rienda suelta a la lujuria mientras os enfriais para siempre. Ver como agonizáis conmigo dentro -de un tirón, con un solo dedo, rompió la cinturilla del pantalón del pijama y empujó a Jack para que cayera sobre la cama de cualquier forma.

Levantó el mentón y miró de reojo a Nico, también muy cerca de él- Pero para mi vuestras vidas lo significan todo, lo creáis o no.



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Vie Mayo 26 2017, 17:01

Sentía que la discusión estaba tan centrada en ellos dos que ni siquiera lo estaban tomando verdaderamente en cuenta, así como nadie había preguntado si quería aquello, sino que tan solo lo habían sumado, y cuando Deimos habló de su demonio y le cargó la responsabilidad de eliminarlo a Jack negó con la cabeza, recordando la reciente conversación en la que Jack le había dicho claramente que estaría solo en eso.
Esta es mi lucha —quiso aclarar, para no añadir más molestias que recriminarse—. Jack no tiene nada que hacer en ella.

El parlotear incesante de ambos se entremezcló, y Nicola, que había permanecido en silencio después de su pequeña intervención, se llevó las manos a la cabeza, empuñando algunos mechones de su cabello en un gesto histérico.
No había esperado que todo fuera perfecto el día que se reunieran los tres, que todo fuera amor y miel, pero en aquel momento empezaba a desquiciarlo el rumbo que estaban tomando.

Cuando todo empezó a ponerse brusco de verdad, con Deimos mostrando su naturaleza de vampiro y diciendo como podría acabar con ellos, Nicola reaccionó sin pensarlo demasiado, agarrando una almohada y golpeándole en la cara con ella.
No digas cosas tan perturbadoras, maldita sea —quejó, y aunque había permanecido serio no pudo evitar una risa, al fin y al cabo acababa de pegarle en la cara con una almohada a un vampiro enfadado.
Debía reconocer que la idea de morir tal y como Deimos lo había descrito le había parecido muy caliente, incluso había logrado excitarlo un poco, pero tenía que dejar eso a un lado, no era momento de fantasear con cosas así, sino de tratar de aclarar todo.

Miró a Jack, que había quedado sobre la cama con el pantalón roto por la fuerza del vampiro.
Soy un mentiroso —le dijo—. Es lo que hago siempre.

»Me voy a morir, sí, mañana, o dentro de una semana, como sea, pero precisamente por eso quiero aprovechar el tiempo que me queda, y morirme de asco en Bodie es tan triste que quiero llorar
—dijo, como una exageración, pues realmente ni se planteaba hacerlo.
Entonces miró a ambos, con una repentina seriedad.
Opino que lo que tenemos que hacer ahora es follar para limar asperezas, y ya pensar después.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Vie Mayo 26 2017, 20:59

Sonrió de lado cuando, por orgulloso nada más, Deimos dijo que estaba la alternativa de irse con su novio y olvidarlos para siempre. Le parecía gracioso que lo dijera después de haber dicho que llevaba doce años buscándolos en cada circo del mundo. Pero no le dijo nada pues sabía que encararlo al ser orgulloso era echar pólvora en fuego. Con lo que dijo luego pensaba que sería lo mejor empezar con las cosas claras y ser honestos entre los tres por alguna vez para hacerlo mejor, pero no vio venir la reacción de Deimos. Al primer grito no le dio importancia, simplemente porque no le entendió, por lo tanto había seguido exponiendo su punto hasta el final y miró como Deimos se movía como animal enjaulado para luego arremeter.

Cuando le volvió a sacar en cara, por enésima vez que le había dicho monstruo Jack rodó los ojos y se cruzó de brazos.—Sí, te dije monstruo, superalo.—le dijo entre sus palabras. No estaba molesto hasta ese punto, pero luego sacó en cara que había terminado con Lucien y eso si le molestó.—¡Vuelve a esa vida entonces si tanto te gusta! No quiero que cada vez que te molestes por alguna cosa digas "dejé la vida con Lucien por ustedes"!— le gritó más ofendido que enojado.— Yo no soy cazador de vampiros, no sé que película te pasas por la cabeza. ¿Sabes cuantos vampiros he matado? ¡NINGUNO! a cuantos demonios he vencido... ¡a ninguno! Estuve unos cuantos meses entrenando, pero eso no me convierte en un cazador. Nadie en unos pocos meses se vuelve experto. Ni siquiera soy bueno en eso, sólo...— jadeó algo frustrado, de todas formas Deimos no lo iba a escuchar, ni le entendería, seguiría en su cabeza con el cuento armado en que él era el enemigo. "No puedo" pensó cuando le dijo que se deshiciera del demonio de Nicola y miró al italiano con la derrota marcada en su mirada y pidiéndole perdón. Ese tema lo sobrepasaba y Deimos no se daba cuenta que presionaba un punto sensible y le hacia notar su fracaso. No podía dejar de culparse y a cada minuto recordaba cuando encontró a Nicola desangrándose por las heridas autoinflingidas.

Deimos seguía dando vueltas y hablando y aunque lo escuchaba y no estaba de acuerdo con gran parte de lo que decía ya no tenía fuerzas, ni ganas de seguir. En su mente había quedado la clara derrota ante los dos. La que tanto había temido. No podía liberar a Nicola y no podía hacer nada para tener al Deimos que había conocido, parecía ser que incluso lo perdía más y más. No sólo era diferente y más poderoso, era mayor y había vivido muchas más experiencias que lo habían hecho más... Deimos tenía algo más de treinta en su mente y él seguía siendo muy joven para comprender todo.

En su mente había caido en un vórtice de fatalidad en lo que no se dio cuenta que se estaba perdiendo hasta que Deimos se acercó muy rápido, sobresaltándolo, haciéndolo retroceder hasta que se pegó con el cabecero de la cama en la espalda y cabeza. Lo miró a los ojos, negros y surcados con venas de igual color y sintió aquella agitación manifestarse. La voces, los gritos de auxilio y de guerra llenaron sus oídos mezclándose con lo que decía Deimos. "Mátalo, mátalo" insistían en su cabeza y sus músculos se tensaron luchando con una posible posesión. Por eso lo había abandonado, porque cuando Deimos se convirtió en un vampiro Jack había tenido que controlar la posesión.

Nicola habló y le pegó a Deimos, entonces al mover los ojos hacía él fue consciente de que los tenía llenos de lagrimas y estaba temblando. La mano empuñada hasta volver sus nudillos blancos estaba temblando.

No puedo respirar.— dijo Jack tratando de alejarse de Deimos, salir de la cama y hacer que Nicola se moviera para dejarle salir. Tuvo que agarrarse la cintura del pantalón con la mano cuando sintió que se deslizaba y soltó un jadeó doloroso. Inhaló con fuerza, pero sintió que el aire sólo había sido una caricia y no había logrado consumirlo. Lo intentó de nuevo y de nuevo sintiendo que el dolor llenaba su pecho y las lagrimas nublaban su visión.

Se movió por el carromato sintiendo que era cada vez más pequeño, que tal vez por eso no había aire. Se apoyó en la cómoda y se dobló hacía adelante jadeando, mareado y aún sin poder respirar. Las voces seguían atormentándolo, eran gritos evidentes. Tenía miedo... Le tenía miedo a los dos y a esas voces.

Sólo quería que fuéramos sinceros.— dijo con un hilo de voz e inhalando sonoramente después de eso.—No puedo ayudar a nadie. Fallé...No puedo... no puedo respirar.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Mar Jun 06 2017, 13:19

De un momento a otro, mientras las palabras y miradas duras iban y venían de Jack a él, perdió el control mostrando su auténtico rostro, ese que estaba oculto bajo la máscara de humanidad. No pudo contenerse, así como tampoco las frases que más que pronunciar dejaba caer a plomo sin pensar en la consecuencia de las mismas. La década que había pasado con Lucien le había servido para acostumbrarse a aquello, a ese descontrol demoníaco donde sólo se dejaba arrastrar por la rabia y la ira, como un niño caprichoso con demasiado poder al que Lucien sabía manejar y contener demasiado bien- ¡No me refería a eso! -espetó, molesto. Por supuesto que le gustaba la vida con Lucien, habría sido una mentira abismal fingir lo contrario; pero si había dejado atrás todo eso era porque les amaba. No obstante, había elegido muy mal sus palabras para dar muestra de ello. - En tal caso -empezó, cuando el pintor aseguró que no era un cazador- deja de mirarme y de hablar con si fueramos enemigos. Nunca me llegaste a hablar de esa etapa, ni de lo que hiciste, ¿como pretendes que lo sepa?. Esa parte de tu historia es desconocida para mi, y tú eres el que se muestra reticente con cualquier cosa que hago.

No estaba en absoluto de acuerdo con lo que había dicho Nicola, al menos en la mayor parte del concepto, pues consideraba que esa lucha contra el demonio ahora era de los tres. Por eso iban a estar juntos, con todas las consecuencias de la decisión. Pero parecía que el italiano no deseaba cargar con ese peso a nadie que no fuera él mismo, y  Magnus estaba seguro de que, de una forma u otra, le haría cambiar de opinión. Miró a Jack fijamente, suavizando levemente su expresión que parecía pese a todo igualmente fiera por los ojos y los colmillos, había escuchado con claridad su pensamiento y supo que eso era un tema muy sensible y peligroso de tantear. Se obligó a no decir nada sobre eso, a ninguno de los dos, pues habría sido empeorar aún más la situación. Siempre había visto a Jack muy fuerte, capaz de conseguir todo aquello que se propusiera, y escucharle "decir" que no podía salvar a Nicola de eso era como un jarro de agua fría.

Estaba claro que iban a malinterpretarle una vez más, pero no sopesó en absoluto esa opción, menos aún cuando una almohada se estampó en su rostro y le distrajo de golpe, haciéndole parpadear un par de veces confuso, con el pelo ahora algo desordenado por el gesto. Habría podido evitarlo, sus reflejos eran prodigiosos, pero el sonido de un farfullo, de unas voces invisibles que parecían condenarle en un idioma a medio camino del humano y el espectral, se lo impidieron. Los gritos agudos, como chillidos infernales, se clavaban en sus delicados tímpanos sin consideración alguna mientras las sombras del carromato empezaban a adquirir una forma ligeramente humana, de largas extremidades. Pudo verlas, intuírlas si acaso por el rabillo del ojo, antes de que el almohadón de colores vibrantes y alegres le cortara de forma nada elegante la visión. Si lo que Nicola había pretendido era relajar parcialmente el momento y romper el hielo, lo había conseguido pues incluso los gritos se habían difuminado cuando sus ojos se clavaron directamente en los de Nicola, con una expresión que cabalgaba entre el enfado, la ofensa y la diversión. No conocía a nadie que se hubiera atrevido a hacer algo semejante.

Le miró incrédulo, amagando una sonrisa, y cabeceó al escucharle- Te dije que impediría que murieras, y lo voy a cumplir. -La siguiente frase, tan condenadamente propia de la mente calenturienta de su antiguo novio, le hizo enarcar una ceja como diciendo medio en broma "No es mala idea". Iba a decir algo, pero al ver de soslayo la expresión de pánico de Jack y sus ojos húmedos por las lágrimas, el comentario quedó en el limbo del olvido.

En el pasado había tenedo centenas de discusiones, a gritos, a golpes... se habían lanzado cosas y dicho los peores insultos del mundo. Pero, pese a todo, Jack jamás le había tenido miedo tal y como estaba demostrando en ese momento; temblando y pálido, huidizo.

Le siguió con la mirada, girándose y quedando por ello al lado de Nico mientras Jack andaba torpemente por el hogar. Las voces le obligaron a cerrar los ojos un momento pues estaban siendo aún más angustiosas que antes, no sabía porqué él era capaz de sentirlas de esa manera pero tampoco se lo preguntó pues no era una prioridad.

Volvió a mirar a Nico, cogiéndole la mano un momento antes de ir hacia Jack, caminando con lentitud. Su rostro fue volviendo a ser, poco a poco, el que era, como si a cada paso estuviera más cerca de su humanidad. Los colmillos volvieron a ocultarse y sus ojos brillantes y azules adquirieron un tinte de preocupación. Con cuidado y un gesto suave y tierno, le tomó del brazo y le hizo sentarse en el sillón para intentar calmar el ataque de ansiedad y pánico que estaba sufriendo. Se sentó a su lado, dejándole a Nicola el suficiente espacio como para acompañarles, e instó a Jack a que apoyara la cabeza en su hombro y se relajara.- No me temas, no te haría daño jamás - Le acarició con ternura la espalda y, cuando habló, lo hizo en un susurro que ya no contenía ni un solo reproche- A mi siempre me has ayudado...y ahora lo estás haciendo aunque ni te des cuenta. -Le besó el pelo- Respira, tranquilo -pidió, sin afianzar más el abrazo para no cortarle el poco aire que tenía - Nico, la puerta -pidió, dando a entender que la abriera para que el aire entrase, mirándole después para que se acercara- Sólo deseo estar con vosotros y si, en un futuro, deseais que os convierta, lo haré. -inclinó un poco la cabeza para poder mirarle a la cara- Esa es mi sinceridad, que os amo y nada se interpondrá. Mi fidelidad no será una mentira nunca más.

Sin pensarlo, solo con la intención de calmarle, empezó a tararear entre dientes una de sus cancioncillas, la que hablaba sobre el País de las Maravillas y que entre risas y sábanas le había dedicado cuando sólo eran unos adolescentes torturados. Quería superponerse a esas voces, a los gritos y maldiciones que plagaban sus cabezas; hacer que inconscientemente imitara la respiración serena y relajada que hacía subir y bajar su pecho aunque realmente sus pulmones hacía años que no necesitaban oxígeno, en una copia demasiado auténtica de respiración humana. Durante el tiempo en Byberry había sufrido con él ataques así, y recordaba como podía ayudar en ese aspecto.
Llevó su mano libre, aquella con la que no rodeaba el cuerpo de Jack, a la pierna de Nico y le dedicó una pequeña sonrisa tranquilizadora. El calor corporal de ambos era reconfortante y hermoso.



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Jun 06 2017, 19:21

Le había sonreído a Jack, pensando que había logrado suavizar un poco la situación, pero al notar sus lágrimas y su estado su sonrisa se esfumó.
¡¿Qué le has hecho?! —le gritó a Deimos, a modo de acusación.

Soltó la mano de Deimos, sin ni siquiera darse cuenta de la brusquedad que había usado para ello, mostrándose preocupado por Jack, y se levantó de la cama para ir tras él.
Deimos atinó a hacerlo antes, por lo que Nicola se frenó, el vampiro se había movido sin vacilar tanto como había hecho el italiano, que sacó una manta a su paso con el pensamiento de abrigar a Jack.

Se había quedado simplemente observándolos en aquel momento tan íntimo para ambos, a escasa distancia y sin saber qué hacer, hasta que Deimos le dijo que fuera a abrir la puerta.
... Sí —respondió, aunque no sabía si sería lo mejor si entraba el frío de fuera.
Aún a pesar de sus dudas se acercó a abrirla, aunque luego no la dejó abierta y regresó con ellos, sino que se quedó sosteniendo la puerta, hasta que consideró que había sido «suficiente» y volvió a cerrarla.

Entonces sí que regresó junto a ellos, más calmado también, y los cubrió con la manta que había acarreado por todo el carromato.
Todo está bien, amor —le dijo a Jack, y luego se quedó mirando a Deimos, que le pareció que se estaba manejando bastante bien en la situación, dedicándole entonces una pequeña sonrisa que tenía en ella una disculpa por sus modos anteriores—. Que dure lo que tenga que durar —dijo, utilizando las palabras anteriores de Jack.
Nicola tomó la mano de Deimos que estaba en su muslo, y simplemente entrelazó los dedos con los suyos.
Tenemos que hablar sin dramatismos y sinceramente —dijo—. Quiero estar con ustedes, que fueron los que me mostraron que incluso para alguien como yo podía haber amor. Y el resto del mundo puede desaparecer.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Mar Jun 06 2017, 23:39

La voz de Deimos era como un murmullo en su mente mezclado con las otras voces que empezaron a acallarse cuando Deimos dejó que se apoderara de él su semblante demoníaco. Era un buen pie para volver a la calma, sólo necesitaba poder relajarse para respirar, pero la misma sensación angustiante de estar ahogándose hacía que no pudiera encontrar la calma. Llegó a estar sentando viendo de cerca a Deimos con su cara perfecta, tal cual lo conocía. El aire se había vuelto frío y le erizaba la piel pero ayudaba. Echó la cabeza hacía atrás cerrando los ojos mientras escuchaba a Deimos cantar. Le tomó la mano y abrió los ojos cuando escuchó a Nicola para mirarlo y le asintió dedicándole una leve sonrisa que se dibujó en sus labios tan sutil como sincera. Cuando Nicola miró a Deimos él también lo hizo y miró sus manos juntas. Estaban cerca los tres luego, conectados por un amor real que él se había empeñado en querer ver que su parte fuera la más grande, en los dos casos, con Deimos por un lado y con Nicola por el otro. No sabía porque había actuado así, una parte de él se sentía tan diferente a los dos y entre ellos tan parecido que temía que no lo amaran como se amarían entre ellos, pero no eran más que ideas suyas, los dos lo amaban, él amaba a los dos y estaba muy feliz de que estuvieran juntos, tan feliz que no creía que fuera algo real.

Deimos no sabe hablar sin dramas.— acusó y luego rió. Estaba bromeando de nuevo, como cuando estaba bien y su respiración estaba regularizada. Sentía una presión en el pecho, pero no era nada grave, sólo la consecuencia de la forma en la que había hiperventilado. Estaba también algo mareado aún.—También quiero estar con ustedes, los amo. Pero hay veces que me siento muy tentado...—les dijo sinceramente ya que iban a serlo. Le daba un poco de miedo ser el primero o el único que fuera a decir algo así siendo que antes fue el que más atacó la infidelidad. Sacaba el tema para llegar a un acuerdo.—Lo peor de las infidelidades no era que se acostaran con otros, sino que me lo ocultaran. Sabía que lo hacían y luego cuando inventaban cosas para cubrirse me sentía peor. También empecé a ser infiel, primero era venganza, luego se volvió algo más por la adrenalina. Los entendí incluso. Nicola...Tu sabes que fuiste una infidelidad. Cuando estuvimos juntos en tu casa no le dije a Deimos.—miró a Deimos luego.—Pero te lo confesé luego, no iba a mentir sobre donde y con quien estuve. Luego hubo otro y ese fue un error... Para vengarme del asunto de las pirañas estuve con otro, pero entonces no pensé que te debía fidelidad a ti también, ahora eramos tres...—miró a Nicola.

Se acomodó un poco mejor en el sillón y tomó la manta para él envolviéndose en ella. Deimos seguro no la necesitaba, pensó. Llamó a Nicola para que se sentara en su regazo y lo abrazó por la cintura envolviéndolo junto con él y miraba a Deimos con algo importante que decirle.

Tenemos muy poco que contar en comparación con las historias que nos tienes. Quiero escucharlas todas, incluso si son con Lucien... Pero en lo poco que tenemos que contarte hay cosas importantes. Con Nicola nos sinceramos del todo. Fue una noche dificil y de mucho dolor para los dos, pero nos liberamos de todo, sé lo que ha hecho y él sabe lo que yo he hecho. Cada infidelidad la confesamos y dejando atrás el dolor inicial vimos que aún nos amábamos, que el amor era incluso más fuerte. Con esa paz entre los dos hicimos algo muy importante...—Jack se removió en el asiento para que Nicola se quitara.—párate.— le dijo y luego fue por los papeles en que figuraba como Stracci y sacó el anillo de diamante amarillo y oro con motivos de escamas de dragón y se lo puso. Se dio vuelta y llamó a Deimos.

No era un espacio muy grande como para que pudieran considerarse lejos cuando se movían por el carromato, pero quería que leyera. Le entregó el papel que había sido firmado poco días después de que Deimos hiciera su primera aparición en Bodie. El sello notarial era del pueblo y ahí acreditaba que era pariente de Nicola. Primo en concreto, la fecha de nacimiento tenía un año en el que no había nacido en realidad sólo para mantener la lógica con la edad que tenía. Pero lo más importante era que al fin figuraba como una persona que existía. Había un registro de que existía, que tenía un nombre; Jack Stracci — Con Nicola nos casamos.—le soltó con una sonrisa. El papel no decía eso, pero era un significado que ellos le habían dado. Jack le mostró el dorso de su mano con el anillo valiosísimo que daba fe de esa unión. Esperó con una sonrisa por su reacción, esperaba que compartiera la alegría que sentía.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Jun 09 2017, 14:46

Le dedicó una mirada a Nicola cuando éste le gritó de aquella manera, dejando caer sobre sus hombros el peso de lo que le ocurría a Jack, ¿pero acaso no tenía razón?. Ese temblor y pánico habían sido producidos por su culpa, por la amenaza que realmente no habría llevado a cabo nunca con ellos y los colmillos que no tardaron en salir a la luz.
Perdía el control en su enfado y no parecía darse cuenta de que estaba hablando con ellos, con seres humanos que no le habían visto de aquella forma antes. Por ello permitió el ataque de Nicola, sin rechistar y aceptando que se soltara de él como castigo.

El aire fresco, casi helado, de la noche entró en el carromato agitando suavemente unos papeles que se encontraban sobre una encimera, haciendo de arrullo para Jack que pareció encontrar un poco más de oxígeno con el que bañar sus pulmones.
El pequeño canturreo nació de su garganta melodioso y bonito, dulce de una forma que casi se asemeja al tenebrismo infantil. Hacía años, muchos años, que esa letra había sido pronunicada por última vez, pero la recordaba con tal claridad que sentía, de una forma extraña, que sólo habían pasado unos días. La manta pesada y gruesa, cayó sobre ellos cuando el italiano volvió a acercarse después de cerrar la puerta y envolverlos en una nueva intimidad. Le devolvió la sonrisa, demostrandole de aquella manera que no necesitaba disculparse pues tenía sentido que hubiera reaccionado de esa manera. Asintió como respuesta a sus palabras, volviendo a sonreír. En una persona como Nicola, que normalmente se mostraba reticente a cursilerías, aquella última frase sonaba aún más bonita y propia de poemas; pero tenía razón: el resto del mundo no importaba, solo ellos.

Soltó una carcajada ante la acusación de Jack, sonriendo de medio lado con su característica expresión petulante - Culpable -aseguró al respecto de sus dramatismos- Es parte de mi encanto innegable. -Después de aquello su sonrisa se esfumó para mostrarse serio, escuchando. No podía pisar su argumento, una vez más, tenía razón. Durante todo lo que había durado su relación había tendido a dejarse llevar por la lujuria y el deseo, sin hacer caso a los posibles remordimientos que intentaran hacerle cambiar de opinión. Después, simplemente, sopesaba una buena montaña de excusas falsas y usaba la más coherente o apropiada para el momento, como si de una máscara se tratara. Jack siempre se había quejado precisamente por eso, por su falta de sinceridad, pero Deimos por su parte siempre pensó que la realidad le habría hecho más daño. En esos momentos, cuando ocurría, no quería que pensara que no lo amaba o deseaba y que por eso se iba con otros, pero, de una forma u otra, conseguía el efecto opuesto. Y lo mismo ocurrió después con Nicola.

El morbo de ser descubierto, la necesidad de ir rápido y a escondidas, el juego eterno de la seducción discreta... ciertamente, era muy tentador. Sus ojos claros se posaron entonces en Nico cuando hablaron sobre él, pensando sobre ello. Iba a defenderse acerca de lo de las pirañas, explicar una vez más el porqué se lo ocultó en pos de un espectáculo más brillante y real, pero tras pensarlo un segundo optó por guardar silencio y no estropearlo. Tenían pensamientos muy opuestos al respecto y, el peso de la infidelidad en ese momento pesó más sobre el tema que la defensa de su arte. ¿Podía culpabilizarle cuando él también se había acostado con otros? Werther, Kóstyk, Denis... y ninguno de ellos fue como venganza, sino por un empuje de su propio deseo. Lo del primero jamás lo había llegado a confesar y casi lo había olvidado.

Le cedió la manta y se apartó un poco para darles más espacio y que pudieran sentarse uno encima del otro, contemplándoles. - Lo haré -aseguró. Por supuesto que les contaría lo que había sido de su vida, las anécdotas que pudieran ser dignas de mención. Frunció el ceño a medida que Jack proseguía con su monólogo, muy curioso, pensando a qué se podía referir con eso. Les siguió con la mirada antes de levantarse y esperó recibir la noticia. Tomó el papel, lo leyó de pasada y sus cejas se enarcaron por la sorpresa antes de que Jack terminara por confirmarle la locura que estaba pasando por su cabeza. Parpadeó, les miró y, después, hizo lo propio con el precioso anillo que relucía en el dedo anular del pintor. Por un segundo, y pese a que era sumamente raro en él, no se le ocurrió nada que decir. Estaba en shock, mirando de uno a otro, al anillo y al papel. Jack siempre había sido un fantasma a nivel legal y, ahora, existía, con el pomposo apellido de Nico, ¡el apellido de un noble!. No era un matrimonio realmente, sino familia, pero comprendía a lo que querían referirse. Su expresión llegó a ser incluso cómica de ver, debía ser la primera boda entre dos hombres de la historia. No para la propia historia, pero si para ellos, su secreto- ¡Los señores Stracci, marido y marido!. -exclamó, señalándoles con un gesto de los brazos, sin creerlo. Sonriendo ampliamente- suena de maravilla -rió, contento por ambos, acercándose para besarles - ¡¿Cómo lo habéis conseguido?! ¿Cuando? -volvió su vista al papel para ver la fecha y se dió cuenta de que había sido tras verles - Oh... -Supuso que su aparición repentina les hizo unirse aún más después de que le rechazaron, afianzando la pareja y dejándole fuera lejos de toda posibilidad. En ese momento, por un instante, los celos y el dolor se plasmaron en su rostro. Parecía que cuando se casaron tomaban la decisión de no verle más, de ahí que fuera en esa fecha, así es como lo vió. Aunque él, en esos momentos estaba con otro. Parecía imposible que la vida cambiara tanto en solo unas semanas. - Ahora entonces seré el amante de unos falsos primos casados... suena tan enfermizo que me encanta.

Pese a eso, volvió a sonreír con franqueza y les miró - Me alegro mucho por ambos, es totalmente inesperado; felicidades. -miró la mano de Nico, libre de anillo con brillantes, y enarcando una ceja bromeó- ¿Te arrodillaste para pedírselo? Exijo los detalles -rió entre dientes, y tomó la mano de Jack para ver mejor la joya - Me encanta, es perfecto. -Dejó el papel del registro sobre la mesa - Mis historias no igualan la vuestra -beso primero a Nico y después a Jack, pegado a ambos para poder estrecharles en sus brazos, casi como si fuera su manera de darles la enhorabuena. -Estáis casados... -musitó, viendoles juntos, sintiendo por un momento que debía estar fuera de esa ecuación pero negándose a ello. Para él no había anillos de pedida, ni apellidos reales o ceremonias, pero pese a todo le alegraba verles así, eso pesaba más que los posibles celos de verse relegado o la envidia. Él había renacido y ellos, en cierto modo, también- Es increíble -concluyó la frase.- Lo que verdaderamente lamento es que fuera en éste pueblo de mierda... en la próxima ciudad lo celebraremos como debe ser, y como amante, quiero tributo especial. -les guiñó un ojo y esbozó una sonrisa, regresando al sillón, sin dejar de mirarles. -Enmarcaremos ese registro. -dejó caer, distinguiendo aún el brillo de la sortija sobre la piel ajena.

-Estaba pensando en lo que decíais de la sinceridad -dijo acomodándose antes de encoger los hombros con aire informal- Sé que es un cambio muy brusco de tema, pero prefiero no posponerlo ya que es lo que me habéis pedido. -comentó, dejándoles sitio por si querían tomar asiento también- Estuve con Kóstyk y Denis, ya lo sabíais pero también con alguien más. Fue sólo en una ocasión y casi lo había olvidado  -inclinó la cabeza, echando memoria- Fue hace años -pensó, después, que para ellos solo eran meses - Aunque nuestro concepto de tiempo es diferente en ese sentido... No sé si quiera si sigue en el circo o él también se perdió. Era por la tarde y empezó como una pelea, pero terminamos detrás de las bambalinas y nos acostamos-Les miró, pero posó al final sus ojos en Nico ya que se trataba de su mejor amigo - Era Werther.



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Vie Jun 09 2017, 17:13

Aportó poco más que su presencia mientras Jack hablaba. Nicola se había acurrucado en su regazo con la manta cubriéndolos, y tenía que decir que estaba muy cómodo. Había apoyado la cabeza en la curvatura de su cuello y se dio el lujo de darle unos cuantos besos mientras el más alto se pronunciaba por los dos.

Miró a Jack con complicidad cuando él habló de lo «importante» que habían hecho juntos, sonrió en anticipación, y luego se levantó para dejar que fuera.
Tus pantalones, sexy —le advirtió, para que no se le cayeran, acompañando sus palabras con una suave risa.
Siguió a Jack cuando fue a buscar los papeles y el anillo, y se colocó a su espalda. El pantalón que tenía la cinturilla rota se había deslizado lo suficiente para que pudiera ver un poco de su bonito trasero, y Nicola no se contuvo a la hora de darle un buen apretón, metiendo las manos debajo de la prenda, para luego subirla de nuevo.

Una enorme sonrisa se había quedado grabada en los labios del italiano mientras Jack le daba la noticia a Deimos. Por supuesto no estaban casados a ojos de dios, ni de la ley, esa era una locura terrible considerando que ambos eran hombres, pero para ellos así era, y le alegró que Deimos se lo tomara tan bien.
Gracias —respondió a sus felicitaciones, sin borrar su sonrisa en ningún momento—. Y me encantaría una gran celebración, echo de menos las fiestas de verdad.
Quería contarle los detalles, hacerlo exagerado si era posible para que sonara mejor, pero Deimos tuvo la necesidad de sincerarse, y eso retardó que Nicola se reuniera con él en el sillón, ya que se quedó mirándolo de frente.

La historia le resultó familiar desde que Deimos comenzó a contarla, y cuando le desveló que se trataba de Werther Nicola se encargó de poner su mejor cara de sorpresa, exagerando incluso sus gestos
¡Deimos! ¡¿Cómo has podido?! ¡Con mi mejor amigo! —le dijo, alzando la voz de forma dramática, e iba a mantener la seriedad un poco más, pero al final tuvo que reír—. Nah, ya lo sabía, él me lo dijo. —Hizo un gesto con su mano, como si no tuviera importancia—. Eso te lo tiene que perdonar Jack, conmigo no se podía considerar infidelidad todavía.
Al recordar eso arqueó las cejas y miró a Jack, no dijo nada, pero su expresión hablaba por si sola, «ya te lo había dicho, ¿no?», aunque no recordaba si realmente lo había hecho. Nicola parloteaba sin parar, y no tenía filtro a la hora de contar esas cosas, por eso no estaba seguro.

Se sentó finalmente en el sillón, en el sitio que les estaba dejando Deimos, pero no pudo evitar pensar que con lo amplia que era la cama tenían que estar los tres apretados ahí.
Cuando regresé de Baltimore para buscarlos —empezó a contar, haciendo evidente que se avecinaba la historia de cómo acabaron siendo esposos—, traje conmigo tres anillos. Eran de la familia, herencia que se fue pasando.

»No sabía dónde estaba Jack, pero en el circo me dijeron que se había vuelto cura
—rió, al recordarlo—. Me lo dijeron varios, parecía que se había extendido el rumor, y dije «¡a la mierda! ¡voy a buscar en cada iglesia!». Fui iglesia por iglesia buscándolo, con el anillo en el bolsillo y muchas ganas de verlo. Al final lo encontré, y sí que estaba en una iglesia —miró a Jack, con su sonrisa—. Discutimos mucho, nos golpeamos y nos dijimos muchas cosas hirientes. Especialmente él a mi —dijo, en resumen y mirando feo a Jack por unos momentos, aunque no iba en serio. Decidió omitir por supuesto las partes que incluían prometer dejar fuera a Deimos y enterarse de que se trataba de un vampiro, después de todo era una historia bonita, y en las historias bonitas no se decían esos detalles—. Estábamos discutiendo muy fuerte y él dijo que tendría que matarnos a los dos —siguió, con las partes que a él le parecieron más importantes—. Le grité algo como... ¡Hazlo hijo de puta! —rió y negó con la cabeza, al recordarlo—. Lo quiso intentar, pero no pudo. Yo en ese momento aceptaba lo que hiciera, si moría o no, dejé mi vida en sus manos, realmente esperaba que no lo hiciera, al menos no una muerte tan fea como romperme la cabeza con el atizador de la chimenea, pero reconozco que estaba un poco asustado.

»Luego de eso hicimos el amor... No fue sólo lujuria o pasión, fue hermoso, realmente lo fue. Y luego se la di
—hizo un gesto con sus manos—. La cajita, la dejé sobre su pecho... Jack se emocionó tanto, todavía cuando lo recuerdo me enamoro más de él —dijo, mirando a Jack con cariño—. Le dije que yo ya no tenía familia, porque todos estaban muertos... Y quería que él lo fuera.

»También le cociné para estrenarme como esposa
—rió, para añadir el toque de humor que le faltaba a su historia de amor.

Hizo una pequeña pausa, en la que miró a uno y a otro, y luego decidió seguir.
Se hacía llamar Belial entonces —dijo, para dar pie al resto—. Belial Knight, por eso nadie conocía al Jack correcto, supongo. —Se encogió de hombros—. Y bueno, al poco tiempo de todo esto —hizo un gesto en general con su mano, refiriéndose al circo, pero realmente refiriéndose al extraño suceso que los perdió en el tiempo—, fui a molestar a Jack mientras andaba trabajando. Andaba con crisis de identidad o algo así yo creo, porque me preguntó rápido cuál era su nombre y yo le dije «Jack». O sea, no me conseguía acostumbrar a su otro nombre, ya saben, Belial. —Miró a uno y luego a otro, pero se quedó mirando finalmente a Deimos—. Hasta tú estás con otro nombre, me siento el único que no se lo ha cambiado. «Magnus, Magnus, Magnus» —rodó los ojos, recordando como Lucien no había dejado de llamarlo así.
La visita del vampiro antes lo había tenido asustado, pero en ese momento ya no causaba ese efecto en él, se había esfumado, Deimos era de ellos, y por supuesto no lo iba a mencionar.
Ah pero, no iba por ahí —continuó, parloteando sin parar—. La crisis de identidad de Jack, sí. Le estaba alterando no existir, porque como no estaba registrado casi era así, y yo le dije que fuéramos al registro.

»La duda ahora era que apellido usar, y yo le dije que usara el mio. ¿Por qué no? Todos los Stracci ya habían desaparecido, nadie iba a reclamar, y de esa forma podríamos hacer nuestra propia familia desde cero. Nicola y Jack Stracci.
—Apuntó a Jack con su dedo—. Este tonto se puso a llorar como una nena —sonrió—, y eso fue hermoso.

»Así que... Lo hicimos. Fuimos al registro para que pasara a ser oficialmente Jack Stracci. A efectos legales es mi primo, lo cual es perfecto.

»Imagina que sucediera algo, no sé... Que... Que acabara hospitalizado. Como no figuro como familia ni nada ni siquiera me dejarían verlo, ahora tengo todos los beneficios de un familiar, y podemos hacer incesto ficticio
—dijo, subiendo y bajando las cejas—. Luego tuvimos sexo en un callejón horrible que olía a pis. Es un recuerdo bonito, si obviamos la peste... Lo hicimos rápido porque cualquiera podría pillarnos ahí, ¡y fue emocionante! También gastamos el dinero que nos quedaba en comer bien en un restaurante de mala muerte, pero a pesar de todo fue uno de los mejores días de mi vida y no cambiaría nada de lo que pasó. Ni siquiera el pequeño drama que me hizo después. No se lo tengo en cuenta porque todos estábamos muy estresados en ese momento —mientras iba contando esa última parte acarició el mentón de Jack, y luego se acercó a darle un beso—. Te amo —le susurró a Jack, y luego se giró hacia Deimos—. Y hasta ahí la historia. Como ves casi todo ha sido impulsivo. No sé si me he dejado algo por el camino.
Le hizo un gesto con su mano a Deimos, para que se aproximara. También lo besó a él, y atrajo también a Jack para que fueran los tres juntos.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Sáb Jun 17 2017, 05:10

Después de que le diera la noticia a Deimos buscó unos pantalones, Nicola se lo había recordado y el mismo pantalón lo hizo cuando sintió que se le iba a caer. Se los estaba poniendo atento a lo que decía Deimos con una sonrisa amplia y sincera al ver como se ponía de feliz. Por un momento pensó que iba a hacer un drama de eso, como decir de porque no lo habían incluido o algo así, pero se lo había tomado mejor de lo que esperaba.

Cuando se sinceró diciendo con los que había estado le alzó una ceja, había una larga lista que no estaba considerando. Lo de Werther hubiese sido una sorpresa de no ser porque el parlanchín de Nicola ya se lo había dicho como si no fuese la gran cosas entre otras conversaciones triviales. En el momento quedó impactado, aunque el italiano siguió hablando sin notarlo. No tenía como enojarse con Deimos entonces, no estaban juntos.

Nico me dijo a mi lo de Werther... Pero hay muchos que no me has dicho, supongo que con doce años más de sexo desenfrenado y en París algunos, ni te debes acordar de estos pordioseros.

Cuando Nicola empezó a hablar él se sentó en la cama para abrigarse un poco más mientras escuchaba, se rió un poco de la forma elocuente con la que se expresaba y luego se acercó para sentarse en una silla cerca de ellos.

Le dije a Cora que me haría cura y me fui, al parecer se lo contó a todos— comentó entre risas cuando Nicola habló de eso, luego siguió escuchando. Le hacía sonreír lo que decía y como lo contaba, lo miraba con los ojos llenos de amor recordando esos momento llenos de matices, contrastes fuertes ente la ira, el odio, al amor y la pasión, como finalmente se habían unidos jurando que era para siempre. La historia luego fue hasta el día que le preguntó su nombre y se rió de como lo exponía tan simple.—Estaba pensando en mis cuadros, que todos quedaron por ahí olvidados y que si alguno se hacía famoso lo iba a hacer como anónimo, o peor, alguien se lo atribuiría, porque yo no tengo nombre, ni identidad. Lo de Belial es una larga historia. Luego te cuento.

Le dijo a Deimos mientras Nicola seguía batiendo la lengua, lo que le llamó la atención fue que dijera su nombre— ¿Magnus?... Volviste a usar tu nombre... Pensé que lo odiabas. Me gusta...¿Como prefieres que te llame? hace años que no te decía Magnus... es como...nostálgico.

Miró de vuelta a Nico cuando quiso retomar el tema y sonrió hasta que le llamó "nena" entonces le pegó un puntapié en la pierna.

No lloré como nena.— le reclamó. Escuchó el resto de la historia y frunció el ceño casi al final.—¿Que drama?— lo había olvidado por un momento, pero luego lo recordó, cuando empezó a descargarse con él sobre todos los problemas que habían en el circo y como nadie parecía querer ayudar, como todo se había vuelto un desastre después de los meses que no estaba—Ya me acordé, si estábamos muy estresados... Después del viaje en el tiempo estaba todo hecho un desastre y nadie se estaba poniendo a trabajar, todos se miraban como "que lo haga él"... Además estaba todo lo del demonio tuyo que se manifestó muy fuerte esa vez, Nicola estaba muy herido, gran parte del daño se lo hice yo, un tipo le disparó incluso, pero mala hierva nunca muere, no sé ni como sobrevivió a todo, pero te juro que estaba muy angustiado. Tu aparición también... —apuntó a Deimos.— todo eso me tenía alterado, con los nervios a punto de estallar. Casarnos alivió mucho las cosas... Pero a va todo mejorando.

Se acercó a ellos como Nicola pedía, pero le dio un beso corto pues aún tenía dificultad al respirar, le dolía bastante el pecho aún.

Deimos— lo miró a este.— tenemos que ver donde dormirás de día y como cuadrar los horarios de los tres para vernos porque Nicola ahora que está en la cocina se levanta antes que yo incluso. Tiene que tener un lugar seguro para el día, tu sabes que acá todos meten las narices donde no deben. De momento se me ocurre que duermas en la tina y te tapo bien para que no te llegue el sol de día... Lo otro sería volver a tapiar las ventanas... Pero esta noche no sé si podremos.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Magnus Vólker el Dom Jun 18 2017, 22:14

Por un instante se había creído la pequeña actuación de Nicola, aunque éste la finalizó asegurando que ya se lo habían dicho. Y el propio Werther ni más ni menos. Siempre había pensado que eso se lo guardaría en lo más profundo de sus secretos, pero al parecer el albino era todo un confesor que no ocultaba nada. Rió entre dientes divertido por los aspavientos del italiano.

-¡Oh! -inclinó la cabeza, un tanto contrariado, mirando a Jack- ¿Te refieres a los amantes que he tenido durante éstos años? No los consideraba realmente como tales -había pensado que sólo deseaba escuchar los de su época como humano aunque, a decir verdad, había silenciado un buen puñado de ellos. Sencillamente se limitó a nombrar a los más importantes. Rodó los ojos- Y no, no recuerdo más de uno o dos nombres, y la gran mayoría de ellos ya no están vivos así que importan aún menos -dijo con absoluta indiferencia hacia esas vidas humanas que tanto él, como Lucien, habían arrebatado por puro placer. Cientos a lo largo de ese tiempo- Las orgías estuvieron muy en auge entre los ricos hace un par de años. Con máscaras para ocultarse, era demasiado sencillo.

Les observó con toda la curiosidad y atención cuando empezaron a contar la historia de como sus vidas se habían entrelazado para siempre de forma legal. Era hermoso casi de una forma irreal, aunque en su fuero interno lamentaba no formar parte de eso, por eso, cuando Nicola dijo que en un principio había ido con tres anillos, esbozó una amplia sonrisa. Sonrisa que se esfumó ante la mención de la iglesia. - No, a todos no -contestó chasqueando la lengua y desviando por un momento la mirada. Había estado semanas, meses, buscándole para nada. Y nadie se había molestado en satisfacer sus preguntas de la forma oportuna cuando, al parecer, casi todos lo sabían. - Nunca me llegó ese rumor. -En ese momento no compartió las risas ajenas, pues él lo veía desde una perspectiva completamente opuesta.

Dispuesto a no interrumpir más por el momento, siguió escuchándoles, viendo las miradas entre románticas y falsamente enojadas que se dedicaban entre ellos. Resultaban adorables. Esbozó una nueva sonrisa ante el gesto de la entrega del anillo y las palabras que lo acompañaron. Sin duda había sido un momento perfecto.

Asintió. - Si, yo también lo pensaba -respondió a Jack cuando éste le preguntó- pero me dolía demasiado, me recordaba al circo... a vosotros. Asi que recuperé el nombre. -levantó la mano izquierda, mostrando el sello de lucía en el dedo anular, nobiliario y regalo de Kóstyk- Me lo regalaron hace mucho, y de ahí tomé el apellido, Vólker. Nunca había tenido uno. -sonrió, haciendo un ademán, sin saber cómo prefería que le llamasen- ¿Cuál os gusta más?.

Hizo un pequeño gesto para indicarle a Nicola que pensaba interrumpirle, aunque no esperó a que terminara la frase - No terminaréis hospitalizados, ninguno. Mi sangre puede curaros cualquier enfermedad.

Arrugó la nariz en un gesto de asco perfectamente visible cuando habló del sexó en el callejón repleto de orín, sin duda eso, a su juicio, destrozaba la parte bonita de la historia. Aunque, ¿acaso él no había hecho el amor con Lucien rodeados de cadáveres mutilados?. - Siempre te cargaron con todo el trabajo, eso no es novedoso. Deberían aprender a hacer algo por ellos mismos, o subirte el sueldo a un nivel exagerado.

Se acercó a Nicola para corresponder a su beso, sonriente, y giró el rostro dispuesto a robarle un beso a Jack mientras hablaba, aunque sus palabras le hicieron cambiar su expresión y mirarle como si no creyera lo que acaba de escuchar- ¿Trabajas en la cocina? ¿Tú? ¿Qué ha pasado con tu show de medicina? -Miró a Nicola, aquel empleo no le pegaba en lo más mínimo, y se le antojó algo tremendamente hilarante. Empezó a reír, mirandole burlón- ¿Tienes un bonito delantal? ¿Cocinas para Jack vestido sólo con eso? Tu bonito trasero quedaría al aire... -le palmeó una nalga, superponiendo sus palabras a las de Jack que seguía hablando. No había dejado de prestar atención a lo que decía, y por eso escuchó con claridad su sugerencia.

Giró el rostro hacia el pintor, enarcó una ceja y se le quedó mirando unos largos instantes, ya sin reír. - La bañera... -carraspeó, como si aquella opción le hubiera cortado incluso la garganta- ¡Espero que estés bromeando!, no pienso dormir en una maldita bañera. -elevó el mentón con orgullo, negándose en rotundo a algo tan absurdo e indignante- No digo traer aquí el ataúd que usaba antes, es demasiado grande; pero podría conseguir uno más pequeño y... -se interrumpió y miró el carromato, mordiéndose el labio inferior. Era evidente que ahí no cabía ataúd alguno. Suspiró, negando, no había pensado en eso. Soltó a Nicola, a quien mantenía agarrado de la cintura, para pasarse esa mano por el pelo, pensando opciones- ¿No puedes hacer un doble fondo debajo de la cama? Es enorme, podría levantarse el colchón y poner una especie de arcón o... -chasqueó la lengua, y apuntó con el dedo a la tina- ¡No lo sé! pero no pienso dormir ahí, es humillante. Y menos aún con la única protección de una manta, ¿eso es lo más seguro que se te ha ocurrido?.

Se acercó a la cama y tomó asiento en la misma, hundiéndose entre los almohadones. - No haría falta que tapiáramos las ventanas, con una cobertura de madera en mi, llamémosle, refugio, sería suficiente. Esa es realmente la función del ataúd. Aunque son bastante cómodos...-suspiró- Si vuelvo a trabajar en el circo, no le sorprendería demasiado a nadie que no salga durante el día, podría parecer una extravagancia más por mi parte. Pero, si tú te despiertas tan pronto -miró a Nico- no puedo obligarte a que estés conmigo todo el tiempo, necesitarás dormir. -se dejó caer, tumbándose y mirándo el techo. Uno que ya casi había olvidado- Despierto de mi letargo en cuanto anochece, antes será imposible incluso con las ventanas tapiadas. Otros si podrían, pero soy demasiado jóven para ello.

Se desperezó, y llevó las manos bajo la cabeza, mirándoles de soslayo- La bañera -retomó el tema, farfullando la palabra con rencor- ¿Es una venganza? -le tiró bromeando un cojín, sin fuerza pero atinando en la cara a Jack.- Espero que sigáis contándome más... no sólo lo del nombre, sino cualquier cosa que os haya pasado. -Cerró los ojos, sonriendo relajadamente- El olor, la colonia, el tacto de la colcha... el sonido de vuestra respiración.... Eso si que es un viaje en el tiempo. Y es exactamente como había atesorado -abrió con aire lánguido los ojos- una parte de mi, que creía perdida, salta como un niño al estar aquí. Pese a todos los lujos, en ningún sitio hay una esencia como esta.  



Spoiler:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 404
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Jun 27 2017, 19:16

Oh, sí que lo hiciste —le hubo dicho a Jack cuando se excusó diciendo que no había llorado como una nena, con el único afán de molestarlo un poco. Incluso le sacó la lengua, en un gesto muy infantil.
Luego de que terminara con su historia el más alto comentó lo que había pasado la noche del salto en el tiempo, cuando su demonio pareció alterarse mucho, y el italiano cabeceó en un asentimiento.
No recuerdo lo que pasó —admitió—. Pero no me voy a morir así de fácil, aún me queda mucho por hacer —añadió, con un optimismo que para él era falso, pero que de todas formas trató de transmitir a Jack y Deimos.

Después el tema que salió fueron los nombres, y Nicola se encogió de hombros
No puedo opinar mucho, siempre los he conocido como Jack y Deimos, para mi van a seguir siéndolo por mucho que se cambien los nombres —respondió, y alzó ambas cejas después, cuando Deimos habló de su sangre y cómo esta los curaría de todos los males—. Admite que eso suena MUY raro —dijo, pero luego se llevó una mano a la barbilla, pensativo.
Si la sangre de vampiro era curativa...

Sigo con el show pero también... —pretendió responderle con algo más elaborado, pero Deimos lo interrumpió para darle sus burlas—. Que idiota —le dijo, y luego se rió—. Ando en la cocina común con otros, no cocino sólo con un delantal. Pero si me consiguen una cocina para mi solo les cocino desnudo y lo que quieran.


Miró la bañera cuando los dos se pusieron a hablar sobre ello, como posible refugio para Deimos, y después Nicola se puso en pie y se acercó a la cama. Se inclinó para mirar bajo ésta, levantando el desastre de sábanas, y sopesó el espacio que había para meter a Deimos ahí.
Yo creo que se podría hacer ese doble fondo —comentó, sin entrar en el drama—. Deimos es menudito, así que no habrá problema para que quepa, y en todo caso se pone el colchón un poco más alto y ya. —Giró para mirar a Jack—. ¿Como estás de tiempo? O podrías hacerlo tú —señaló a Deimos, con una sonrisa ladeada, pícara—, que ahora con súper velocidad, súper fuerza y súper todo lo harás muy rápido, que nosotros tenemos trabajos que atender.

»Y en cuanto al tiempo... Ya encontraremos una forma de adaptarnos. Sería ridículo que ahora que estamos los tres juntos no nos viéramos porque tú vives de noche y nosotros de día.

Nicola suspiró, y como estaba al lado de la cama decidió echarse junto a Deimos, mirando entonces a Jack para saber si se unía o no.
Que romántico —dijo, sonriéndole a Deimos por sus palabras, y finalmente palmeó su lado, llamando a Jack.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 936
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Bodie] Redeemer [Jack & Nicola]

Mensaje por Jack Stracci el Miér Jul 12 2017, 03:03

El nombre Magnus me lleva de vuelta al manicomio y cuando lo digo me siento más demente.— sonrió de lado cruzando los brazos luego buscando apoyo en un mueble cercano. No le desagradaba el nombre, para nada, pero se había acostumbrado a llamarlo Deimos.—Me gusta Magnus, pero en el escenario puedes usar Deimos...¿Piensas actuar de nuevo?... Porque rompí algunos de tus afiches...

¡Solía encantarte esa bañera!— le dijo conteniendo la risa todo lo que pudo al ver como se había indignado Deimos por su mala idea. Le llegó un cojín en la cara al final de todo y de reflejo lo alcanzó a agarrar al caer y se rió—¡Por dios Deimos! Sabes que mis venganzas son mucho mejores. Ahí está una...— le lanzó el cojín a Nicola en la cabeza y se fue a reunir con ellos a la cama. Miró con una sonrisa Deimos a mientras hablaba con un gesto que dejaba evidente que seguía enamorado de él. Era mucho más fácil odiarlo cuando no estaba, pero cuando lo veía era todo diferente. Se rió de nuevo cuando terminó sus palabras tan poéticas.—Este es el lugar más lujoso del mundo.— bromeó pues sabía que no estaba ni cerca, pero tampoco conocía como había vivido Deimos. Le hizo cariño en el cabello rubio pensando en que contar y se le pasó por la mente lo que no le había dicho a ninguno.

Soy mitad irlandés. No les dije... Pero fui a buscar mis orígenes y mi madre era una novicia irlandesa...Y mi padre un cura que la violó en el altar.— alzó una ceja y el hombro.— entonces ella enloqueció y pensaba que esperaba al anticristo. Cuando nació gritaba Belial y los del asilo mental en el que estaban pensaron que me estaba llamando de esa manera y registraron Belial como nombre... Bastante idiotas. Belial es el demonio que vendrá como el anticristo y ciertamente no soy yo, me dio mucho merito mi madre... Ya saben, madres, siempre creen que uno llegará a ser lo más grande.— rió del sarcasmo que usaba.— después de que me intentó matar un par de veces ella se suicidó.
»Ví una foto de ella y era...no, soy igual a ella. Los ojos, el pelo castaño... la boca, pero ella se veía más pura. La foto que vi era de una chiquilla como de dieciséis años como mucho. En el convento que estuvo decían que era muy dulce, que no se imaginaban de lo que había sido capaz, e mentir sobre el sacerdote...Nadie le creyó la violación
— dijo un poco más serio, aunque no era algo que le afectara realmente, era una historia nada más para él.—Mi maestro en la orden me dijo, cuando investigamos todo, que por eso tenía sentido que un dios celta de la venganza me eligiera. Son mis raíces... Así que con eso se justifica que me traten como sirvientes malditos putos, por que soy irlandés ¿no?— rio de nuevo dándoles golpes a cada uno y luego miró a Deimos.—Me alegra tanto que vuelvas con nosotros. Tendremos una vida magnifica juntos.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 785
Risen

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.