Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Kimberly A. O`Hara

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kimberly A. O`Hara

Mensaje por Kimberly A. O`Hara el Mar Jun 20 2017, 06:16

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quien crea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra de los demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoníacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeadas por el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
Mi madre se llamaba Marie, era una mujer preciosa cuando era joven, eso me contaba siempre. Luego nació mi hermana mayor y se llevó parte de su belleza, pues se vio vencida por el cansancio de cuidar de una niña ella sola. Luego vine yo, repitiendo la historia, pero empeorándola a la vez. No sé nada de mi padre, a veces me pregunto si sería como yo. Mi madre nunca hablaba de eso, mi hermana me decía que seguro que ni siquiera sabía quién era.

A medida que los años pasaban y yo crecía mi condición se hizo más evidente para mi madre, que siempre había intentado negar que fuera diferente. Lo único que recuerdo de mi infancia es una habitación donde mi madre me dejaba todo el día. Me decía que no podía salir de allí, que la gente no soportaría verme, que no encajaba en el mundo. Supongo que tenía razón.
Mi hermana era más cariñosa conmigo, ella fue quien me enseñó a leer para que no me sintiera tan sola. Aunque la verdad es que sentía que nunca estaba sola. Fue una infancia buena, nunca me he quejado. He llegado a comprender a mi madre y por eso no la culpo por no quererme. Pensaba que siempre sería igual, que estaría para siempre en aquella casa, primero al cargo de mi madre y luego a cargo de mi hermana, pero estaba muy equivocada. Una noche mi hermana salió con una amiga y mi madre aprovechó para beber, bebía mucho pero ese día se le fue de las manos. Cuando fui a ver si estaba bien me gritó para que volviera a la habitación. Me decía cosas horribles, me hizo darme cuenta del desprecio que sentía en realidad por mi, de la repulsión que le provocaba. Yo solo quería que se callara, solo quería eso, nada más, que dejara de decirme cosas crueles. La lámpara estaba allí, justo a mi lado y antes de darme cuenta estaba en mi mano, manchada de sangre. Debería haber parado, ella gemía e intentaba levantarse del suelo, pero no pude. Seguía golpeándola una y otra vez pintando el cuarto de ese hermoso color escarlata. Por eso tuve que irme, mi hermana jamás me perdonaría.

Eso ocurrió hace más de un año. Desde entonces viajé como pude, a veces encontraba gente amable que me llevaba y otras veces tuve que caminar mucho. También me vi obligada a despertar de mis fantasías, el mundo no era bonito ni la gente buena. La mayor parte del tiempo lo pasaba en la calle, claro. Me trasladaba en busca de alguna oportunidad, tal vez algún trabajo. Yo me había marchado de mi pueblo, allí ya no me quedaba nada y no tenía intención de volver. Así llegué a Baltimore. Allí escuché hablar sobre el circo. Escuche a una pareja hablando por la calle sobre criaturas extrañas. Había leído algo sobre circos antes y pensé que aquí tal vez si hubiera un lugar para mí. Cuando averigüé la localización en la que estaba ya se habían marchado, pero un hombre me dijo que viajaban hacia Salem. Fue en esa ciudad donde logré unirme a la Casa de las pesadillas del Dr Zaitsev.

Me costó un poco acostumbrarme, pero la mayoría de la gente fue muy amable conmigo, era la primera vez que no me miraban raro. Para mi sorpresa no solo me sentía bien acogida, además conocí al que sería el  amor de mi vida, Fausto. Jamás me había permitido ni siquiera soñar con que un hombre me quisiera, y entonces apareció él. Era como un sueño hecho realidad, su cariño y atenciones me deslumbraron y se convirtió en lo más importante de mi mundo. Empezamos a vivir juntos y sentí esperanzas de que podría tener una familia. No tardé en descubrir que nada era perfecto, pero no me importaba, lo amaba así que no me importaba cuidarle cuando llegaba ebrio e intentaba ser lo mejor posible para que no tuviera que castigarme. Pero eso cambió el día que descubrí que estaba embarazada. Darle la noticia fue uno de los momentos más felices de mi vida, ambos deseábamos a ese bebé e incluso íbamos a casarnos. Sin embargo, yo empecé a sentir miedo y dudas, lo que me llevó a cometer la peor locura. La noche que envenené a Fausto me sentía segura, me convencí a mi misma que era por el bien del bebé, aunque puede que una parte de mi también ocultara cierto rencor por los golpes y la manera en que me trataba algunas veces cuando estaba ebrio. Hubo un instante, al mirarlo, en el que me arrepentí de mi decisión, pero ya estaba hecho. A partir de entonces todo sucedió tan rápido, los recuerdos de aquella noche son una tortura. Las imágenes de él tomando el cuchillo y clavándomelo una y otra vez.

Todo debería haber acabado en ese momento para ambos, pero no fue así. Lo siguiente que recuerdo tras aquella fatídica noche es estar en el circo, como si fuera un día cualquiera, junto a Fausto. Todo era muy confuso, todavía lo es. Estamos muertos, pero nada parece ser diferente de cuando nuestros corazones todavía latían.
Kimberly A. O`Hara
Nombre: Kimberly Anne O`Hara
Fecha de nacimiento: 31/10/1894
Género: Femenino
Procedencia: EE.UU
Estado civil: Soltero
Otros:  Todos los días a las 3 am revive el momento de su muerte, puede que ese sea el castigo de Dios por su crimen, impidiendo que pueda olvidar.  
Pneuma




Me:
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 195
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Kimberly A. O`Hara

Mensaje por The Fool el Dom Jul 09 2017, 22:04

Aceptada
Recuerda hacer tus registros.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.