Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Lun Oct 16 2017, 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Jolene Blackstone IDº

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jolene Blackstone IDº

Mensaje por Jolene Blackstone el Dom Jul 09 2017, 22:56

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quien crea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra delos demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoníacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeadas por el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
Por sus orígenes, podría pensarse que la historia de Jolene no tuvo un buen comienzo. Nació en un burdel, un lugar que concentraba las miserias de muchas mujeres. Sin embargo, ese fue el lugar al que por mucho tiempo llamó hogar, y que le proporcionó los primeros recuerdos felices de su vida. Sus recuerdos comienzan con ella misma, correteando, feliz, con los hijos de las prostitutas, sus primeros amigos. Su mente infantil percibía aquellas vivencias como idílicas, aunque una mirada en retrospectiva delata que estaba lejos de serlo. De todas formas ella creció feliz. Su madre le profesaba más amor del que muchos conocían en toda su vida, la Madama le enseñó a leer y a escribir, e incluso a sumar y restar, una educación de la que incluso su madre había sido privada. Cuando tuvo edad suficiente comenzó a trabajar junto a su madre en labores de limpieza, entre otros. Sin embargo, ninguna de las dos llegó a prostituirse nunca, por muchos que pensaran lo contrario.

En aquella época Jolene disfrutaba leyendo una y otra vez los viejos libros que caían en sus manos. Se convirtió en una chica soñadora, animada además por las historias que su madre le contaba sobre su padre. El pueril deseo de vivir una vida llena de aventuras se asentó en ella, imaginando como sería conocer el mundo sobre el que leía en sus libros. Era una chiquilla amable y encantadora, siempre dispuesta a ayudar, por lo que se ganó el aprecio de la mayoría de las chicas que pasaban por el burdel. Pensaba que nada podría ir mal, planeaba como sería su futuro, sus sueños infantiles se mezclaban con la realidad, que la impulsaba a desear un buen trabajo y una familia propia. Su madre siempre fue su mayor ejemplo, la persona a la que más admira. Desgraciadamente todos sus planes se desvanecieron en tan solo un instante la noche que protagoniza todas sus pesadillas.

Algunas veces habían acudido a ella hombres que pensaban que podrían comprarla como hacían con las demás. La mayoría se marchaban ante un buen número de negativas, otros se volvían más insistentes, pero nunca había supuesto más que una molestia para ella. No hasta que, una noche, mientras regresaba al burdel, dos hombres la asaltaron. Por mucho que forcejeó no pudo evitar que la llevaran a las sombras, donde se perdió a sí misma. Gritó con todas sus fuerzas, pero nadie respondió, nadie acudió en su ayuda, hasta que al final su propio cuerpo comenzó a sentirse como algo lejano. Los golpes y las sensaciones de repente se volvieron ajenas, como si estuviera presenciando la escena pero ya no fuera capaz de sentir nada. Se quedó en el suelo, tirada, durante unos minutos, no supo cuantos, hasta que al final logró ponerse en pie. Se sujetaba el vestido roto mientras avanzaba con pasos torpes hasta casa, como un alma que ya se había perdido en el otro mundo. No reaccionó hasta que vio a su madre, solo entonces rompió a llorar, un llanto desgarrador que provenía directo de su alma. Desde ese momento no fue la misma, el miedo que había sentido esa noche nunca desapareció, incluso el contacto de los que antes había querido se volvieron una razón para que su cuerpo comenzara a temblar. Cuando su madre decidió abandonar esa ciudad lo único que hacía era llorar acurrucada en su cama, abrazándose a sí misma como si, si se encogía lo suficiente, fuera capaz de desaparecer.

Cuando llegaron a Bodie Jolene hizo todo lo posible por recuperarse o, al menos, aparentar que lo hacía por el bien de su madre. Pero resultaba demasiado evidente que por dentro todavía estaba rota. Entonces llegó una noche en la que se despertó a altas horas de la madrugada, algo muy común, pues desde que la noche de la violación no había vuelto a dormir más que las pocas horas que el agotamiento le regalaba hasta volver a ser sobresaltada por las pesadillas. Cuando se levantó, su madre no estaba en casa, algo que hizo temer lo peor. Pensó en su le habría pasado algo malo, puede que lo mismo que a ella. No, su madre era fuerte, a ella no le pasaría algo como eso. Por su mente pasaron mil opciones, cada una peor que la anterior. Y entonces la asaltó un pensamiento, dejar de tener miedo. Fue a la cocina, tomó un cuchillo y lo acercó a su muñeca, lo alejó, se sentó en una de las sillas de madera, comenzó de nuevo. Lloró mientras el filo rozaba su piel, pero antes de que la cortara, se escuchó la puerta. Corrió a la entrada, abrazando a su madre con fuerza, por la alegría de verla y por la amargura de lo que había estado a punto de hacer.

Escuchar que aquellos hombres no harían más daño le proporcionó alivio, sabía lo que eso significaba, pero no preguntó, no dijo nada. No quería saber. Se preguntó si sería mala persona por alegrarse de una noticia como aquella, de la muerte de alguien. ¿En qué la convertía aquello?¿En qué la habían convertido?

Con el tiempo el dolor fue volviéndose más soportable, volvió a vivir después de tanto tiempo en el que solo existía. Incluso se atrevió a volver a soñar con su futuro. Empezó a trabajar en una pequeña tienda en el pueblo mientras su madre se ocupaba de la granja. Parecía que todo volvía a la normalidad, sabía que debía ser valiente, que no podía permitir que esos hombres le arruinaran la vida, aunque era mucho más fácil decirlo que hacerlo. Y entonces llegó un nuevo cambio en su vida. Su padre apareció, después de toda una vida lejos de ellas, allí estaba, dedicándole las palabras que siempre había deseado oír. Pero ella hacía mucho tiempo que había renunciado a tener un padre, había dejado de pedirle a su madre que le contara sus historias, había decidido que no lo necesitaba. Aun así, cuando lo vio aquellos deseos de cuando era niña volvieron a hacerse presentes. Tal vez esa fue la razón de que, cuando su madre sugirió que se fueran con él, uniéndose al circo, aceptó. Así emprendieron el viaje hacia Los Ángeles junto al circo, esperanzo que esa nueva vida fuera la mejor elección.
Jolene Blackstone
Nombre: Jolene Blackstone
Fecha de nacimiento: 18/11/1909
Género: Femenino
Procedencia: Kansas
Estado civil: Soltero
Otros:
“Las estrellas son hermosas, pero no pueden participar activamente en nada, tienen que limitarse a observar eternamente. Es un castigo que les fue impuesto por algo que hicieron hace tanto tiempo que ninguna estrella se acuerda ya de lo que fue.”
Carny
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 12
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Jolene Blackstone IDº

Mensaje por The Fool el Lun Jul 10 2017, 00:40

Aceptada
Recuerda hacer tus registros.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 431
Administración

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.