Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 11/09/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Benton] Touch of death || Magnus

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Jul 25 2017, 04:10

Recuerdo del primer mensaje :

Seis de diciembre, 1929.

No sabía cuánto tiempo había pasado desde que le habían llevado el cadáver de Jack, y Nicola sólo podía pensar en que todo había sido su culpa.
«Si no hubiera hecho esto...», «si no hubiera dicho aquello...», «si...», se repetía en bucle, con las lágrimas corriendo por sus mejillas.
Él estaba sentado en las alfombras un poco más allá, dándole la espalda a la cama, con sus piernas recogidas contra el pecho y abrazado a éstas. No quería mirar de nuevo el cuerpo de Jack, no sabía cómo afrontar su muerte, y aunque estuvo quieto un rato de pronto se puso en pie.
No llevaba consigo la pistola, así que la buscó en los cajones del mueble en el que sabía que la había guardado, y cuando la tuvo en las manos se metió el cañón en la boca sin vacilar ni un instante. Cerró los ojos antes de apretar el gatillo, pero cuando lo hizo no sonó ningún disparo, sólo el chasquido de un arma descargada.
Insistió, apretando el gatillo varias veces, pero no había ninguna bala que pudiera darle muerte, y Nicola arrojó su arma con rabia al suelo, soltando a la vez un grito frustrado.

Lloró desesperadamente, llevándose las manos al rostro, y luego regresó al cajón, buscando hasta que encontró una navaja. Con ella en la mano se remangó la manga contraria para descubrir su brazo, y pasó la hoja por su brazo de forma vertical. La navaja no estaba muy afilada, seguramente habría servido para cortar fruta antes que eso, así que Nicola tuvo que hacer especial fuerza para lograr hacer un feo corte que empezó a sangrar de inmediato, luego repitió para hacer varias más.
Pretendió hacer lo mismo en el otro brazo cuando acabó, pero con los cortes no tuvo la fuerza suficiente en la mano para que fuera tan profundo.

Nicola no pensaba en nada en ese momento, era presa de la desesperación más absoluta, de la tristeza de haber perdido a Jack, y la navaja cayó a sus pies mientras contemplaba el fluir de su sangre con los ojos anegados en lágrimas.
Lo siento, Deimos —lloró, sin saber si habría despertado finalmente o no—. No puedo soportarlo... No quiero...




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo


Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Nicola Stracci el Jue Ago 17 2017, 00:57

Torció el gesto con desagrado cuando Jack mencionó que aún podría estar muerto de no haber sido por Tate, y luego de su pequeño «regaño» se giró hacia el perro para echarle un vistazo, a él y a la tarea que había asumido tan bien de prender la chimenea.
Gracias —le dijo, con un tono bastante neutral, pues pedir perdón y dar las gracias no eran cosas que hiciera con frecuencia, tampoco algo que le gustara asumir.

«Mi amigo se ha pasado con la bebida» —el respondió a Deimos, encogiéndose de hombros—. Al final me quedaré con todas tus chaquetas si sigues pasándomelas —dijo, cuando Deimos se la tendió, aunque negó con la cabeza y miró a Jack—. Dásela a él, está más frío y es más estrecho, a mi me queda apretada.

Quedó en silencio mientras Jack hablaba, y sintió escalofríos a medida que lo escuchaba. No porque le entusiasmara lo que estaba diciendo, o porque lo sobrecogiera la emoción del amor, sino porque de sus labios salía una locura tras otra, una locura tras otra cada vez más turbia y oscura.
Hacía tiempo, muy poco para él si lo pensaba, Nicola se había considerado a si mismo un monstruo, se le había llamado así incluso, en su entorno, pero no había sido más que un humano con una mente un poco desequilibrada. Ahora, habiendo encontrado su camino con ellos, podía decir con total seguridad que los tres se habían convertido en unos seres dignos de cualquier cuento de terror.
Ya no estaba seguro de nada. Si debía luchar contra su demonio o aceptarlo, ya no lo sabía.

Suspiró, frotándose el rostro con ambas manos, y luego dejó las palmas sobre su cara, escondiéndola parcialmente, sintiendo como se añadía el peso de Jack al sillón donde estaba, aún sin girarse para prestarle atención.
Estaba cansado, estresado, incluso se sentía aún deprimido. Había pasado demasiado en tan sólo unas pocas horas, y no podría sobreponerse tan fácil, ni siquiera la alegría de volver a tener a Jack era suficiente para consolarlo, porque aún sentía ganas de llorar de pena. Seguir llorando toda la noche y todo el día hasta que la angustia se pasara sola.

Al final abrazó a Jack, moviéndose para quedar más cerca de él, y apoyó la frente en su hombro.
Por ratos se mostraba más animado, riendo sin venir a cuento y sin compartir qué era lo que le parecía tan gracioso, pero volvía a estar deprimido muy rápido, pasando por esa especie de montaña rusa que estaba siendo capaz de hacerlo experimentar todo el espectro de emociones a toda velocidad.
Al final acabó lloriqueando en silencio, sin decir nada nada, dejándolo para sus adentros, y cuando Deimos regresó con la manta la extendió, pretendiendo compartirla con Jack, aprovechando la cercanía. No pensó en Tate, él ya se las apañaría.
¿Y qué se supone que hagamos ahora? —preguntó, para ambos—. ¿Sacar fuerza como Popeye, pero comiendo oscuridad? —rió de nuevo, aunque fuera con lágrimas, y se las secó con los dedos—. Tú se suponía que debías cazarnos a nosotros —dijo a Jack.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Tate el Jue Ago 17 2017, 01:12

Tate atendía a medias lo que hacían los otros tres, y cuando escuchó las palabras de gratitud de Nicola se limitó a sonreír en su dirección como respuesta.
Jack tenía razón, había estado muy asustado a la hora de ir a buscarlos, incluso pensó que sin duda sería golpeado, pero al menos ya había pasado y podía retirarse victorioso... Algo así, pensaba.

Algo así —le hubo respondido a Deimos en un susurro, junto a otra sonrisa, cuando él pasó por su lado.

Fue todo un reto para Tate prender la chimenea, pero finalmente lo logró, y estuvo bastante satisfecho, también recibió los elogios de su nueva amiga. Lo siguiente que hizo no fue acercarse a ellos, por supuesto, sino que, bastante astuto, sacudió la alfombra que había delante de la chimenea y se sentó allí, sintiendo el calor directamente contra su cuerpo, cosa que le era bastante agradable.
Se estiró con mucho gusto, y luego se recostó en la alfombra, teniendo algunos flashes de su comportamiento anterior.
El espíritu de la niña también se echó a su lado, y aunque sintió frío donde entraba en contacto con ella se sentía bien con un poco de compañía.

Tate se mantuvo en silencio, mientras que ella le contaba cosas de la casa en susurros.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 290
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Jack Stracci el Jue Ago 17 2017, 02:11

También me gusta. Y la verdad, te viene mucho... Familia rica en Italia, un amor apasionado, muertes de por medio... Que fuese la historia de dos hombres suicidas la hace incluso más sexy, como si fuera el hijo bastardo de Las jornadas de Sodoma y Romeo y Julieta.—comentó en apoyo a Deimos y porque era lo que pensaba. Luego lo miró a este y le sonrió dejandole un suave beso luego en los labios.—Nuestra historia es incluso mejor, somos más bellos, más poderosos y tres, como cada cosa perfecta que es de tres.

Se acercó al sillón y quedó al lado de Nicola, viendo su perfil captando la forma evidente en que lo evitaba. Las palabras de Deimos tampoco le habían gustado lo que lo hizo fruncir el ceño.

¡Para mi no era tan evidente! A mi me dijo cosas que no sabía ¡Y tú no resucitaste cabrón! jamás estuviste al otro lado como para saber lo que es morir, sólo te transformaste.—le alzó la voz mirando su espalda mientras se iba al otro cuarto. Luego dirigió esa mala mirada a Nicola. Suavizandola sólo un poco cuando lo tuvo contra su pecho. Lo acarició pese a que intentaba, de forma inquieta, hacer que entendieran. Se separó un poco para recibir la manta y la estiró entre los dos, Miró a Deimos como se sentaba luego y de nuevo a Nicola quien seguía bromeando, no lo tomaban en serio, cada vez que hablaba del abismo no lo tomaban en cuanta hasta que le daban ellos mismos una mordida. Se separó de Nicola y se levantó dando la espalda al fuego para encararlos.

Cuando ninguno de los tres estaba condenado les dije que existía la oscuridad. Y no me digas "siempre estuvimos condenados"— apuntó a Deimos mofándose de su tono pedante, incluso tomando una postura dramática como las que tomaba él.—Porque no lo estábamos, sólo eramos unos bastardos. No naciste vampiro y tú no naciste con un demonio dentro. ¡Les dije entonces que había oscuridad y no me creyeron! me trataron de loco y sólo buscaban callarme con sexo. Ahora tampoco me creen... ¡No me lo puedo creer! Eres un maldito chupasangre que no puede exponerse al sol sin quemarse como si fueras de pólvora y tú—apuntó a Nicola—viste al demonio antes de que entrara en ti. ¡Lo viste!... Aún así lo niegan todo como los malditos superficiales que son... Les digo que mi Dios me trajo de vuelta. Le dije que hablé con él y que él me dijo que estaba errado y aún así siguen con la misma cantinela de siempre. ¿¡Es que no me escucha!? ¿Llegué hablando en otro idioma acaso? ¿O tengo que hablar con ustedes como si fueran un par de imbéciles? Mi dios no es "Dios" no tiene iglesias porque no las necesita, no es un Dios de luz, él gobiernas en el inframundo, su nombre es Arawn, dios de la venganza y la guerra. No, no tengo que cazarlos...—miró a Nicola. Luego a Deimos...—Tampoco te da ordenes a ti. Pero yo sí y me vas a obedecer, hijo de puta, si yo te digo que usen tus malditos colmillos para matar por él. ¿Les quedó más claro así?—miró a ambos con los ojos bien abiertos.

Se fue hasta los muebles buscando la platería fina de plata que mencionó Deimos y dio con un cuchillo y volvió donde ellos apuntándolos.

Si no creen en dioses crean en mi. Lo que les he dicho siempre es verdad, existe.— les dijo con voz más calmada.—Y me dio su poder.—después de decir eso se cortó la muñeca horizontalmente, sin pretender un suicidio, sólo sacarse sangre y por el poder que su dios le otorgó en el arma se volvió un fuego oscuro, sagrado a la vez que impío que de usarlo contra ellos los dañaría más que cualquier fuego o cualquier arma de filo, quemaría sus esencias oscuras si lo acercaba. Una persona normal no podría verlo, pero en esa habitación los tres podían, Deimos y Nicola eran criaturas de la oscuridad y Tate estaba bendecido.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Sep 04 2017, 13:13

Enarcó una ceja, torciendo el gesto como sopesando la opción que acababa de decir Nicola, y medio asintió- Podría ser; aunque creo que estaba demasiado pálido e inerte como para parecer borracho. Y prefería no tener que soportar interrupciones - una suave risa escapó de entre sus dientes - Ya me las devolverás, ahora vivimos juntos, ¿no? -le cedió por petición ajena la chaqueta a Jack y dedicó unos momentos a contemplarlos.

Se cruzó de brazos, y suspiró, haciendo una mueca de molestia - Si que lo hice, Jack. Morí, mi corazón se detuvo, paré de respirar y, por un momento, morí. Después vino la transformación. -comentó sin dar más detalles del dolor de aquello, de la angustia que por un momento pensó que no era más que parte de una jugarreta de su imaginación. Sólo se había percatado de todo eso cuando ya había ocurrido pues, pese a sentir la punzada de pánico y dolor, no pensó que aquello era morir.

Cuando regreso, con la manta, pasó de nuevo por al lado de Tate que en esa ocasión estaba tumbado cuan largo era en la polvorienta alfombra, con un semblante de relajación que contrastaba con el lugar en el que estaban.

Tomó asiento, cerró los ojos unos instantes y escuchó las palabras de Jack, las acusaciones que les dedicaba. Suspiró y le dedicó una mirada relajada pero directa. No se airaba tan rápido como antes, pero le molestaba que le dijera que nunca le había creído. - ¡Te he visto resucitar, maldita sea! ¿en serio piensas que es posible que no te creamos aún? -chasqueó la lengua- No he negado nada, y tampoco he buscado callarte con sexo. Si, cierto que hace años pensé que se trataba de algún tipo de locura, pero piensa en dónde nos conocimos y en qué condiciones lo hicimos. He dicho que a mi no me ha hablado, no he podido verle y que no soy uno de los suyos, no que no crea en su existencia. Te ha devuelto a la vida delante de nuestros ojos, yo mismo intenté salvarte con mi sangre y no fui capaz, pero él lo consiguió. Ahora no puedes decir que no lo creo así que deja de lanzar acusaciones al aire, amor -pese al último apelativo cariñoso, el tono dejaba claro que le había molestado. ¿Quién era tan necio de no creer después de lo que había pasado?. Levantó las cejas, sorprendido-¿Qué quieres decir con eso? ¿Es que tienes pensado usarme de arma? . -cuestionó ante su última frase, siguiéndole con la mirada. - Mataría por ti, Jack, no por tu dios. ¿¡Qué haces?!.

En cuanto Jack llevó el filo del cuchillo contra su muñeca, Magnus se levantó con rapidez, dispuesto a detenerle. Hizo amago de agarrar su muñeca para apartar el cuchillo de la piel pero entonces el filo plateado y manchado de éste empezó a arder. Por puro impulso, guiado por el instinto de supervivencia más salvaje, el rubio se apartó al momento y su naturaleza vampírica salió a la luz, mostrándose en su rostro, tal y como ocurría cuando sentía que su existencia estaba siendo amenazada. Los colmillos parecían más grandes y afilados debido a ese fuego extraño y su mirada más profunda y peligrosa. Dió otro paso hacia detrás, pequeño, e intentó controlar a su propio demonio interno. Una parte de si mismo se revolvía, sintiéndose claramente amenazado, pero otra sabía que Jack no le dañaría. - ¿Qué...?-musitó, con la mirada clavada en el arma, sin saber muy bien como concluir la frase, golpeado por un shock momentáneo. Nunca había visto algo como aquello, era sencillamente increíble pero no quería tener cerca ese cuchillo. ¿Lo había encendido por el contacto de su sangre? ¿Ese era su nuevo don? Consiguió despegar los ojos de ahí y posarlos en los de Jack. Extendió un brazo para impedir que Nicola se acercara o que pudiera dirigir el arma hacia allí, ya que intuía que él, su demonio interno, también podía acabar mal si eso ocurría. - Sé que lo que dices es cierto. Apaga ese fuego -su voz, en esa ocasión, fue como un gruñido extraño con la última frase. Su respiración estaba algo agitada, y volvía a mirar el arma, peleando internamente con el frenesí.

No sabía de qué se trataba en realidad, en qué consistía, pero si que debía mantener ese oscuro fuego lejos de él. El hambre pareció acrecentarse, el impulso de detener el acercamiento, también. El olor de la sangre que se deslizaba por el brazo de Jack, el crepitar de la chimenea, el brillo del fuego del arma, el susurro asustado del fantasma que moraba en la casa... todo sonido y olor parecía subir de intensidad y querer volverle loco.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 408
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Nicola Stracci el Sáb Sep 09 2017, 00:19

Se movió cuando Jack se apartó, en respuesta a la ausencia de su apoyo, y luego se afirmó en el asiento, mirándolo y adueñándose de la manta que usó para envolverse más y estar más abrigado. Jack estaba frío, casi daba la sensación de que no iba a entibiarse pronto y que lo contagiaba a él, y aunque no se enorgulleció del sentimiento que tuvo, lejos de él se sintió mejor.
Volvió a frotarse los ojos, notaba como ardían de tanto que había llorado, los notaba hinchados, y definitivamente debía verse horroroso, pensamiento que le vino en seguida.

Miró a Jack, que entonces los encaraba, y supo que estaba a punto de estallar una pelea, otra más. Nicola estaba demasiado decaído todavía como para seguirle el juego si era lo que quería, no tenía ganas de discutir, pero parecía que era lo único que sabían hacer, más aún cuando estaban los tres juntos.
No tenía ganas de nada en ese instante, sólo quería que el día terminara y olvidarse de lo que había sucedido, de que Jack no solo había intentado matarse, sino que lo había logrado, y si había tratado de emplear el humor era para hacer que la situación se volviera un poco más liviana, pero al final contribuyó a hacer que los ánimos de Jack acabaran peor.

No estaba muy seguro de por qué seguía con tantas ganas de llorar, por qué no desaparecía el nudo en su garganta o por qué de pronto quería ahorcarlos a ambos para que cerraran la boca, los sentimientos y sensaciones fluían en todas direcciones sin orden lógico, y no fue hasta que Jack no lo señaló, hablándole del demonio y de otros asuntos, que no pareció reaccionar finalmente.
¿Quien diablos ha dicho que no te creamos? ¿A estas alturas como vamos a poner en duda toda esta mierda? Parece un mal chiste, y no sé en qué puto momento te hemos negado a ti o a tu dios... ¡Di ya que quieres oír para no seguir con esto! —le dijo a Jack, con el ceño fruncido y los dientes apretados, y aunque a Deimos no le dijo nada si que le dirigió una mala mirada—. No quiero discutir, no ahora. Siempre lo mismo, siempre tienen que estar refregando sus... —Dejó la frase en el aire cuando vio lo que creía que era una amenaza por parte de Jack, con aquel cuchillo, y eso hizo que se removiera y luego apartara la manta para ponerse en pie, envalentonándose, sintiéndose aún más molesto.

No fueron ellos su objetivo para atacar, sino que Jack se cortó la muñeca, y eso hizo que Nicola abriera grande los ojos.
Pensó que se trataba de un nuevo intento de suicidio, para demostrar que realmente podía revivir, o a saber qué cosas.
¡¿Qué haces?! —gritó casi al unísono, con Deimos.

Nicola pudo ver, a través del demonio que tenía de huésped, aquel fuego oscuro que le resultaba tan incómodo, y retrocedió mientras algo se alborotaba en su interior.
No era la primera vez que lo veía, el demonio tenía memoria y recordaba cuando Jack lo había dañado con aquello el día de Halloween, el día en el que estuvo más poderoso y sediento de caos, y en esa tensión el temor del demonio hizo que por defensa pretendiera atacar primero.
Soltó un alarido amenazante, que sonó distorsionado por la presencia de aquel ser, al que el fuego oscuro había perturbado, y aunque pretendió arrojarse contra Jack para embestir contra él y comenzar una pelea, Deimos interpuso su brazo, y eso logró que se frenara, mirando fijamente y en tensión a Jack, respirando de forma ruidosa.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Tate el Sáb Sep 09 2017, 00:24

Todo aquello estaba siendo mucho para Tate, quien ya no pudo soportarlo más.
Había pretendido quedarse en calma, solamente allí tendido en la alfombra, pero tanto él como el espíritu de la niña que le estaba haciendo compañía se vieron perturbados, no sólo por la manifestación de poder de Jack, que Tate pudo ver claramente, sino por la forma en la que respondieron Deimos y Nicola a la amenaza.

No necesitaba más, estaba completamente aterrorizado, y ese temor fue más fuerte que cualquier otro pensamiento que tuviera, por eso fue el primero en huir de la escena.
Se revolvió, se puso en pie, y entre lloriqueos, tal y como si hubiera sufrido una regresión que lo hubiera arrojado de vuelta a su yo perro, huyó de allí, yendo a refugiarse a cualquier otra habitación de la casa donde no estuvieran.

No podía, después de todo, pretender ser la criatura más valiente del mundo, ya que hacía relativamente poco que había recuperado su autonomía, y ya había hecho un gran esfuerzo esa noche yendo a enfrentar a Nicola y Deimos para decirles que Jack volvería.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 290
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Jack Stracci el Sáb Sep 09 2017, 01:48

Dije que antes buscaban callarme con sexo, no ahora... antes.—le recalcó a Deimos que al parecer no le había entendido. Luego miró a Nicola viéndolos del mismo bando en su contra en ese momento. ¿Que quería oír de parte de ellos? Nada en especifico, sólo sabía lo que no quería oír y esas burlas fueron las que lo había hecho demostrar lo que había obtenido con su Dios.—No hay algo que quiera oír. Sólo quiero que no te burles. "Nos fortalecemos como Popeye"—le dijo a Nicola, remedó lo que había dicho y que era lo que había provocado su molestia.—Deimos, tú siempre dices las cosas como si todo lo supieras de antemano "Tú dios no te ha dicho nada que no sepamos" ¿En serio ya lo sabías todo? Ya sabías que serías vampiro, que Nicola sería poseído incluso... ¿Acaso no hay nada que pueda mostrarles a los dos que merezca respeto o admiración de su parte?—Jack miró a uno y el otro como los veía alejados de él por la daga con el fuego que portaba. Arrojó el cuchillo a un lado en el suelo viendo como reaccionaba con chillidos demoníacos Nicola. Tate incluso volvió a ser el perro asustadizo y cuando se dio cuenta que era él el que provocaba todo se molestó. Con todos y consigo mismo por sobre todo. Negó sintiendo que se le nublaban los ojos y apretó los labios molesto por sentirse tan afectado por algo así. Todo el entusiasmo inicial se desvanecía y aunque se forzaba a creer que ellos eran sus almas gemelas jamás estaba en la misma frecuencia que ellos. Ellos no habían experimentado lo mismo y aunque había querido hacerlos participes en un inicio de su alegría se había amargado por que no lo comprendieran.—"Toda esta mierda"— murmuró repitiendo las palabras de Nicola y se alejó de ellos. Les dio la espalda, pese a que ambos parecían estar a punto de atacarle alterados por lo que había hecho. Pero no le importó. En ese momento no le importó si entre los dos lo mataban.

Tenía la misma ropa de la tarde, por lo que rebuscó en sus bolsillos y sacó una cajetilla de cigarros y encendió uno tomándose su tiempo sin darse vuelta de nuevo para mirarlos. La felicidad inicial de haber vuelto a la vida con la mente más clara se había esfumado. Fumó y luego se quitó con los dedos las lagrimas que se había formado en sus ojos antes de que cayeran por su cuenta. Jack pensó que no lograría hacer que ellos lo respetaran, que no podía hablarles de su misión en el mundo ni trabajar juntos como había propuesto con entusiasmo. Era más fácil callarse con ellos y hacer lo que tuviera que hacer solo. Deimos ya había aclarado su postura, no lo haría por su dios y para Nicola todo era "una mierda" simplemente estaba hastiado de él.

Estoy atormentándolos a todos. Creí que al volver de la muerte iba a desaparecer esta sensación de que estoy de más, que todo sería mejor sin mi. Pero aquí está de nuevo...— sintió un nudo en la garganta y se llevó la mano hasta el cuello donde aún dolía la presión que había hecho en cinturón. Bajó la cabeza y luego salió de la sala sin haber llegado a girarse para mirarlos, no quería que vieran como se le habían llenado los ojos de lagrimas nuevamente. Buscó otra habitación y se cerró la puerta detrás de si, se apoyó en ella y se miró la muñeca que había abierto.—¿Qué pretendías? ¿Que te dijeran, felices, que lo harían, que matarían a todos los que hiciera falta unidos a ti?... ¡Estúpido. Estúpido! ¿Por qué tengo que hacerlo? Me gustaría tener una vida tranquila simplemente. Pintar...Sólo pintar.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Sep 15 2017, 13:50

Si de algo habían servido todos esos años separados de Jack y Nicola, además de para conocer a Lucien, había sido para cambiar y mejorar su propia personalidad. Para ampliar el rango de paciencia y madurez, cosa de la que probablemente ellos no se habían percatado aún.
Tiempo atrás habría estado de acuerdo con las palabras de nico, con su ceño fruncido y sus gestos airados, pero ahora no. Era consciente de que las palabras ajenas no habían sido en absoluto las más acertadas y que terminarían pasándole factura a ambos, aunque él ni las hubiera pronunciado.

Jack sólo quería escuchar una frase en concreto, las demás parecían ser tomadas de la peor manera y estaba fuera de si. Pese a su don para leer la mente, no sabía cuáles eran realmente, y empezaba a sentirse al borde del acantilado. Uno en el que dieron un paso al frente cuando al final ocurrió lo del cuchillo.

El alarido de Nicola fue claramente inhumano, producto de una garganta atormentada y demoníaca que quería atacar. No sabía hasta qué punto podía ser superior a un poseído pues jamás se había encontrado en una situación semejante, pero lo último que quería era que Jack y Nico se enzarzasen en una pelea que quizá sólo terminase con un daño grave o incluso muerte. Si él era el único de los tres que podía hacer algo para controlarse, así sería, aunque le costase toda su salud mental y fuerzas.

El asustadizo correteo de Tate, junto a sus sollozos aniñados, se convirtieron por un par de segundos en el único sonido realmente claro. Quizá era lo mejor, en esa parte de la historia el cachorro no tenía asiento.

-No. No lo sé todo -consiguió decir, intentando serenar su semblante en lo máximo posible - Pero me refería a otra cosa. A que siempre hemos sido perfectos y hemos estados destinados... -arrugó la nariz y levantó el mentón- Puede que sea una forma demasiado romántica de hablar, y no es lo que quieres. Pero no me crucifiques por ser como siempre he sido en ese aspecto.

Soltó un poco de aire y miró de refilón a Nico, para ver si se había calmado al menos un poco. Mantuvo el brazo como escudo un poco más - Has resucitado, Jack, y mira lo que acabas de hacer -señaló al cuchillo- Ahora miranos a nosotros, ¿te parece que creemos que es una pantomima?

Cuando Jack se marchó, le siguió un momento con la mirada antes de volverse hacia Nico, al que tomó de la cadera e intentó calmar con un beso y una caricia en su rostro - Quédate aquí -le llevó de nuevo al sillón- Yo hablaré con él, necesitamos tranquilizarnos. Es demasiado en una sola noche -Volvió a besarle, rozándo suavemente con sus colmillos el labio inferior de su amante y siguió los pasos de Jack, escuchando pese a los metros que le distanciaban sus palabras, las que se estaba murmurando así mismo.

Tras acercarse a la puerta, sin abrirla, se apoyó en el umbral y elevó la voz para ser escuchado- Y lo haríamos. Acabaría con cada persona de éste maldito mundo si tú me lo pidieras. Ninguna súplica, ninguna petición, eclipsarían la tuya. El mundo podemos ser nosotros tres, los demás, simple carnaza a nuestra disposición. -se relamió los labios, esbozando una tranquila sonrisa- Píntanos tal y como hacías antes, sé nuestro hermoso artista. Creo en ti, Jack, en lo que dices, y sé que Nico también; pero aún está transtornado por lo ocurrido, y no ha habido tiempo de asimilar nada.

Dejó pasar un minuto de silencio antes de volver a hablar, con sus ojos claros puestos en la madera que daba forma a la puerta, esperando que el picaporte se girara, sin forzar nada. Podía abrir la puerta pese a que tuviera echado el pestillo, pero no quería hacerlo, no así.- Hace mucho tiempo nos separaron por primera vez, en Byberry, por vernos juntos. El aislamiento no fue tan duro como pensar que no volvería a verte, eso era lo que me atormentaba y me enfermó. Lo mismo sentí cuando desaparecísteis con el circo, dejándome sólo. Te busqué durante doce años, sin dejar jamás de pensar en ti. Recordando tu voz, tu olor, tu cuerpo, tu risa, todo... temiendo olvidarlo. -suspiró, cerrando los ojos al rememorarlo- Hace unas horas encontré a Nico con las muñecas abiertas llorando sobre tu cadáver, al borde de la muerte e incapaz de ver posible su futuro sin ti. ¿De verdad piensas que todo es mejor sin ti? ¿Que estás de más?. Si puedas verte a través de nuestros ojos, verías que no podemos concebir un mundo sin ti. -escuchó por un momento a Nico, para saber si estaba bien, antes de concluir- Si quieres que sea un arma de Arawn, lo seré. Junto a ti, los tres.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 408
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Nicola Stracci el Sáb Sep 16 2017, 23:42

Cuando el cuchillo cayó al suelo Nicola empezó a calmarse. Su respiración, que se había hecho pesada, se normalizó, y su postura se volvió algo más relajada, aunque, detrás del brazo de Deimos, aún se le veía nervioso y atormentado.
Estaba en medio de una crisis nerviosa que no se veía capaz de superar, la muerte y resurrección de Jack lo había afectado a extremos que no recordaba, y no podía manejar sus propios sentimientos.
Sin ninguna razón sentía que los odiaba a los dos, y que no quería estar cerca de ellos. No podía comprender ese rechazo tan repentino, y una mezcla de culpabilidad y tristeza se apoderó de Nicola.

No intervino más con palabras, y cuando Deimos hizo su intento de contenerlo luego de que Jack se hubiese marchado fue incómodo el estar entre sus brazos, especialmente porque también estaba frío. No quería sentirse así, era frustrante, porque los amaba, pero también los odiaba. Su mente era una vorágine de pensamientos sin sentido y sensaciones contradictorias en la que era muy fácil perderse.
Algo se había bloqueado, como si no los conociera, empezó a percibirlos como «algo» diferente. Se despegó de la realidad, si es que así podía llamarla, al punto de que empezó a plantearse que toda su vida era falsa. El escenario, los sucesos, ellos... Nada de lo sucedido los últimos meses parecía real, nada tenía sentido ni lógica, no había explicación para demonios, vampiros, resurrecciones, fantasmas y saltos en el tiempo. Tal vez, se dijo, se había vuelto loco definitivamente y era su mente inventando todo. Tal vez no estaba allí, sino en un sanatorio mental en Baltimore viviendo sus delirios, y fue una revelación tan grande que se sintió aterrorizado de que pudiera ser así.

Se había quedado en el sillón mientras Deimos iba a hablar con Jack, pero no tardó mucho en ponerse en pie, hecho un manojo de nervios y con los ojos muy abiertos, llevando la manta consigo, y se movió por la sala, con las velas y la chimenea iluminando el lugar.
Caminó hacia una de las ventanas sucias y rotas, que había sufrido el tiempo de abandono, y miró hacia el oscuro exterior por uno de los agujeros que imaginó que debía haber sido la pedrada de algún gamberro. Afuera no había más que la luz de la luna para desvelar los alrededores, vio la nieve y la decadencia del lugar solitario en el que estaban, vio la silueta del coche aparcado, y por un momento esperó a que apareciera algo más, no sabía qué exactamente, pero estaba esperando por algo, alguna señal que le indicara si definitivamente estaba loco o no.

Nada sucedió. Sintió el frío del exterior en la cara por haber estado allí quieto tanto rato, y eso logró despejarlo. Entonces fue cuando comenzó a llorar, sacando las emociones acumuladas. Lloró y se alejó de la ventana, moviéndose hasta la chimenea, frente a la cual se sentó, y se echó la manta por encima tapándose la cabeza, dejando sólo su rostro descubierto, mirando el fuego en su constante crepitar.

Sacó sus manos de debajo de la manta para verse las muñecas, donde recordaba haberse cortado antes, y acarició la zona antes de volver a sumergirse en sus pensamientos. No tenía mucha coherencia con el resto de sus pensamientos, pero estaba intentando con mucha fuerza recordar la letra de una canción. Frunció el ceño y se llevó una mano a la frente, tarareó la melodía en un susurro, y entonces la recordó y pareció quedarse tranquilo, incluso sonrió un instante.
Sentía que poco a poco se estaba recomponiendo, y estar solo en esos momentos le había ayudado.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Benton] Touch of death || Magnus

Mensaje por Jack Stracci el Dom Sep 17 2017, 01:48

Después de hablar para si mismo cerró los ojos esperando como única respuesta el silencio, pero no fue así, abrió los ojos de inmediato cuando escuchó la voz de Deimos y aunque su primer impulso fue gritarle que lo dejara en paz no lo hizo y escuchó en silencio sus palabras sin cambiar de posición, sentado en el suelo, apoyado en la puerta. Las cosas que le dijo le hicieron pensar mejor las cosas aunque aún en su interior seguían habiendo cosas que se decía que le hacían guardar rencor contra Nicola. En el momento sintió que había dirigido su enojo a los dos cuando el único que lo había provocado era el italiano. Pensó que cuando le había abandonado y volvió cargando un demonio él lo aceptó de vuelta. Había estado más tiempo ausente que él al morir y aún así lo había perdonado, hasta llevaba su apellido... Se levantó del suelo tratando de olvidar esos pensamientos y encaró la puerta, apoyó la mano en el picaporte y la frente en la madera, la giró un poco y se quedó pensando si abrir o no. En mente tenía la idea de dejarlos, que Deimos volviera con Lucien y Nicola a la vida de lujos que ansiaba que él concebía sólo lejos suyo y no con él.

No pudo abandonar por su cuenta esos sentimientos oscuros y profundos, pero fueron las palabras de Deimos la que lograron remorverlos. Todo lo que le dijo provocaron sus lagrimas y aunque intentaba mantenerse en silencio apretando los dientes un sollozo doloroso fue más que evidente. Le estaba costando trabajo respirar a contenerse, por lo que finalmente terminó de abrir la puerta y se hizo a un lado para dejarlo entrar.

No dirías nada de eso si supieras porque lo hice...— le dijo con la mirada baja y luego lo miró. Cuando sintió que debía confesarle todo, ya luego él disidiría que hacer con lo que confesara—En Sacramento te fuimos infieles... Me di a los excesos como nunca, bebí y me drogué con Nicola. Un cuadro hermoso hizo estallar todo, tan hermoso en mi memoria aun a pesar de todo lo que desencadenó. No puedo sacar de mi mente su pasión, los colores, el dorado reinante... No sé su nombre, no sé quien lo pintó y me di cuenta que mi ignorancia radica en que no conozco esas cosas a las que hay que tener dinero para acceder. Le cuestioné a Nicola el porque siempre me hablaba de los lujos y excesos que podía acceder con su dinero y jamás me habló de cuadros como esos... Le pregunté porque nunca se le ocurrió llevarme a ese mundo en vez de él venir al circo y me molesté con ambos porque los dos saben lo que es tener dinero y cultura y aun así despilfarran en vicios... Yo estudiaría, yo expondría mis cuadros, compraría un taller y muchos lienzos y pinturas, pero ustedes no me ayudan en eso... Teniendo dinero ambos dejan que yo me rasque con mis propias uñas y mi sueldo del circo que es de los más bajos...
»Discutí con él por eso y él se molestó diciendo que yo estaría más feliz con un adinerado como el dueño de la casa en la que estábamos, que sabía de pinturas...Nos separamos y volví a la fiesta a seguir metiéndome cocaína pensando que eso era lo que le gustaba a Nicola, que el dinero era para eso, para drogarse y quería ser como él y a la vez me sentía peor... Me sentía miserable. Me sorprendió cuando Nicola llegó con el dueño de la casa para presentarme, justo después de que dijera que yo sería feliz con un tipo como él. Lo que entendí de su mensaje era que me entregaba a él, pues Nicola lleva mucho actuando como si fuese a morir mañana... Esta noche no es la única que se ha cortado las venas, antes de que volvieras también lo encontré así... Si me hubiese demorado un poco más lo encontraba muerto.
»Me fui con ese sujeto sintiéndome como si hubiese sido intercambiado por algo... ¿Puedes ver en mi mente? ¿Puedes beber mi sangre y ver mis pensamientos? No puedo ordenarlos, hay mucho que no recuerdo bien por haber estado tan borracho. Sólo puedo recordar con claridad hasta lo que te conté, la imagen de ese cuadro y el que yo pinté... No había contado lo que le hice a nadie hasta esta tarde, cuando le conté a Klaus. Desde que sucedió todo apenas puedo soportar vivir conmigo mismo y contarte lo que había sucedido me aterraba... Guardamos el secreto con Nicola, incluso entre nosotros ya no lo hablábamos, pero durante los días no estábamos bien... sólo nos componíamos por ti, para parecer felices en la noche. Sé que terminé en los brazos de varios hombres y lo disfruté mientras estaba ebrio, pero si recuerdo esa noche me angustia y me siento asqueroso, intento verme a través de otros ojos y no veo más que... una prostituta... así me llamó un sujeto y yo sentí que eso era. Él... él me recordó al doctor.


Tomó una pausa necesaria para respirar pues estaba hablando demasiado rápido para exponer todo lo que sentía y no fue hasta que mencionó al doctor que pudo comprender, incluso para si mismo, que era lo que había desatado ese día en su cabeza. Como todos esos sentimientos que no eran nuevos lo habían estado atormentando. Además necesitaba un poco de calma para decirle a Deimos algo que nunca le había dicho. Tal vez ya no era relevante, pero aún así estaba en su mente.

Deimos...Nunca te dije, pero durante un tiempo en Byberry pensé dejarte, la noche de la película, incluso tu intuiste que algo iba mal. ¿Lo recuerdas?... Él me daba heroína y después de que le hiciera sexo oral o lo que pidiera... Me hacía rogar luego por esa droga que es más poderosa que todas, incluso que el opio, cariño, era peor, la peor de todas.—exhaló de forma entrecortada tomándose una pausa mientras sacaba fuera todo lo que perturbaba su mente, lo que lo había llevado al abismo.— Ese hombre me recordó al doctor y cuando me llamó puta lo deseé porque era suyo. Nicola fue poseído entonces por el demonio, lo que faltaba en ese instante... Lo jaló haciendo que saliera de mi interior a la fuerza y le disparó. Hay veces que pienso que estaba dentro mío cuando lo hizo y que la sangre me salpico mezclada con su semen en mi interior y pienso entonces que era el semen de un muerto y que entraron en mi las larvas blancas que se comen la carne desde dentro ¿Las recuerdas? En los cadáveres de los rincones de Byberry, los que nadie quitaba de los pasillos obligándonos a convivir con ellos. Pensaba en ellos yo estaba así, en el suelo, desnudo, avergonzado, violado, lleno de larvas en mi interior comiendo mi carne para salir hacía el exterior o por mis orificios.— se abrazó a Deimos temblando, con los ojos llenos de lagrimas y una sensación de asco que lo tenía al borde de una arcada. Sentía que aún estaban bajo su piel, especialmente después de haber muerto.—No podía vivir así de nuevo, no podía volver a ese lugar, ya no soy tan fuerte. Antes tenía que ser fuerte por ti, porque no quería que murieras, si yo lo hacía te condenaba... Ahora no sé a que aferrarme cuando ya hemos muerto los dos... ¿¡Por qué primero me dijiste que no habías muerto!? Ahora me dijiste que sí moriste. ¡Yo tenía razón cuando sentí que habías muerto! Lo sentí y cuando regresaste vi que eras diferente...—se separó un poco para mirarlo con el ceño fruncido, aunque luego negó, no quería retomar ese tema que ya había quedado más que hablado.— No, no quiero pelear por eso. Ya no importa nada... Ya no estoy en ese infierno. Aunque esa noche me sentí cerca, disfrutando ser abusado.

Se separó de Deimos y caminó por la habitación en la que no había dado un paso desde que había llegado, miraba las cosas sin mirar nada en realidad, era la pieza del matrimonio que vivió ahí, estaba la cama como cuerpo principal, muebles, cuadros adornos, fotografías familiares, todo en la oscuridad ya que no había ninguna vela ni chimenea encendida ahí. Se colaba el frío y la nieve uniéndose el frío del clima, al frío de la tumba que lo tenían temblando además de la ansiedad que sentía. La necesidad de gritar era demasiado grande, de dejar de comunicarse y sólo aullar como un lobo herido "Lo aullidos del loco" como decían los celadores y después de eso sentenciaban a un camino de no retorno. Jack jamás había llegado a ese punto, pero había visto a otros perderse para siempre. ¿Estaba cerca? ¿Era esa necesidad de aullar el comienzo?

He odiado a Nicola todo este tiempo por no detenerlos, él participaba como uno más.—continuó hablando más bajo para que Nicola no lo escuchara, pues no recordaba que le había dicho que lo odiaba, pensaba que sería muy doloroso decirle eso sin saber que ya lo había hecho, que incluso lo había atacado en un estado de fuga psicótica de la cual no recordaba nada— Yo bebí mucho, ni siquiera sabía cuantos eran, sólo sentía que llenaban mi boca una y otra vez de semen, que tras ser penetrado por alguien venía alguien más...Me cuesta hacer estas cosas...Beber, drogarme, estar en orgías. ¿Es normal sentirse como basura luego? Sentir esta miseria tan grande, la verguenza insoportable, mirar a la cara a la gente y pensar que ellos saben lo que hiciste.—le preguntó mirándolo a los ojos, juzgándolo a la vez pues era algo habitual para Deimos, una vida juntos en las que se desaparecía para hacer esas cosas y luego llegaba a su cama buscando su cuerpo. Se preguntó si Deimos cargaba entonces con esa miseria y verguenza o si simplemente no era capaz de sentirse así y solo había gozado de sus vicios con egoísmo. Se decantaba por la segunda opción, pues nunca vio en él culpa, hasta que regresó llorando sangre...

Le conté a Klaus y entonces no pude soportar pensar que me podía juzgar o como lo harías tú al saber... Mis manos pusieron la correa en mi garganta sin que yo pensara hacerlo, sólo pensaba en las cosas desagradables que había hecho, en mi cuerpo manchado y pudriéndose como en Byberry y no podía vivir así.—le tomó una mano luego y miró su piel perfecta, se había borrado las cicatrices de sus muñecas de los trucos fallados, todo los finos detalles que conocía de él ya no estaban. Él había cumplido su sueño, sería joven y bello por siempre. Como Dorian Gray, sin importar el método ni las consecuencias. Ya era un mes más viejo, pensó y soltó su mano.

Sabía que no ibas a morir sin mi, no lo pensé en ese momento, pero lo pensaba de antes. No dejo de hacerlo... Mientras envejezco... Si estos doce años los hubiese pasado contigo ahora tendría treinta y tres y me vería muy feo...La promesa que nos hicimos...Era sólo la promesa de unos niños desesperados intentando tener fe en algo a falta de algo más en lo que creer, ya no somos esos niños, para ti han pasado inclusos más años desde entonces. Sólo mi mente está atrapada ahí aún. Tú te liberaste de estos pensamientos con esta sangre poderosa y doce años sin tener que verme como un recuerdo constante de ese tiempo. Yo sigo ahí y estoy arrastrando a Nicola a la locura, está peor que cuando lo conocimos, ahora sólo quiere morir. Ni siquiera importaba si era por mi o no, él ya había intentado matarse. Los atormento, como si fuese una criatura del plano que puedo ver donde las sombras se alimentan del miedo y la locura... Puede que incluso si lo sea, tal vez incluso Byberry mejoró sin mi, tal vez era así sólo porque estaba yo, siendo un portal entre la locura y este mundo. ¿Si es por eso que me eligió? Para condenar a todos con demencia.—le preguntó, aunque no fuera capaz de responder a sus especulaciones que iban mostrando cada vez más matices de su mente compleja y atormentada.—¿Te causa gracia?—le preguntó finalmente—Nicola estaría riendo, él puede reír en la locura...No sé como lo hace, yo quiero gritar, quiero aullar a la luna...—suspiró finalmente sintiendo que haberle contado todo era algo liberador. Haber muerto también lo había sido, poco a poco empezaba a estar más "limpio"


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.