Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 11/09/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

The day after || Jack

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The day after || Jack

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Sep 04 2017, 03:55

7 de diciembre de 1929.

Poco después de que la chimenea se apagara, hubiéndose consumido completamente la madera con el paso de las horas, Nicola despertó, sintiendo el frío que empezaba a hacerse cada vez más notable en la habitación en la que estaban.
Era de día, el cielo estaba gris y la luz del exterior se colaba por las ventanas rotas y entre las cortinas descoloridas. Habían hecho de uno de los dormitorios menos polvoriento su hogar temporal para pasar aquella terrible noche, en la que había visto muerto y resucitado al amor de su vida. Nicola se agitó, en la cama, moviéndose en busca del calor del cuerpo más cercano.
Al ser de día Deimos ya se había retirado a su sueño inmortal para alejarse del sol, y no sabía en qué parte de la casa estaría Tate, así que estaba solo con Jack, a quien se abrazó.

Estaba realmente somnoliento, pero el frío y el hambre que tenía no lo dejaron volver a dormir. Inconscientemente permaneció frotándose contra Jack, y cuando lo tocó con sus pies fríos rió casi por instinto, bajo y con un deje malvado por su «travesura».
Jack —lo llamó, con cierto tono de queja en su voz—. ¿Estás despierto? —insistió, para que despertara en caso de que no lo hubiera hecho ya—. Jack... Se apagó la chimenea, abrázame —le exigió, sonriendo, apretándose contra su cuerpo.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Jack Stracci el Lun Sep 04 2017, 04:45

Una vez Deimos sucumbió a su letargo diurno y Tate buscó un lugar donde descansar, el cual lo había hecho mucho antes del amanecer Jack se había acostado con Nicola, pero no había logrado conciliar el sueño porque tenía la mente demasiado activa y aún sentía su cuerpo como algo extraño. La sensación de estar fuera de él era ligera, como si fuese un ser más amplio capturado en ese envase estrecho que era su cuerpo. Estaba frío aún, pese a la sangre que le dio Deimos, aunque gracias a ella se había deshecho de los primeros efectos de la muerte sobre su cuerpo.

Mantenía los ojos cerrados y casi se podría decir que estaba durmiendo por que no se dio cuenta que ya no había fuego en la chimenea, el crepitar de la leña lo había adormecido un poco, aunque el calor no llegara a calar en sus huesos. Despertó cuando Nicola le habló y entonces abrió los ojos para mirar la ausencia del fuego. Miró unos segundos pensando en Klaus, un hilo de pensamiento que había llegado desde el factor del fuego hasta a él, que tenía el poder de hacerlo y controlarlo, entonces recordó como lo vio desde fuera de su cuerpo intentar salvarlo. Lo que había hecho había estado muy mal, pero dado lo que supo después, no se arrepintió. Tenía un objetivo más claro. Ya llegaría el momento en aclarar las cosas con la gente del circo.

Le dio un beso en la frente a Nicola y lo abrazó también, aunque casi no generaba calor. Nicola parecía más cálido para él, su piel era casi abrasadora por el contraste con su temperatura.

También tengo frío.—le comentó—Prende fuego y nos acomodamos cerca...Aún siento mis huesos helados


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Sep 04 2017, 05:08

Ahora lo hago —respondió a sus palabras, pero se quedó abrazándolo un poco más, sólo para sentir de forma más evidente el hecho de que Jack seguía frío. Era extraño sentirlo de esa manera, y una parte de si mismo temía que aún continuara muriendo, o que se hubiera vuelto algo como Deimos—. Estás helado, ¿te encuentras bien? —le preguntó, y acto seguido miró hacia el exterior. La luz del sol, aunque oculto entre las nubes que encapotaban el suelo, entraba en la habitación, y no veía que eso afectara a su pareja, así que no podía afirmar que se hubiera convertido en vampiro.

Salió de la cama, y arrojó unos cuantos leños a la chimenea, donde el fuego se había apagado por completo. Antes había sido previsor y había dejado unos cuantos más en la habitación.
De no haber sido porque estaba en ruinas, aquel deshecho de casa habría sido un maravilloso lugar para vivir, sin duda había sido lujoso en su día.

Nicola se tomó  unos momentos hasta que finalmente la chimenea volvió a emitir su calor, dejándolos oír su crepitar, y entonces extendió sus manos hacia delante para calentarlas más cercas del fuego que recién se iba haciendo fuerte.
Acércate —le dijo a Jack, girando un poco la cabeza para mirarlo—. Sácate la ropa —dijo luego, directamente—. También yo me la saco, y nos juntamos delante de la chimenea —añadió a sus instrucciones, y sin esperar por una confirmación fue lo que hizo, empezando a desnudarse.
Sería como tratar una hipotermia, pensaba, porque realmente no le gustaba sentir a Jack tan frío, estaba deseoso de volver a sentir que había vuelto a la vida, y no que se había quedado a medio camino entre la vida y la muerte.
Tal vez así te calientes antes —le dijo, y le sonrió con cierta picardía, haciendo que sus palabras cobraran un doble sentido.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Jack Stracci el Lun Sep 04 2017, 05:30

Me siento aún algo entumecido y rígido, siento como si mi cuerpo fuese una prisión, como si al estar fuera de mi cuerpo me hubiese dado cuenta que era más grande y liviano.—le comentó mientras seguía abrazado a él.

Cuando Nicola salió de la cama sintió más frío aún, las primeras horas de la mañana siempre eran más fría, más aún con nieve afuera en pleno invierno. Miró como Nicola encendía el fuego y luego, cuando lo llamó se sentó en la cama y fue donde él. Se empezó a desnudar sin saber de que serviría desabrigarse más aún, pero de igual forma obedeció al ver que Nicola también lo hacía. Le sonrió con los labios juntos al detectar el doble sentido en sus palabras y luego, cuando ya se hubo sacado hasta la ultima prenda se acercó. Abrazó a Nicola por la espalda y apoyó el mentón en su hombro mirando el fuego.

¿Cómo será posible que entre Santa por las chimeneas si casi todas están encendidas en invierno?—reflexionó sin pensar demasiado, hubiese sido algo que hubiese pensado y descartado por infantil, pero lo dijo en voz alta sin meditar. Sonrió un poco y luego le besó el cuello a Nicola—Aún me debes dulces de navidad.—le recordó y luego se acercó más al fuego y se sentó frente a él. Recien lo sentía contra su piel y sintió alivio.—En el psiquiátrico a algunas mujeres las metían en tinas de agua caliente... Me encantaría algo así ahora.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Sep 04 2017, 06:14

Cuando ya estuvieron desnudos notó pronto el contacto piel contra piel con Jack, y ahí fue más evidente que el cuerpo de su pareja no estaba aún recuperando su calor. Frotó los brazos que lo rodeaban con sus manos, y arrugó ligeramente el entrecejo mientras trataba de pensar cómo hacer que se recuperara.
Jack había vuelto de la muerte, todo era una locura, y lo único en lo que pensaba él era en devolverle el calor.

Miró a Jack con extrañeza cuando hizo esa reflexión sobre santa Claus, y luego se giró a mirar la chimenea mientras pensaba en ello. Era una tontería, sabía que no era real, pero igual trató de darle una explicación.
Tal vez cae de nalgas y éstas son ignífugas —dijo, riendo ligeramente luego.

Jaló del revoltijo de mantas que había en la cama, estirándose un poco en esa dirección para no romper el abrazo, y con gestos sencillos le indicó a Jack que se lo pusiera sobre los hombros para que le cubriera la espalda, ya que estaban de frente al fuego.
Se te va a helar el culito —le dijo, y aprovechó la mención de esa parte de su anatomía para darle una pequeña nalgada.

Cuando le recordó los dulces de navidad cierta emoción aleteó en su pecho. Recordaba perfectamente esa conversación, y no pudo evitar pensar en cómo habría seguido su vida sin él si nunca hubiera vuelto de la muerte. ¿A quién le prepararía dulces?, se preguntaba. Habrían sido las peores navidades de su vida, y no podía evitar esa congoja, con el temor latente de despertar y que todo aquello no fuera más que locuras de su mente ida, delirios mientras en realidad estaba desangrándose para seguir a Jack al más allá
Sí, sí... —respondió, con un ligero temblor en su voz, forzándose a desechar esas ideas y enfocarse en lo que él creía que era la realidad, aquel momento con Jack—. Te haré muchos dulces, amor, te haré todos los que quieras...

Se giró, para quedar frente a frente, y se abrazó a él, sintiendo el calor ahora en la espalda, donde había sentido que se le pegaba el frío de Jack, dejando que fuera éste quien sostuviera o no la manta para envolverlos de la forma en la que estaban. Tenía ganas de llorar, de seguir soltando todas esas sensaciones que lo tenían estresado y triste, pero se contuvo.
Acá no será posible, tendrá que ser de vuelta en el carromato o... O en las aguas termales —dijo, desconociendo el resto de la historia de que allí se había suicidado Jack, ya que no se había detenido a escuchar a nadie cuando estaba roto por el dolor de la pérdida, ni siquiera a Klaus, que fue el que se lo dijo—. Te amo, Jack, no sé qué haría sin ti —dijo finalmente—. Más que nunca me di cuenta, no sé qué haría sin ti. Estaba dispuesto a seguirte hasta la muerte, a donde fueras, y me siento culpable por no haber pensado en Deimos en ese momento, pero a la vez siento que habría sido lo correcto...




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Jack Stracci el Dom Sep 17 2017, 03:35

Se rió de su respuesta, no ha carcajadas, pero al menos lo hizo, algo que de hace mucho no hacía con Nicola. Habían tenido una temporada realmente mala en la que la presencia del otro incluso era incomoda. Sabía que la suya también era para Nicola, lo notaba en su mirada, pero esa mañana parecían querer intentar arregla las cosas entre los dos. Jack se sentí libre después de haber hablado con Deimos y luego de haber resucitado pensaba dejar todo lo demás atrás.

Se cubrió más y se acomodó a su lado, luego lo miró cuando pareció quebrarse por cosas que estaban en su mente. No lo interrumpió ni censuró por esas muestras de emoción. Lo abrazó incluso y le besó la frente, luego llevó la mano hasta su pene y lo apretó con el propósito de descolocarlo y le sonrió de forma ladina.

De que volviste estás intentando matarte...—le dijo un poco más serio.—Ayer fue la primera vez que no fue por egoísmo, aunque mi suicidio si lo fue. Aunque, yo no había pensado en matarme, nunca lo había visto como una salida. No sé porque lo hice... Me había quedado el peso en la mente de tus intentos y no me puse en tu lugar ayer siendo que yo he estado sintiendo esa angustia. Pero... Si yo te hubiese tratado tan mal después de que te intentaras matar seguramente lo hubieses lamentado, no morir... Eso me pasó ayer, sentí hubiese sido mejor no volver. No podemos cambiar lo que pasó ayer, sólo hubiese deseado que te alegraras.
»Ahora que estamos tranquilos los dos quiero que pienses en lo que hemos vivido y me digas si quieres seguir conmigo.
— se pasó el pulgar por el anillo que estaba llevando, él que le había dado. No sé supone que debería tenerlo puesto, seguro Nicola lo había encontrado por ahí en el carromato y se lo había puesto. Jack recordaba habérselo sacado y dejado en casa pues no iba a andar con un
diamante en el circo—Quiero saber si el amor que sientes por mi es suficiente para aguantarme o si ya estás cansado de esta mierda y te quieres ir. Sinceramente...


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Sep 17 2017, 06:02

Jack consiguió lo que se propuso, pues ante su agarre Nicola quedó un poco descolocado. Rió, y en respuesta hizo lo mismo, pero apretándole el trasero a Jack.
Luego regresó a la seriedad, pues las palabras de Jack así lo propiciaron, pero se quedó abrazando su cintura.
Lo siento —murmuró, en respuesta—. No quise tratarte mal, yo sólo no... No estaba en mis cabales —le dijo, y se mordió la lengua para no contar de más, pues aún no se le olvidaba el tremendo rechazo que había sentido hacia ambos y la idea de sus delirios—. Pero para ser justos tú no te intestaste matar, a mi me trajeron tu cadáver —dijo, para que no pretendiera igualar la gravedad—. Rato antes de que llegara Tate había estado llorando tu muerte, y no dejaba de repetirme que había sido mi culpa.
Agachó la cabeza unos momentos, en un ademán triste, pues aún pensaba en ello, y luego volvió a levantar la cabeza para encontrarse con los ojos del más alto.
Al final, él era el único que no sobrepasaría la muerte. Deimos y Jack se habían revelado como dos inmortales, al menos hasta donde interpretaba Nicola, y él tarde o temprano quedaría en el olvido, como en el fondo ya sabía que sucedería, después de todo se había metido en medio de una pareja que llevaba años amándose devotamente, más allá de la vida y de la muerte, y desde el principio había sido «el otro», ahí tenía que darle la razón a Werther por mucho que le doliera recordar sus palabras.

Quedó en silencio, mirándolo y pensando en sus palabras. Le habría gustado responder de inmediato que su amor era más fuerte que cualquier cosa en el mundo, pero lo cierto era que Nicola dudó. Le había pedido sinceridad, y la verdad era que no estaba seguro.
Antes se habría aferrado al hecho de que no tenía nada, que Jack y Deimos eran su vida, pero ante el encuentro con Tristán sabía que había un futuro para él, realmente podría dejarlo todo atrás y volver a su vida de antes, una vida normal y vacía que llenaría con sexo y con caprichos, donde no existía la magia, ni los demonios, ni los vampiros, ni los fantasmas, ni los viajes en el tiempo...
Pero era muy tarde, ya no podía salir de ahí.
Yo te amo, Jack —dijo, luego de la pausa, tratando de que su contrario no sacara sus propias conclusiones demasiado rápido—. Nunca he sentido ni tan siquiera algo parecido por alguien más, pero siento que estoy volviéndome loco, no sé si esto es real o es un invento de mi mente.

»Después de lo que pasó en la ciudad nos hemos distanciado, y no sé si lo vamos a superar, porque incluso te mataste por eso.
—Se llevó una mano al rostro, frotándose con un deje de desesperación. No sabía hacia donde lo estaban llevando sus palabras—. En el hotel, cuando me dijiste que ibas a dejarme me planteé mantenerte sedado para que no te pudieras ir a ningún lado, y ahora mírame, que idiota... —Rió brevemente, aunque lo que hubiera dicho pudiera no tener mucho sentido, volviendo a mirar a Jack entre sus dedos—. ¿Me odias? —le preguntó, necesitando saberlo, pretendiendo dirigir la responsabilidad a él, por cobardía en parte, por temor también, de estar metiéndose en terreno pantanoso—. ¿Tú podrías seguir conmigo a pesar de todo? Mi esposo... —Subió una de sus manos para acariciar su rostro, mirando sus ojos con los suyos aguados—. Lo siento de corazón, todo lo que sucedió fue culpa mía, te arrastré... No quiero separarme de ti.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Jack Stracci el Dom Sep 17 2017, 07:14

Jack estuvo escuchando lo que le decía pensando en respuestas pero sin llegar a intervenir y cuando le habló del hotel frunció el ceño extrañado ¿Qué hotel? preguntó en su mente, no recordaba nada de lo que había sucedido ahí, no recordaba haberle dicho que lo dejaría ni nada semejante, tampoco que lo hubiese sedado, había atribuido el despertar en el cuarto como parte de la borrachera sin llegar a dimensionar como habían sido las cosas para Nicola que estuvo consciente. No recordaba como se golpeó la cabeza contra el suelo, como estaba tan desesperado ni como lo había mordido con furia. Había sido un animal asustado entonces y nada de eso estaba en su mente. Unos flashes de repente, mezclado con imágenes extrañas y recuerdos retorcidos.

Tú no tuviste la culpa. Empecé a seducir a esos hombres y disfruté con ellos, entiendo que te pusieras celoso, pero cuando me acuerdo de todo me da asco y me avergüenzo de mi mismo, no sé porque actué de esa forma, como un puto ansioso. Como mi Freya cuando entra en celo.—se encogió de hombros restandole algo de importancia, una vez que lo había descargado todo con Deimos ya podía verlo desde otra perspectiva.—Me pasaba mucho eso, no sé si seré así aún, en esta vida. Pero cada vez que tenía sexo luego venía la culpa, el deseo de morir antes que verme al espejo. Incluso contigo Nico, cuando fui a tu mansión, luego le confesé a Deimos llorando lo que había hecho, me golpeó, me lo merecía, especialmente porque sentía algo por ti, pese a lo poco que te conocía. Es una suerte que Deimos no te hubiese matado, pero esa vez, cuando fuiste, yo lo ayudé a perseguirte porque correspondía que te matáramos. ¿Entiendes? Debía hacerlo para que me perdonara... Era lo más grave que había hecho en nuestra relación.
»Ahora míranos, casados y con nuestro otro amante durmiendo... Humano también se levantaba tarde.
—se acomodó en el suelo con él para abrazarlo y cambió de lugar para darle la espalda al fuego y calentarse un poco. Luego le acarició la sien y le ordenó el cabello.

Nicola, no existe la locura. Así definen los otros lo que no son capaces de ver. Me habían convencido de que estaba loco y estuvieron darme medicamentos que me volvieron loco al tener un comportamiento errático, pero eran drogas, sólo drogas, es lo que hacen y ellos provocaban mi locura para justificar lo que no entendían. No te estás volviendo loco. Estás dejando atrás tu vida mediocre e ignorante en la que la auto-indulgencia no te dejaba ver más allá de tu narices. El mundo es enorme más allá de mapas, hay tantas cosas, demonios, dioses, una lucha eterna entre las cosas... Sólo dejaste de ser un oveja y ser un lobo asusta, porque siempre hay pelea, no hay pastos verdes para los lobos, sólo lucha y sangre.—le dijo todas esa palabras en tono intimo, hablando tan cerca como estaban y dejándose envolver por el calor del fuego.

Hay un vampiro en la casa y un médium al que pude hablar estando muerto para que me sacaran. Todo fue parte de un plan. A veces deseo que la vida sea simple, ser una persona simple, como el que pretendí ser por al menos cuatro años... Pero no puedo. Quiero ser vampiro también. Pero cuando le dije a Deimos se enojó, al parecer el puto quiere ser inmortal solo. Estaba pensando en obligar a Lucien. Porque te juro que la idea de envejecer me vuelve loco.—se quedó pensando un momento y luego negó.—Cambié de tema repentinamente, no era de eso que hablamos. Lo pensé por las cosas extraordinarias que tenemos cerca...Nicola. Si nos matamos matemonos juntos dentro del circo. Sabemos que esos fantasmas siguen vivos ahí, no importa no salir, podemos agrandar el circo, pero no quiero volverme viejo. Si Deimos nos niega ser vampiros podemos ser como Dorian. ¿Te parece?


Última edición por Jack Stracci el Lun Sep 18 2017, 00:23, editado 1 vez


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: The day after || Jack

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Sep 18 2017, 00:16

No estaba muy seguro de estar comprendiendo lo que Jack decía, pero prefirió no hacer ningún comentario para evitarse los problemas que pudieran surgir de su ignorancia o de que lo tomara con poca seriedad. Simplemente permaneció con él en silencio mientras sus propios pensamientos divagaban sobre el peso de aquella realidad que estaba viviendo.
Más allá de la «locura» de su madre, no había presenciado nada sobrenatural hasta que el circo llegó a Baltimore, no conscientemente, al menos.
Aún recuerdo el palazo que me diste —dijo, a modo de queja y frunciendo el ceño, aunque luego le sonrió para que viera que estaba de broma.

Mientras Jack hablaba Nicola lo acariciaba, buscaba compartir el calor con él para que su cuerpo se entibiara de una vez por todas, y aunque estar cerca de la chimenea parecía estar teniendo buen efecto, no estaba muy seguro de si lo estaría calentando realmente o sólo de forma superficial.
También se preguntó, distrayéndose un instante, si acaso iba a quedarse así para siempre, frío, como Deimos cuando no comía.
Volvió a prestarle atención, luego de esa pausa, y se contagió de sus sentimientos, de su miedo a envejecer y de su deseo de ser vampiro.
También a mi —dijo, coincidiendo, y cuando iba a decir algo más Jack cambió de tema así que lo dejó pasar.
Ser como Dorian era algo que ya había pensado, pero tenía un coste, que era no volver a salir del circo nunca más. Era una idea demasiado romántica en hacer del circo lo mejor del mundo y permanecer junto a sus amores el resto de la eternidad, pero él no era tan romántico, y no veía muchas ventajas a no poder volver a ir a una fiesta, o a una tienda, o a cualquier cosa que se le antojara, por estar atado al circo.
No sé por qué se negaría —dijo, como una nueva queja—, pero antes de que eso sucediera me gustaría deshacerme de mi «amigo», porque entonces imagino que será aún más difícil de echarlo.

»Y sobre lo de volvernos como Dorian... No lo sé, Jack. Es mejor que morir nada más y desaparecer, eso es cierto, pero las limitaciones... Morirme o volverme viejo no es algo en lo que quiera pensar ahora mismo, además,
—Hizo una pequeña pausa, mientras lo miraba, y después de ese silencio formuló una sonrisa ladina—. Tal vez me vuelva más guapo con unos cuantos años más, como mi amigo Tristán —dijo, medio en broma medio en serio, acercándose con una sonrisa para darle un beso.

Lo acarició, y buscó mirar el fuego por uno de sus costados. Se sentía agradable allí, especialmente por estar tan cerca de Jack, a quien devolvió luego su atención.
¿Como te encuentras? —preguntó, cambiando de tema, yendo de una cosa a otra como parecía que estaban haciendo desde el inicio—. A estas alturas todo el mundo debe saber ya que estás muerto, ¿qué vamos a hacer?, ¿contarles a todos la verdad? Quiero decir... —dudó—. No sé. No es como que importen ellos, pero... Algo tendremos que decir.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.