Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Hoy a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Ayer a las 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Ayer a las 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Kindness || Jørgen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kindness || Jørgen

Mensaje por Patrick el Vie Sep 29 2017, 01:19

Aberdeen, por la tarde, martes diez de diciembre, 1929.

Ya por la tarde, Patrick había terminado gran parte de sus obligaciones, por lo que tomó la decisión de pasear por las calles del modesto Aberdeen a hacer unas compras personales.
A falta de palabras llevaba consigo una lista escrita de su puño y letra, con la que tenía la intención de indicar a los buenos vendedores de las tiendas de Aberdeen lo que estaba buscando.
Unas compras navideñas antes de tiempo y en un lugar pequeño como ese no iban a salir demasiado bien, lo sabía, pero al menos quería encontrar galletas con las que reemplazar la caja metálica que ya se le había quedado vacía y usaba para guardar cosas.

Después de haber comprado en la tienda de comestibles —la única que le pareció que había en el pueblo—, guardó las cosas en un bolso de tela que traía y se encaminó a continuar con su paseo, lamentablemente su silencio y su necesidad de señalarle al dependiente lo que iba buscando no había pasado por alto a otros chicos, un pequeño grupo que mezclaba chicos de su edad con otros un poco mayores.
Patrick los observó con duda, habiendo detenido su caminar porque ellos le cortaron el paso, y con el ceño fruncido empezó a ser el blanco de sus burlas.
¿Qué te pasa a ti? Miren, a este fenómeno de circo lo contrataron porque se le comió la lengua un gato. ¿Eres un mimo o un memo?
No entendió el por qué iba a empezar ese enfrentamiento, y lo cierto es que se limitó a rodar los ojos por una broma tan infantil, pretendiendo rodearlos para seguir con su camino, pero uno de los mayores se movió para cortarle el paso e impedirlo, regalándole de paso un pequeño empujón que hizo que retrocediera con el ceño fruncido.
No te vayas tan rápido, sólo queremos divertirnos un poco, ¿sabes hacer algún truco de magia?
En otro contexto, sus peticiones podrían haber sido bien intepretadas, pero Patrick sabía por el tono de burla que sólo pretendían hacer de él el blanco de su diversión momentánea.
Se veía superado en número, tamaño y fuerzas, así que retrocedió solo para encontrar risas a su espalda. Era muy frustrante, y por un momento deseó que Dieter estuviera ahí.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 187
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Kindness || Jørgen

Mensaje por Jørgen Bak el Dom Oct 01 2017, 20:56

Debe de reconocer que hay un punto de ingenio en el uso de la paronimia entre "memo" y "mimo", pero tampoco es como para romper a aplaudir o cubrirse los ojos por la luz abrumadora de la inteligencia de su emisor. Uno también se asombra de ver que un mono es capaz de lavar una patata en el agua del río, pero no deja de ser un mono por eso. Jørgen siente un poco mal porque se ha reído, como el corro de imbéciles que siguen al líder unicelular.

En principio no tiene pensado intervenir. Es como uno de esos documentalistas de la naturaleza que debe velar por la veracidad de su filmación, por muy cruel que sea la escena. ¿Es que no salvaría a la cría de gacela ante la voracidad del león? Claro que sí, pero entonces estaría interrumpiendo el ciclo de la vida y metiéndose en un rollo muy peliagudo de las leyes animales, porque la ética y la justicia son conceptos humanos. Así pues, en su descanso de lavar platos y jarras -enormes jarras, por cierto, cómo beben los cabritos con la excusa de que es invierno- tan solo se dedica a observar.

La punta del cigarro colorada delata su posición en la oscuridad, pero nadie le echa cuentas porque el muchachito, por alguna razón que no alcanza a comprender, atrae las burlas. Jørgen no ve nada extraño en él: no está deforme, no tiene dos cabezas ni es pelirrojo. Supone que tampoco es necesario responder a ningún tipo de complexión, basta con pasar delante de ellos para atraer su crueldad. Así son los chicos, sentencia para sus adentros con el aplomo de un anciano. ¡Pero bueno! ¿A qué viene eso? Ni que tuviera cincuenta años y estuviera cansado de las fechorías de los chiquillos.

Uno de ellos, gordezuelo y bien alimentado, al que ya ha visto por la posada alguna vez junto a su padre, golpea al "memomimo" en el pecho para lanzarlo al suelo. Otro se ríe a carcajadas.

"Pídeme que pare". Exige el gordinflón, gracioso como el que más. Un tercero se encarga de quitarle su libreta. Tras arrancar unas cuantas páginas, la despide con una poderosa patada, lo cual provoca más risas. En ese momento, Jørgen comienza a sentirse incómodo. No es capaz de mirar a otro lado e ignorar la situación. Le encantaría, de verdad, porque probablemente salga perdiendo. Aunque es una pandilla de mocosos, sigue en desventaja numérica.

—¡Eh, vamos! Solo es un chavalín. ¿No sabéis que detrás de las cosas pequeñas vienen las grandes? Su padre es el hombre elefante, una criatura inmensa, repugnante, que huele a zoológico... y lo peor de todo es que es caníbal, en serio. A su hijo le han cortado la lengua para que no hable de él, así vosotros, como idiotas, lo provocaréis y seréis su alimento. Os habéis metido en un lío muy gordo—asegura con expresión entre compungida y condescendiente. Al cigarro apenas le quedan un par de caladas.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 10
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: Kindness || Jørgen

Mensaje por Patrick el Jue Oct 05 2017, 13:46

Patrick no pensó que la cosa pudiera degenerar a más, no le había hecho nada a esos chicos y unos pocos insultos no eran significantes, pero entonces la situación se volvió más brusca. Patrick fue empujado y por ello tropezó, cayendo sentado al suelo, y la siguiente que sufrió las consecuencias del mal carácter de esos chiquillos fue su libreta, que vio deshojada y volando en otra dirección.

Estaba con el ceño fruncido y los puños apretados, sintiendo que quería llorar de rabia, haciendo que ese fuera el nuevo foco de sus burlas, pero entonces alguien más captó la atención de sus agresores.

Miró al mayor que se había sumado a la situación, incrédulo, sin entender qué diablos pretendía con sus palabras, si ayudarlo o sumarse a las burlas, llegando a la conclusión de que definitivamente era eso último.

Aprovechó la distracción para ponerse en pie y sacudirse el pantalón, y no muy lejos se escuchó el barrido de la elefanta, Jacinta, sonando en el momento preciso, haciendo que los muchachos empezaran a barajar la idea de que lo que el trabajador de la posada contaba era realidad e iban a ser devorados por el hombre elefante.
«Yo me voy a mi casa», dijo, apurado, uno de los chiquillos que se retiró primero, y el gordinflón le reclamó que era un cobarde y que volviera si no quería que le pegara. «Me llama mi madre», dijo otro, y el grupo comenzó a desbandarse.

Patrick por su parte, pensó que lo que le habían hecho no debía quedar impune, así que aprovechó el momento de debilidad para patear en sus partes nobles al «líder» del grupo, y luego corrió hacia el desconocido que había intervenido antes para refugiarse en él, escondiéndose tras su espalda a la espera de que hiciera algo si es que había más represalias.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 187
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Kindness || Jørgen

Mensaje por Jørgen Bak el Jue Oct 05 2017, 20:24

¡Qué oportuno escuchar a un elefante barritar en ese momento! Aunque oportuno no es la palabra. Realmente no es ninguna sorpresa; por alguna razón, tiene facilidad para hacer encajar los hechos de una manera favorable a su situación. No siempre funciona. Qué demonios, si funcionara, no estaría perdido en medio de la nada, con el tabaco escaseando y unos patrones explotadores.

—Mierda, creo que tiene hambre, está famélico—alerta a los chicos, con un gesto preocupado, incluso asustado, como si pudiera interpretar en el sonido despedido por la grandiosa trompa alguna nota discordante que le ayudara a distinguir el motivo. A lo mejor no se equivoca, ¿por qué razón iba a gritar un elefante? Lástima que no ande suelto -porque espera que no- para masticar a uno de esos mastuerzos—. Eso, nada de grupos, que es más fácil cazar humanos así—advierte, de parte de los chicos, con condescendencia y una pizca de paternalismo mal llevado.

Jørgen cree que la situación está más o menos solucionada, que ya puede sacudirse las manos y dar media vuelta, pero entonces el "chavalín", pese a lo enclenque que se le ve, tan modosito él, tan indefenso, tan menudo, va y le encaja una patada en los pendientes reales al que lleva el mando. Le recordaría a un animal disputando el puesto al alpha de la manada si no fuera porque, a sus ojos, es demasiado pequeño. Chasquea la lengua. Ahora sí que acaba con el cigarro y aprovecha el momento de desconcierto y debilidad para agarrar a Patrick del brazo. La táctica de Jørgen es habitual en él; aunque lo tachen de cobarde, tiene un presente en su corazón una frase imposible de batir: una retirada a tiempo es una victoria. Punto. No hay otra cosa que valga.

—¡Pero bueno! ¿Tú estás tonto o qué? ¿No ves que esos chicos podrían destrozarte? Como te vuelvan a pillar solo por ahí te deshacen, esa almendra solo sirve para guardar rencor. La venganza es un sentimiento muy primitivo, así que imagina...—reprende al chico, sin dureza alguna, porque algo en su rostro de duende juguetón parece reírse en todo momento.—Eso sí, ha sido una buena patada—admite Jørgen—. ¿Cómo te llamas?
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 10
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: Kindness || Jørgen

Mensaje por Patrick el Jue Oct 12 2017, 00:22

Refugiarse en el mayor no había sido tan mala idea, pensaba Patrick, y ya que se había metido en su problema y había dicho tonterías —que lo podrían haber salvado, pero tonterías al fin y al cabo—, tendría que aguantar hasta el final.
Por su parte, una sonrisa traviesa se había quedado dibujado en sus labios, dándole aspecto de duendecillo maléfico mientras se reía de su pequeña «venganza». El gordinflón se había quedado donde estaba, sujetándose la entrepierna al borde de las lágrimas, mientras que él no había recibido en realidad grandes magulladuras, sólo en el orgullo y... Bueno, en su pobre libreta.

Para responder a sus preguntas, aunque no fuera necesario, Patrick negó con la cabeza, sin dejar de mostrar su sonrisa. Además, tampoco le pareció una reprimenda real.
Mostró sus dientes, ampliando la sonrisa, cuando le dijo que era una buena patada, y luego, cuando le preguntó por su nombre la borró un poco y atendió.

Con una de sus manos se señaló la garganta, para que fuera consciente de que no podía hablar, y luego hizo un gesto con su mano, como si estuviera usando un lápiz invisible para escribir en el aire, acto seguido miró a su alrededor.
Si es que quería comunicarse con su «salvador», sería mejor que recogiera lo que quedaba de su libreta, y aprovechó que su acosador todavía no se levantaba para acercarse por ella, que con la patada que le habían dado había quedado lejos de la escena.

Sacudió la libreta al recuperarla, y con el ceño fruncido se dio cuenta de que la habían dejado bastante calva. Algunos de sus pequeños dibujos habían quedado hechos unos desastres de papel entre la nieve y la tierra, pero por suerte no eran nada de valor.

Le echó un vistazo al desconocido, al que le interesó volver a pegarse para que le ofreciera su protección si es que los chicos volvían con palos o algo así, y tras sacar su lápiz, que no había sufrido ningún percance al haber estado en su bolsillo, escribió su nombre: «Patrick», y se lo mostró al sujeto, esperando que pudiera leer.
De hecho, se notó su preocupación, porque muchas veces se encontraba con gente analfabeta con la que sólo se podía comunicar con señas, y decir su nombre así era un poco complicado, aunque si mezclaba «palmada» y «truco» podía tratar de hacérselo entender.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 187
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Kindness || Jørgen

Mensaje por Jørgen Bak Hoy a las 11:48

Es capaz de leer lo que ha escrito el muchacho en su maltrecha libreta. Debería comprarse una nueva, aunque no tiene ni idea de a cuanto está el papel y si es caro o no. Ese pensamiento le hace ser consciente de que está enterado, de una forma sutil, todavía latente, de que se ha producido un gran cambio en el entorno al que estaba acostumbrado a habitar. También tiene la sensación de que no es la primera vez que le ocurre algo parecido, aunque no sabe cómo sentirse por ello (más allá de lo confuso que resulta).

—Así que Patrick... Tricky. Eh, te pega, ¿sabes?—Le señala con un dedo—. Supongo que el equivalente en tu caso a decirte que tienes una voz bonita es decirte que tienes buena letra o algo—. Parece una convalidación acertada desde su punto de vista.

Nunca ha sido bueno calculando la edad ajena, pero diría que no pasa de los trece o catorce, a lo mejor algo más. Está escuálido y tiene una cara un poco afeminada, así que quizá no ha pasado la pubertad y sus rasgos de hombre todavía no se han acentuado.

—¿Es verdad que estás en el circo?—. Jørgen mira hacia atrás y a los lados para asegurarse de que ninguno de los muchachos de antes regrese. Uno de ellos debe de albergar fuertes deseos de venganza hacia el niño por la patada que le ha arreado, así que más vale que no se vuelva a exponer solo por el pueblo porque no cree que mucha más gente de Aberdeen le importe un pimiento lo que le pasa a un monstruito del circo—. Tienes que tener más cuidado con eso. Es como si llevaras una diana en la frente, ¿sabes? La gente, bueno, claro que lo sabes. No te voy a dar lecciones de algo que ya conoces. ¿Qué haces en el circo, tienes algún número?

Trata de recordar la cara de Patrick dibujada entre los panfletos que le ofreció aquel chico larguirucho y espigado, pero no cree haberlo visto retratado.

—¡Ah! Espera. Yo soy Jorgen, pero como no puedes decir mi nombre, no es tan importante. ¿Silbar puedes? Dame un silbidito, fiiu—añade con voz cantarina. Constantemente se tiene que recordar que es mudo, no sordo, porque por puro instinto casi le grita o empieza a hablarle a través de señas.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 10
Towny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.