Últimos temas
» Tienda de magia
Mar Jun 19 2018, 02:55 por Emma White

» Cierre de temas
Vie Jun 15 2018, 15:16 por Holly Winter

» Cambio de grupo
Jue Jun 14 2018, 03:29 por Malcolm Benedict

» Registro de poderes
Jue Jun 14 2018, 02:47 por Emma White

» Jefferson (en construcción)
Dom Jun 10 2018, 03:44 por Jefferson

» Si es una multa busca otro buzón || Correspondencia de Klaus
Sáb Jun 09 2018, 23:46 por Jack Stracci

» Registro de trabajadores del circo
Sáb Jun 02 2018, 00:15 por The Fool

» Miembros de Sociedades Secretas
Sáb Jun 02 2018, 00:13 por The Fool

» Registro de PB
Sáb Jun 02 2018, 00:12 por The Fool

» Obscurum Cor [ Af. Élite]
Mar Mayo 01 2018, 20:36 por Invitado

» Fall and Rise + Hermana
Mar Mar 27 2018, 01:42 por Invitado

» Mi vida en primera persona || Diario de Nicola
Dom Mar 25 2018, 20:05 por Nicola Stracci

» Buzón de Deimos
Dom Mar 25 2018, 04:22 por Jack Stracci

» Búsqueda de rol
Sáb Mar 24 2018, 00:49 por The Fool

» Anuncios administrativos
Vie Mar 23 2018, 23:31 por The Fool

» Generar estadísticas
Vie Mar 23 2018, 00:07 por The Fool

» Portentos de The Sacred Voice (Risen)
Jue Mar 22 2018, 21:44 por The Fool

» Castigos de The Black Cross (Risen)
Jue Mar 22 2018, 21:37 por The Fool

» Rituales de brujería
Jue Mar 22 2018, 21:32 por The Fool

» Sociedades Secretas
Jue Mar 22 2018, 06:23 por The Fool


Página 1 de 1. • 
avatar
Mostrar datos
el Dom Mar 25 2018, 17:16
Mi vida en primera persona
Dicho por mi primo Marzio, la escritura es también una forma de desahogarse, y siendo que mi vida no ha hecho más que ir cuesta abajo desde hace un tiempo, he pensado que tal vez no sea tan mala idea plasmar en papel aquello que me aflige.
Sé que él sólo intenta animarme al decirme que envidia la vida tan "increíble" que he tenido a mi corta edad, pues es la única familia que me queda, y los italianos somos muy apegados a nuestros parientes.


Los acontecimientos que se han ido sucediendo desde que alguna vez viviera con relativa paz en Baltimore son tan inverosímiles que no dudo que me tomen por loco si es que alguien encontrara alguna vez este diario, pero no es mi intención mostrárselo a nadie

En cualquier caso, y si alguien llegara a encontrarlo, tómese como ficción todo lo que haya escrito.


Mi nombre es Nicola Stracci, nací el 25 de mayo de 1897, aunque en mi documentación actual el año que figura es 1909.
Hijo de Benedetto y Violeta Stracci, fallecidos en Septiembre de 1917.

Maleante, circense, gitano, italiano, americano... Un auténtico demonio.
Vodevil


avatar
Mostrar datos
el Dom Mar 25 2018, 18:20
Cap. ?: Abandono
Estos recuerdos son sumamente dolorosos para mi, pero escribir es mi actividad de purga, y quizás encuentre algún tipo de consuelo luego de dejar constancia de lo que para mi sucedió.

Casi era tiempo de recibir el nuevo año 1930 cuando él desapareció. Jack, mi Jack.
Estábamos afincados en Santa Clarita, a poco tiempo de partir con aire renovado y fresco a Los Ángeles, y yo ni siquiera había imaginado que me dejaría.
Tal vez fui demasiado idiota o inconsciente como para darme cuenta de que lejos de mi estaba naciendo un amor por otra persona, y no lo supe hasta que lo vi con mis propios ojos. Pero eso no nos ocupa en este capítulo.

El día inició con incertidumbre, ¿dónde estaba Jack? No había dormido conmigo, y aunque al principio pensé que tal vez había ido a la gran ciudad a comprar materiales otra vez, olvidando avisar como ya se había hecho normal, lo descarté al ver que no había ninguna de sus pertenencias en el carromato.

Usualmente los efectos personales de Jack no ocupaban un gran espacio, no era poseedor de muchas cosas, pero tomé consciencia de su abandono cuando no encontré su ropa ni su bolso. Tampoco estaba la gata, así que se había marchado para no volver.

Apenas podía creerlo. No quería creerlo.
En ese momento salí del carromato sin preocuparme siquiera de cambiarme de ropa, y recuerdo que pregunté a todos cuanto me crucé si es que habían visto a Jack.
La mayoría no sabía nada de su paradero, siquiera nada en absoluto de él, y no fue hasta que entré al carromato de mi amigo Werther que supe algo por fin.
Vi a su pareja agachar la cabeza cuando llegué ansioso, diciendo que no podía encontrar a Jack, y entonces toda mi atención se volvió a él. Por su expresión de culpabilidad fue muy evidente que sabía algo, y yo necesitaba que me lo contara.

Fue por él que supe que Jack se había marchado del circo el día anterior, con una de las camionetas, y cuando fui a comprobar si es que el vehículo estaba de vuelta vi que no era así.

Me quedé helado, las horas pasaron a una velocidad pasmosa mientras yo estaba clavado allí, mirando la nada.
Jack realmente nos había abandonado, y yo no sabía por qué.
Vodevil


avatar
Mostrar datos
el Dom Mar 25 2018, 18:45
Cap. ?: Traición
Dejé pasar un tiempo prudente mientras el rencor y la ira se cocían en mi interior.
Pensé que regresaría. Jack regresaría tarde o temprano, en cualquier momento. Volvería. Miraría al horizonte del circo y vería llegar una camioneta, con él arrepentido. Ese fue el pensamiento al que me aferré durante su ausencia, pero pasó un día, otro... Llegamos a Los Ángeles, pasamos año nuevo sin él, y el vacío que dejó en mi vida fue insoportable.

No quería aceptar que Jack se hubiera marchado así, sin decir nada, sin una despedida, sin saber sus motivos... Por eso acudí desesperado a mi padre, mi verdadero padre.
Pensé que él podría ayudarme a reconstruir lo que había sucedido y, de paso, cambiar el sino para que su abandono nunca hubiera llegado a darse. Quería evitarlo, quería recuperarlo, y no fue hasta después de intentarlo una y otra vez que supe que no debería haber hecho nada de eso.

Sabía el día y la hora aproximada de cuándo sucedió, Klaus y Werther me lo habían dicho. Con esa información le pedí a Kóstyk que me llevara ahí con su poder para torcer el tiempo y el espacio, y escondidos entre las jaulas de los animales presenciamos todo.

Había algo entre Jack y Klaus, Werther y yo habíamos tenido nuestras sospechas, pero entonces lo confirmé.
Se trataba de algo que no era correspondido, pero algo al fin y al cabo, y con ello el rencor que ya había sentido por su abandono creció.

Lo odié, más de lo que había odiado nunca a nadie.
Aquella era la peor traición, pues habría podido soportar que se acostara con él, pero no que se hubiera enamorado.
Vodevil


avatar
Mostrar datos
el Dom Mar 25 2018, 19:24
Cap. ?: No intervenir
Esta época de mi vida está un poco borrosa. El tiempo y el espacio se volvieron difusos, no tenía una verdadera consciencia de la realidad, como tampoco sabía quién era yo, ni cuál de esos yo era el lineal.

Aprendí a la fuerza que no debía intervenir, que tenía dejarlo ir, pero antes de ello pasé por grandes calamidades.

Todo esto puede o puede no haber pasado. A efectos prácticos jamás sucedió, pero quedó grabado en mi memoria para siempre el cómo tantas veces traté de impedir que Jack nos abandonara.

Únicamente recuerdo con nitidez la primera y la última vez que lo intenté.

La primera vez salí de mi escondite poco después de que Klaus se alejara. Aparecí en escena para hacer un gran escándalo y reclamarle a Jack en el momento, pero el resultado no fue el que esperaba. Intervenir en ese instante hizo que el amor que estaba sintiendo por Klaus se pronunciara, y nos ensalzamos en una pelea tan fuerte que acabó marchándose de igual manera.

La última vez fue la peor.
Enloquecido por el dolor y la rabia maté a Klaus para que Jack no pudiera amarlo, pero eso desencadenó una serie de acontecimientos:

1. Werther se suicidó, y con él parte del circo perdió la alegría. Charles y Jude jamás podrían haber superado su muerte, y yo tampoco, pues era mi mejor amigo, pero en el momento no pude ni llorar su muerte.

2. Jack supo que fui yo, y todo el amor que alguna vez hubiera sentido por mi se esfumó. La muerte de Klaus hizo que su amor por él se convirtiera en algo eterno, y a mi me detestó.

3. Sin ese amor que antes hubiese detenido a Jack, todo su poder fue lanzado contra mi, y experimentamos en carne propia -mi huésped y yo- sus torturas como elevado.
No se apiadó de mi, ya no había nada que lo frenara, y por un tiempo solo existió dolor y agonía. Mi huésped y yo estábamos muriendo, pero Jack, en su venganza, no nos lo haría tan fácil.

El circo se convirtió en un campo de batalla, y nada quedó en pie.

Al final hubo un pequeño periodo de paz, recuerdo como mi padre me tendió su mano y yo la tomé, marchándome con él.
Arreglamos el desastre que había quedado, volviendo atrás e impidiéndome matar a Klaus.

Kóstyk me hizo prometerle que no volvería a intentarlo, y no volvió a llevarme al pasado para arreglar algo que no tenía arreglo.
Gracias a él comprendí, muy a mi pesar, que no debía intervenir.

Mantener a Deimos al margen de ésto no es algo que me enorgulleciera, pero no quise hacerlo partícipe para no arruinar lo único que me quedaba.
Vodevil


avatar
Mostrar datos
el Dom Mar 25 2018, 20:05
Cap. ?: Visitas
Darme por vencido no había sido nunca algo que se me hubiera dado bien, pero no había nada más que hubiera podido hacer.
Fue un tiempo lleno de rabia, rencor y añoranza, que llegó junto a un periodo de muchos cambios en mi vida.

El como mi huésped y yo nos hicimos uno no tiene lugar en este capítulo. Aquí me gustaría contar como mi amigo Tristán mantuvo mi fortuna y mis propiedades a buen recaudo, y como al llegar a Los Ángeles volví a ser el orgulloso Nicola Stracci que algún día hubiera existido en Baltimore.

Con mentiras y falsificaciones pudimos sobrepasar los doce años que había estado perdido, de nuevo tenía una identidad, tenía dinero, posesiones; incluso ahora tenía una familia más grande y unida que la que jamás habría podido desear... Nada podía ir mejor. Sólo me pesaba no tener a Jack a nuestro lado.

Deimos y yo estábamos bien, eramos relativamente felices en esta vida que parecía acomodarse mejor a nuestras personalidades, pero nada de eso hizo que olvidáramos a Jack.

Lo extrañaba. Lo extrañaba demasiado. Y por eso en algunas ocasiones le pedía a mi querido padre que viajáramos a donde estuviera.

Tomé por costumbre ir a verlo de vez en cuando, al pasado, momentos que hubieran sido felices; al futuro, para tratar de averiguar cuándo regresaría a mi; al presente, para saber cómo estaba..., pero aquellas visitas se fueron volviendo más espaciadas cada vez, hasta que un día simplemente dejé de hacerlo.
No volví a pedirle a Kóstyk que me llevara a ver a Jack, y el asunto quedó zanjado por mi parte. Tenía que seguir adelante, y si no iba a tenerlo en mi vida tampoco iba a seguir torturándome al ver como enloquecía en soledad.

Durante mis visitas vi, junto a mi padre, y a una distancia prudente, las transformaciones de Jack, como era cierto que se convirtió en una bestia.
A veces lo observé tan de cerca que me pareció que me había visto, pero desaparecía tan rápido que no pude dejarle lugar a pensar que era yo.

Podría haber hecho algo, ya había pasado tiempo, pero tenía miedo que intervenir otra vez supusiera otro desenlace fatal del que tal vez no podría volver a salvarme.
Vodevil


Contenido patrocinado
Mostrar datos
Página 1 de 1.
 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.