Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por The Fool el Jue Ago 20 2015, 04:47

Recuerdo del primer mensaje :

El gran debut en Baltimore


El manto nocturno fue bañado de luces, pero no eran las estrellas las protagonistas de tal fulgor, si no que del puerto olvidado se alzaban las puntas coronadas de luces, como estrellas en la tierra. Los ojos de los espectadores no tardaron en sentirse atraídos como polillas al fuego y se dirigieron al lugar sintiéndose inquietos y entusiasmados a la vez. ¿Qué encontrarían ahí? «La casa de las pesadillas de Dr. Záitsev» era un título bastante sugerente y la gente sentía su corazón latir de temor ante tan sólo la promesa de que esto sentirían.

Tras bambalinas el caos era total, algunos ejercitaban para calentar los músculos antes de las presentaciones, otros organizaban lo ya ensayado los días anteriores para que nada saliera mal. Las costureras corrían de un lado a otro mientras cada uno buscaba hacerse de un lugar en los espejos para poder maquillarse frente a su reflejo. El bullicio era general, los payasos practicaban sus rutinas y los músicos afinaban sus instrumentos. Estos fueron los primeros en ir a sus puestos mientras la gente empezaba a llenar las galerías en la oscuridad.

La música empezó a sonar dando el inicio haciendo que la gente empezara a guardar silencio, los «shht» de los mismos espectadores silenciaban a los que aún no lo hacían y finalmente fue la música lo único que llenaba el ambiente.

Las luces se dirigieron hacia la arena iluminando la gran cortina roja y esta se abrió revelando un mural de un payaso de pelo rojo, uno con un aspecto casi depredador que amenazaba con sus dientes afilados devorarlos a todos. La silueta del presentador era lo único que formaba una sombra en este mural, una sombra que era larga e imponente y parecía hacerse más larga aun a medida que caminaba y al llegar al centro aquella figura se subió en un pequeño escenario circular y las cortinas se cerraron tras de él. Las luces ahora se enfocaron en el presentador iluminando una gran sonrisa.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo


Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 25 2015, 00:04

Podía pasar horas delante del espejo roto a la luz del sol o de las lámparas de acetite y velas, cubriendo cada célula del rostro con cientos de colores que formaban una única composición armónica y cromántíca. Un blanco tan puro como la nieve de navidad, siempre en una misma dirección con una suave esponja que acaricia con mimo mientras cumple su cometido artístico de crear una máscara en una cara .Luego, polvos sutiles que oscurecen a la luz de los focos para que la cara no parezca una pequeña luna, pero siempre con luz, pequeña, que nunca se va. Después los labios perfilados, pintados con diferentes tonos de rojos y un corazón en mates dejando un beso en el centro. Por último los ojos, perfilados en negros con escalas de grises y un rombo atravesando cada cristal azul.
Entonces los cascabeles anuncian sus pasos y empieza el espectáculo.

Esperaba paciente su tuno a escondidas del público, saboreando la anticipación de los aplausos en el paladar sediento, un hormigueo que hace volar. Reverencia, tomo la mano del señor Záitsev con una sonrisa de regalo.
Luces, aplausos, el arlequín de la mano de su señor está listo para sorprender con el espectáculo.
Las manos enguantadas siguen siendo suaves. El hombro del hombre es robusto y sus manos firmes, y con las vueltas me siento tan bien sujeta que los pasos tambaleantes logran amenazar con caer la suelo. Un dos tres, un dos tres.. Los pasos no son delicados, pero si hermosos, casi grotescos. La cabeza se echa atrás y a un lado y otra vez con una sonrisa que deja al descubierto sus dientes, sus rombos, sus corazones. Glan, glan, glan hacen los cascabeles al compás. Es hermosos en su pateticidad, e incluso me atrevo a entonar notas agudas entre estofas al son de la música y su voz. Canta para mi, canta para el público, baila conmigo, mi señor, hasta que la música termine.
Y cuando lo hace, el patético arlequín en sus harapos pone una cara triste. Ya soy yo en escena. La mueca es exagerada, igual que la sorpresa. Pongo una O perfecta con las manos abiertas y voy a tomar la rosa. Y entonces llegan las hadas. Blancas como la nieve, blancas como su maquillaje que me envuelven. Volar. Volar. Volar...

El cuerpo se balancea poco a poco al son de una música invisible, dando vueltas lentas. Luego se queda como una muñeca en una caja de música hasta que las hadas desaparecen.

Respira. Expira. Inspira...

Con las manos en alto en imitación a una bailarina de ballet, un violín canta alegre cuando la pierna izquierda sube y se pega en el muslo. Luego se alarga la pierna en forma de una L invertida, y por ultimo queda a la altura de la cabeza.
Solo habrán pasado dos segundos.
Mira a la derecha. Mira a la izquierda. Centro.
Entonces la pierna baja mientras el cuerpo se echa hacia atrás, pero no cae al suelo, las manos firmes en el suelo levantan su peso, ligero.
El violín se ha vuelto serio.
Las piernas se abren en direcciones opuestas, al límite. Levanta la cabeza y sonríe al público.
Entonces es cuando las acrobacias se vuelven más peligrosas, y también rápidas. Una verdadera muestra de flexibilidad y equilibrio. Los saltos mortales, y las piruetas hacia atrás, las volteretas en el aire y las vueltas sin que le afectara el mareo. Sobre las puntas de los pies, sobre el dedo de una mano mientras piernas y pies bailan a su son.
Hasta que el violín se acaba.
Una nueva reverencia, y con los cascabeles el arlequín se aleja entre saltos, bailando, hasta que se la traga su oscuridad de nuevo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Dorian Moreau el Mar Ago 25 2015, 01:34

Aun mantenía la sonrisa cuando la pareja salió bailando, pero poco a poco se fue borrando mientras escuchaba su voz, era magnifica y absorbente, la letra…nunca había algo tan perturbarte y romántico y ella parecía tan feliz, tan ilusa, loca y quebrada. No tardó en sentirse como ella. Él que siempre bailaba con hombres que estaban mal… ¿Sus pies también se mecería así algún día? Colgado pensando en él…Él, que aún no tenía rostro, aun no tenía nombre pero sabía que llegaría.

Recogió las piernas en el asiento y miró el asiento vació que había dejado Mihail… ¿Seria él? Lo había salvado de morir, luego había celebrado su vuelta a la vida. Miró más allá, ¿Seria él? Nicola, él niño rico que se había alegrado que fuera hombre, el que lo ocultaba bajo las misma narices de su padre, él era tan malo y eso le hacía sentir tan embrujado… Pero a quien más sintió tocar su corazón… Dejó de mirar al joven, para mirar al mayor justo a su lado y su corazón empezó a latir.

Miró de nuevo al escenario en el momento en que le daba una rosa y todo se desvanecía en bellas mariposas. Su corazón no pudo más en ese momento, aquel show tenía una carga dramática que no pasaba por alto para el francés. Se llevó ambas manos al pecho sintiendo mucho dolor y unas lágrimas empezaron a correr. Ella se veía tan solitaria bailando como una muñeca mientras las mariposas se esparcían por la carpa donde una de ellas se posó en su mano y Dorian la levantó lento para mirarla y esta volvió a volar. Luego quedaba en esa postura de bailarina mostrando aquella elasticidad, luego las vueltas impresionante, incluso cayendo sobre un dedo.

-No pesa nada- susurró y aplaudió cuando se retiró perdiéndose en la oscuridad. Entonces se secó la cara y miró al señor a su lado- Fue hermoso…¿No cree?


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 25 2015, 02:12

El espectáculo que habían presentado como relleno para los jóvenes que no salieron a actuar —a quienes ya tenía conocidos de vista— resultó bastante... Extraño, para Aris. No negará que rió en determinados momentos, pero al igual que rió sintió lástima, mucha lástima, por el pobre muchacho. Era el perro de Kóstyk, lo sabía, lo conocía un poco, y se preguntó si ese pobre desgraciado se sentiría bien.

Luego llegó el show siguiente, el de verdad, y no dijeron por qué no habían llegado los hijos de la luna... Mentalmente se cuestionó si los chicos estarían sanos y salvos o si había sucedido algo, así que preguntaría más tarde si es que no salían. Siempre quería saber como estaban sus artistas predilectos, y lo cierto es que guardaba cierto favoritismo hacia la pareja de mellizos pese a que casi nunca se había pronunciado ante ellos.

Allí estaba su querido Kóstyk bailando con la arlequín, y una pequeña sonrisa permaneció en sus labios durante toda la escena. Ella era bellísima, la historia que contaba sin palabras también lo era, y al terminar giró el rostro hacia el chico que tenía a su lado, pues creía haber oído que se dirigía a él.
Sí, realmente hermoso... —le dijo al chico junto con una sonrisa, y entonces se tomó la molestia de mirarlo a él, su ropa también, pero enseguida volvió a su rostro— ¿Trabajas aquí? —le preguntó. Nunca lo había visto, y dedujo que se trataba de un miembro del Staff del circo por la ropa que llevaba.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 25 2015, 17:04

Kóstyk acababa de salir al escenario haciéndonos creer que participaría también en este espectáculo pero tras dejar al arlequín ante nosotros desapareció como por arte de magia, dejando tras de sí un montón de mariposas. El espectáculo de la mujer parecía estar hecho precisamente de aquello, de magia, pues resultaba realmente cautivador. Todos sus movimientos parecían ser improvisados pero por la espectacularidad del show se veía que había trabajado en él un montón de horas. Miré alrededor para asegurarme de que nadie se fijaría en mí y mientras todos estaban cautivados con ella me puse a caminar a gatas para acercarme más al escenario y quedar en primera línea. Su actuación no merecía menos.

Estando tan cerca del escenario, temí que Kóstyk pudiera terminar enfadándose conmigo por estar allí por lo que me dediqué a poner mi mejor cara de inocencia y a esperar que nos enseñaran más magia. Aplaudí con ganas e incluso grité emocionado por el show que acababa de terminar. Lejos quedaban las preocupaciones acerca de si mi padre se encontraría allí o no.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Ago 25 2015, 19:37

A Nicola solían aburrirle los espectáculos que incluían mujeres, si fuera un mago para cortarlas por la mitad y cosas así no estaba tan mal, en realidad, pero en ese caso... El italiano se mostró totalmente aburrido y carente de emociones.
Los dos espectáculos anteriores le habían gustado tal vez porque había hombres apuestos llevándose todo el protagonismo, o tal vez porque prefería cosas más emocionantes y libres de todo ese aburrido sentimentalismo.

Varios suspiros salieron audiblemente de sus labios, exasperado, y como vio que del show no iba a sacar mucho entretenimiento giró a su lado para volver a mirar al chico del que lo separaba un asiento vacío. Cada vez estaba más seguro de que era Dorian, pero en ese momento no veía más que una cortina de cabello largo al estar girado hacia el de su costado, charlando tal vez.
¿Y si era una mujer? Bueno, no tenía ni idea, luego aprovecharía para acercarse y confirmar sus sospechas, pues de momento se mantuvo silencioso.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Kóstyk Záitsev el Mar Ago 25 2015, 20:48

Kóstyk no pudo ver el espectáculo de la arlequín. Una vez había desaparecido apareció tras bambalinas, en un lugar donde no había nadie, estaba frente a su propio puesto de maquillaje donde tenía un objeto que lo llevaba hasta ese lugar. De ser movido hubiese aparecido allá, pero lo tenía bien cuidado para que no desapareciera de ese lugar a pesar del caos reinante en el que siempre estaba el circo.

Caminó de vuelta al lugar donde esperaban los artistas y se acercó a Christine acariciando su espalda en la zona de la cintura. Probablemente ella era la única que conocía su verdadero “yo” por lo que habían pasado, en lo que ella le ayudó de forma vital, por eso algo de complicidad sentía con ella.

-Sigamos el show…- le dijo con una sonrisa y una vez entró Sarah le hizo una pronunciada reverencia y salió de vuelta a la arena bailando y girando aun aprovechando la atmosfera que había dejado la arlequín. Luego hizo callar a la música y empezó una más acorde a la siguiente exponente.

-Se clavó directo en mi corazón…- se tocó el pecho con dolor y cuando abrió las manos tenía una daga en el pecho, pero no se trababa más que de un truco que el caso encajaba muy bien-No… Era esto…Esto es de Lady Knife.

Démosle la bienvenida a otra de nuestras bellezas, esta mujer no sólo ha enterrado una daga en mi corazón, si no en la de muchoooos hombres, pero ojo, no literalmente, ya que ella jamás falla un tiro. A mí sí quiso darle en el corazón pero ella no sabía que el mío está aquí- sacó de su bolsillo un corazón palpitante, hecho de telas y luces, también algo que lo bombeaba con aire, pero todo se veía hermoso en su mano.

-Fuerte el aplauso para ¡Laaaady Knife!

Salió de la arena de vuelta a la oscuridad topándose por última vez con la pelirroja, pero no le dijo nada, iba sacando los tubos de debajo de su chaqueta que se unían al corazón artificial. Sólo le guiñó el ojo antes de que ella tuviera que salir y volvió tras bambalinas


Playing:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 400
Custom 5 - Kóstyk

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 25 2015, 21:33

Salir a la pista siempre me había puesto nerviosa, y por dos motivos. Uno de ellos, era el detalle de que alguien pudiera reconocerme; y el otro, como era de preveer, residía en mi propio número. Un fallo en el mismo podía acabar con alguien muerto o herido, cosa que no solía suceder en otro tipo de espectáculo. Y era más que consciente de que si erraba el tiro, ya podía empezar a correr, aunque confiaba plenamente en mis horas de ensayo; los tiros estaban dominados, y dudaba que fuera a perder el control de alguno de mis cuchillos.
Así pues, controlaba mi nerviosismo mientras que me aplicaba mi característico maquillaje, ocultándome detrás de los polvos que creaban aquella extraña cara de muñeca. Me sentía segura con aquella identidad, nadie se atrevería a relacionar a la recatada Christine con es mujer estrafalaria y cortante que aparecía en la pista.

Terminaba de prepararme, cuando Záitsev me avisó sutilmente de que se acercaba mi turno. Repasé mi imagen en el espejo, tomé mis cuchillos y me coloqué en la zona que venía ocupando desde hacía tiempo, cuando esperaba en los minutos previos a mi momento de salir a actuar. Esperé a que el maestro de ceremonias me diera la entrada, y en ese momento pisé el albero de la pista con paso firme y seguro, hasta colocarme en el centro de la misma. Realicé una reverencia al público que me contemplaba, la cual exageré tanto que no pareció educada, sino una burla descarada.
-Vaya...-dije con voz pausada, avanzando con parsimonia hasta mi posición habitual-¿Qué tenemos aquí? ¿Una colección de gallinas?-dichas esas palabras, lancé el primero de mis cuchillos con un gesto casual, como si no estuviera haciendo algo más complicado que apartar una mosca; el filo del mismo se clavó con precisión en la diana que ya habían sacado para mi número-¿O tal vez esta vez hayan venido hombres hechos y derechos que no teman mirar a la muerte a los ojos?-lancé el segundo cuchillo de la actuación, que quedó justo al lado del primero, como si fuera una especie de reflejo-¿Qué tal si lo comprobamos? No empecéis a rezar por vuestras vidas, Lady Knife nunca falla un tiro-añadí con cierta sorna, mordiéndome el labio en un gesto algo travieso-La verdad es que tirar cuchillos contra una diana vacía no es muy estimulante, y no quiero aburriros. Por eso vamos a añadirle un poco de acción a todo esto-avancé hacia el público casi a zancadas, alargué la mano y agarré al primer hombre que encontré por la solapa de la chaqueta-Y este caballero va a ayudarme a lograrlo.

Lo coloqué contra la diana con un gesto poco delicado (de hecho, bastante brusco) y luego me situé yo en mi posición para empezar a tirar. Me di un segundo para concentrarme, para poner mi mente en el filo de cada cuchillo que tenía encima. Tomé aire, y tiré el primero, apuntando justo al lado de su cabeza. Di un par de pasos con cierto garbo, como si bailase, y lancé el segundo, ahora al otro lado de su parte superior. Con un par de movimientos más, me puse de espaldas y lancé sin mirar, dando ahora justo donde empezaba el pelo del hombre. En cierto modo, ejecutaba una especie de danza, moviéndome a lo largo de la pista, alejándome, acercándome, pero siempre lanzando, cada vez de un modo más enrevesado. Un cuchillo lo lancé en mitad de un giro; otro casi sin mirar, otro por debajo de una de mis piernas alzadas...

Poco a poco, me acerqué al hombre, cuya silueta ya había trazado con los cuchillos en torno al centro de la diana. Me acerqué peligrosamente, como si fuera una víbora a punto de morder a su presa, situándome a escasos centímetros de su rostro, pero sin hacer contacto ninguno.
-Has mantenido la compostura-dije con un ronroneo, pero lo suficientemente alto para que todo el mundo me escuchara-Pero recuerda que el rostro de la muerte...-me alejé a zancadas, para lanzar el último cuchillo entre sus piernas, a pocos milímetros de donde se juntaban las mismas-¡no siempre es tan amable!-rematé alzando los brazos a modo de despedida.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Ago 25 2015, 22:34

Nicola debía ser la persona con expresión de aburrimiento más evidente en todo el público, y todo empeoró cuando vio que a escena salía otra mujer. ¿Ellas no deberían estar recluidas en las cocinas de sus hogares o confinadas en las casas cuidando de sus retoños? ¿Qué diablos hacían allí en el circo? Suspiraba y bufaba, y no le sorprendían los aciertos de la mujer pues él mismo también tenía una excelente puntería, y podría hacer lo mismo con una bala... Aunque él prefería que sus dianas fueran el cráneo de algún maldito desgraciado que se lo mereciera.

Seguramente producto de una mala elección la mujer decidió que el azar lo llevara hasta Nicola, lo agarró por la solapa de su chaqueta y para su sorpresa lo arrastró hacia la pista. En un principio fue incapaz de reaccionar porque no se podía creer que esa sucia rata se hubiera atrevido a tocarlo, pero cuando fue consciente poco después sacó sus manos de encima a manotazos.
Quita tus zarpas de encima—gruñó sin ningún tipo de delicadeza ni contención.

A pesar de sus quejas, que parecieron arrancar risas del público, fue colocado de diana humana y eso solo incrementó el odio que sintió hacia esa asquerosa mujer, que lo tratara de aquella manera era indigno, una mosca insignificante como ella no tenía derecho, pero tampoco quería quedar como un cobarde al retirarse, pues no lo era.
Su expresión enojada y desafiante era perfecta para arruinar el ambiente de emoción que estaba creando la mujer.
Si me rozas con alguna de tus mierdas estás muerta —amenazó alto y claro, haciendo que más gente del público se desternillara de risa, algunos incluso pesarían que se trataba todo de algo planeado, pues la actitud brusca y altiva del chico, hasta un punto humorístico, daba para pensar que era parte del show.

Los cuchillos no se hicieron esperar, comenzaron a volar rodeando su silueta y Nicola en ningún momento se movió, ni un centímetro. Su expresión no mostró asombro o miedo en ningún momento, solo cuando fue uno lanzado entre sus piernas realmente se alteró ¡¿Como se atrevía?! El italiano parecía furioso.
¡Te pesará esto, ramera! —amenazó con su lengua venenosa, y ella se marchó pero los trabajadores tuvieron que hacer acto de presencia para sacar algunos cuchillos y que pudiera retirarse. Nicola acabó rabioso a manotazos con todo el mundo y rugiendo como un león enojado, a lo que luego se limitó a volver a su asiento, comprobando una y mil veces que ninguna de sus prendas hubieran recibido cortes, pues la ropa que llevaba valía a sus ojos y a sus bolsillos más que el circo entero.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 26 2015, 05:13

Marie llevaba ya dos horas dormida en el auto de su padre después de haber hecho una rabieta al no poder llevarse a casa uno de los deformes de aquel circo. Mignola había sido invitado por uno de sus amigos al gran debut de aquel desdichado lugar. Sus intenciones eran no asistir, pero su princesa se había enterado de tal lugar y se encaprichó en que la llevara desde temprano así que ahí estaba, fumándose un habano junto a sus poderosos amigos mientras caía la noche y la princesa despertaba. Adviento había tenido que ir a comprarle algo para compensar lo del deforme y lo seleccionado fue un ajuar de reina para Cordelia. Después de tranquilizarse, la diminuta pelirroja cayó dormida y no despertó sino hasta tres horas después con toda la energía puesta para gozar esa noche de aquel espectáculo que prometía ser muy poco ortodoxo.

Al entrar a la enorme carpa, Marie iba con su muñeca enfundada en su ajuar nuevo aferrada a un brazo y la otra mano a la de su padre, parecía una reina entre todos los demás ricos que se sentaron cerca de la arena, oculta entre los robustos cuerpos de los amigos de su padre y su Nana junto a su mulata detrás de ellos junto a los guardianes de los otros asistentes que compartían una cartera desahogada como los Mignola. La música de comienzo hizo que el corazón de Marie se acelerara y detuviera de golpe al ver la sonrisa del que parecía ser el maestro de ceremonias... La sonrisa de aquel hombre le encantó a la pequeña quién con sus manos pequeñas enguantadas, aplaudía y lanzaba grititos de emoción que arrancaban sonrisas siniestras a su padre y uno que otro de los acompañantes.

El espectáculo de fuego y el de los tigres la dejó atónita... Le maravilló la habilidad del primero a la hora de manipular el fuego pero más que nada, al voltear el rostro y ver los enormes ojos blancos de su Nana quién estaba de igual forma asombrada, perpleja... ¿Qué decir de los tigres? Quería ser ella la chica aquella que se eligió entre el público pero su padre la contuvo posando su pesada mano sobre una de sus rodillas, apretándola con tal fuerza que la hizo dar un quejido cortito de dolor. Soñaría esa noche con esos tigres, con el fuego... sus enormes ojos ambarinos se abrían de par en par con aquel despliegue de luces de artificio que le iluminarían los sueños de ahora en adelante, los buenos al menos.

Entre los que la rodeaban, estaba el que su padre había murmurado se llamaba Stracci y otro señor distinguido de barbas blancas al que no conocía ni tenía ganas de conocer. Era casi tan mayor como su padre y ya eran bastantes señores los que la rodeaban siempre. La emoción que estaba experimentada fue opacada por las risas inclementes que el acto de un chico al que presentaron como Tate provocaba en los espectadores. Sobretodo en ese del tal Stracci al que juró nunca dirigir la palabra aunque eso ocasionara fisuras en los negocios. Marie los ignoró por completo pues sus pensamientos ahora estaban en compañía de aquel chico... aquel buen chico. Dos pequeñas lágrimas rodaron por sus rojas mejillas y seguidas de éstas, vinieron otras más al ver aquel siguiente espectáculo...

La música a pesar de ser grotesca, tanto o más que la voz de quién la cantaba, contrastaba de forma casi ridícula con la delicadeza de aquella pequeña chica que bailaba imitando a las bailarinas, Marie lo sabía bien pues ella misma lo practicaba desde muy pequeñita y ahora al verla a ella, con esa gracia triste y resignada, tuvo muchísimas ganas de ir de nuevo a la arena y acompañarla, de bailar incluso con aquel hombre que parecía todo menos humano... se imaginaba una historia de amor entre esos monstruos que su nana decía habitaban debajo de su cama, y la muñeca que estaba en lo más alto de sus repisas. Un suspiro profundo irrumpió el silencio que se había hecho en las butacas al termino de aquel bello acto seguido de aplausos de entusiasmo de la niña quién miraba con desprecio al chico ese por su actitud.

Tanto Mignola como Marie eran completamente ajenos a la presencia de aquella alma que había cobrado tres esa misma mañana en la finca Mignola, mejor que quedara así... lejos, sin darse cuenta él tampoco. El siguiente acto, llenó de vértigo las venas de Marie quién lamentó muchísimo la actitud de aquel chico al que deseó con todas sus fuerzas que una navaja le diera justo entre los ojos; cosa que por supuesto no pasó y su padre, encantado con aquel joven, celebró con risas y aplausos en cuánto éste volvió.

--Las mujeres en su lugar, cocinas o pariendo hijos.-- Le dijo al tal Straccio el viejo Mignola, Marie seguía aplaudiendo a la increíble mujer aquella sin prestar atención a su padre y su nueva amistad o lo que fuera.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Dorian Moreau el Miér Ago 26 2015, 05:54

Se rio por la observación del señor y se cubrió su sonrisa con los dedos. En su mirada se veía claramente el brillo trémulo de sus ojos, uno de enamoramiento y coquetería inocente, como si volviera a ser el niño que flirteaba con mayores como un juego prohibido. Todo su cuerpo se estremecía ante la voz y la mirada de aquel hombre y deseaba cubrirse el rostro y echarse a reír de puros nervios y para ocultarse de su mirada.

-No, no trabajo aquí, es que tuve un accidente y me prestó ropa quien trabaja aquí, el hombre tatuado que su jefe echó a golpes- volvió a reír al tan solo recordar la escena. No pudo evitar luego notar como se arrastraba por el suelo un chico, pensó que trataba de colarse a los asientos de la clase adinerada y como él mismo lo había hecho sintió empatía por él y le indicó el asiento que había dejado vacío Mihail, le indicó con una leve palmada a este, así también lo podía usar de escudo para que Nicola no lo saludara a quien había visto por el rabillo del ojo mirar en su dirección varias veces. No quería que le hablara pues podía arruinar su conversación con el mayor insinuando o directamente tratándolo de puta.

Volvía a escena el presentador y Dorian volvió su atención a él, su voz parecía llenar todo el lugar y su dramatismo era suficiente como para hilar una función con otra, excepto por el momento que presentó a unos “hijos de la luna” y a cambio de eso vino un espectáculo humorístico, que nada tenían que ver con el siguiente, el que le había sacado lágrimas, tal vez el hilo correcto era que salieran los hijos…luego la arlequín. Pero todo se podía perdonar al ver aquel acto. La siguiente mujer en escena lo primero que hizo que Dorian abriera grande los ojos fue su atuendo, mostraba tanta osadía, mostraba tanto como una vedette pero el maquillaje solo podía ser para un circo, su pelo, su pelo era increíble y se preguntó si a él le quedaría bien ese color. Luego su actitud tan brava le fascinó y de cierta forma pensó que a él le gustaría ser una mujer así de fuerte.

Se acercó a ellos y jaló sin preguntas ni permiso a Nicola y en medio de todos los insultos que profirió el joven, de la cual no pudo evitar reír bajo, aun por respeto a él. Lo puso en la diana y empezó a lanzar sus cuchillos. Dorian no podía evitar dar un salto cada vez que uno iba a dar cerca de él y cuando su entrepierna fue amenazada sin proponérselo apretó el brazo del mayor y luego lo miró.

-Lo siento me asusté- le dijo con una sonrisa y entonces escuchó una voz familiar, como si se alzara ante todas las carcajadas y aplausos. Su cuerpo se tensó y empezó a temblar mirando el vacío, sólo prestando atención a lo que oía. No quiso girar, tenía la sensación de cuando sabes que algo a tu espalda te causará terror, como un fantasma o alguien que te sigue en la calle, por eso no quiso mirar, su corazón latía frenético y había palidecido por completo hasta que vio un poco más allá a Mihail, que tenía unas prendas en los brazos y sin dudarlo ni por un segundo corrió hacia su salvador y se lanzó a sus brazos respirando agitado.

-¡Sácame de acá, sácame por favor, escóndeme donde no pueda verme! ¡Mihail! ¡Está aquí!- miró hacia él publicó para apuntarle a Mihail de quien huía pero al verlo sintió que perdía todas sus fuerzas y el pánico se apoderaba de él, sus piernas dejaron de sostenerlo y si no fuera porque estaba en sus brazos hubiese caído al suelo en el momento de perder la consciencia.


Última edición por Dorian Moreau el Miér Ago 26 2015, 06:25, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 26 2015, 06:13

Hablaba ahora con el joven, y rió bajo cuando le recordó la escena anterior en la que su buen amigo el señor Záitsev había echado a golpes a su empleado de allí, asintió.
Oh, entiendo, entiendo —dijo primero—, es expléndido que te estén cuidando, pero tal vez ropa de tu talla habría sido un gran detalle, eso te está enorme muchacho —siguió hablando y finalmente rió, pero no rió para burlarse de él, ni mucho menos, incluso adelantó una de sus manos para darle unas palmaditas en el hombro al chico.
Se preguntó qué sería lo que le había sucedido, pero aún no quería indagar demasiado para no incomodarlo y además tenían un show que ver, no podían quedarse haciendo ruido.

La próxima joven terminó por acercarse a ellos una vez hubo sido presentada, y por un momento pensó que sería para mandarlos a callar, pero en vez de eso sacó a un chico del público que no paró de patalear y rabiar durante todo el número. Sabía que no estaba planeado porque conocía a aquel chiquillo de buena familia y su fama de su mal carácter, así que no pudo más que reír discreto junto a las risas del público de su alrededor al darse cuenta del espectáculo cómico en el que se había convertido aquella exhibición.

El chico volvió a su asiento echando humo, y cuando quiso darse cuenta vio que el jovencito que había estado sentado a su lado prácticamente había echado a correr, esfumándose al otro lado de las gradas donde había una entrada.
Se sintió un poco decepcionado porque se fuera, pues le habría gustado conversar un poco más con él.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Mihail Vardalos el Miér Ago 26 2015, 06:26

Al marcharse antes de su lugar en las gradas, uno que se había conseguido de forma poco ortodoxa, se había marchado a hacerle una pequeña visita a las costureras en busca de favores. A veces solía ayudarlas a reparar sus máquinas así que le debían un poco a cambio, él lo único que quería era ropa para Dorian, y como no le corría prisa no se había apurado demasiado.
Quería algo que se viera bien para él, por supuesto no tomó en cuenta el detalle de si quería vestir en femenino pues directamente dejó que las costureras eligieran algo para un look masculino y muy colorido, acorde con el circo en realidad.

Mihail no reparó en ningún detalle, les había dicho más o menos la altura y la talla de Dorian con gestos, y en cuanto recibió la ropa no pensó en pagarla, solo se la llevó porque iba a tomarla prestada. Recibió algunas quejas pero él les dejó a cambio una sonrisa que mostraba los dientes, y así desapareció rumbo a la carpa principal de nuevo, a donde le haría entrega a Dorian de aquellas ropas que esperaba que le gustaran, o que al menos no le quedaran tan grandes como su camisa.

Recién estaba llegando desde la entrada y observaba a su alrededor en busca de Dorian, ligeramente desorientado porque no recordaba donde habían estado sentados o siquiera si aquella era la entrada por donde habían llegado en un inicio, al menos parecía que no llegaba en pleno show sino terminando este, y cuando notó algo a su lado se dio cuenta de que Dorian se había abalanzado prácticamente sobre él y lo recibió estrujándolo contra su cuerpo en un abrazo que era más por sostenerlo y que no se cayera que por otra cosa.
¿Qué? —fue lo primero que salió de sus labios, brusco, arrugando a la vez el entrecejo mientras lo veía a él, luego su mirada se desvió a la dirección desde donde supuestamente había llegado Dorian y observó a los presuntos culpables. El viejo de barba blanca, que descartó, el chiquillo que parecía terriblemente enojado y un hombre mayor... Ese debía ser, porque del viejo no se había mostrado aterrorizado y al chico le había dicho que lo conocía.

Dejó al joven apoyado en su cuerpo y sin pensárselo dos veces empezó a remangar su camisa desvelando sus brazos tatuados con sus músculos marcados y dispuestos.
Voy a partirle la cara a ese hijo de puta ¿Esa es su hija? Me da igual, será delante de ella —gruñó, con aire vengativo.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Kóstyk Záitsev el Miér Ago 26 2015, 16:43

No había notado a un espectador más allá de otro, excepto tal vez por el señor Van Loenhout, pero cuando el joven que había sido elegido por Christine empezó a proferir amenazas frunció el ceño, recordaría su cara, por si acaso decidía cumplir con lo que decía, porque habían ocasiones en las que no había tomado en serio las amenazas de otros y habían pasado cosas terribles. No era algo natral en él tomarse en serio a los otros, pero esta vez lo consideró necesario ya que en Baltimore andaba a la defensiva y preocupado. Especialmente después de lo que habló con Reynard.

Tras salir de escena Lady Knife, Kóstyk esperó un momento para que los miembros del staff sacaran los cuchillos de las dianas y las dianas mismas. Aprovechó también de mirar a Sarah y el semblante, más serio de lo común se perdió al verla.

-Mírate, que hermosa.- la tomó delicado de la mano y la hizo girar para poder apreciar todos los de detalles de su aspecto. Le dio un beso en el dorso de su mano y salió de vuelta a la arena.
Las telas ya estaban puestas esperando a Sarah y Kóstyk pasó a través de ellas.

-A continuación se presentará otra de mis mujeres… Si, otra mujer, mujeres que salieron de la cocina y dejaron de atender a sus esposos para brillar por su cuenta, mujeres libres, tanto que tienen la capacidad de volar.- casi había sido como si les hubiese leído la mente a sus espectadores, pero no tenía esa capacidad exactamente, era más bien como haber asestado con una daga en el centro. También por conocer la sociedad en la que se movía y por el hecho de que estaban saliendo una mujer tras otra y luego vendría una más.

-Con ustedes la belleza impresionante de Sss… ¡Ruby!- casi había dicho su nombre, por lo que dijo su nombre artístico aún más fuertes en un intento de hacer pasar desapercibido el siseo que casi se vuelve un error. Haciéndose a un costado, saliendo del centro de luz se devolvió tras bambalinas hacia la oscuridad y se acomodó en un lugar donde moviendo un poco una cortina, podía ver el show.


Playing:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 400
Custom 5 - Kóstyk

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 26 2015, 19:47


Salió a escena todavía con la sensación de los labios de Kóstyk en el dorso de su mano, y un cosquilleo en el estómago desde que la hubo halagado detrás de escena. Por alguna razón, ese pequeño gesto le dio un plus de ánimo y de energía para realizar el show, aunque no era como si le hubiesen faltado en algún momento. Amaba lo que hacía, y como mucho, sólo sentía nervios, por nombrar algo negativo relacionado con ello. Pero estaba convencida de que todo saldría bien.

Tras una breve reverencia para saludar a la audiencia desde el centro del escenario, se acercó a las telas y, sin derrochar un instante —no le convenía ponerse a pensar en lo alto que subiría—, comenzó a treparlas hasta alcanzar la altura necesaria para todo lo que tenía planeado. En ellas amarró sus pies descalzos utilizando sólo los pies mismos, y haciendo uso de la flexibilidad que había adquirido también como contorsionista, comenzó a realizar diversas figuras con un orden determinado de antemano: desde una relativamente simple apertura de piernas, hasta una llave de cintura, un cuadrado, un escorpión... Había aprendido bastante, todo en el circo mismo. Hasta posiciones más complicadas que implicaban que se enredara completamente en las telas, todo ello sin renunciar a la estética.

Si escuchaba los sonidos de sorpresa o los comentarios de la gente, era sólo porque no podía desactivar los oídos; pero no prestaba real atención a la audiencia, pese a que dedicaba por completo aquel show a ella. Prefería estar enfrascada en sí misma, en parte para no caer en distracciones, porque si bien equivocarse de figura no era tan grave, realizar mal un amarre sí: podría derivar, de inmediato, en un accidente fatal. Pero, mientras el suelo no se acercara a ella contra su voluntad, Ruby no tenía miedo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Nicola Stracci el Jue Ago 27 2015, 22:29

Totalmente de acuerdo —comentó al hombre que ocupaba un lugar a su lado cuando ya hubo regresado a su asiento, suspirando pesadamente como síntoma de fastidio.

El maestro de ceremonia presentó de nuevo a una mujer y Nicola afiló la mirada con odio hacia el gitano. Parecía que los había escuchado, o algo así, tampoco sería muy dificil porque estaban en primera línea y no habían sido precisamente discretos... De cualquier forma calló y observó, todavía estaba esperando que el joven que había visto aquel día en su ensayo apareciera tarde o temprano, o al menos algún otro hombre guapo que hiciera algo decente, pero pobre del italiano no le quedaría que soportar más que mujeres.

De nuevo no se mostró emocionado, ni interesado, ni nada parecido. Miraba de vez en cuando al hombre que tenía a su lado para hacerle comentarios llenos de burla y malicia, ya que parecía haber encontrado un simpatizante de sus ideales, diciéndole cosas como «ojalá se cayera», y demás.
En algún punto, cuando se giró a su lado para mirar a quien creía que había reconocido como Dorian no lo vio allí, solo encontró la vista del más anciano del que recibió una sonrisa y él la devolvió de forma un tanto forzada, fingiendo ser amable.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Dorian Moreau el Vie Ago 28 2015, 02:56

-No, no lo hagas, vas a armar un lio y suspenderán la función y luego tu jefe te… bueno, si te pega bastonazos por usar un asiento no se me ocurre que haría por hacer que suspendan un show…-lo miró con una sonrisa y le apuntó a las galerías- sólo vamos para allá, tienen mejor vista. ¿Esto es para mí?- tomó las prendas que tenía Mihail y las revisó, eran muy coloridas pero le gustaron- pareceré parte del show…- no lo dijo como ofensa, si no como algo que le causaba gracia.

Aprovechando la misma oscuridad del lugar en el que estaban empezó a sacarse las prendas que le había prestado Mihail y se puso las otras. Mentalmente solo se obligaba a evitar al hombre que casi lo mata la noche anterior, se sentía seguro al lado de Mihail y más al ver como este estaba dispuesto a golpearlo, sólo con eso ya se sentía más en calma. Quería terminar de ver el espectáculo y luego volvería a la cama del tatuado, no se sentía en condiciones de pasear por ahí.

Una vez estuvo vestido fueron a instalarse en las galerías y se sentó al lado de un joven al cual dedicó una sonrisa, ya había empezado el siguiente espectáculo, pero hace poco por lo que no se perdió detalle de como la figura de la rubia se movía haciendo que pareciera tan fácil…

-Yo terminaría ahorcado por accidente- le comentó en voz baja a Mihail y luego se dedicó a ver con asombro como la mujer se movía con tal flexibilidad- Vives con muchas mujeres bellas… ¿Alguna es tu novia?- preguntó mientras aplaudía el término del numero.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 28 2015, 05:23

Mignola sonrió satisfecho al ver a aquel joven y su actitud. Sus rabietas se le hacían tiernas incluso y le recordaba a las de su princesa que estaba con la boca abierta mirando el acto de aquella mujer que no tenía más merito que ser hermosa y saber hacer esos actos. Frederick no hacía caso, más bien se dedicaba a esperar que cayera o algo ya que con los tigres no había sucedido nada relevante. No fue consciente de que a unos cuantos metros querían reventarle la vida a golpes y aquel despojo humano que había mandado tirar titiritaba de miedo al sólo haber escuchado su voz.

--Pero tampoco éstas mujeres son dignas de parir hijos normales, tal vez los fenómenos de afuera son hijos de éstas.--

Dijo sin cuidar su tono el viejo aquel. Marie entonces alzando la vocecita una vez que termino del acto de aquella bonita mujer que la dejó todavía más entusiasmada con la idea de algún día comprarse un circo para ella solita. — ¡Papi, cállate! No me dejas escuchar en paz. Jum.

Cruzó los bracitos sobre su pecho e infló las mejillas dando en el suelo con el tacón de su diminuto pie. Veía con más seriedad a ese jovencito que tan mal le había caído y después se suavizaba la mirada con su padre pero igual estaba molesta. Mignola dio una risa divertido al ver a la niña y alzó ambas manos en son de paz volteando a ver al jovencito. --Cuando tengas una de éstas, entenderás. Frederick Mignola, un gusto.--

Le ofreció la mano mientras Marie se distraía viendo a la arena a la espera de siguiente acto, entusiasmada, feliz...
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Mihail Vardalos el Vie Ago 28 2015, 06:25

Mihail estaba molesto, por supuesto que lo estaba. Su deseo era ir a pegarle a aquel tipo delante de su hija mismamente, hacer lo que le había pedido la noche anterior que recordaba muy vagamente, llevarle su cabeza... Pero el otro tenía razón en lo de que se buscaría muchos problemas, además parecía tener escolta, era mejor enterarse bien de quien era y agarrarlo a golpes cuando estuviera solo.
Sí, para ti. Se lo pedí a las costureras como favor personal porque las ayudo con sus máquinas, creo que te estará bien de talla —le dio por respuesta, dejando que se pusiera las prendas y vigilando como perro guardián que nadie lo mirara demasiado ni se acercase.

Luego de que estuviera vestido fue con él a las galerías. Esperaba que Kóstyk no volviera a verlo estando de vago y se volviera  a acercar para golpearlo con su bastón, simplemente quería ver el show con Dorian.
También saludó al chico que estaba por allí cuando se sentaron, y se quedó mirando el resto.
Sarah era magnífica en escena, sabía reconocer los talentos al menos, y él mismo no tenía ninguno en particular, solo reparar cosas...
También aplaudió llegado el momento y luego miró a Dorian ante su pregunta.
No, no tengo novia ahora mismo, tenía una pero tenía muy mal carácter, era insoportable... Lo terminamos dejando —le respondió, mirando siempre de reojo su entorno por si venía Kóstyk.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 28 2015, 18:02

El espectáculo de la mujer de los cuchillos había sido magnífico y toda una demostración del poder que puede llegar a tener una mujer pero me había asustado la actitud que había tenido el chico al que habían sacado al escenario. Por un momento incluso había llegado a pensar que le haría algo a la chica y tendríamos que levantarnos para separarles. No es que tuviera muchas ganas de hacerlo, de hecho quizá ni me hubiera levantado, pero en todo caso había puesto en juego el número e incluso parecía haber puesto nerviosos a algunos espectadores. Siendo inconsciente de ello, Kóstyk continuó presentando a los artistas y en esta ocasión apareció de nuevo una mujer, moviéndose como si no tuviera huesos en el cuerpo. Intenté imitar mínimamente un movimiento en su mano intentando que nadie me descubriera y terminé quejándome por el dolor sin haberlo conseguido. Parecía increíble como alguien podía llegar a hacer aquello. Casi parecía magia.

Me giré hacia el público para descubrir con sorpresa que había varias caras serias. Definitivamente la actuación del chico al que había elegido la mujer de los cuchillos había causado mella en ellos. Sin embargo, me sorprendió el rostro de una chica que se encontraba al lado de un hombre mayor. Lo observaba todo con una sonrisa, como si realmente amara el circo tanto como yo. Sonreí inconscientemente y me giré a tiempo de ponerme a aplaudir para el final del espectáculo. Unos minutos después volví a observar a la chica y su sonrisa me hizo olvidar lo mal que me había sentido al descubrir que no todos los espectadores disfrutaban del espectáculo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 28 2015, 19:52

Aris se había quedado un poco solitario en su asiento, varios asientos a su lado habían quedado vacíos. Uno de los trabajadores que sacaron a bastonazos, luego el chico con el que conversó un poco prácticamente se esfumó. A ese lado solo quedaban pues el joven al que habían sacado a pista y luego un hombre más mayor junto a su hija. Se fijó en ellos y sonrió con cordialidad, la muchachita parecía muy emocionada así que se forzó a mirar al frente y contemplar el espectáculo de la mujer que acababan de presentar. Ese gitano tenía muchas mujeres.

Pensó por un momento que no era un buen padre. Si lo fuera tal vez llevaría a sus chiquillos al circo tal y como hacía el hombre que estaba sentado más allá, pero su familia estaba en Chicago y en teoría él estaba allí por negocios. "Negocios".

Al terminar aplaudió quizás más fuerte al haber escuchado por su lado como el jovencito y el hombre hablaban sobre que querían que la muchacha cayera ¿Cómo se podía ser tan bárbaro? Aquella pregunta resonó varias veces en su cabeza, pero prefirió no meterse en conversaciones ajenas pues él tenía educación.

Estaba siendo sin duda un buen espectáculo aquella noche, Aris estaba disfrutando mucho y no podía esperar para ver qué más tenían para él.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Harley Payne el Vie Ago 28 2015, 21:16

Harley llevaba un tiempo en la ciudad con sus negocios, pero no era alguien que hubiese heredado todo, como algunos de los locales que se sentían incomodos con su presencia. Pues lo más entendidos sabían que donde se instalara Harley se volvería un lugar decadente y viciado, pues él llevaba a las calles la droga y tenía un enganche con la gente, unas cuantas muestras gratis, luego cuando el vicio estaba implantado debían pagar. Ese era su modelo de negocio y había servido bastante bien en todos los estados que ya tenía dominados. Pero Harley reconocía que no podía actuar sin aliados por siempre y otro de los extranjeros que eran detestados por las mafias locales eran los Stracci, los italianos.

Su esposa ya le había advertido de ese lugar, pero si por preocupación se lo dijo-lo cual dudaba bastante- sabía que, que le advirtiera haría que el inglés más deseara ir. Había pasado un buen rato en el lugar, había disfrutado tirando al payaso al agua, luego se subió a la noria con su mano derecha, quien de todas formas parecía estar alerta por si las aves querían dispararle a Harley. Por su lado Harley mostraba la misma confianza de siempre, como si fuera el dueño del mundo, pues así se sentía.

Cuando llegó el espectáculo principal se demoró en ir, pues estaba entretenido disparándole a los patos, pero más le causaba gracia la cara de consternación del encargado del puesto, como tenía que darle un peluche por cada pato que derribaba, lo cual para su mala suerte fueron todos. La gente se había reunido a su alrededor para ver su habilidad y él no se molestaba en recibir los aplausos a los cuales asintió con una sonrisa orgullosa. “Este hombre debería estar en la guerra” dijo uno “seria héroe de la nación”
Uno de sus hombres se acercó luego, uno que le había estado siguiendo los pasos al señorito Stracci y le habló al oído –Está en la carpa principal, pero está Mignola también

-Debe haber sacado a la hija a pasear…- dijo Harley mientras apuntaba al último pato y daba en el centro, con este tiro se ganó otro peluche más, uno que cargó el mismo. Sus hombres lo acompañaban cargando peluches consigo cada uno y por supuesto aunque no lo decían, se sentían ridículos. Alguno hubiese deseado regalárselo a algún niño, pero no hacían nada que Harley no ordenara y a él no se le pasó por la cabeza.

Entró a la carpa principal y su informante los apuntó, entonces con toda confianza caminó hasta el lugar y se sentó al lado de Nicola.

-Nicola Stracci, un gusto, usted no me conoce. Soy Harley Payne- le dijo con una sonrisa y le extendió su mano tatuada. Luego miró a la pequeña y a su padre. Cuando miró de vuelta a la pequeña le ofreció el peluche de tigre que cargaba y le gruñó. No le importaba si se negaba o ponía mala cara su padre, era un regalo para la pequeña.- Mignola, un gusto…Déjeme decirle que se ve tan feliz en el lugar, nunca lo hubiese esperado.

Se giró hacia el escenario y se acomodó un poco más relajado en el asiento, como si estuviera en el salón de su casa y miró hacia el otro lado y vio al mayor, a él no lo conocía pero le hizo un saludo con la cabeza de todas formas.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 127
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Kóstyk Záitsev el Sáb Ago 29 2015, 22:25

Kóstyk estuvo cómodamente instalado detrás de las cortinas desde donde pudo ver completo el espectáculo de Ruby. Como antes de show había hablado con ella y le había prometido un traje nuevo y aunque antes no había cruzado palabra con ella, ahora se había instalado en su mente como una obsesión. ¿Cuánto le duraría?

Una vez terminó su show se acercó a Danielle y vio su atuendo y de pronto al ver sus piernas pensó en algo que antes no había previsto. Había mujeres y niños entre los espectadores y las chicas de Madame Rosemary merecían un lugar donde no fueran vistas mal, un lugar donde estuvieran conscientes lo que verían. Temió por su integridad l hacer un espectáculo para mayores pero no podía cancelar, había sido su error. Luego hablaría con Rosemary para darles una tienda particular.

-Danielle, mi Dolce Queen… ¿Estas lista? Estaré cerca por si necesitas algo- le dio un beso en la frente, uno bastante paternal y salió a la arena.

-Nos acercamos a los últimos números damas y caballeros. Esta vez ustedes, señoras y señoritas, tendrán un pequeña muestra del mundo que muchas veces se ha visto privatizado para nosotros…Pero dije ¿Por qué no? ¿Por qué no lo pueden ver ellas? Pueden sacar ideas para sus noches intimas, o… Disfrutar ustedes mismas de este show… Caballeros y por primera vez para ustedes damas….¡Dolce Queen!

Tras presentar a la vedette se acercó al público, solo para estar ahí si es que se descontrolaban y en ese momento vio a Mihail y se acercó a él.

-Menos mal que estás aquí- le dijo apurado y se acercó a su oído- Preparate por si se ponen bravos, prepara los puños por si hay pelea, en cualquier caso tú detén a la gente y yo me llevo a Dolce Queen a un lugar seguro.


Playing:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 400
Custom 5 - Kóstyk

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 30 2015, 01:05

Sonriendo ante un pedazo de espejo, observó por última vez como estaba: Su cabello estaba con rulos, como si sus anaranjados cabellos cayeran suavemente. Con un maquillaje suave en los ojos mientras que en los labios, rojos, haciéndolos más voluptuosos que antes. Pero le maravillaba su traje, era atrevido, llevaba unos largos guantes negros; el vestido, con cuentas al final de su mini falda colorida y en su espalda repleta de plumas. Se sentía como pavo real, al igual que el agraciado ave; majestuosa y con gracia.

Estaba nerviosa. Inhala, exhala, se preparaba mentalmente. No eran nervios por el miedo a dar su espectáculo, sino de ansias. Bueno, también estaba algo aterrada por cómo reaccionarían los más pequeños porque siempre había uno que otro en algún circo, después de todo, ella también había ido a uno en su infancia. Se volvió a mirar a un espejo que estaba frente de ella para verificar si había algún desperfecto.

Cuando escuchó a Kóstyk llamarla, se alejó del espejo. Ya estaba lista para salir a escena. Asintió apresurada ante la pregunta de él y se sintió más confiada cuando besó su frente. Se volvía a sentir cuando era niña, como una de esas veces que iba a dar un show de ballet y había esperado algún afecto de su padre.
Al escuchar la música, se dejó fluir y lentamente, como había practicado, salió a escena con la frente en alto, elegante, enfatizando su nombre.
Se dejó guiar por el ritmo de la canción, mientras cantaba dulcemente una canción de amor repleta de picardía.
Contoneándose, se movió grácil por el lugar a pesar de los altos tacones que llevada.
De vez en cuando le guiñaba el ojo a alguno de los espectadores o hacía como que les lanzaba un beso.
Movía su cintura al mismo tiempo que tocaba su cuerpo o bien, simplemente cantaba.
En una, quitó una de las plumas de su traje, la besó y la dejó caer.
Alzaba sus piernas al compás de la música y su voz. Izquierda, derecha, izquierda, derecha.
Mostraba algo más de piel cuando daba una media vuelta o tocaba, desde la puntas de sus pies, sus piernas, hasta llegar cerca de su busto y terminar acariciando su cabello.
Y cuando terminó, tanto la música como su canción; sonrió al público, lanzó su último beso e hizo una suave reverencia. Se fue de escena aún con su característico contoneo de caderas.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Mihail Vardalos el Dom Ago 30 2015, 14:59

La vista de Mihail se fue más allá, por un momento buscó con la mirada al tipo que le había hecho aquello a Dorian para recordar bien su cara para luego, pero en lugar de mirar al culpable sus ojos se fijaron en un hombre que había ocupado uno de los asientos que ellos habían dejado vacíos. El tatuado estrechó la mirada según lo observaba fijamente, de haber estado cerca seguro habría resultado intimidante por la forma en la que lo miraba, pero al estar tan lejos se hacía un poco difícil de saber si era miope o era una mirada amenazante.

Luego de la presentación vio que su jefe se acercaba de nuevo a él y puso los brazos para detener posibles bastonazos.
¡Ya déjame vivir gitano loco! —lanzó en su defensa, pero lo que recibió no fueron golpes sino que el otro se acercó sorteando su poco eficaz "escudo" y se acercó a su oído, entonces bajó los brazos y escuchó. Ahora tenía que ejercer como seguridad, y lo cierto es que eso le gustaba más que reparar trastos o armar las atracciones—. Entendido, déjamelo a mi  —dijo.

Mihail se quedó allí sentado observando el espectáculo, aunque en realidad su vista estaba más atenta al público en general. Había mujeres y niños por lo que un espectáculo como el de Danielle seguramente traería bastante agitación, el gitano no se equivocaba, y en cuanto empezó a escuchar las primeras voces se puso en pie y buscó a su alrededor por si había algún agitador.
Si empiezan problemas tu ve a esconderte allá —le indicó a Dorian, señalándole el pasillo que dirigía tras bambalinas.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: I Trama: El gran debut en Baltimore [Carpa principal]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 30 2015, 19:29

Todo estaba siendo sublime, fuego, tigres, bailes, cuchillos, todo y Teppo no podía parar de observar con ganas el espectáculo, en esta ocasión una chica, vestida con ropa muy corta que comenzaba a bailar, Teppo había momentos que movía sus manos al ritmo de la música, enfrascado en los movimientos de la chica, debía haber entrado a este lugar mucho antes, haber visto un espectáculo desde el primer momento que comenzó a seguir al circo.

Sin haber tenido una educación cortante, mas bien, sin haber tenido una educación, ignoraba que lo que hacia esa muchacha estaba mal, que llevar tan poca ropa, que bailar de esa forma era algo malo en este mundo, Teppo miraba con ojos de inocencia como si tan solo viese bailar a una mujer, con un baile sensual y elegante a su parecer que sin duda al muchacho le encantaba.

Ignoraba a quien estaba a su espalda o su alrededor, no conociendo a nadie no intentaba socializar tan solo observar el show, aplaudiendo y divirtiendose ¿Sus padres lo habrían llevado a ese lugar de seguir vivos? No, realmente lo poco que recuerda de estar con ellos no era nada agradable ¿Por que iban a llevarle a un circo? Quizás estar solo es lo mejor que le pudiera pasar, despues de todo así puede ver lugares como este sin que nadie le pregunte o restrinja.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.