Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Ayer a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Lun Oct 16 2017, 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Harley Payne ID°

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Harley Payne ID°

Mensaje por Harley Payne el Dom Ago 23 2015, 02:32

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quiencrea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra delos demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoniacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeada spor el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
Temprano en su infancia conoció las consecuencias de ser honorable y sacrificado. Y no le gustó.

Su padre era un simple obrero más en una fábrica en la época victoriana. En un trabajo rutinario de muchas horas donde no tenían conciencia con su trabajadores, tan solo unos minutos tenia para comer y luego de vuelta a la jornada de 16 hrs. Y mientras tanto lo único que Harley conocía de su padre era el hombre que llegaba cansado a dormir. Eran siete hermanos los que quedaban vivos y una mujer desgastada por el trabajo en la fábrica textil y lo que debía hacer en casa al llegar. A ellos los cuidaba el hermano mayor, que no hacía más que existir, tenía otro hermano que estudiaba mucho porque había sido apadrinado por un hombre de clase media sin hijos por ser estéril, pero ese hermano era un asco social, un engreído que tendría mejor futuro. Otro hermano que solo era un crío que aprendía a cagar en el baño y una bebé llorona. Y otros que no conocía mucho, pues también trabajaban en las fábricas a pesar de ser niños. Sabía que uno le faltaba una mano porque se la cortó un ferrocarril y de otro no sabía ni su nombre. Él, era el que siempre estaba en la calle. No hallaba propósito en estar en una casa llena de caos donde pasaba hambre. Entonces él iba a los centros comerciales y se comía las sobras que dejaban en las mesas, los platos que no se terminaban los que tenían para pagarse esa comida, he incluso sacaba comida de la basura. Pedía limosnas o limpiaba chimeneas para tener unos pocos centavos.

Se crío prácticamente solo y cuando creía que ya no podían ser más pobres, su padre murió. Su padre estaba harto de la fábrica, de las horas de trabajo y de no ver a su familia. Motivó a los trabajadores para exigir derechos y tras armar un sindicato con muchas ideas que le darían un buen vivir a todos, fue donde su jefe y las respuestas a sus demandas fue el llevarlo a las afueras escoltado por un grupo de matones. Al resto los golpearon y desbandaron, pero al padre de Harley lo golpearon en un sitial abandonado, por rebelde  por subversivo. Finalmente tres disparos y una puñalada acabaron consigo. ¿Y el cadáver?, lo desaparecieron y nadie más supo ni preguntó por él, solo su familia parecía saber que había existido aquel hombre.

Cuando Harley supo esta historia fue de boca de uno de los obreros, que lo supo de uno de los matones con cargo de conciencia y borrachos que se lo dijeron en una posada, Harley apretó sus labios amargamente, apretó los puños y comprendió como era el mundo…ellos tenían el poder y el resto las sobras.

No pensaba hacer justicia, no creía en ella, el mundo era injusto, era una porquería de principio a fin y él quería comer el plato lleno, ya no más sobras. Se fue de casa y ya no le importó lo que dejaba atrás. Se prometió darles dinero cuando triunfara, pero bajo las reglas morales de su familia no lo lograría.

¿Qué sacaba con ser honesto y justo? Se preguntaba y la respuesta venía con el rostro de su padre que apenas conoció. La muerte. Esa era la respuesta.

Empezó ofreciéndole a un traficante vender droga en las escuelas, “sospecharían menos de mi” dijo, se rieron de él, pero el argumento tenia peso y luego de que le amenazaran de muerte para que no se dejara la droga lo probaron. Así el pequeño arrastró a mucho tipo de clase media y alta hasta los fumaderos de opio donde se perdían para siempre.

Harley empezó desde lo más bajo y se fue forjando en un mundo hostil. En su adolescencia ya no solo era el último eslabón. Había escaldo haciendo de todo. Delató a los ladrones y los mató por órdenes de los superiores. Secuestró gente para hacerlos esclavos y ya luego él era quien daba la orden a otros a que lo hicieran. Su carácter duro y su ambición lo hicieron visible para su jefe y finalmente lo nombró su mano derecha. Pero Harley aun sentía las ansias de poder, pero ahora había uno solo por sobre él. Uno. Y matarlo no sería sencillo, él tenía los contactos y el apoyo, él solo era el nuevo.
Pasó unos años en su puesto, defendiéndolo, defendiendo al jefe y aprendiendo de él y dirigiendo su parte, que era aún mayor. Debía manejar una red de tráfico de drogas a escala país y hacerlo bien, en su trabajo cualquier fallo se pagaba con la muerte, lo sabía bien, él había “despedido” a un montón de empleados.

Pero el día llegó, dos años después de haber tomado ese puesto y haber ganado la confianza del jefe. Estaban solos y el jefe estaba ebrio disfrutando de su vida, jactándose delante de Harley de todo lo que tenía. El viejo estaba en bata de seda, con un whiskey en la mano agitando un revolver dorado en su sofá chesterfield de cuero negro. Harley lo miraba con una sonrisa, un whiskey y una mirada de odio. “te puedo tener hasta a ti” se jactó riendo el hombre. “ya me tiene señor” le dijo Harley apretando el vaso con ira contenida. “te voy a follar” declaró de repente el hombre y lo apuntó con su arma. Harley abrió unos ojos enormes de la impresión. Y tuvo que ponerse de pie esquivando el disparo. El hombre río, era una más de sus bromas en las que incluía dispararle y ver si le atinaba. Pero amenazar de follarlo, eso no lo aguantó.

Sacó el arma mientras el hombre reía y le vació el cargador en su pecho. Lo vio tendido con la bata abierta, su figura asquerosa y llena de hoyos…Salió aun con el arma caliente y humeando, declaró que era el jefe desde ese momento, al primero que iba a decir algo lo apuntó con el arma aun humeante y este retrocedió. Se mantuvo años a la cabeza de la mafia más peligrosa de Londres y fue imparable, hasta la llegada de un ser que iba más allá de su comprensión.

Los delitos con las putas poco le importaban y no era extraño que estas aparecieran muertas, el caso únicamente se volvió llamativo porque parecían firmar, se trataba de alguien que pretendía hacerse fama con ello. Harley no le daba importancia hasta que lo acusaron a él, aunque no era más que una excusa de la policía para verlo caer, pues era un criminal muy peligroso al que no podían atrapar. Cuando le atribuyeron aquel crimen incluso la reina Victoria opinó y lo encerraron. Habían terminado sus días de triunfo por una jugada sin honor, incluso en el mundo que se movía él.

Esto fue visto por alguien del más allá quien no estuvo de acuerdo con lo que veía. En el momento que Harley estaba en el patíbulo, con la soga al cuello se quedó hasta el final, cuando ya la gente se había aburrido de ver al ahorcado. Al final sólo quedaban ella y Harley mirando el cuerpo.

“¿Y ahora?” preguntó Harley a la pálida dama y ella lo miró con un gesto que parecía una leve sonrisa.

"Me gustaba verte Harley y tu hora no era ahora… Toma mi mano y ese momento nunca llegará, pero me tendrás que adorar, seré tu diosa y nunca te olvides de mí. Cada vez que las cosas salgan mal nos volveremos a ver y podremos conversar un momento"

Harley miro como descolgaban su cuerpo, pensando en las palabras de la mujer. Él no adoraba a nadie, pero quería vivir y si para hacerlo debía engañar a la muerte…

“No podrás deshacerte de esta alianza, serás mío…”

Harley la miró y pensó en la vida y la muerte, ella ofrecía una forma de mantenerse y aunque en ese momento no sabía que es lo que conllevaba aceptó. Un anillo de acero negro rodeó su dedo y se ajustó dolorosamente y empezó a quemar al rojo vivo hasta que se enfrió y quedó el metal como recordatorio, era tosco, sin inscripciones ni decoraciones, pero pesaba. La mujer le dio un beso frio y después de eso sintió como era arrastrado hacia su cuerpo.

Cuando despertó estaba en un ataúd de piedra y le tomó varios días remover la tapa, salió hambriento y casi al borde de la muerte, la luz era cegadora y lo primero que hizo fue mirar su mano, no había rastro alguno de su anillo por lo que pensó que todo había sido un sueño y decidió marcharse de Inglaterra, de seguro si lo veían lo colgarían de nuevo.

No sabía lo que había pasado, ni lo creía hasta que una noche cualquiera en un callejón unos hombres intentaron asaltarlo dio la pelea, pero eran más y terminó recibiendo muchas puñaladas. Una de esas directo en el corazón.
Cuando abrió los ojos vio el rostro de la pálida mujer. Que le sonreía con malicia.

“No me adoraste, en ninguno de todos los días que viviste gracias a mí me adoraste…Por eso los mandé a matarte, para verte, esposo mío… Recuerda el trato.”

Un nuevo beso lo devolvió a la vida y se vio tirado en el callejón con la lluvia mojando su rostro. Entonces comprendió lo que pasaba, miró su mano y no había anillo, pero en los pocos momentos que estuvo con la muerte si lo vio.

Tras esto su vida se volvió aún más emocionante, muy por el contrario de quienes viven prudentemente para no morir Harley empezó a vivir al límite, cada nuevo encuentro con su esposa era increíble, hablaban en ese lugar que no había nada más que ellos dos y luego lo devolvía al mundo. Su riqueza aumentaba, su red criminal también, y se proyectaba como dueño del mundo, si no moría jamás, no envejecía, no se enfermaba…Ella lo tendría para siempre. Era de ella y así la adoró.
Estados unidos era otro de los tantos lugares a los que viajó y cuando estaba por Baltimore vio al circo y su mano empezó a quemar, ese era el aviso de que su esposa necesitaba hablarle, por lo que sin dudarlo tomó su arma y se disparó en la cabeza.

“Hay mucha gente especial ahí, ten cuidado, pero mantente cerca, el destino te trajo a este lugar más que tus propios pies”

Un beso lo devolvió a la vida y se tocó donde se había disparado, había mucha sangre y le tomaría un tiempo recuperarse, pero ya se había acostumbrado a aquel dolor mortal, incluso le gustaba. Se levantó ante los ojos atónitos de un vagabundo y entonces rodó los ojos.

-Para ti amada diosa…

De un disparo acabó con la vida del desgraciado testigo, un regalo para su esposa.


Psicología:
Guarda una ira silenciosa, un ansia de venganza contra el mundo y una ambición desmedida. Busca estar en la cima del status quo y no le importa las acciones que le lleven a esta. Comete injusticias, porque el mundo es así, es cruel y solo los fuertes sobreviven. Ve el mundo de esta manera; si no eres el depredador, eres la presa. Pero bajo esa fachada dura y esa estampa impenetrable, siente temor. Aún es el niño que aguantó el llanto y se llenó de odio con la muerte de su padre, el pequeño que quedó atormentado por la injusticia y se volvió de piedra. Se volvió cruel y de sangre fría. En el mundo no había cabida para la inocencia, el odio era el nuevo Dios y este olía a muerte.

Suele tener episodios paranoides, donde es capaz de eliminar incluso a quienes le han sido fiel por alguna sospecha infundada. Con tal de mantenerse en el lugar que tanto le costó obtener es capaz de lo que sea. Para lograr sus propósitos no le importa cuántas vidas se cagué, total, ya están todos jodidos. Las únicas cosas que respeta y aunque jamás lo mencione, es a los niños, ellos son los únicos con futuro y por muy bajo que sea el lugar de donde vengan pueden llegar a ser alguien, como él lo hizo y a los perros, porque son el animal más leal de todos. Es su único código de honor y es uno que respetará ante todo

Otros datos:
♦Tiene muchos perros, los adora. Piensa que son la única criatura leal.
♦Fuma, bebe y se droga, pero no cae en vicios.
♦Sufre episodios paranoides.
♦Visita putas para que le sometan.
♦Es adicto al dolor.
♦Le encantan los tatuajes y sabe tatuar también.
♦Se nacionalizó norteamericano.
♦Siempre porta armas.
♦Tiene varios vehículos.
♦Siempre anda acompañado de secuaces, a menos que él mismo quiera salir solo.
♦Por un pacto, siempre vuelve de la muerte, a veces con algo de información desde el más allá.
Harley Payne.
Harley Payne.
Fecha de nacimiento: 01/12/1865.
Género: Masculino.
Procedencia: Inglaterra
Estado civil: Casado

Estaba el diablo mal parado
en la esquina de mi barrio
ahí donde dobla el viento y se cruzan los atajos,
al lado de él estaba la muerte con una botella en la mano
Commoner
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 129
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: Harley Payne ID°

Mensaje por Tate el Dom Ago 23 2015, 02:50

Aceptado
Bienvenido al circo señor Payne, es un gusto tenerle aquí.
No todos los días se puede ver a alguien que no muere ¿Qué le parecería meterse un ratito en la jaula de los leones? Seguro que daría un gran espectáculo, no lo digo yo, lo dice el público que quiere verlo...

Tenga cuidado, me da escalofríos eso que está con usted en todos lados.
Aquí está su sello.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 291
Carny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.