Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Ayer a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Lun Oct 16 2017, 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Queen of disaster|| Gavril.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Dorian Moreau el Dom Sep 20 2015, 09:04

El pasillo parecía oscilar de un lado a otro y la luz que parpadeaba haciendo un ruido, el cambio de luz a oscuridad constante hacia que se desestabilizara más caminando sobre sus tacones altos y en el estado en que iba. Llevaba el pelo hecho un desastre y su maquillaje estaba algo corrido en los ojos, del labial ya no había rastros. El pasillo era largo y oscuro, la única luz no dejaba de parpadear pero aun así no sentía miedo, sólo quería llegar a su cama.

Después de trabajar había tenido un cliente en el camarín que pagó por sexo oral. Luego fue a beber a la barra y otro se le acercó y lo llevó a su cuarto de arriba, los que su proxeneta tenia designado para las putas. Había tenido la suerte de que ese cliente le gustaba hacer muchas cosas y pagó varias horas, venia recién llegando de estar con él. No le molestó que fuera hombre le importaba lo que supiera hacer. Pero lo que más le había gustado, definitivamente, era que tenían alcohol, mucho alcohol, le inyectó cocaína también, para renovarle las energías y le dio un poco para que llevara a casa.

Al llegar a la puerta de su departamento, el que compartía con un violinista con el que con el tiempo habían entablado una amistad, se agarró firme de pomo y apoyó la frente para anclarse mientras con las manos buscaba la llave. En algún momento que no se dio cuenta había dejado de apoyarse y se iba de espalda, dio unos pasos hacia atrás y terminó con la espalda apoyada en la pared del frente golpeándose la cabeza, pero obstinado se volvió a enderezar y caminó hasta la puerta, la cual le parecía estar infinitamente lejos.

Siguió buscando la llave, pero en su cartera habían tantas cosas que no lograba sacarla, aunque no se había dado cuenta que la había tomado y soltado dos veces. Finalmente decidió probar suerte golpeando, esperando que estuviera su compañero.
-¡Gravril!- golpeo de forma insistente gritando su nombre del otro lado- ¡Gravril, abre! No tengo mi llave…-siguió buscando hasta que la sacó- No, no…ya la tengo…la tengo acá.

-Calláte- gritó alguien desde su casa.
-¡Calláte tu perra, chupame el coño!.

Peleó sin saber a quien insultaba y luego metió la llave en la cerradura en el segundo intento y abrió la puerta. Cerró la puerta de golpe y caminó hasta a pieza chocando con algunos muebles.

-Shhhhtt…- se cayó a si mismo cruzando su boca con un dedo y mirando a su derecha. Lanzó su cartera al sillón y se sacó los tacones casi cayendo en el intento de levantar la pierna con el segundo, pero se había afirmado del sillón a tiempo. Fue hasta la pieza de Gravril para ver si estaba y cuando lo vio sonrió.- Hola…
Debía ir a su cama, pero no le gustaba dormir solo y hace mucho que no usaba su cama, por lo cual imaginó que sería fría y deprimente, por lo que decidió avanzar hasta la cama de su compañero y se metió en ella abrazándolo en busca de su calor, refugió su rostro en la curvatura de su cuello y se durmió muy rápido. A la mañana siguiente podrían charlar, pues en ese momento no estaba en condiciones.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Invitado el Lun Sep 21 2015, 01:27

En su antigua vida, si se le podía llamar así, tenía a disposición suya la tercera parte de una gran casona, con jardines y varios sirvientes bajo su mandato, pero también vivía con su padre y una mujer que simple y llanamente estaba loca… Buena vida, claro que sí. De forma casi inconsciente, deslizó su mano izquierda por el níveo cuello, trazando con la punta de sus dedos temblorosos unas cicatrices inexistentes, donde anteriormente se podían encontrar hematomas horrendos que la mujer había dibujado radicalmente en el cuerpo de su hijastro hace varios años atrás.

Alzó los ojos de nuevo, encontrándose con su rostro maquillado a la par que apretaba con fuerza su hombro… los recuerdos de su rostro amoratado por los golpes le hicieron sentir minúsculo de nuevo, pero al respirar profundamente cortó de tajo aquella serie de amargos recuerdos y bajó la mirada, buscando sus cosas en los alhajeros y cajas pequeñas que se encontraban repartidas frente a él y sobre la mesita. La función había terminado, y con ella Ophelia tenía que desaparecer. Gavril tomó una de las toallitas y comenzó a desmaquillarse con dedicación y bastante esmero. Tras un par de minutos ya no había rastro de maquillaje, se levantó, y cambió de ropa prontamente antes de sujetarse el cabello con un lazo negro a la nuca antes de salir como había entrado; vestido de varón. Se apresuró a salir de su camarote y dirigirse con prisas hasta su piso.

Al llegar al pasillo, se encontró con que aún no habían pasado para arreglar las luces a pesar que la misma noche en que se dio cuenta, fue a reportarlo. Esa noche habían sido ya hace casi una semana. El joven rodó los ojos por un momento y se dispuso a tomar la llave del departamento que llevaba en el estuche del violín que llevaba a todos lados. Era tarde para cuando llegó, por lo que pensó que quizás su compañero de piso ya estaba en el departamento, así que le llamó, pero no hubo respuesta. Se alzó de hombros, probablemente estuviera haciendo sus cosas… llevaba varios días sin haberle visto y eso preocupaba al castaño. Llevaban un tiempo viviendo juntos y ya habían entablado una amistad, por lo menos Gavril se preocupaba por Dorian lo suficiente como para cocinarle la cena si es que él llegaba primero al departamento. Dejó sus cosas en su habitación y fue a ver qué podía hacer para la cena, pero antes tuvo que deshacerse de la comida proparada aquella mañana antes de salir, de nuevo, por si el moreno se aparecía por el lugar y tenía hambre. Gavril no acostumbraba a comer mucho en realidad. No tenía caso alguno, todo le sabía a cenizas y por ello era que prácticamente cocinaba para el vedette, pero con la manía de ensuciar un plato extra para dar la ilusión que él también había comido algo cuando Dorian no se encontraba ahí.

Aquella noche no fue distinta a las demás, Gavril preparó sopa con las verduras que había y se preguntó si estaría bien aquello… ya no sabía qué más cocinarle, además que no había ido a comprar nada en los últimos días más que manzanas, las cuales estaban apiladas en una canasta. El violinista tomó una de esas manzanas rojas y la devoró ávidamente al desplazarse desde la cocina hasta su pieza, donde dejó un rastro de ropas desde el marco de su puerta hasta que terminó únicamente con la camisa de botones blanca sobre el colchón de su cama y tiró el corazón de la fruta en un cesto cercano. Sin tener mucho por hacer, se quedó recostado, perdiendo su castaña mirada en el techo mientras se ponía a pensar cosas que no parecían tener sentido. No por tratarse de incoherencias, sino que se trataban de recuerdos y acciones pasadas que por más que deseara, no podía cambiar. Pronto se cansó y terminó por cerrar los ojos, escuchando el intimidante silencio de aquel departamento casi vacío…

Hasta que un calor repentino le atrapó, abrasándolo con fervor sin que él pudiera impedirlo. Abrió los ojos, encontrándose con el indiscutible cabello de su compañero de piso. Olía extraño, eso no lo podía negar… una mescla de alcohol con otra cosa que no estaba muy seguro de querer descubrir. Gavril arrugó la nariz por un momento  y sacudió la cabeza un par de veces.

Dorian… eh, Dorian… Ah, ¡¿Te quedaste dormido?! ¡No puedo creerlo! primero no aparece por varios días, y cuando lo hace llega en éstas condiciones… para acabar, parecía incomodo lo que llevaba puesto, así que el violinista, conmovido de alguna forma por la situación de su amigo, se apegó a él un poco más y buscó desatar los nudos del corsé para quitárselo, procurando no despertarle en el proceso. Esperaba de alguna forma que estuviera lo suficientemente ebrio como para no despertar mientras que le desvestía y, finalmente, terminó por quedarse dormido entre los brazos del francés. Sonrió, al menos ya había vuelto y estaba relativamente bien.

A la mañana siguiente, no se movió, incluso aunque fuera el primero el primero en despertar y esperaría por que el otro recobrara el sentido. Quería reafirmar lo que creía, que Dorian estaba bien incluso después de haber estados incomunicados por varios días ya… También le picaba la curiosidad, ¿Dónde había estado todo el rato?
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Dorian Moreau el Mar Sep 29 2015, 09:27

Los primeros segundos al despertar al día siguiente de un día de exceso eran los mejores. El cuerpo aun no recuerda lo que ha pasado y el descanso suele ser tan profundo que el cuerpo se siente con energía y vitalidad hasta que al abrir los ojos vampíricos; El amanecer te quema por completo, el cerebro se hincha y laten las sienes a punto de estallar, como se supone que se sienten los zombis. La boca se seca hasta el mismísimo estómago como si de un momento a otro te hubieses momificado y el mareo se vuelve similar a estar a bordo en un barco pirata, ¡hasta hueles como uno! ¡Qué gran maldición son los segundo antes de la resaca! Te hacen creer que todo irá bien cuando en realidad entras en estado Pirata zombie momia vampiro. ¡Qué horror!

Dorian experimentó esos crueles segundos, en los que el primer aroma que inundó sus sentidos fue el del cabello de Gavril, esbozó un leve sonrisa aun con los ojos cerrados y al finalmente abrirlos sufrió la maldición. Un dolor intenso en la cabeza fue lo primero que se presentó, la parte vampírica sería la primera en atacar después de recibir los rayos de luz, luego su cerebro se hinchó, su garganta se secó y el mareo…El maldito mareo. Dorian se levantó como un rayo, no porque quisiera o tuviera las fuerzas, si no que el vómito jalaba desde su interior y lo que le quedaba de dignidad lo hizo correr al baño y arrodillarse, esta vez frente al inodoro. Lo siguiente, fue liberar hasta el alma, todos los pecados de la noche anterior saliendo desde el fondo de sus entrañas y lloró al final, no de pena o arrepentimiento, si no que las típicas lagrimas que salen después de vomitar.

Se quedó sentado un momento. Esperando. Contemplando el asqueroso contenido del inodoro y esperando por si salía algo más y…Efectivamente, vomitó otra vez y una tercera, cada vez sintiéndose más fatal. Cuando finalmente se sintió vacío se levantó, tapó el inodoro y echó a correr el agua que se llevaría toda la inmundicia al mar.

Caminó hasta el lavamanos y tras abrir la llave, se mojó la cara. Tan solo eso se sentía muy bien y estuvo tentado a beber agua, pero no lo hizo, para no vomitar más, trataría de ver si con una manzana se le asentaba el estómago. Siempre había manzanas. Al levantar el rostro el aspecto que vio de sí mismo era espantoso, salvo por el color de sus ojos que se mantenían intactos, por otro lado sus escleróticas estaban rojas como rubí y su pelo era un nido, del peinado de la noche anterior ya no quedaba mucho por lo que empezó con eso, desató su cabello y fue dejando las horquillas en el lavabo. Mientras se cepillaba el cabello pensó en que había amanecido con alguien y más valía comprobar quien era.

Caminó hasta su propia habitación la cual estaba ordenada con la cama hecha, por lo que frunciendo el ceño volvió a la habitación de Gavril, sin recordar que había salido de ahí como una flecha. Su corset descansaba en el piso junto a otras prendas.

-¿Follamos?- le preguntó al castaño algo, no algo, sino, bastante extrañado- No recuerdo ni siquiera como llegué aquí. No a tu cama, si no que… Aquí, al departamento.- saboreó con mala cara, frunciendo el ceño al sentir el sabor agrio en la boca.-Siento la boca asquerosa, voy a lavarme los dientes y darme un baño, estoy hecho un asco. Cuando salga hablamos.

Diez minutos despues llegó a la cocina con una toalla en la mano secandose el cabello, se veia muchisimo mejor que como despertó, incluso parecia irradiar luz. El resto de su cuerpo desnudo seguia mojado, pero no pensaba secarse con la toalla, queria dejar respirar su piel. Se paseo por el salón y abrió las puertas del balcón y las largas cortinas sintiendo como el viento acariciaba su piel y hasta el más intimo rincón de su cuerpo, el que ironicamente poseia un miembro que cualquier macho querria poseer. En cambio él, barajaba la idea de cortarselo algun dia, aunque a veces no estaba seguro. Abrió los brazos y cerró los ojos sin importarle si alguien de la calle podia ver su desnudez, total, estaban en altura.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Invitado el Lun Oct 12 2015, 07:03

Gavril abrió los ojos en el momento en que sintió aquel jalón entre sus brazos y que, después de un par de segundos, ya no había nada entre ellos. Frunció el ceño, buscando incorporarse con ayuda de sus antebrazos y entreabrió sus ojos en un intento por desperezarse. Parpadeó un par de veces hasta que se sintió conforme con la luz que entraba a través de sus córneas y cuando ésta dejó de molestarle, se volvió a dejar caer sobre la almohada, mirando al techo. Ya no estaba dormido, pero se sentía tan a gusto que no encontraba razón alguna para levantarse y, de pronto, escuchó los sonidos provenientes del baño… ¿Estás bien?─ preguntó desde su posición, alzando la voz, pero no se levantó. No era que no se preocupara por Dorian, lo hacía y mucho, pero si él estuviera en su lugar, no le gustaría que su amigo estuviera pegado junto a él y el retrete… no, preferiría que le dejaran desahogar sus penas y tranquilizar su cuerpo antes. El castaño estuvo atento a cualquier respuesta que no llegó hasta que la voz de Dorian se escuchaba tan cerca. El violinista se permitió una risilla corta antes de contestar.  

Ni siquiera yo estoy seguro de cómo llegaste a ninguna; ni al departamento ni a mi cama dijo a la par que se incorporaba sobre el colchón, esbozando una sonrisa . Pero no, no follamos. Puedes estar tranquilo por ese asunto aquella sonrisita nunca desapareció, solo se hacía más grande conforme los segundos pasaban .Sí, estás hecho un desastre dijo, pero no como reproche o a manera de burla, sino con simpatía y un toque de compasión. El artista inclinó su cabeza hacia la derecha, siguiendo a su amigo con la mirada mientras éste caminaba y, para cuando se hubo perdido de vista, salió de la cama y se dirigió a la cocina.

Una vez en la cocina, el castaño violinista tomó un vaso de cristal y le llenó de agua, la cual comenzó a tomar a traguitos antes de volver a la habitación y dejar el vaso en una de las mesitas para comenzar a levantar las ropas que estaban tiradas y que la noche no había tenido oportunidad ni ánimos en levantar, las dobló y las dejó sobre la cama que estaba hecha un nido. Alzó la ceja, casi riendo por la idea y tomó el vaso de agua de nuevo antes de volverse a la cocina, donde se reclinó un poco, casi sentándose en la mesa aún casi desnudo. Esperó a su compañero de piso, tenían mucho que hablar.

Cuando llegara de aquel baño que, esperaba, fuera reparador, probablemente desayunarían lo que hubiera cerca… quizás pan, si, había una cesta de pan que Gav había alcanzado a comprar la mañana anterior y la canasta de manzanas también estaba ahí. El violinista se mordió el labio inferior a la par que hacía cuentas mentales, ¿Cuánto faltaba para el pago de la renta? ¿Cuánto debían? Y fue entonces que se sintió apesadumbrado de nuevo, quizás debería dejar un poco el teatro para continuar con sus actuaciones a la intemperie, pero… también sabía que eso significaba no tener un sueldo fijo, si se le podía llamar sueldo a la miseria que ganaba en el teatro por tanto esfuerzo. Suspiró algo abrumado y bebió un sorbo de agua, esperando que ésta actuara como un limpiador que se llevara el estrés y las preocupaciones, al menos por un momento. En ocasiones se maldecía por no haber tomado parte de la fortuna de su casa, al menos quizás y pudiera llevar algo de valor sobre sí que pudiera empeñar en algún momento… el violín era algo, sí, pero no estaba tan loco como para empeñar lo que le proporcionaba aquel pequeño ingreso.

Tan ensimismado estaba en sus preocupaciones que casi ni vio a Dorian pasear por la cocina desnudo, hasta que casi llegó al salón y estaba casi seguro, por la forma en que caminaba, que él tampoco le había visto. Le siguió y se quedó de pie en medio del salón, mirando a su compañero mostrarse tan airoso a los rayos del sol. Rió un poco y extendió los brazos a los costados, alzándolos un poco y se inclinó ligeramente hacia adelante como hacía en el teatro No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande dijo, riendo un poco al citar una de las frases que más había escuchado de Shakespare por parte del director de la compañía de teatro a la pertenecía… de hecho siempre la hacía mencionar aquel hombre cuando intentaba darle ánimos a Gavril, pues… digamos que en ocasiones no se sentía lo suficientemente acertado para salir a escena, aunque usualmente para cuando el buen hombre se daba cuenta de ello, ya iban por el segundo acto. Y, usualmente, aquella frase la hacia para llamar la atención del joven violinista.

Gavril ensanchó su sonrisa y se irguió, llevando la diestra sobre su torso y posicionó el codo de la zurda, la cual llevaba el vaso de agua, sobre el dorso de su mano libre al pegar suavemente el cristal a su mejilla mientras aquella sonrisita llegaba a sus ojos. Como había extrañado a aquel joven Pues bien, Dorian continuó el castaño, dejando de lado toda aquella teatralidad de hace un momento ¿Ya estás seco o esperamos un poco más? sus palabras no tenían ni una pizca de burla, aunque sí un deje de malicia. Aquella sonrisita jocosa nunca abandonó sus labios.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Dorian Moreau el Dom Oct 25 2015, 02:48

Cuando escuchó actuando a Gavril giró medio cuerpo para observarlo por sobre su hombro y rio de su dramatismo, pero no como burla, jamás.

-¿Te refieres a mi pene con eso de “grandeza”…?- dijo bromeando, no sabía que era de Shakespeare aquella cita, no por falta de cultura, sino porque jamás podría citar un libro leído, ya tenía dificultades para aprenderse canciones completas, un libro o un guion, como hacia Gavril, sería imposible para él. Se giró hacia a él para dar la espalda a la brisa que venía de la calle y agitó el cabello largo y miró a Gavril en su posición, tan delgado y femenino, incluso más que el mismo se atrevería a decir, aunque no por los gestos, sino únicamente por lo físico.

-No sé qué ponerme…- peinó hacia atrás su cabello con los dedos.- ¿Has pensado vestirte de mujer? No en el teatro para ser Ofelia o Julietta, sino, para salir a la calle, enfrentar el mundo con unos ojos más frágiles pero resistentes. A veces tengo la impresión que eres muy tímido, puede ser que vestirte diferente y crear una nueva persona te haga dejar todo atrás, todo lo que hace mal…

Tomó de un mueble un frasco de crema humectante y empezó a esparcirse por todo el cuerpo que se había secado con el aire. Se sentó para seguir con sus piernas las que normalmente afeitaba con dedicación. Todo su cuerpo estaba perfectamente cuidado, incluso más que lo que lo hacían las mujeres.

-Podríamos intentarlo- miró a Gavril mientras seguía esparciendo la crema hasta que esta se absorbiera por su piel.- Estoy segura que te verás hermosa. Ayer tuve un cliente… ¡Tengo mucho dinero ahora!- sonrió radiante- quiero un bello vestido, podemos comprar uno para ti también, unos pendientes, zapatos, perfumes… ¿Te parece salir de compras para aliviar el estrés? Podemos comer en una cafetería fina… ¡Tengo tanto que contarte! He vivido muchas aventuras estos días y me muero de ganas por decirte todo. ¡Hay un circo! Podríamos ir al circo después, está lleno de los hombres más guapos de la tierra. Te lo juro.

Al terminar con la crema siguió con polvos de belleza y se empolvoró con una esponja suave hasta dejar su piel bella, radiante y suave.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Invitado el Dom Ene 10 2016, 18:32

¡Pues claro! rió Shakespeare tenía una insana manía por los penes y el sexo, no, espera... ese es el otro sujeto. Ese doctor de Viena, Fraud o algo así había confundido letras y el apellido por nombre, pero estaba bien, solo había escuchado de ese sujeto por algunas de las funciones en el teatro, donde sus compañeros charlaban entre sí. Gavril a veces se sorprendía de lo variado que era el asunto ahí en el teatro, hijos de médicos reconocidos, otros artistas frustrados se encontraban metidos ahí. Unos por más tiempo que otros, claramente.

El comentario de su amiga le tomó por sorpresa. ¿Vestirse de mujer para ir por ahí? La idea no le desagrado, y eso le preocupó un poco... él no era tan osado como Dorian, pero la idea estaba ahi, al igual que el apoyo del moreno.

¿Un poco de agua? preguntaría antes de volverse y buscar otro vaso de cristal y llearle de agua para llevárselo a Dorian, quien continuaba humectando su piel. Creo que tendrás algunos problemas para hacer de mí una hermosa mujer. Soy pésimo para el maquillaje que no sea teatral confesó, aunque estaba seguro que estaría en las mejores manos, si llegaba a aceptar esa transformación. Le tendió el vaso de cristal y asintió. Me gusta como suena ese plan. No le diría que él también tenía algo de dinero ahorrado, tomaría una parte para llevarla consigo y el resto lo dejaría para pagar algo de la renta. Sí, el plan perfecto.

Después de haber dejado el vaso de cristal sobre la mesita frente a Dorian, el violinista se tomaría el tiempo de sentarse frente a él y tomar un poco de la crema para humectarse un poco las manos. No le pidió permiso con palabras, pero sus ojos sí lo hicieron.

Y dime, ¿Cómo es el circo? preguntó con una sonrisita, ese sitio despertaba su curiosidad sin medidas.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Queen of disaster|| Gavril.

Mensaje por Dorian Moreau el Lun Feb 01 2016, 21:06

Tomó el vaso de agua y bebió casi todo de un trago, aún con sed por la resaca.

-Gracias.- dijo una vez terminó y llevó el vaso hasta la cocina, lo enjuagó y dejó donde se secaba la loza.- Acompáñame a mi cuarto, me vestiré y de paso te mostraré los trucos que uso para que puedas hacerlo bien tú. Verás...- dijo mientras caminaba.- No es como en el teatro, que estás lejos de todos y nadie te verá el paquete. De cerca hasta pueden tocarte pensando que tocan tu jugosa vagina, por eso en esto debes ser muy ingenioso.

En la habitación le mostró una pantaleta de mujer y unas vendas.

-Las vendas son importantes, vamos a momificar a este chico ya que no lo quiero visible.- Movió su miembro hacia atrás con la mano y lo agarró juntando bien las piernas, casi lo hacia desaparecer de ese modo.- llevo la venda para afirmarlo así.- acercó la venda y empezó a apretarlo y rodear las caderas con ella. Ya tenía experiencia haciéndolo por lo que lo hacia rápido y sin complicación. Luego de eso le mostró que tenía movilidad y no se veía su miembro. Tras esto puso la pantaleta y le mostró su perfil, no se veía bulto alguno y eso que debía esconder un miembro grande.- Ahora vamos, hagamoslo contigo Gavril.- le sonrió mostrandole otra venda.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 264
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.