Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Time bomb (Stella)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 27 2015, 11:47

Los hermanos Dovransky nunca habían tenido una muy buena relación, en tanto el mismo círculo familiar desde muy pequeños los había comparado y puesto a competir por lo menos de manera indirecta, pero esto era demasiado. La discusión por el comportamiento de Adam en la fiesta de Frederick Mignola lo había enfrentado con su padre por un lado y con su hermano por el otro, por haber bailado con la prometida equivocada —en lo que Joseph identificaba como un descarado coqueteo con la que iba a ser nada más ni nada menos que su propia esposa, qué importaba que apenas le estuvieran creciendo los senos—, y porque ni siquiera cuando ésta volvió con quien le correspondía el menor de los Dovransky le prestó atención a su propia prometida, y qué mal había hecho quedar a los Dovransky con los Lodbrook a causa de ello. Pero, sobre todo, qué mal había quedado la familia Dovransky misma.

«Te voy a matar», le había dicho Joseph a Adam en una de esas discusiones, estando a punto de asestarle un puñetazo tras una de las tantas irreverencias mediante las cuales Adam pareció desquitar años de rivalidad silenciosa. Poco después, saliendo de la oficina, el cañón de una pistola apareció por la ventanilla de un coche que lo cruzó en una esquina, y el impacto de dos balas en el torso —hubieran sido más si el miedo lo hubiera paralizado— lo tumbó en la acera. Pero hierba mala nunca muere y despertó poco después en un hospital, con la inevitable pregunta de qué había ocurrido. Hipótesis no faltaban, un abogado como él tenía varios enemigos pero también aquel hermano que le había hecho una amenaza de muerte, y sumando los factores, cuando le dieron el alta médica, su padre resolvió que la casa familiar no era un lugar seguro para él. No como lo era la finca de los Mignola, allí donde nadie pasaba sin permiso y, de hacerlo, no salía vivo.

Sin haber estado en las negociaciones, y con la mala cara de su hermano a cuestas —pero qué importaba que no le gustara la idea, peor era que lo remataran—, Adam arribó a las tres de la tarde a esa casona en donde poco antes había estado bailando con la prometida de Joseph, y fue posicionado en un cuarto apartado y previamente acondicionado para conservar allí a un paciente como él, con heridas de bala en las costillas a medio curar y, por tanto, una movilidad reducida. La cama era más cómoda que la del hospital. Al reposar en ella con la vista en el techo, con tanto tiempo de sobra, pensó en Marie. ¿Así iba a ser su vida de ahora en adelante?...
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Mar Sep 29 2015, 07:28

Frederick Mignola pocas veces hacía algo sin una doble intención. Tenía muchísimos años de conocer a los Dovransky y no era especialmente afecto a los hijos a quienes consideraba un total desperdicio de aire, pero eran hijos de un buen amigo y por buen amigo debe entenderse que era un bastardo igual que él. Seguro los hijos eran igual, pero hasta ahora no habían dado una prueba tangible y verdadera de la crueldad paterna. Si, el menor tenía fama de ser un desgraciado, una bestia y el mayor era... harina de otro costal, pero en cuestiones mundanas y sencillas de crueldad, incluso Marie tenía más pantalones que ambos, juntos.

Y si bien es cierto lo primero, por alguna razón debió aceptar al menor y más despreciable de los Dovransky en su casa. Un favor no era, algo para molestar al hermano mayor... Tal vez, pero sus intenciones obedecían a algo más profundo, algo más siniestro que incluso tenía que ver con su sangre, pero no con la más preciosa de todas, sino con la sucia... la que se encontraba lejos pero a un palmo de él. Algo perverso corría por su mente cuando recibió en casa al abogado, una vez que estuvo instalado con todos los lujos de la Finca, Mignola, imponente como siempre, entró un par de horas después a su habitación con una hoja de instrucciones para él.

— Adam... Sabrás que tu estadía aquí en mi Finca será bastante prolongada y espero que también discreta. Tú vida, sabrás, depende de ello. En la hoja que te acabo de entregar hay un par de pendientes que necesito arreglar por la vía legal, en cuánto te recuperes, pagarás mi hospitalidad haciéndolo rápido y sin aspavientos. En cuanto a mi hija. Ella no sabe que estás aquí y si no quieres salir de este cuarto con los pies por delante, será mejor que así se quede. Ya te cargaste suficientes enemigos, no querrás otro. —

Mignola se retiró, dejándolo solo con sus impresiones aunque no había sido tan amenazante, después de todo el pobre hombre apenas y podía respirar bien. Marie por su parte, vivía su vida después de comprometerse con la vanidad de cualquier novia joven, vestidos, joyas, zapatos, todo de mujer en talla de niña. Hubo un desfile de telas finísimas, diseños de novias europeos, de la realeza, todo aquello que el viejo podía pagarle pero en el fondo, existía la incertidumbre, el miedo, el no querer casarse a pesar de su evidente emoción, ¿Qué era diferente ahora? ¿Por qué no lo solucionaba todo con un vaso de leche?... Tal vez Joseph había sabido ganársela o tal vez... Nadie lo supo, ella en su mundo, pensaba en que sus mastines debían comer algo más que carne de negros.

En esos días, dos o tres después del arribo del Dovransky, Marie se dio cuenta que había más vida del otro lado de sus habitaciones, no tenían visitas, calentaban agua más veces al día y su mulata tenía marcas en el cuello que los negros no solían dejar... Agudizando su curiosidad, una tarde después del baño y con el vestido del calor puesto (de tela delgada, que dejaba entrever que poco a poco parecía más mujer que niña) sigilosamente abrió la puerta de la habitación de huéspedes... Un bulto se movió en la cama asustándola y cerró la puerta de golpe.

— ¿Qué era eso?... —
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03 2015, 08:29

Estaba acostumbrado a que los hombres poderosos le pidieran favores, de hecho, no descartaba que los disparos hubieran venido de parte de uno de ellos, de uno de los que no había beneficiado por haber beneficiado a otro, el que le hubiera puesto más dinero en los bolsillos... Así era él, así era su trabajo, y un par de balas quizá no fueran más que «gajes del oficio», el cual, pese a sus riesgos, no se planteaba abandonar todavía. No podía; tenía que, al menos, cumplirle a Mignola, y encontrar después otra manera de sobrevivir por sus propios medios que no tuviera nada que ver con las actividades de su padre o de su hermano. No quería depender de ellos, tampoco era momento de ir a pedir nada... Ahora, lo único que podía y debía hacer era descansar, por mucho que le costara: era demasiado inquieto, y había dormido ya en exceso, lo cual sólo lo dejaba una vez más a solas consigo mismo en esa cama, plenamente consciente de dónde estaba y de la prohibición que le había sido impuesta. Le molestó la sensación de que todos lo sabían ya. Maldita Marie. ¿Qué estaría haciendo ahí afuera?, era algo que se preguntaba a menudo.

Como si la hubiera invocado con los pensamientos de varios días, o bien con aquella maldición mental en concreto tal vez, finalmente la vio abrir la puerta. Y cerrarla, casi inmediatamente; incluso por un instante dudó de que fuera ella, todo había sucedido demasiado rápido. Pero no: había alcanzado a ver el larguísimo cabello rojo que la caracterizaba. Era ella, pero ¿qué estaba haciendo? Lo más probable era que Mignola no hubiera mentido, que ella no sabía hasta entonces que él estaba ahí, nadie se lo había contado, ni siquiera una de esas negras chismosas que pululaban por ahí. ¿Lo habría siquiera reconocido? ¿Era susto o era sorpresa lo que la había hecho retroceder? ¿O había algo más? No pudo con la curiosidad, ni con las ansias de verla que se acrecentaron con aquel flashazo, ni siquiera a pesar de la prohibición. Si Stella podía estar ahí, del otro lado de la puerta, probablemente Mignola no estaba por ahí vigilando. Probablemente no: un hombre como él tenía cosas más importantes que hacer.

¿Stella? —Así que la llamó discretamente, todavía detectando su sombra por debajo de la puerta, lo cual le indicaba que estaba todavía por ahí, que había tiempo aún para que intercambiaran unas palabras, aunque no estaba seguro de cuáles.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03 2015, 09:04

Eso había dicho su nombre e inmediatamente reconoció la voz, ¿Qué hacía Adam Dovransky en su casa? Marie giró sobre sus talones y después de asegurarse que no había nadie alrededor, abrió la puerta de la habitación para entrar y cerrar con seguro rápidamente. Se fue acercando despacio hasta la cama y lo vio ahí tendido, con la sábana hasta arriba y algo que parecía ser un vendaje. Alzó una ceja de forma inquisitiva y dio un par de pasitos más cerca hasta quedar a un costado de aquel hombre. Su cabello rojo se aferró a las cobijas de la cama y se enraizó ahí; la puntita de sus pálidos dedos recorrió la superficie suave del lecho y después de ver la mesita de noche y lo que parecían ser remedios y agua, pudo figurarse que tenía.

— ¿Estás enfermo? — Le preguntó con voz suave antes de dar un saltito para quedar sentada en la cama y mover los pies pues no alcanzaba el suelo. Algunos mechones de cabello cayeron sobre sus hombros y formaron un velo rojizo que con la luz dorada del sol que entraba a chorros por la ventana, le hacían parecer una especie de virgen de fuego. Las pecas, más marcadas por la misma luz, ofrecían el aspecto de un universo intenso que se arremolinaba sobretodo en el puente de la nariz, no parecía humana ni real, una visión o más bien, una aparición. Al cansarse de verle el rostro, volteó a ver el acondicionamiento de la habitación, todo estaba más limpio y fresco, no olía como a guardado sino a rosas, las mismas rosas con las que la bañaban.

— ¿Desde cuándo estás acá?... ¿Tú hermano vendrá a verte? — Le preguntó con cierto interés evidente, a pesar de que él a veces la visitaba para llevar el cortejo a cabo, a veces se sorprendía queriéndolo ver de improvisto. De forma bastante normal, tomó las cobijas que cubrían al otro y las bajó hasta la cintura, efectivamente, un vendaje... ¿Qué habría sucedido?
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03 2015, 09:38

Siguió a Marie con la mirada cuando entró y cuando caminó hacia él, y continuó mirándola incluso una vez estuvo ya sentada en el borde de la cama. En efecto, ahí fue cuando menos pudo parar de contemplarla; era un demonio que hacía las veces de ángel demasiado bien, quisiera o no, le cautivaba, pero no pudo ni siquiera alzar el brazo para acariciarle uno de los carrillos pecosos de aquel rostro engañosamente inocente. No sólo sentía mucha pesadez en el cuerpo por estar todo el tiempo en la cama, sino que tampoco se quería pasar de confianzudo con la que continuaba siendo la prometida de su hermano y por la que había recibido una amenaza de muerte por parte de Mignola. De nuevo, esa sensación de que todos lo sabían le causó cierto malestar.

No lo creo —contestó. No había sabido bien qué decir cuando ella preguntó si estaba enfermo, aunque nunca tuvo reales intenciones de ocultarle lo que había ocurrido, pero ahora que ella misma había descubierto las vendas, podía proceder —: Algunos dicen que fue él quien me disparó... —Se colocó la mano sobre la venda, específicamente, sobre donde había estado una de las balas—. Mi padre no va a dejar que se me acerque hasta que compruebe que él no fue quien intentó matarme. Así están las cosas... —suspiró, como si estuviera hablando de trivialidades—. ¿Por qué quieres verlo tú? —preguntó, inevitablemente. No había pasado por alto el interés que la niña parecía demostrar por su hermano. ¿Quizá ahora sí la había convencido?

Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03 2015, 10:01

— Él no fue, si hubiese querido matarte te da en la cabeza, ya me lo ha dicho varias veces...— Le respondió sincera mientras se daba media vuelta sobre la cama y se acercaba para ver mejor los vendajes, olía mal, a alcohol y estaba segura que al menos por ese día no se había bañado. ¿Era él quién le hacía las marcas en el cuello a la mulata? Lo miró con cierto asco solo de imaginarlo y después dejó de apretar con el índice las costillas del otro, había comenzado a hacerlo mientras pensaba, solía ocurrirle a veces. Conforme pasó la última pregunta, Marie fue enderezando la espalda para sacar los pequeños bultitos de sus nacientes pechos, como novia orgullosa y complacida. Porque lo quiero y me gusta que venga a verme, me gustan sus besos... Aunque no cuando intenta meter su lengua en mi boca, es horrible... ¿Tú has hecho eso? No deberías, es incomodo. — Lo regañó con una inocencia que no podía ser fingida.

Afuera se escucharon ruidos, negros pasando seguramente pero eso bastó para que Marie se alarmara dejándose caer en la cama a su lado, boca abajo y con el rostro oculto entre sus manos; el cabello le servía de cobija y delineaba las formas a medio definir. Así aún oculta, pensaba que era invisible pero no era así, se rió bajito como si acabase de hacer una travesura y después se enderezó sobre la cama con ambas piernas sobre ésta en posición de flor de loto, tenía las mejillas muy rojas y una expresión de picardía mi habitual en ella. No debía estar ahí, si su padre le ocultó la presencia del menor de los Dovransky era por algo, ¿Sería cierto? Que Joseph quisiera matar a su propio hermano... Si así era, comprobaría que era de armas tomar su prometido y eso secretamente le gustaba... Sentía una extraña emoción en la barriga y un tantito más abajo, peligro... Problemas... Adam podría ser gran ayuda, aunque le caía bien, no quería que en verdad le hicieran daño.

— ¿Tienes mucho aquí? No entiendo porque Padre no me avisó, yo puedo cuidarte bien, por lo menos no me olvidaría de bañarte todos los días. —
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03 2015, 10:36

¿Ah, sí?

No sabía qué le molestaba más: si las cosas que andaba diciendo su hermano a sus espaldas o el hecho de que se lo estuviera confiando a esa mocosa. O tal vez fuera meramente la imagen mental de Joseph besándola, intentando meterle la lengua en la boca, como Stella misma describía... Qué horrible, en eso coincidía con ella, aunque por motivos distintos.

No siempre es incómodo —clarificó—. Depende de con quién lo hagas. —La miró como ofreciéndose de voluntario para brindarle una experiencia distinta de un beso de lengua, de esos que por supuesto él había dado y mucho, tal vez por eso confiaba en que podía hacer que Marie disfrutara de algo como eso incluso más de lo que podía llegar a disfrutar con el imbécil de su hermano, pero ella pareció ignorar totalmente la señal, si es que la percibió en primer lugar. Los ruidos de afuera quebraron el ambiente al propiciar aquella distracción, dejándolo sin respuesta, pero con Marie echada a su lado—: Si así piensas esconderte si llega tu padre, estamos perdidos —medio bromeó entre las risitas de ella—. No sé por qué no te avisó —mintió—, pero no deberías decir nada, realmente no quería que estuvieras al tanto de mi presencia en este lugar, mucho menos debe querer que seas mi enfermera, así que no puedo permitir que me bañes por mucho que quiera —añadió con cierta picardía.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05 2015, 12:23

Se contradecía... Bastante. Si realmente no sabía porque el viejo Mignola le había ocultado su presencia, ¿Cómo es que estaba tan seguro que no le gustaría que lo bañara? Cuando se formuló esas preguntas ella misma se tildo de tonta por la obviedad de la respuesta. No entendió ni se percató de la invitación a la posible mejora de aquella experiencia; pero si en efecto como decía Adam, eso dependía de la persona, estaba condenada a entonces jamás disfrutar ese contacto íntimo entre su futuro marido y ella. Resopló entonces pesadamente y le dedicó una sonrisa algo triste.

— Deberán gustarme sus besos... Son los únicos que recibiré toda la vida, ¿Verdad? —

El tono de su voz fue casi dulce, pareciese que estaba invitando al menor de los Dovransky a ser su amigo o por lo menos a ser quien le explicara de que se trataba todo eso... Abrumada y consternada por los secretos que comenzaban a tener con ella, trato de adivinar la verdadera razón por la cual su padre tenía ahí a ese hombre que hasta donde había escuchado, no daba más que problemas a la familia de Joseph. Parecía alguien inofensivo, tal vez ahí radicaba el peligro.

— ¿Alguna vez besaste a Miss Lodbrook? Ella huele extraño, como a algodones con alcohol... Me pregunto qué pasará si le prendes un fósforo cerca. ¿Tú no?
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05 2015, 12:59

Es el horrendo perfume que usa —clarificó. También había sentido aquel espantoso olor, creía que sólo lo había hecho él porque lamentablemente la había tenido lo suficientemente cerca, pero ahora veía que otras personas también podían percibirlo a pesar de conservar la distancia. Qué asco, y qué humillante para él, que estaba anunciado como el prometido de ese adefesio maloliente—. Parece que se baña en él, para colmo.

Le habría gustado reír de ello, casi como una señora chismosa y criticona; lo hubiera hecho si estuvieran hablando de cualquier otra persona de la ciudad, pero no le salía la risa porque se trataba de la bazofia que querían amarrar a él por el resto de la vida. Ahí ya no era tan gracioso, pero evitó demostrar que le afectaba.

Ya quisiera prenderle un fósforo... —murmuró con un suspiro cansino, y se mordió el labio inferior en señal de hastío. Buscaba recordarle a Stella que no la soportaba—. Ella me quiso besar una vez. Bueno, más de una vez —confesó, adoptando un tono ligeramente anecdótico, como si quisiera utilizar su desgracia para hacerla reír—. Imagina todo ese olor de cerca, a centímetros de tu nariz... Y ni hablemos del aliento. Ew. —Hizo una mueca de repulsión—. No sé tú, pero yo no pienso permitir que los besos de ella sean los únicos que pueda recibir de ahora en más. Porque, ¿sabes?, no necesariamente tiene que ser así. Ni tú estás casada con mi hermano ni yo estoy casado con Candice. Todavía estamos a tiempo de huir juntos —bromeó, con una sonrisa de complicidad que parecía indicar que, más allá del tono divertido, le estaba hablando en serio.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05 2015, 13:22

Marie soltó entonces una fuertísima risotada que amenazó con delatar su presencia en aquella prohída habitación, al caer en cuenta de ello pero sin querer dejar de reírse, volvió a echarse en la cama con el rostro enterrado ahora entre la cama y uno de los costados de Adam, su futuro cuñado quisiera o no. ¿De qué se reía? De la pobre Candice y su suert adversa, de la expresión de asco de su prometido pero sobre todo de aquella insinuación de escape. Pasados varios minutos de risa incontenible, de dio la vuelta dejando ambas manitas cerca de su rostro muy rojo y agitado. Debía confesar que tenía mucho tiempo sin reír así, de forma honesta y desde la barriga, con todo el cuerpo.

— ¿Ah sí? ¿Y por qué querría yo huir contigo?...— Le preguntó enderezándose a un tiempo que se lo queda viendo fijamente. Marie alzó una ceja con ese peculiar gesto que hacía cuando recién descubría algo y para comprobarlo, dio un par de brinquitos sobre la cama muy leves hasta quedar más cerca de Adam... Era un hecho que no él quería a su prometida y mucho menos ella quería al suyo, lo de los besos era mentira, no dejaba ni que le tomara de la mano o incluso que le hablara de tu. La pequeña simplemente no lo soportaba, dudaba mucho que algún día la hiciera reír como hace un momento su hermano menor lo había hecho.

Enderezó un poco el cuerpo y estiró la espalda al inclinarse hacia él... Fijó las orbes ambarinas en el otro y de su miraba paso a los labios y después de vuelta hacia los ojos, se aproximó tanto que sin duda Adam hacia sentido el choque de su aliento a dulces y el aroma de su cuerpo, muy diferente al de Candice... Justo en el momento en el que parecía iba a besarlo, se separó de golpe saltando de la cama, para comenzar a caminar hacia la salida, dejando al pobre Dovransky solo con sus impresiones.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05 2015, 13:47

La miró reír con una sonrisa un tanto idiota que menos mal que ella no pudo ver por tener la cara oculta contra el colchón. Le gustaba mucho aquella risa tierna, pero cargada de sorna. Incluso si se estaba riendo de él, no le parecía tan mal en ese momento.

Aunque había hecho aquella broma para ponerla a prueba, nunca esperó ni consideró como posibilidad que le contestara: «OK, vamos». Ni siquiera se lo había planteado mentalmente en el abanico de opciones que abría un chiste con doble finalidad como aquel. No pudo exactamente predecir su reacción —el hecho de que Stella fuera tan impredecible le atraía mucho—, pero en parte había tenido también la intención de hacerla sonreír como mínimo, y por lo menos en ese sentido, había salido victorioso.

Porque te gusta, en el fondo, te gusta todo esto —le respondió de nuevo con un tono divertido, picándole las costillas con un dedo para hacerle cosquillas y que riera aun más.

Poco después, estaban compartiendo una intensa mirada, pero esta vez no se hizo ilusiones. Se quedó quieto, mirándola a la cara con una leve sonrisa de costado, esperando una vuelta de tuerca. Lo había hecho antes, ¿por qué no lo haría ahora? Por primera vez, sus movimientos le parecieron predecibles. Y en ese sentido también cantó victoria cuando Marie se distanció sin concretar el beso que claramente había amagado.

¿Adónde vas? —le dijo entonces, mientras la veía caminar hacia la puerta. En ningún momento borró la sonrisa, aunque ahora mismo expresaba cierta sorna—: ¿Tienes miedo? —le preguntó, desafiante, pero también jocoso—. Mira que yo sí sé besar, no como mi hermano...
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 06 2015, 06:48

Marie paró en seco al tiempo que de los labios de Adam salía la palabra miedo... La mirada de Stella se cargó de algo muy diferente a la inocencia o picardía que mostró hacia unos instantes. Maldad, pura... la luz del sol le intensificó el rojo de las pupilas y sus sombras bailaron alrededor de ella, imperceptibles a los ojos de Dovransky que posiblemente no tendría miedo. La pequeña regresó sobre sus pasos para quedar al otro costado de la cama, del lado de la puerta. Sus labios rojos delinearon una sonrisa muy tenue antes de inclinarse y sonreírle.

— ¿Miedo de qué? ¿De ti?... No puedes levantarte de esta cama... imagina que una noche despiertes con un dolor insoportable porque mis perros te están comiendo vivo. A veces se sueltan, dile a la mulata que te cierre bien la puerta cuando se va... —

Eso último lo dijo con cierta rabia, ¿Celos? Ni siquiera conocía esa palabra, ni la sensación que hace nacer ese diablillo verde que se metía en las entrañas de los pobres obsesionados. Le dio el beso, sí, pero en la comisura de los labios. Le dejó el rastro de su saliva tibia impregnado en la mejilla y la mitad de los labios, dulce y tenue, como su presencia. — Me caes bien Adam, no hagas que eso cambie. Ojala hubieses sido un buen hombre, padre me habría entregado a ti. —

Le dijo, no era verdad o tal vez sí... Mignola pensaba comprometerla con un hombre llamado Arthur y de buenas a primeras el apellido Dovransky apareció y se escuchó un montón de veces todos los días en la finca y el día de la fiesta ahí estaba Joseph con su perfecta postura y su anillo que le venía grande y que nunca se ponía... Detrás de él, Adam... sin ningún otro mérito más que ese espíritu suyo.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 06 2015, 10:18

La amenaza no le borró la sonrisa de los labios. Aunque sabía que Marie era capaz de cumplirla, algo le decía que no lo haría precisamente con él, que aquella maldad la tenía reservada para los esclavos —eso lo había presenciado durante la fiesta— o, en cualquier caso, para una ocasión especial que, definitivamente, no era esta, tenía la fuerte intuición. La miró con cierta ternura mientras intentaba intimidarlo, pero también con un aire travieso, tal vez incluso coqueto. En ese sentido, no le dio lo que quería, puesto que no demostró temor, ni siquiera una mínima retractación o señales de arrepentimiento. Nada. En cambio, ensanchó la sonrisa.

Oye, no te abuses de mi condición. O sea, abúsame si quieres, pero no así —bromeó.

Entonces, se vio forzado a permitir que lo besara en el costado de la boca, por supuesto con una parte de sí ansiando que fuera más allá e intentando resistir la tentación de provocar aquello él mismo, porque tranquilamente podría torcer el rostro en la medida adecuada para que le diera el beso donde tenía que dárselo; pero no lo hizo, o por lo menos no abrupta ni completamente, sino que sólo un poco y con sutileza, como incitándola a que se animara, pero cerciorándose de no tomarla desprevenida para evitar cualquier posible lío. Cuando se percató de que no pasaría más que eso si lo dejaba a elección de ella, se conformó con escuchar que le caía bien. Pues claro... si eran de la misma calaña.

¿Ah, sí? ¿Te hubiera gustado que te entregara a mí en vez de a Joseph? —le preguntó con la voz baja, seductora, alzando una mano hacia la muchachita para apartarle el cabello de la cara: le trabó los mechones principales detrás de la oreja para que el bello rostro quedara despejado para él. Entonces pudo llevar libremente la mirada desde sus ojos hacia sus labios, los cuales acarició con la misma mano que le había tocado el pelo, casi como si fuera a meter el dedo entre ellos en cualquier momento: en cuanto ella lo permitiera.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 06 2015, 10:51

El movimiento del rostro ajeno fue tan suave que Marie terminó recargando la mejilla en el resto de sus labios, despegando los labios con lentitud, acción que le costó dejar éstos entreabiertos al separarse apenas un palmo de él para mirarlo directo a los ojos; a continuación el roce leve de sus dedos contra la curvatura perfecta de su pequeña oreja la hizo sentir un escalofríos que le dejó los poros de ese costado del cuerpo totalmente erizados, podría jurar que incluso el incipiente vello de su cuerpo hizo lo mismo. Entrecerró los ojos al mismo tiempo que sonreía, moviendo el rostro de un lado hacia otro, negando...

— Eso no es lo que quise decir, Adam... — La entonación entonces del nombre de su cuñado fue diferente, su voz había encontrado otra entonación más perfecta, más precisa, no era una forma seductora, ella no conocía las emociones carnales ni le interesaban; actuaba solamente por el instinto de ser acariciada de esa forma. Estaba tan cerca de él que ambos alientos se entremezclaban pasando a ser casi uno mismo, solo que ella por su tamaño, debía mantener el rostro algo alzado, como suplicante... los ojos brillaron ahora con la luz del sol que los llegó a bañar por la nueva hora, allá afuera, nada, silencio, la finca estaba vacía, el mundo igual.

Marie abrió los labios y alcanzó a vislumbrarse la punta de la lengua serpentina que rozó apenas la punta de aquel dedo que acarició las pulposas puertas del aliento, después, un simple beso, casi como una leve succión... Despegó el brazo que le servía de soporte de la cama y lo acercó más, dejando la mano pequeña sobre el muslo de Adam y la mano libre fue directo a la mano atrevida que había recibido aquellas primeras caricias de mujer, aferrándose a la muñeca con fuerza, para guiarle hasta la mejilla que apoyó en la palma extendida, suave, tibia. Los ojos jamás se cerraron, al contrario, se aferraron a las orbes contrarias como si de eso dependiera mantenerse a flote.

— ¿Deseas algo de mi...? —
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 08 2015, 09:10

Se estremeció cuando sintió la lengua de ella, así como aquel cambio en el tono de su voz, ¿cómo se atrevían a decir que Stella era una niña? Una niña no habla de esa manera, no mira a la cara así. Con los demás podía actuar como una chiquilla, pero no era como se mostraba ante él, ese momento era representativo en ese sentido, como la mano que ella había posado en su muslo. Se relamió los propios labios sutilmente mientras la miraba, la pregunta que le hizo no le sorprendió realmente, e incluso por un momento pensó que se trataba de una de las trampillas que solía poner Marie, como minas que le gustaba hacerle pisar; pero qué más daba a esas alturas si ella decidía reventarle un pie, no había nada que ocultar de su parte.

Creo que tú ya sabes la respuesta —contestó basado en eso, permitiendo que su expresión un tanto lasciva y la forma en que la acariciaba completaran el resto y disiparan cualquier duda que pudiese haber. Empezó en la mejilla, allí en donde Stella misma le había hecho poner la mano, y bajó delicadamente hacia el cuello hasta que sus dedos abiertos se detuvieron en las clavículas. Después, realizó el camino inverso; volvió a subir hacia su rostro esta vez para tomarla por la mandíbula con aquella única mano. Al colocar el pulgar en uno de sus carrillos y el índice en el otro, la boca de Marie quedó levemente abierta, y eso fue todo lo que necesitó para cerrar los ojos e, inclinándose, comenzar a rozar sus labios húmedos con los de ella, moviéndolos como en una especie de beso incipiente que amenazaba con consolidarse en cuanto ella lo aprobara.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 08 2015, 09:51

Marie sabía. Había visto a los esclavos revolcarse en las barricadas, en los salones solos de la finca, los escuchaba gruñir, gritar... jadear y hacer otros sonidos que la habían sentir un vacío en la barriga mientras apartaba el rostro, horrorizada. ¿Eso era lo que él quería de ella? Porque la miraba de la misma forma haciéndola sentir avergonzada, desnuda... El tacto de las yemas de sus dedos le ardió en la piel y en los huesos, sus labios, naturalmente entreabiertos temblaron un instante dejando escapar un suave suspiro que fue atenuado cuando Adam le sostuvo por las mejillas. Los ojos de la pequeña señorita Mignola se humedecieron en lágrimas de inmediato y con ambas manos sobre la muñeca ajena intento quitarle.

— No... — Murmuró contra los labios. La sensación fue suave, tenue... A lo largo de su espina dorsal pudo sentir los miles de pequeños choques eléctricos que terminaron por encoger su vientre en una emoción hasta ese entonces desconocida para ella, tomó aire por la nariz y lo contuvo por largo rato hasta que abrió un poco más los labios aún unidos a los de su cuñado, deshaciéndose por fin de aquella mano que la sostenía la cual llevó directo a su pecho, imitando a su mulata cuando la vio montada sobre el chofer. Ladeó la cabeza embonando mejor ambas bocas, de las cuales dejó la suya inmóvil, sin saber que hacer realmente. Retiró los labios y le miró a los ojos, tal vez en la teoría Marie pudiese lucirse en su maldad o incluso en ese aspecto degenerado que la gente se empecinaba en darle, pero en esos momentos ante Adam se presentaba exacto como lo que era, una niña completamente intacta en esas artes físicas.

Le dedicó la misma sonrisa de los infantes cuando hacen algo prohibido cómo comerse un dulce antes de la cena o esconder el guante de su madre para que no saliera de casa, incluso la maldad rozaba aquella mirada de cuando mataban palomas para ver como le estallaba la cabeza contra la piedra... ¿Eso era Adam o ella? ¿Quién era la paloma y quién la piedra? No tenía idea, no sabía nada, volvió a ladear la cabeza y pegó de nuevo los labios a los del otro pero ésta vez, echándose despacio encima de él con ambos brazos alrededor de su cuello. Claro que por ahora, mantenía sellada la boca, prohibiéndole volver a saborearla... por unos instantes.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 08 2015, 12:31

Le dolía la herida al tener el cuerpo de ella encima, pero en ese momento, eso era lo de menos. Lo único malo de que ella se le colocara así fue que no tuvo más espacio para tocarle el pecho, pero habiendo estado ahí en el instante previo, buscando con la mano entre la ropa de Stella algo con qué llenar la palma, sabía que tampoco se perdía de mucho. En ese sentido, Stella sí seguía siendo una niña, así que, envolviéndola con el brazo, optó por redirigir la mano hacia la espalda baja, respetando que de momento no quisiera besarlo como correspondía, quién sabe, quizá su hermano la hubiera traumatizado.

Pero, en cuanto vio la oportunidad, decidió quitarle el trauma besándola con delicadeza, fue incluso sutil en la intromisión de la lengua, y relativamente lento para que ella, en su inexperiencia, fuera capaz de seguirlo. A medida que ella se parecía acostumbrar a aquello, intensificaba el beso y la forma en que la acariciaba; la nuca, la espalda... Las telas se fruncían bajo los dedos que, por momentos, parecían querer recogerle la carne en un puño; las telas se subían con los roces constantes, y por el hombro bajaban cuando él tocó ahí, buscando desnudarla; pero entonces unos ruidos provenientes del exterior lo sobresaltaron. Había regresado Mignola a la casa.

Tu padre —le dijo, finalizando el beso estampándole otros más pequeños, como si no se quisiera despegar de ella todavía—. Tienes que irte. —Muy contra su voluntad, la soltó, sabiendo que, de no hacerlo, se exponía a que el viejo Mignola le cortara la cabeza. Ni hablar de lo que le haría Joseph si se enterara de que él era responsable de los enormes cuernos que ahora tenía, si con sólo haberlo visto cerca de su prometida había amenazado con matarlo... Odió demasiado que fuera todo tan problemático, aunque por otro lado, ahora se sentía más vivo que nunca...
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Time bomb (Stella)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 14 2015, 08:38

La incomodidad primera del roce dentro de su boca provocada por aquel beso, la hizo apretar los ojos y rechazarlo un poco, pero fue suave y aunque no le gustaba mucho siguió el ritmo marcado con lentitud y parsimonia. Mantuvo los ojos abiertos todo el rato sin perder detalle del rostro contrario. Su saliva sabía extraño, a medicina y alcohol, seguramente por los vendajes o tal vez por otra cosa pero era extraño... Entrecerró los ojos despacio por fin y se dejó tocar todo lo que el otro quisiera sintiendo una extraña punzada en el vientre, el corazón le latía con fuerza pero no era la emoción del primer beso real, era algo que le decía que aquello no estaba bien y que le costaría un poco aceptar si se repetía de nuevo.

Cuando los ruidos se escucharon afuera se apartó rápidamente recibiendo con cierta inquietud los más besos más suaves, como ligeros toques que firmaban el acto ocurrido hacía momentos atrás. Se le quedó mirando mientras le decía que debía irse, y se arregló el vestido medio abierto y arriba, igual que el cabello revuelto. Tenía los labios muy hinchados y rojos y caminando hacia la puerta -sin mirar atrás, cómo siempre- se los fue palpando pues aún sentía los del hombre moviéndose contra ellos. ¿Qué había sido eso? ¿Todos los besos eran iguales? Salió de la habitación sin más, sin importarle incluso que la vieran encontrándose en el pasillo con una de las negras que rápido le sacó la vuelta, Marie después se encargaría de ella, por lo pronto, tenía la urgencia de verse en el espejo, a ver si era verdad que cuando besabas a un hombre el cuerpo te cambiaba.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.