Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 11/09/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Baltimore] Demons (Privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Baltimore] Demons (Privado)

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Oct 27 2015, 22:52

Recuerdo del primer mensaje :

En la noche del 22 de abril de 1917...

Hacía casi dos semanas que Werther no había vuelto a llamar a Nicola, su padre todavía no regresaba de Italia pero de igual forma el italiano había retomado todas sus obligaciones en un intento de ocupar su tiempo en otras cosas que mantuvieran su mente alejada de la imperiosa necesidad que sentía.
El joven Stracci había tomado por costumbre llamar con más frecuencia a su prostituta predilecta para llenarse de su compañía, pero aún así los encuentros en el dormitorio eran bastante insatisfactorios. No por la habilidad de su compañero, que era más que evidente, sino porque él necesitaba algo más. Extrañaba con tanta fuerza algo que había vivido el primer día que fue al circo que había comenzado a dejar de disfrutar de todo lo demás, cosa que se traducía en un terrible mal humor y en una constante búsqueda de la evasión para negarse a si mismo, por orgullo, lo que quería.
Ya ni siquiera sabía demasiado bien por qué no iba al circo a buscar a Jack y a Deimos, tal vez su parte más masoquista disfrutaba con la agonía de querer verlos y no hacerlo.

El día había pasado condenadamente lento para Nicola, que lleno de ansiedad había consumido una buena parte de sus drogas y cigarrillos mientras escribía. Para cuando hubo llegado la noche solo una porción de sus vicios había sido alimentada, el más grande continuaba chillando.
Se planteó llamar a Dorian, pero sus pensamientos empezaron a variar cuando vio el sombrero de Werther por su dormitorio. Por alguna extraña razón no se lo devolvió cuando tuvo ocasión, y aquella prenda continuaba allí. El momento perfecto para hacer explotar su capricho se le presentó, y no dudó en tomar el sombrero y marchar de su hogar rumbo al circo. Pediría explicaciones, y de paso trataría de saciar su necesidad.
No había ido al circo desde el beso de Jack, por cabezonería, y si lamía sus labios, pese a que había pasado bastante tiempo y había besado a otras personas, todavía recordaba como se sentía recibir los labios de él.
Se preguntó por un momento si aún tendría la marca en su cuello, pero la respuesta llegó rápido: obvio que sí. No era un simple arañazo. Estaba seguro de que le habría quedado una preciosa cicatriz plateada, ya que su trabajo había sido impecable.

Sabía cuál era el carromato de Werther porque ya había estado una vez, así que sin muchos problemas cruzó hacia la zona donde vivían los circenses, valiéndose de la oscuridad del anochecer para que nadie le llamara la atención. Caminaba con tanta seguridad que nadie diría que era un intruso.
Llevaba el sombrero con él, y cuando llegó frente al carromato se dio cuenta de que en el interior no había ni una sola luz, por lo que se preguntó si estaría durmiendo tan temprano. Otra duda le vino: sabía que vivía con su hermana ¿Estaría ahí?
De cualquier forma se arriesgó y llamó a la puerta, no muy esperanzado. Desde el otro lado no recibió respuesta alguna, por lo que no insistió, haciendo gala de su natural impaciencia.
No le interesaba conservar el sombrero, así que lo dejó colgado en el pomo de la puerta como señal de que había estado allí y acto seguido se dio la vuelta para retirarse.

Estaba molesto, se notaba en su expresión y su ceño fruncido, y según se alejaba de allí pateó algo que encontró por el camino sin tener en consideración lo que era. Se había arriesgado a ir allí para nada, o quizás esa era la excusa que había necesitado todo este tiempo para ver a los objetos de su deseo.
Su cabeza se alzó mirando a su alrededor, buscando ¿Dónde estaría Jack? ¿Y Deimos? Se sintió repentinamente ansioso, sus pasos incluso se habían detenido allí en medio.


Última edición por Nicola Stracci el Miér Nov 18 2015, 22:35, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 984
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo


Re: [Baltimore] Demons (Privado)

Mensaje por Jack Stracci el Miér Feb 10 2016, 23:15

Acarició su rostro mientras lo escuchaba y se mostró más firme al ver su vulnerabilidad, pues siempre debían turnarse para ver quien contenía al otro, aunque habían ocasiones en que los dos se quebraban y hundían, pero juntos, siempre juntos. Pensó en la idea de otro, de Nicola, pero Nicola como estaba ahora no era más que una crisálida y debía salir de ahí, transformarse y ver el mundo con otros ojos.

-Vamos a destrozarlo, no te preocupes por eso. Pero de otra manera.- le susurró tomándole el rostro con ambas mano y levantandolo para buscar su mirada aunque parte de su propio rostro se ocultara bajo sus mechones teñidos.- Nicola está muy armado aún. Aún se fija en lo irrelevante del mundo, por eso no valora la vida, pues para él la vida es cuanto se puede tener... Pero deberá enfrentarse a perderlo todo, como nosotros y entonces estará listo.- se levantó con él.- No quiero perderlo, me di cuenta sólo cuando estaba a punto de hacerlo... Cuando estaba a punto de morir en sus brazos le dije que te amaba...En esos momentos cercanos a la muerte en que todo se vuelve tan surrealista le dije que lo amaba y hablé por ti también. Le dije ahora lo que le dije entonces cuando me dijo que nadie lo amaría por ser un monstruo. Le dije; "Sólo otros monstruos te amaran"

Perdón por haberme guardado esto, no sabía el peso que tenía y sólo quería olvidarlo, esperar que el circo se fuera y nunca más pensar en él. Pero tú viste como solo volvió esta noche. El se siente atraído hacía nosotros.
- apretó la mano de Deimos mientras le hablaba y la otra la agarró de forma floja.- Entre estás manos pueden estar las de Nicola. Es nuestros... Nadie nos obliga a ser sólo dos si sentimos que somos tres. Sólo lo encontramos tarde. Tal vez por su dinero pudo evitar caer en un asilo, pero si se merece estar en uno. Tu también puedes verlo. Lo sé.

Se abstuvo de responder sobre las condiciones en las que estaba Nicola pues vio que se acercaba. No sabía como iba a reaccionar el otro, pues parecía que siempre reaccionaba bromeando como un bufón cuando se encontraba enfrentándose a sus propias emociones.

Dejó de hablar con Deimos, cualquier plan que se le ocurriera para destrozar la mente del millonario lo hablarían en la intimidad. Separó la mano de agarre flojo para dejar a Nicola ocupara el lugar que había destinado para él. No respondió nada a sus primeras palabras, pero si correspondió a su abrazo pasando el brazo hacía su espalda cuando estuvieron más cerca. Vio como besaba a Deimos y esta vez no sintió que intentaba arrebatárselo. Lo que sea que hubiese pasado dentro los había unido de forma inevitable. Pensó de forma fugaz que habían cosas que necesitaban piezas de tres para funcionar. En la mecánica la mayoría de las piezas debían ser tres y en la pintura, donde necesitaba lienzo, pintura y pincel. No era descabellado amar a dos. Al menos no para él.

Se acercó para besarlo también sin soltar la mano de Deimos a la que acarició con el pulgar. Al separarse miró los ojos de quien había sido su compañero durante años y luego los posó en el nuevo miembro de la relación.

-Que bien, porque eres nuestro.- le sonrió y sacó la mano de su espalda para clavar un dedo en su cuello, donde estaba la marca que le hizo Deimos y Luego lo miró a este.- Debo marcar yo tu cuello ahora. Así estamos en igualdad de condición.- le sonrió mitad en broma mitad en serio, pues sabia que Deimos se cuidaba mucho como para permitir algo así.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 800
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Baltimore] Demons (Privado)

Mensaje por Magnus Vólker el Jue Feb 11 2016, 22:28

Una sonrisa entre macabra e infantil se aposentó en sus labios al escuchar a Jack, mostrando así que la idea que éste proponía era sencillamente perfecta. No hizo ademán de interrumpir su pequeño discurso, ansiando oír todo lo que tenía que decirle al respecto, abriendo por fin su corazón en ese sentido.
Los celos le habían nublado la razón y se había dejado llevar por ellos irremediablemente sin percatarse por completo del valor que tenía Nicola hasta que fue demasiado tarde.
"Sólo otros monstruos te amarán"... aquellas sencillas palabras, esa frase tan relajada como brutal, fue confiada por primera vez al mago y éste preparó una parte especial de su mente para guardarla como si de un lema único se tratara. En el pasado, hacia ya unos años, ambos se habían conocido en unas condiciones extremas siendo la locura que yacía en ambos el nexo que les unió. ¿Acaso no había visto él en Nicola un brillo diferente?. Los monstruos se reconocen entre si, y se aman. No importa lo mucho que luchen ante ello. Y atraía a cada célula de su cuerpo.

Si era el dinero el culpable de que el noble no concibiese la cruda realidad, tenían que conseguir arrebatarselo. Moneda a moneda. Si por el contrario era su fortaleza física y mental, romperían la coraza con torturas. Sus ojos tenían que abrirse, tenía que dar rienda suelta a lo que corría por sus venas sin que nada ni nadie le detuviese. Tenía que ver que el infierno y sus demonios no eran meros cuentos. Y ellos, Jack y Deimos, se convertirían en sus diablos y sus pesadillas. Unas que arrullarían sus noches en vela y besarían todo su cuerpo.

Bajó la mirada hacia las manos entrelazadas, imaginando entre ellas las del italiano. - Lo veo -aseguró, volviendo a levantar la mirada hacia él antes de ver por el rabillo del ojo que Nicola se acercaba.- No quiero que lo obvies -respondió, clavando sus ojos azules en él. Soltó una de las manos de Jack y la colocó en la cadera del castaño antes de corresponder al beso; permitiendo después que hiciera lo propio con Jack. - Nuestro sin remedio -sonrió de medio lado al escuchar la amenaza del rubio, siendo él el único que carecía de marca alguna. - Os haré una a los dos. Una bonita escarificación en el omóplato con mi inicial para que todos sepan que me pertenecéis -terció sádico, riendo entre dientes, robándoles un beso a ambos- Vayamos al carromato, antes de que los demás despierten

Ayudó a Nicola a caminar, pasando un brazo por su cintura y haciendo que él hiciera lo propio por sus hombros para que recargara gran parte del peso en él y no en las piernas dañadas. La sangre aún se deslizaba por su piel delicada, casi de forma poética. Deimos miró de nuevo a Jack, de reojo, y le dedicó una sonrisa dulce e íntima, estrechando un poco más a Nicola en su abrazo.   Ahora si estaban completos.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 408
Towny

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.