Últimos temas
» Cierre de temas
Hoy a las 13:34 por The Fool

» Tienda de batalla
Hoy a las 10:38 por The Fool

» Hoja de Dallas
Hoy a las 10:37 por The Fool

» Finisterre RPG [afiliación élite]
Ayer a las 23:23 por Invitado

» Full Moon || Privado.
Ayer a las 21:00 por Kangee

» [Benton] To be human || Patrick
Sáb Oct 21 2017, 08:01 por Lucien Delacroix

» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 11/20
Directorios 6/8
Última limpieza 23/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Jue Oct 29 2015, 03:27

El sonido de las pisadas sobre el piso de madera hizo que Reynard abriera los ojos abruptamente.

Se encontraba sentado en un cómodo sillón de un cuerpo apoyado contra la pared de un pasillo. El cojín era mullido y la tela suave al tacto de sus manos. No recordaba haber llegado a ese lugar, mucho menos sentarse y dormirse en aquel sillón.

Desde un extremo del pasillo, un muchacho con un traje de bellboy caminaba empujando el carro de servicio a la habitación en su dirección. El rubio se frotó los ojos, aún confundido por la situación.

Reynard miró al muchacho mientras pasaba a a su lado. Este le sonrió e hizo un gesto con la cabeza a modo de saludo mientras avanzaba sin detenerse para luego doblar al llegar a la esquina del pasillo.

El rubio se incorporó. Descubrió que tenía su bastón apoyado en un costado del sillón, así que lo tomó, y tras dar un vistazo al lugar, comenzó a caminar por el pasillo. El lugar se veía lujoso, pero no lo reconoció en lo más mínimo. No tenía memoria alguna de haber caminado por ahí.

Caminó hasta la esquina por donde había doblado el muchacho intentando darle alcance, pero para cuando llegó, no había rastro de él. El pasillo continuaba y doblaba, por lo que podría haber apresurado el paso para llegar hasta donde tenía que ir, o podía haber entrado por cualquiera de las puertas que había en el lugar. Como fuera, no había señales de él.

Reynard volvió sobre sus pasos, aún extrañado por encontrarse en aquel lugar. Para aumentar su sorpresa, el pasillo no le llevó hasta el sitio en el que había despertado, si no a una sala de estar. El lugar estaba muy bien amoblado, con sillones de maderas nobles y un enorme candelabro de cristal colgando al centro de la sala, pero la iluminación era escasa, como si los focos del candelabro estuvieran a punto de quemarse.

El rubio caminó hasta salir del pasillo hacia el salón, y apenas estuvo totalmente dentro de este, la puerta se cerró con fuerza a sus espaldas, sobresaltándolo levemente.

Una mesa de centro grande y de tallado grueso descansaba en el centro de la sala. Sobre ella había una licorera llena con dos vasos, uno a cada lado, como si estuviera esperándole a él y a alguien más. ¿De que se trataba esto? Reynard miró por la sala intentando divisar al muchacho o a alguien más del personal del lugar, pero no había nadie más que él.

De pronto sin embargo, otra puerta de la sala se abrió repentinamente. Al parecer alguien más llegaba al salón ¿de quien se trataría?


Última edición por Reynard Geist el Miér Nov 04 2015, 08:57, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Miér Nov 04 2015, 06:55

??? De abril - 1917

Con la respiración acelerada, Isobel corría por los largos pasillos de aquel lugar maldito. Corría como lo hacen las damas, con sus pasitos medidos que no se distanciaban uno del otro y que apenas movían sus cabellos dorados o  lograban hacer flotar detrás de si el vestidito floreado que llevaba. No tenía mangas y se apreciaban en los pálidos y elegantes brazos que la piel estaba completamente erizada, ligeramente perlada por el sudor que una pesadilla atroz había despertado. Los primeros pasos fueron inseguros y sus movimientos continuaban siendo erráticos, miraba por sobre su hombro a cada rato y volaba por el suelo como una gacela que se sabe observada, esperando la menor indicación para abandonar todo la parafernalia de la modalidad y echar a correr con el verdadero miedo que sentia

¿Qué era aquel lugar? Había despertado asustada por un sueño que no lograba entender para encontrarse muy lejos de su cómoda y segura cama; ni siquiera tenia su pequeño diario para anotar nada de lo que había visto! Recordaba si la mirada de su esposo sobre ella pero a medida que avanzaba por el corredor sus palabras se iban disolviendo en su memoria, los objetos del sueño se iban perdiendo y una angustia terrible oprimía su pecho ¿o era la frustración de no encontrar a nadie? Tampoco se animaba a gritar por ayuda y aunque lo hubiera hecho, estaba segura que nada saldría de su boca, que su voz estaba en el fondo de estomago y que este era un nudo. Se sentía pesado y todos los músculos de su cuerpo, tensos.

Al menos continuaba avanzando sin el menor de los problemas y su voz optimista la intentaba consolar diciéndole que siguiera así, que iba bien y que nada debía de cambiar en ese aspecto, que se concentrase en encontrar una puerta, una abierta de ser posible porque por algún motivo no se sentía inspirada para tocar las puertas que encontraba a cada lado de esos pasillos ¿Cuántos había recorrido ya? Solo cuando se detuvo a recuperar el aliento sintió el sonido de una puerta abriéndose, chirriando a sus espaldas y entonces no tuvo recato ni cuidado, ni intención de mirar hacia atrás. Sus piernas se movieron antes de que ella lograra siquiera formular una idea de espanto y doblo con fuerza en la esquina de un cruce, chocando el hombro con alguien que venia del otro lado (eureka, alguien!) y  cayendo estrepitosamente al suelo tras haberse arañado contra la pared. No importaba en si el golpe, al menos habia logrado traerla a la realidad aunque el miedo seguía alli y la confusión era cada vez mas grandeLo lamento, lo lamento – se disculpo – Venia corriendo de…. Lo lamento reitero, incapaz de organizar sus ideas –Estoy algo confundida ¿Seria tan amable de decirme donde estamos?dijo levantando la vista al hombre, tenia una mirada extraña, severa pero aun asi bonita, poética diría su madre. Lastima que todas las emociones no le dejasen procesar ninguno de aquellos pensamientos en voz alta, ni siquiera seria capaz de notar nada, ni siquiera el ardor en su mejilla, hasta haberse calmado
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Miér Nov 04 2015, 08:56

La abrupta aparición de la mujer tomó a Reynard por sorpresa, casi haciéndole perder el equilibrio al golpearle en el hombro.
Se veía que la dama estaba asustada, y tomando en cuenta su situación personal , Reynard no necesitaba leer la mente para hacerse una idea de por que.

Antes de cualquier cosa, miró en la dirección de donde venía la mujer por si lograba divisar lo que fuera que la había hecho correr de esa manera, pero al ver que solo había un pasillo que se extendía sin nadie en él, se volvió a mirar a la mujer.

-No se preocupe- dijo intentando sonar lo más calmado posible pese a no tener idea de lo que sucedía en ese lugar -Yo estoy bien ¿se ha hecho daño usted?-
El rubio volvió a dirigir una rápida mirada al pasillo para cerciorarse de que siguiera vacío, y al ver que seguía así, continuó dirigiéndose a la recién llegada.

-Nada me gustaría más que poder explicarle lo que sucede aquí- dijo con cierta decepción en su voz -pero me temo que no lo tengo nada de claro. Hace poco desperté en este lugar sin saber como llegué aquí, y salvo un botones que se me cruzó sin decir palabra, usted es la primera persona que me vengo a topar en el edificio-

El sonido leve del tintineo del cristal le hizo interrumpirse y voltear rápidamente, dando el costado a la mujer. La tapa de la licorera rodaba por la mesa como si alguien la hubiese destapado, sin embargo no había nadie más que ellos en el lugar. Tal vez la tapa ya estuviera ahí sobre la mesa y no lo hubiese notado antes, pero podría jurar que la botella estaba cerrada cuando la vio la primera vez.

Intrigado, volvió a mirar a la mujer que se veía tan desconcertada como el se sentía. Los ojos claros de la mujer transmitían una calma que contrastaba con la preocupación de su rostro, dándole un aspecto de musa trágica que, en una mejor oportunidad, a Reynard le hubiera encantado tratar de conocer mejor, sin embargo lo extraño de su situación requería de preguntas más prácticas

-¿Recuerda como llegó a este lugar? -
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 21 2015, 21:05

Durante unos segundos, se mantuvo en el suelo escuchando el corazón latir en sus oídos mientras respiraba profundamente para aplicar sus nervios. Incluso tragar era difícil ¿Por qué se había asustado tanto? Era solo un pasillo y le había puesto la piel de gallina por cosas que no veía, solamente por una pesadilla y esa extraña sensación de ser seguida, observaba por algo que ella misma no podía ver. Era inquietante pero no debió haberse lanzado a la carrera de esa forma pero ¿Cómo ir en contra del instinto? No deseaba vivir y el cuerpo respondía de la forma más eficiente que encontraba, adiós lógicas y adiós toda enseñanza moral o ética al respecto - No, por suerte no me he hecho daño – dijo ofreciéndole una sonrisa nerviosa como otra disculpa al atropello mientras se levantaba, sorprendida por el súbito tintineo del cristal que nadie ni nada había provocado.

-No tengo idea como llegue aquí…ni siquiera se que es aquí realmente miro alrededor, observo el pasillo por el cual venia y todas sus puertas, eran sin duda puertas pesadas y trabajadas acorde al estilo de la época. Lejos estaba aquel de ser un lugar de mala muerte y no podía sospechar de que estuviera abandonado pues no había siquiera la más fina capa de polvo Es decir, se que es un hotel pero no se cual hotel, o si seguimos siquiera en Baltimore – si realmente aquello era un secuestro las probabilidades de que siguieran en su ciudad de origen serian pocas; pero también sería extraño que les dejasen caminar por el hotel libremente y no explicaba que hacia el hombre alli. Lo que era seguro es que habían preparado su encuentro Hay dos vasos en la mesa, alguien nos quería aquí. O dos personas se iban a juntar aquí - A como iban terminarían con más preguntas que respuestas, la única certeza es que no iría a tomar de la licorera aunque… que hubiera licor ya era una pista en si, no muchos lugares se arriesgaban a tener alcohol por temor a una inspección y las coimas de ese estilo no eran baratas, o al menos eso habia oído -¿Cree que debamos esperarlas?- algo en su interior no sabia si esperar por mas personas o simplemente comenzar un nuevo recorrido que les guiara hacia las puertas, hacia alguna puerta ¿en que piso estaban? ¿Cuántos pisos habian? Los problemas solo parecían acumularse
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Dom Nov 22 2015, 18:21

Al parecer aquella mujer se encontraba en la misma situación que él, o al menos eso aparentaba. Reynard resistió el primer impulso que siempre venía de auscultar la mente de su acompañante. Era de una gran utilidad, pero no quería que eso reemplazara su uso de habilidades sociales convencionales para conocer a la gente.

-Me intriga la idea de quien nos podría haber traído a este lugar y con que motivos, pero la verdad no se si quiero quedarme a averiguarlo. Algo en este lugar me da mala espina-

Mientras decía esto, fijó la vista en uno de los cuadros que adornaban la pared: una enorme pintura de una bandada de cisnes negros volando contra un cielo nublado. Lo siguió con la vista levemente, apenas reparando en los detalles de esta hasta llegar al borde donde el grueso marco delimitaba su contorno. El cuadro descansaba en la pared a sus espaldas junto a la puerta por donde había llegado. Sólo entonces reparó en que la puerta estaba cerrada. Miró rápidamente hacia la puerta por donde había entrado la mujer solo para encontrarla en la misma condición

-En lo personal sugeriría que busquemos una salida de este lugar.... por cierto señorita, soy Reynard. Reynard Geist-
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Lun Dic 14 2015, 06:41

Asintió levemente prestando atención a las palabras del caballero y siguiendo su mirada hacia el cuadro de cines negros. Tenía razón en que nada allí se sentía del todo correcto, era como si constantemente un viento helado le recorriera la espalda y no le permitiera relajarse pese a sus intentos vanos de auto-calmarse, asegurándose de que nada extraño ocurría cuando era evidente que así era –Tiene razón – asintió, sin despegar la vista de los cisnes – tampoco podemos garantizar que quienes estén aquí tengan buenas intenciones para con nosotros– se acerco un poco a la pintura para observar los detalles o la firma del artista, algo que quizas le diera una pista de los propietarios o residentes del lugar. La observo largamente antes de decidir poner en palabra sus pensamientos -Los cisnes son normalmente blancos, tienden a evadir las tormentas ¿Verdad? Quien los dibujara o pidiera el cuadro debe tener gustos oscuros Secretos y misterios rondaban siempre el color de las sombras y la tempestad era el caos, los problemas. Si el arte era un reflejo del alma, tenían una visión clara de quien hubiera pasado por allí antes que ellos

-Los cisnes vuelan hacia la derecha… ¿Deberíamos ir hacia la izquierda?–
Pregunto  volteando al hombro y ofreciendo una sonrisa para acompañar a su siguiente explicación – No tengo motivo para elegir ninguno de los dos lados realmente, los cines son quizás la excusa más tonta, pero es una excusa al fin -  finalizo, pestañeando confundida cuando el hombre le ofrecio su nombre y cayo en la cuenta que, con todo lo acontecido no se habian presentado- Ah! Disculpe mi torpeza, mis modales deben haberse caído conmigo. Soy Isobel Le Fee, Mr Geist, y es un gusto conocerlo pese a las desafortunadas características de nuestro encuentro -
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Mar Dic 22 2015, 17:01

Las rápidas deducciones de la mujer le tomaron por sorpresa. La verdad él no esperaba ver alguna especie de patrón o señal en la pintura, sólo la apreció por curiosidad, pero fue grato ver a alguien que se decantaba inmediatamente por un análisis del asunto.

-Un gusto señorita La Fee, lástima venir a conocernos en tan extraña situación- le dijo mientras hacía una pequeña reverencia -La verdad no me atrevería a asegurar que debemos buscar algún camino en particular, pero ya que tampoco tenemos más alternativas, tomar la salida que dice usted me parece tan buena alternativa como cualquier otra-

Siguiendo la sugerencia de Isobel, el rubio se acercó hasta la puerta de la izquierda y la abrió. Esperaba encontrar alguna resistencia, pero no fue así. No supo si sentirse aliviado o no.

Miró rápidamente a Isobel para luego indicarle con la mirada hacia la puerta y esperó a que la mujer le alcanzara antes de ponerse a caminar.

-Espero encontremos la salida de este lugar, hay algo raro aquí que me pone intranquilo ¿le pasa similar?Como si alguien nos siguiera.-

Reynard dio un último vistazo al salón y comenzó la marcha. El pasillo que se extendía ante ellos era muy similar al que había recorrido momentos atrás. El mismo papel tapiz, la alfombra de pared a pared, los apliqués en las paredes... todo era demasiado similar. Como si eso no bastara el pasillo no había ventana alguna que permitiera mirar hacia el exterior para comprobar a que altura se encontraban. Solo las puertas numeradas de las habitaciones daban a entender que estaban avanzando hacia alguna dirección. Afortunadamente el número de cada puerta era cada vez menor lo que significaba que en algún momento llegarían a algún final.

Tras unos instantes más, finalmente el pasillo desembocó en una pequeña sala de estar. Solo la llenaban un par de sillones y una planta, pero en la pared del fondo destacaba una enorme pintura mural.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Vie Ene 08 2016, 19:59

Asintió con una media sonrisa, deseando que se hubiesen encontrado en una mejor situación, una que no involucrara esa horrible sensación que aun persistía debajo de su piel como dedos gélidos que sujetaban su frágil corazón. Sin embargo ella sabia que tal cosa no existía y que los supuestos solo lograban ponernos nostálgicos de situaciones que no habían ocurrido y que, de haber ocurrido, probablemente ni siquiera fueran como las imaginábamos. Un desperdicio de tiempo según Mr Le Fay, su padre, que prefería la dura realidad ante que las fantasías e ilusiones de las que había privado a su única hija. Así, por supuesto le era muy dificil creer u aceptar nada de lo que pasaba en aquel hotel; y eso solo lo hacía peor.

-En realidad cualquier camino da igual pero al menos me gustaría creer que se a dónde me dirijo... – era una cuestión de aceptar de si estaban perdidos y tenían chances de, por sus propios medios, salir o si mas bien debían rezarle a algún distraído por la suerte de regresar a sus respectivos hogares – Creo que… solamente es lo extraño de este lugar; esta muy vacio y silencioso pero debe haber una explicación – dijo sin intentar demostrar lo que en verdad sentía, para evitar que le creyese neurótica. No solo se creía observada si no que tenia la sensación de que hubiera alguien a sus espaldas, alguien de quien debía huir. Por suerte confiaba en que el señor Geist la retendría de actos estúpidos – Tan pronto nos encontremos en un lugar mas alegre, o con mas gente, nos sentiremos aliviados. Yo me sentía frenética antes de encontrarle y su presencia fue sin duda reconfortante para mi – admitió, intentando aferrarse a una esperanza que se desvanecía con cada puerta cerrada que atravesaban hasta que llegaron a aquel gran salón. Era amplio, lujoso y uno podria perder la vista en los millones de pequeños detalles que lo rodeaban pero todo palidecía frente al mural que ocupaba la pared frente a ellos. Angeles revoloteaban sobre un fondo oscuro que resaltaban la intensidad del dibujo, el detalle en cada una de las formas los hacia parecen tan reales que uno podía jurar sentir las suaves plumas blancas o la textura de sus pudorosas prendas

Salvo que…

Se sentían demasiado reales y pese a no mirarlos, la vista de aquellos ángeles, pasados unos segundos, empezaba a ser inquietantes. Reforzaban la sensación de sentirse observados, acompañados por una fuerza maligna que pastoreaba a los dos visitantes a donde deseaba, mostrándoles lo que se les ocurriese y sin duda, esta vez, las figuras pintadas señalaban algo que se escondia de su mirada tras un enorme piano de cola. Isabel se acerco de forma automática, guiada por el espanto y la curiosidad, por una fuerza mayor que ella misma, y alli lo encontró. El retrato de un niño de cabellos oscuros y mirada penetrante que fijaba su vista en ella mientras ella, en cambio, observaba el cuerpo del angel que yacía en sus brazos con la sangre tiñendo su pecho desnudo y el sulo bajo sus pies…

y goteaba, goteaba y goteaba el liquido carmín con el sonido húmedo “plip, plip en la alfombra bordada de rojo y dorado. Los ojos de isobel temblaron en sus cuentas y retrocedio tan rápido que casi pierde el equilibrio – tenemos que salir de aquí – dijo con el terror vibrando en su voz. Sus ojos asustados volaron por el resto de la habitacion, de pronto mas oscura, mas chica, en busca de una puerta pero ni siquiera encontraba aquella por la que habian entrado – La puerta no esta!- dijo agitada, elevando la voz cada vez mas aterrada de aquel lugar


Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Sáb Ene 09 2016, 07:49

-Si, probablemente pueda ser eso...- le respondió ante sus especulaciones del porqué de la extraña sensación.

En su experiencia, los gestos y actitud de la señorita La Fee no le parecían los de alguien que realmente estuviese en calma como intentaba aparentar, si no los de alguien que intenta mantenerse lo más firme posible cuando todo lo que quiere es llorar. Curioso como solía ser, intentó sondear la mente de la mujer en busca de su verdadera opinión, sin embargo cuando esperaba escuchar el murmullo constante de los primeros momentos de conexión entre su mente y la de ella, no escuchó nada. Ni siquiera silencio. Por algún motivo que no se explicaba, no podía sondear la mente de la mujer.

Reynard se guardó esa preocupación y se mantuvo junto a ella observando la sala en la que acababan de entrar.

Observó el mural con interés, analizando el posible simbolismo de aquella perturbadora imagen, pero la voz de Isobel le sacó de inmediato de su concentración. Miró hacia donde ella clavaba la vista con preocupación y no pudo evitar si no sentirse abrumado por la sangre escurriendo desde la pintura hasta el suelo. En contra de todo dictado de la lógica, se acercó y se puso en cuclillas llevando su mano hasta la sangre.

Se acercó los dedos impregnados hasta la nariz y los olfateó. Esperaba sentir el olor oleoso de la pintura o algún solvente, sin embargo el olor metálico de la sangre le hizo incorporarse de golpe.

Las últimas palabras de Isobel sólo le preocuparon más, por lo que se volteó rápidamente.

Tal como ella había dicho, ya no había puerta. Sólo había un enorme pasillo que se extendía desde la izquierda, donde hace sólo unos instantes le pareció haber visto una pared.

Las luces comenzaron a titilar frenéticamente como si fueran apagarse en cualquier momento, lo cuál sólo sirvió no sólo para preocuparle aún más sobre su destino, si no también para darle un aspecto aún más tétrico al macabro mural.

-Partamos entonces- dijo tomando la mano de Isobel y emprendiendo inmediatamente la marcha por el pasillo. No le gustaba tomar ese camino pues evidentemente era el que estaban eligiendo por él, sin embargo prefería eso a quedarse pasmado en una sala esperando a averiguar que pasaría con él. Siempre se había sentido dueño de su destino, y la verdad no quería que alguien más lo decidiera por él, ni siquiera en algo tan simple como mostrarle un camino a seguir, pero en este caso su otra alternativa no se veía mucho mejor.

-Disculpe mi imprudencia- dijo volviéndose a mirar a Isobelpero sin detenerse -Puedo parecerle falto de respeto por tomar su mano así para caminar sin su permiso, sin embargo creo que lo mejor es no separarnos por nada. Al menos no hasta que salgamos de aquí-

Sólo ahora acababa de reparar en el hecho de que le había tomado la mano, pero la verdad más que eso le llamaba la atención de que no lo hacía sólo por guiarla o mantenerse unidos. Sin sus habilidades mentales y en esta situación, se sentía desvalido e inseguro, incluso temeroso. Si tomaba la mano de Isobel, era para no sentirse sólo en ese lugar.

De pronto la amenaza de las ampolletas se hizo verdad y la luz se fue del pasillo, dejándolos por completo a oscuras. La oscuridad era densa y total, al punto que ni siquiera podía percibir la silueta de Isobel corriendo a su lado.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 30 2016, 00:59

La situación era un compendio de sin sentidos físicos;  cuando los eventos más estáticos se hacían presentes, la adrenalina de la sangre que aun residia en los vivos empezaba a correr desesperada y pese a que todo pareciera ir en cámara lenta, Isabel nunca se sintió tan acelerada. Su corazón era un tambor de guerra que golpeaba apresurado en la caja de sus costillas y sus sentidos pese a potenciarse, parecían mas predispuestos que nunca a ser victimas de ilusiones, sonoras, visuales... Sombras parecían bailar en las esquinas de sus miradas, puertas y ventanas se golpeaban al abrir y cerrar detrás la pared como si fueran la banda sonora que anticipa el climax del terror que se vio acentuado cuando las luces empezaron a parpadear como advirtiéndoles que se quedaban sin tiempo. Isobel dejo escapar un gemido de animal asustado y pareció volverse más chica de lo que era mientras sus ojos buscaban la salida por la que, de pronto y con astucia, Reynard la llevaba de la mano. Y mejor que fuera asi! Trastabillo un par de veces por lo súbito edl movimiento pero enseguida sus piernas se pusieron mas rápido en funcionamiento que su cabeza que solo le pedía salir de allí, sin dar mas ideas de a donde dirigirse. Si hubieran puesto una pared, se hubiera agolpado contra ella pidiendo auxilio a lagrimas

Era el contacto humano lo que la salvaba de perder la cabeza y así pretendía hacérselo saber – No se preocupe, esta bie…- pero no logro terminar su oración cuando las luces se fueron, extendiendo la última letra en un grito ahogado y fino que pareció alejar el estruendo de puertas y ventanas pero que nada hiso por calmarla. Sus pies aceleraron de golpe y sus manos se volvieron garras entorno al brazo del hombre.  El sonido de las puertas y ventanas se hiso atronador en el silencio, como si este de alguna forma pudiera amplificarlo y de pronto…silencio el mas mortuorio de los silencio, tan profundo los rodeo. Pero estaba lejos eso de ser una buena señal  cuando, junto a su respiración rasgada por el miedo, se podía escuchar otra, más densa y animal, que parecía acercarse conforme al frio se acentuaba en el ambiente. Y era un frio extraño, húmedo, que calaba los huesos pero que de alguna forma no parecía provenir del exterior de su cuerpo que pese a todo, temblaba de pies a cabeza, si no desde dentro… -¿A …A donde estamos yendo?-  Las lagrimas calientes empapaban sus mejillas y borroneaban sus ojos prácticamente ciegos en aquella oscuridad que, por sugestión mental o verdaderamente una ilusión fantasmagórica, encontraron el rostro del hombre en la oscuridad pero aquel era Reynard si no su esposo, con una mirada cruel y colérica inyectada en sangre que la hiso frenar tan aprisa que cayó de espaldas al suelo, profiriendo un grito de terror, de dolor como si la hubiesen atravesado con un hierro caliente – NO,NO.  VETE – Retrocedió, pateo y se sacudió, intentando huir sin saber a dónde demonios avanzaba. Solo las estrellas de la noche podrían advertirle de la cornisa en la ventana pero… el miedo era la peor venda para la mente
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Sáb Ene 30 2016, 17:20

Junto con la repentina desaparición de las luces, un frío intenso comenzó a inundar el pasillo por donde corrían. Ya bastante había aprendido Reynard de su lectura y conversaciones para saber que esos eran signos frecuentes de actividad paranormal. No por saber eso se sentía más tranquilo claro.

Al sentir el agarre de Isobel firme sobre su mano y brazo, intentó mantenerse firme para transmitirle algo de confianza. Intentó incluso poner las palabras de aliento en su cabeza con la intención de que las tomara como una reafirmación propia, sin embargo continuaba sin poder entrar en su mente. Algo mucho más poderoso que él obraba en aquel lugar.

De pronto, todo sonido cesó. Solo su respiración entrecortada y la de Isobel se podían escuchar en el lugar, pero no por eso había tranquilidad, si no al contrario, sirvió para acentuar la inquietud. Reynard intentó aguzar el oído, concentrándose lo más posible para notar si había alguien más con ellos o se escuchaba algo que les indicara la cercanía a la salida, pero el silencio era total, como si algo amortiguara y disipara todos los sonidos posibles salvo la respiración de ellos dos. No pudo continuar mucho en eso cuando el agarre de Isobel se soltó de golpe y su grito rompió el terrible silencio.

-¡¿Isobel, donde vas?! – preguntó preocupado estirando el brazo a la espera de palpar la presencia de su acompañante. Sólo pudo sentir el aire frío en su mano sin rastro alguno de ella, sin embargo la escuchaba. No podía verla, pero algo le sucedía y estaba asustada. Avanzó hacia donde escuchaba sus movimientos revolviéndose contra el piso y al agacharse y estirar el brazo, logró sentir su tobillo contra su piel. En un reflejo poco acertado lo sujetó con firmeza con la intención de no perderla nuevamente, pero esto sólo sirvió para asustar aún más a la mujer, quien pateó con firmeza contra la mejilla de Reynard.

-¡Señorita La Fee, soy yo, tranquilícese!- dijo el mentalista llevándose la mano al rostro. Era bastante irónico que le pidiera calma siendo que él sentía unas ganas terribles de levantarse y emprender la carrera, pero no podía dejarse vencer por el pánico, simplemente no podía.

A gatas en la oscuridad comenzó a tantear en busca de su compañera cuando una voz que no le pertenecía a ella, la voz de un muchacho joven gritó.

“¡CUIDADO!”


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Vie Feb 12 2016, 01:37

Isobel iba a mitad camino en su carrera desenfrenada, cuando la voz alarmada y femenina dio el grito de advertencia que la hiso frenar en seco e intentar retroceder rápidamente con la mala fortuna de chocar, nuevamente en aquella noche, con Reynard antes de  aplastarse asi misma contra la pared al escuchar el sonido estridente de algo de plata chocar o caer. El sonido vibro en el aire como un signo de pregunta y aunque los ojos ciegos buscaron frenéticamente, no encontraron nada en aquella densa oscuridad - ¿Mr Geist?- su voz era temblorosa pero el golpe contra la pared le había hecho recobrar algo del sentido común aunque no el recuerdo de haberle pateado en el ajetreo del momento de pánico –Mr geist por favor responda- y entonces, recordando la voz femenina, agrego -¿Escuchó usted tambien ese grito?- Sabia que era probable pero tambien sabia que habia actuado de forma frenética y que escuchar cosas era nada mas síntoma del pánico.El silencio ante la respuesta no ayuda, parecía tragarse su cordura y ser tierra fértil a la ansiedad que producía no poder ver nada pero saber que había alguien alli, con ellos. La podía escuchar y antes la oyó jadear el aire pesado e incluso golpeo algo, aunque esto no sabia si atribuirle a una única entidad…o a varias.

La segunda opción parecía la peor

Pero asi como una luz al final del pasillo, entre toda aquella oscuridad pudo ver Isobel la luz. Centenares de luces en realidad, pequeñas y diminutas por el agujero negro que antes no se había dado cuenta y estuvo a punto de caer –El cielo!- dijo como si de este viniera un ángel a salvarla del tormento; había alivio en su voz y desesperación mientras se apresuraba hacia la ventana nuevamente aunque esta vez consciente de que había alguna salida o al menos un punto de orientación para saber en qué parte de la ciudad, en que piso estaban
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Reynard Geist el Miér Feb 17 2016, 06:39

Cuando finalmente Isobel pareció calmarse un poco, Reynard aprovechó la oportunidad para acercarse a ella intentando mantenerse cerca. Afortunadamente esto le permitió llegar a su lado en el momento en que ella miraba por la ventana, finalmente capaz de encontrar una salida al exterior. Reynard miró por la abertura de la pared, y para su sorpresa descubrió que efectivamente se podía apreciar el firmamento nocturno desde allí. En años no había disfrutado tanto la visión de un cielo estrellado, sin embargo aún más que eso disfrutó ver hacia abajo para descubrir que estaban a sólo un piso de altura de lo que parecía ser un jardín del hotel.

-Isobel ¡mira!- le dijo a su acompañante mientras apuntaba al piso por debajo de ellos. Independiente de que no fuera la calle, el poder encontrar una salida de esas paredes malditas era todo un alivio.

-Intentemos bajar, al menos no estaremos tan encerrados si es que llegamos allá-

El mentalista miró a ambos lados por el pasillo. Extrañamente las voces se habían silenciado y la oscuridad se veía mucho menos densa, sin embargo no por eso le daba confianza ese lugar. Finalmente se decidió a hacer el intento de bajar por la ventana. Se sentó en el borde de esta, y sacando los pies de a uno, se acomodó mirando hacia abajo en busca de algún asidero con el cual ayudarse


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 298
Custom 7 - Reynard

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo llegamos a este lugar?//Isobel La Fee

Mensaje por Invitado el Vie Mar 04 2016, 10:39

Requería mucho tiempo en esta vida el aprender a ver el milagro y la belleza en las cosas ordinarias; eso o horas de agonizante miedo y estrés como lo sufrieron Isobel y Reynard antes de ver el cielo y un viejo y sucio jardín que pareció ante sus ojos lo mas hermoso y seguro que pudieron  haber contemplado en años; pese a que apenas estuvieran una hora, hora y media, en aquel hotel, pero la percepción del tiempo nunca es exacta ¿o si? Isobel no cargaba consigo un reloj y tampoco le interesaba nada mas que salir de ese extraño lugar y por ello no se fijo en nada mas que ayudar al buen hombre a salir ileso de su bajada al piso inferior. Ninguno de los dos era un chicuelo para andar saltando despreocupadamente después de todo –Con cuidado...- susurro, levantando la vista para intentar ver dentro del pasillo por algo que les pudiera ser de utilidad, pero allí no había nada salvo… salvo la cortina!

-Espere un segundo señor Geist, creo que eh encontrado algo- dijo desviándose levemente para toamr la cortina y estirar con todas sus fuerzas. Era delgada y aunque estaba llena de polvo y agujeros, se resistia a caer pese a todos los tirones que diera Isobel para sacarla o arrancarla de su sostén – No puedo sacar la cortina de su riel aunque quizas es mejor asi ¿cree que le ayudara a bajar? – dijo mientras la extendia por la ventana y se la ofrecía para que pudiera bajar con mas seguridad – solo por si las dudas – no quería imaginar el edificio moviéndose en el ultimo momento, un rugido fantasmal y/o una desafortunada mala caída, por corta que esta pudiera ser, estando tan cerca de lograr salir de aquel infierno.

De pronto se estremeció e intento ver hacia los lados; no veía ni escuchaba nada pero tenia aquella extraña sensación en la espalda, quizás paranoica, de que seguían siendo observados.

De pronto la tela se tenso y pudo escuchar la voz de Reynard, alertandola


(lamento este post corto y feo; me agarro en medio de un ataque de feels después de ver un spoiler de mi serie ;_; si esta muy feo me dice y arreglo)
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.