Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Sáb Dic 12 2015, 23:00

Sábado 28 de abril de 1917


Por el momento parecía que al circo le estaba yendo bien, y a mí me alegraba. Ya no solo porque que fuera bien significaba más dinero para el circo y por tanto para mí, sino porque la gente estaba —aparte de cansada, y por tanto, más tranquila— de un buen humor increíble. En el circo en el que había estado anteriormente, la gente se estresaba cuando estaba cansada, se ponía de malhumor y por consiguiente acababa saliendo todo mal. Pero no parecía ser eso lo que sucedía con nuestro circo. No, todos trabajaban contentos. Y a la vez parecía que eso repercutía en el humor de los visitantes, quienes parecían menos reticentes a acercarse a nosotros y lo hacían por diversión más que por curiosidad.

Fue por la mañana cuando empecé a ver movimiento con caballos. Al principio le resté importancia pues era un circo, y en un circo era normal que tuviéramos caballos, pero minutos  después mi cabeza atontada tras una noche de espectáculos con Hop Frog fue capaz de descubrir qué era lo que me había llamado la opinión de la imagen: que no teníamos domador de caballos en el circo. Si era así, ¿dónde llevaban a los caballos? Me los imaginé siendo arrastrados a la cocina, donde desaparecerían misteriosamente y terminaríamos cenando un misterioso estofado por la noche.

Me escalofrié con aquella imagen. Armándome de valor, me dispuse a seguir al grupo de caballos llevados por mozos hacia una de las carpas. Los circenses éramos personas curiosas, con ganas de meternos en líos y ansias por conocer aquello que no tendría que sernos revelado. Y si eres un circense sin esos rasgos, pues serás menos circense de lo demás, porque aquella era la verdad. El caso es que les seguí, con la misma eficacia con la que lo haría el detective del famoso escritor inglés al que habían enviado a la guerra en 1914.  Para que luego los ingleses intentaran ser un ejemplo para el mundo… ¡Qué descansara en paz Arthur Conan Doyle si es que había muerto ya!


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Sáb Dic 19 2015, 23:46

Hacía muy poco que había regresado de su viaje, y con él no solo había traído un magnífico Gypsy Vanner para Kóstyk, cuya recogida había sido la principal razón de su ausencia, sino que también venía consigo un nuevo elenco para los establos, potros jóvenes y muy vigorosos que necesitaban de la buena mano del domador de caballos para hacer de ellos unas magníficas y hermosas bestias de la arena.
Por supuesto también continuaban con él Mist y Charcoal, sus dos más fieles compañeros de viajes, pero a ellos no tenía ni que contarlos para su show porque ya estaba sobreentendido.

Para un pequeño entrenamiento, aquel día 28 de abril había pedido que le prepararan un rinconcito y que lo ayudaran a llevar a un par de los potros para comenzar con la doma, y allí estaba esperando Jude en lo alto de su Mustang negro, Charcoal, mientras los trabajadores del circo a quien tan amablementes les había pedido ayuda para traer al resto hacían pasar a los animales.
Con las riendas bien asidas, condujo al caballo para dar una pequeña vuelta por la carpa que le serviria de ring de entrenamiento, y entre el par de hombres que traían los caballos vio llegar a alguien más a quien no reconoció y a quien estaba seguro de que no había pedido ayuda.
Se acercó a él aún montando al caballo negro y una vez a su lado lo miró desde arriba, pensó apearse pero en un principio tan solo ladeó la cabeza con curiosidad, y el caballo, también curioso, acercó el hocico para meterlo por la chaqueta del rubio y buscar en sus bolsillos.
Jude lo regañó con un "chst", y tirando un poco de las riendas hizo que Charcoal apartara su enorme cabezota.
Disculpa, puede ser que haya olido algo que tengas en los bolsillos —le explicó, sin soltar las riendas—. ¿Puedo ayudarte? ¿O solo vienes a echar un vistazo? —preguntó con amabilidad, mientras el caballo resoplaba.


Última edición por Jude Blackstone el Lun Dic 28 2015, 17:57, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Lun Dic 21 2015, 23:11

Par mí fortuna, los caballos no fueron conducidos a la cocina, sino a una de las carpas de entrenamiento. Me mantuve curioso por aquello hasta que descubrí a un hombre desconocido montado encima de un animal precioso de color negro. El hombre tenía un porte imponente, aquello de lo que carecía yo al hacer mi espectáculo y que ayudaba a crear el engaño en la gente de que no sería capaz de controlar a las bestias antes de que decidieran comerse a algún voluntario. Silbé emocionado en cuanto el jinete se acercó a mí, observándome desde arriba y casi sin esfuerzo por controlar a aquel magnífico animal que se encontraba montando.

Creo que no nos conocemos —dije simplemente, regalándole una sonrisa al extraño. El caballo empezó entonces a olerme por completo, como si buscara algo en mis bolsillos. Retrocedí unos pasos, intentando que no encontrara la manzana que había robado del desayuno. No quería que el desconocido empezara a pensar que era un ladrón de comida cualquiera. Por suerte, antes de que el animal me descubriera, su jinete hizo que se apartara con un chasquido de su lengua y me pidió disculpas. Me encogí de hombros y le sonreí—. No importa, son cosas que hacen los animales. Por lo menos no ha decidido morderme… —El desconocido continuó hablando entonces y me preguntó por mis intenciones allí. Fue aquello lo que me hizo recordar que el misterio acababa de incrementarse y que necesitaba encontrar respuestas—. Bueno, estaba siguiendo a los caballos. Me ha sorprendido verles en movimiento porque creía que no teníamos domador…

Porque el hombre que se encontraba ante mí sería domador, ¿no? Dudaba bastante que Kóstyk cogiera al nuevo cocinero y le dejara montar a uno de aquellos animales preciosos y menos que el cocinero nuevo tuviera aquel porte montando. En cada parada del tren recogíamos a alguien nuevo para el circo —yo no había sido una excepción— por lo que la teoría de que él también formara parte de este grupo de gente “recogida” cobraba sentido.

¡Antes de que me olvide! —exclamé, pasando la mano por encima de la valla que nos separaba y tendiéndosela—. Me llamo David Beatty, soy el domador de tigres del circo. ¿Con quién tengo el placer de hablar? —pregunté. Me fijé entonces en que había una clara diferencia entre nuestras alturas por estar él subido a su caballo por lo que escalé por la valla que nos separaba hasta quedar a su altura y asentí—. Ahora sí. Estaba curioseando quería saber más sobre los caballos. ¿Me enseñas alguna parte de tu espectáculo? Soy de confianza; no les venderé tus trucos a la competencia —añadí, guiñándole un ojo para demostrarle que aquello había sido una broma—. No aún al menos. Antes me esperaré un poco a conocerlos todos. ¿Qué sabes hacer? —En aquel momento, observando ante mí a aquella pareja, me sentí como un niño que llega al circo por primera vez.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Lun Dic 28 2015, 18:30

Con Jude Blackstone —respondió a su saludo, y tuvo que inclinarse para alcanzar su mano y poder estrechársela. La diferencia de alturas por estar en el caballo le estaba jugando una mala pasada, e iba a apearse cuando el otro escaló la valla, cosa que le arrancó a él una risa y a su caballo un nuevo resoplido.
Jude supo que iba a querer morder al que se hacía llamar David Beatty, así que tiró un poco de las riendas para apartar esa idea de su mente.
No me suena tu cara ¿Eres nuevo? O al menos debes haber llegado hace no mucho —comentó él, dedicándole una sonrisa tranquila mientras una de sus manos viajaba hasta el cuello fuerte del animal que estaba montando, brindándole algunas caricias distraídas—. Así que los tigres... ¿Cómo era que se llamaban? Ahh, no recuerdo... —Sacudió la cabeza, desechando la idea de recordar los nombres, así que esperó que mejor se los dijera su contrario—. Somos compañeros de profesión, por así decirlo, pero lo tuyo es más peligroso. Te veo muy entero, sin cicatrices visibles, así que debes ser bueno —bromeó, aumentando un poco su sonrisa.

Rió por la broma de Beatty y terminó por negar con la cabeza.
Un mago nunca revela sus trucos... Espera, no soy un mago —le siguió la broma, y finalmente decidió bajar del caballo, haciéndole señas a su nuevo amigo para que hiciera lo mismo de la valla y así pudieran estar como personas civilizadas—. Mi actuación es un poco especial, probablemente no hayas visto algo parecido antes, me gusta innovar, por eso mezclo las cosas que mejor se me dan... —hizo un movimiento sútil para mostrarle los revólveres antiguos que llevaba en un cinto y su sonrisa se torció con algo de travesura, como si estuviera haciendo algo malo—. Ah, él es Charcoal —presentó a su mustan negro, señalándolo, y luego señaló al resto de los animales—. Y a ellos los acabo de traer de mi viaje.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Mar Dic 29 2015, 05:01

¡Y yo que creía que el nuevo eras tú…! —exclamé, realmente sorprendido, en cuanto me preguntó si yo era el nuevo. Comprendí entonces que era alguien a quien no había tenido la suerte de conocer hasta entonces por haber estado fuera durante una temporada. O aquello me suponía—. Encantado entonces, Jude. Yo me apunté en Atlanta y de hecho estas han sido mis primeras funciones con el circo. Las de Baltimore, quiero decir —le expliqué, intentando que entre los dos pudiéramos dar con una cronología que explicara por qué no habíamos coincidido hasta entonces. De pronto intentó recordar el nombre de los dos tigres del circo y tras esperar educadamente a que intentara soltarlo, intervine para darle la respuesta con una sonrisa en agradecimiento de que hubiera intentado acordarse—: Son Hop Frog y Trippeta; a alguien debía de gustarle mucho Edgar Allan Poe. Y sobre lo de mí estafo físico... No es cuestión de talento, en serio. Es únicamente cuestión de rapidez: me alejo antes de que el tigre decida morderme porque sé que va a hacerlo. Creo que eso es lo que nos diferencia —añadí, señalando a su caballo—. Tu oficio es más peligroso porque no sabes cuándo huir y no puedes todo el tiempo alerta. Yo sé que le caigo fatal a Nero y que su felicidad estaría asegurada si no me viera aparecer cada día en su jaula con una sonrisa en mis labios —En el momento en el que dije aquello, dibujé una perfecta sonrisa comercial, de oreja a oreja, para dar énfasis a mis palabras.

Me reí abiertamente con él en cuanto nos pusimos a bromear sobre la magia que empleaba en su oficio y le observé desde lo alto de la valla en cuanto bajó del caballo y me indicó que bajara también. Mi sonrisa ladina revelaba lo que pensaba mientras le observaba por primera vez dese arriba: “ahora la cosa cambia, ¿eh?”, pero no me entretuve demasiado en aquel ataque y bajé para poder encontrarme con él en la pista. Me presentó al precioso caballo oscuro de nombre difícil de pronunciar (y algunas madres se quejaban del nombre del pobre Nero) y me explicó que a los nuevos ejemplares les había traído él de su viaje, dándome el motivo por el que había desaparecido. Pero mi curiosidad no quedó 100% saciada.

Vaya, así que a eso te has marchado… No sabía que eran los circenses los que fueran a buscar a los caballos… Creí que enviarían a alguien menos importante para el circo —alegué, intentando que no se ofendiera por mi comentario. Simplemente me pareció extraño, pues en el circo al que había pertenecido de pequeño eran los trabajadores los que compraban a los animales a circos en ruinas y de hecho solían meter bastante la pata. Solía esconderme para escuchar al dueño del circo tachando a los trabajadores de inútiles. Los mismos trabajadores que me trataban mal por ser yo únicamente un niño. Decidí apartar aquellos recuerdos y volví a centrar mi atención en Jude de nuevo—. Antes has dicho que haces cosas únicas, que te gusta innovar… y me estás vendiendo muy bien tu espectáculo. ¿Me enseñarías algo de lo que haces? ¿Por favor? —pregunté, alargando las últimas sílabas de la palabra, creando una pequeña cancioncilla improvisada—. Tengo el récord del mundo de decir “por favor” más veces seguidas, así que te sugiero que no intentes retarme —le aconsejé bromeando y enseñándole la palma de mi mano como si fuera un certificado imaginario—. Si lo haces te llevo a ver al tigre para que entre los dos le deseemos los “buenos días” y nos pueda contestar con un gruñido. —Aah, chantaje… ¿Qué haríamos los humanos sin ti…?


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Miér Dic 30 2015, 16:28

Así es, me había llegado la noticia de que querían deshacerse de un puñado de potros y salí inmediatamente, no teníamos muchos caballos y ya estaban algo viejos así que los he jubilado —le comentó, y luego señaló a los animales—. Si hubiera ido otro menos importante como dices, dudo que hubiera hecho bien el negocio, además de que no hay mejor jinete que yo, habría sido demasiado lento ¿Verdad? —Habló a su caballo negro, y por un momento pareció que respondía a sus palabras con una risa, pero solo fue un relincho. Jude sonrió y le dio unas palmaditas en el cuello.

Al escuchar como le rogaba prácticamente para que le enseñara lo que hacía en la arena soltó las riendas del caballo, que se fue a reunir con el resto de animales por voluntad propia, y el jinete comenzó a moverse alrededor de Beatty con ojo crítico.
Mmm, pareces tener la altura correcta ¿Quieres hacer de mi asistente por un rato? —le propuso, ya que  no quería comprobar su habilidad para decir por favor—, aunque la gente preferiría ver a una jovencita con voluptuosos senos y un generoso escote —mencionó, y luego su sonrisa se volvió pilla—. Claro que no tenemos público, serás público y parte del show a la vez, ven.
Sin esperar una verdadera respuesta por su parte tiró de su brazo y lo movió por la improvisada arena hasta colocarlo delante de un panel de madera cuadrado de aproximadamente dos metros de alto por dos metros de ancho, que tenía dibujadas unas cuantas dianas, y en medio de éste había una figura blanca que describía la silueta de una persona como si se tratara de la escena de un crimen, solo que en ese caso servía para señalar donde debía colocarse la persona.
Era bastante rudimentaria aquella diana, era la que había estado usando anteriormente y los viejos agujeros de bala delataban bastante bien su función, por eso le había encargado a uno de los chicos del Staff que le hiciera una más moderna, una rueda que hiciera girar a su ayudante para poner aún más a prueba su puntería.
Colócate aquí y por nada del mundo te muevas —le dijo, serio, muy serio, aunque eso era también parte del show.
Puso al otro joven contra el panel de madera y le hizo separar un poco los brazos del cuerpo, de modo que encajara perfectamente con la silueta que había dibujada —aunque él era más alto que el dibujo—.

Un silbido hizo que Charcoal se acercara trotando, y mientras lo hacía Jude desenfundó uno de los dos revólveres, del estilo de los que usaban los piratas, y montó sobre el caballo con mucha habilidad, haciéndolo sin necesitar que el animal se detuviera. De hecho, cuando el animal pasó por el lado de Jude se puso al trote.
No tenía tanto espacio allí como en la verdadera arena, pero podía improvisar.

Jude hizo girar el revolver en su mano diestra, y cuando se detuvo encañonó directamente la diana y disparó. La primera bala dejó su sonido característico y el olor de la pólvora, impactando directamente contra una de las dianas más alejadas de Beatty, para calentar.
Los otros caballos que no estaban muy familiarizados con el estruendo de las armas comenzaron a ponerse un poco nervioso, pero algo tenía Jude que era capaz de atarlos con su presencia e impedir que huyeran.
Más disparos se sucedieron mientras hacía gala de su excelente habilidad de monta, soltando las riendas con ambas manos en algún punto y usándolas para apuntar a su improvisado asistente con ambos revólveres a la vez, hasta que las balas practicamente parecían querer rozar el cuerpo del domador de tigres...
Cuando se dio por satisfecho, se detuvo.
No había sido mucho rato, apenas unos diez minutos le tomaron hacer aquella pequeña demostración, y ni siquiera le había mostrado gran parte del show.

Para indicar que había terminado, junto con un par de trucos haciendo girar las pistolas en sus manos las enfundó nuevamente en su cinto, y entonces hizo que el caballo se aproximara para bajar de un salto frente a David, a quien sonrió y palmeó los hombros.
Muy bien hecho, no te has movido ¡Y estás vivo!
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Vie Ene 01 2016, 03:55

¿Sí? —pregunté lleno de curiosidad en cuanto escuché que tenía la altura correcta para algo (lo que fuera) pero que tenía que ver con su espectáculo. Pero en cuanto añadió que la gente prefería una mujer con voluptuosos pechos no pude evitar dejar escapar una carcajada que se vio interrumpida cuando el miré con interés y enarcando las cejas—: Oh, amigo, no sabes lo que se puede conseguir con un par de calcetines enrollados y colocados en el lugar adecuado —Otro se hubiera arrepentido de soltar aquel comentario. Yo… simplemente había vivido lo suficiente como para saber que nada era imposible. Esperé a que lo tomara como una broma y empecé a seguirle en cuanto se decidió a que formara parte de su ensayo. Mi primer pensamiento fue que aquello era lo más interesante que iba a hacer en mucho tiempo.

Mi segundo pensamiento que si había ofendido en algún momento a ese domador, lo sabría justo en ese momento. No es que no fuera amante de las emociones fuertes, pero en cuanto me colocó contra una superficie de madera llena de agujeros y con una silueta macabra dibujada en ella empecé a temer por mi vida. Sin embargo dejé que continuara: con un poco de suerte los agujeros de bala de la tabla serían de otro circense con el que compartía espectáculo. Por supuesto, las suposiciones del detective Beatty no fueron acertadas, pues Jude se montó en su caballo y un revólver apareció en su mano. Antes de que pudiera hablar, ocurrió una ruidosa explosión y la madera de una diana lejana estalló, quedando únicamente un agujero de bala en ella.

Espero que estés seguro de lo que ha… —antes de poder acabar la frase recibí otro disparo que hizo que tuviera que cerrar los ojos y contraerme involuntariamente. Cuando estás en una situación de peligro, extraños recuerdos vividos vuelven a tu mente. En mi caso lo que visualicé fue a una señora del público cortejándome, asegurando que era malvado por fingir que el tigre del espectáculo quería comerse a la chica voluntaria del público y que no me daba cuenta de ello. ¡Jude me estaba disparando! Si comparásemos quién era más terrible de los dos, os aseguro que no sería yo quien saldría ganando. Dejé escapar un pequeño gemido asustado en cuanto una de las balas me rozó el costillar, o al menos así lo sentí yo.

Sentí ganas de huir y ponerme en un lugar seguro antes de que el domador me demostrara que los disparos que no me habían dado por el momento habían sido cuestión de suerte, pero me había advertido que no me moviera y realmente temía lo que podría hacerme si lo hacía. El corazón me martilleaba con fuerza en la cabeza e incluso empecé a sudar frío, seguro de que en algún momento alguna de esas balas me haría daño y que el borracho del médico sería incapaz de curarme. ¿No era muy joven para morir? El espectáculo acabó y el jinete se acercó a mí para bajar del caballo y felicitarme. Dejé escapar una risa aterrada.

Y de milagro. ¿Acaso sabes lo mal que lo pasa uno estando aquí? Eres aterrador —alegué, quejándome abiertamente y colocando mis manos sobre los brazos que había estirado para cogerme de los hombros—. Aunque supongo que por eso me caes bien. Deberías fingir que pierdes el control de alguna de las armas y disparas por equivocación: eso te aseguraría de que ninguna asistente quisiera estar en tu espectáculo y que el público decidiera que tu hogar ideal sería un manicomio —le aconsejé, recuperando el buen humor y golpeándole amistosamente la espalda—. Me debes una buena por esta, en serio. Creí que te había hecho algo para que me odiaras y que esta era tu manera de vengarte… ¡Pero tienes un show increíble! ¿Dónde aprendiste a disparar? ¿Y a montar a caballo?


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Mar Ene 05 2016, 14:31

Lo siento si te he asustado mucho, quizás por eso no me duran mucho las ayudantes. —Hizo una pequeña pausa para reír—. Después te invitaré a un trago para compensártelo si te parece, o un paseo a caballo, lo que prefieras. —Al decir aquello echó un vistazo de reojo a su caballo negro, y una sonrisa algo malintencionada se torció en sus labios. Siempre pensaba que era divertido hacer que los novatos intentaran montar a su Mustang, pero en esta ocasión ya lo había asustado lo suficiente como para que encima se sintiera como si estuviera montando un toro de rodeo al intentar cabalgar sobre Charcoal.

Le dio unas palmaditas a su caballo para indicarle que estaba libre de momento y este se fue a trotar dentro de los límites de la improvisada arena, y uno de los potros más confianzudos no dudó en seguirlo.
¿Dónde aprendiste a domar leones? —contraatacó a su pregunta, sin borrar su sonrisa—. Fui un chiquillo de granja, me crié a lomos de un caballo y siempre supe que tenía algo especial para eso. Lo de la puntería es algo que hay que practicar mucho, y a mi me era útil cuando iba a pastorear a la montaña.

La mirada de Jude pasó a los caballos que parecían algo inquietos, y luego regresó a Beatty.
Podemos vernos más tarde para que te cobres el susto, ahora debo trabajar un poco con estos chicos ¿Qué te parece?
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Jue Ene 07 2016, 16:24

Así que eras un crío de granja…—murmuré sorprendido al escuchar sus orígenes. Sin saber cómo me había imaginado que alguien con aquel porte se hubiera criado entre gente de clase alta. La típica historia del heredero que decide buscar aventuras, huye de casa y termina trabajando en algo que le parece fantástico y nuevo. Me había encontrado con mucha gente así, pero al parecer Jude no era de ese tipo. Carraspeé antes de contestar a su pregunta y me encogí de hombros—. Yo nací en el circo y me hice ayudante del domador de tigres No quiero parecer altanero, pero se me daban mejor a mí que a él, así que cuando tuve que marcharme, busqué algo que se le pareciera. Y encontré esto.

Me fijé entonces en la preocupación que parecía tener el hombre por todos sus caballos. Aquel brillo en su mirada era lo que le diferenciaba de otros domadores novatos o los que errarían siempre en sus funciones. Casi me asusté al descubrir aquella fuerza que parecía esconder pero me alegré de que estuviera en nuestro circo y no en cualquier otro que le quemara y le quitara los sueños de volver a actuar nunca más. En mitad de mi divagación, Jude se excusó y me pidió que continuáramos más tarde con el pago por haberme estado a punto de matar del susto. Dibujé una mueca de preocupación y coloqué mi mano sobre su hombro.

Lo siento, lo siento. No quería importunarte, seguro que tienes mil cosas que hacer. Siento haber interrumpido tu práctica —alegué hablando con rapidez y casi comiéndome palabras. Empecé a caminar a paso rápido hacia la verja y una vez en ella la me agaché para pasar al otro lado—. No te preocupes, continúa con lo que estabas haciendo. Un trabajo magnífico, no me cabe duda. Yo también debería ir a ver a los tigres… no me gustaría que te me adelantaras como mejor domador del circo —añadí, guiñándole un ojo y retrocediendo—. Y no te preocupes por el pago; ¡me encargaré de recordártelo! —Y tras aquella despedida me marché de su carpa, dejándole trabajar y pensando en las ganas que tenía de ver el próximo espectáculo para verle actuar y enseñar todos los ases que debía tener escondidos en la manga.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Sáb Ene 09 2016, 23:48

Tranquilo chico, un poco de tiempo no es tan grave, pero vas a tener que entrenar mucho si quieres ser mejor que yo —le respondió a todo su nerviosismo dándole una palmadita en la espalda, y como un torbellino aquel joven abandonó la escena dejando a Jude con una sonrisa en los labios. Le había caído bien.

Las horas siguientes se sucedieron en sus intentos de familiarizarse con los nuevos animales a quienes ya venía tratando durante todo el camino de vuelta a Baltimore, y descubrió varias cosas interesantes sobre el carácter de cada uno.
Hizo un par de pausas para comer y dejar que los animales descansaran, y ya volvió a llevar a los caballos a su establo cuando el sol comenzó a ponerse.
La jornada se daba por finalizada para él, y antes de ir al comedor a por su ración de cena se pasó por su carromato para recoger una botella de aguardiente que tenía planeado compartir con el otro domador para charlar y conocerse mejor, ojalá que al lado de un fuego, pues las noches en aquella ciudad portuaria eran algo frías.
No sabía muy bien donde buscar a David Beatty, por eso había decidido que en vez de ir a buscarlo a su carromato como un buen acosador mejor iría al comedor a esperar un encuentro fortuito.

Había bastante gente esperando ser atendida para recibir su cena, y aprovechándose de que era muy alto buscó a su alrededor a la espera de encontrar la cara de Beatty por alguna parte.
Al principio pensó que tal vez no lo vería, fácilmente el otro domador podría haber decidido ir más tarde a cenar, o no ir, o ya había ido, pero la suerte le sonrió y lo vio un poco más allá, así que no tardó en acercarse y agarrarlo del brazo para llamar su atención, acto seguido levantó la botella para mostrársela.
Esta noche invito yo —le dijo y le guiñó un ojo—. Después de la cena o ahora mismo, tú decides.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Dom Ene 10 2016, 04:37

Me planteé la opción de espiar su espectáculo a escondidas, pero mi intuición me dijo que me dedicara a Nero y me dejara de tonterías. No solía hacerme mucho caso a mí mismo pero aquel día resultó hasta buena idea, pues Nero se encontraba más productivo que de costumbre y hasta conseguí que me hiciera caso sin apenas rechistar. Tras aquel éxito sin precedentes que sirvió más que nada para alegrarme, llegué al comedor y le regalé mi mejor sonrisa a la cocinera, consiguiendo que mi ración fuera un poco más grande que la de otros de mis compañeros. Me había olvidado por completo de todo y me había centrado únicamente en el pensamiento optimista de que las cosas mejorarían y de que para la siguiente parada del circo podría tener preparado algún espectáculo con Nero. Aunque solo fuera dar la pata amablemente a los que se acercaran o bostezarles en la cara. Cualquier cosa me serviría mientras la hiciera bien.

No había ni siquiera empezado a comer cuando noté de pronto una mano sobre mi brazo. Al girarme sorprendido descubrí a Jude, el domador con el que me había encontrado aquella tarde. Sonreí en cuanto le reconocí y después me dejé llevar por la curiosidad y terminé fijándome en la botella que llevaba con él. Todo quedó perfectamente claro en cuanto me aseguró que me invitaba y me preguntó si prefería cenar primero o ir directamente a beber con él. Me relamí inconscientemente mientras pensaba en ello y en cuanto lo hube decidido me mordí el labio inferior antes de hablar.

Bueno, nunca me ha gustado rechazar invitaciones y menos si son tan irresistibles como esta… —alegué, sonriendo de lado—. Está bien —Me levanté, dejando el plato sobre la mesa, y me alejé de allí con una mano sobre el hombro del domador de caballos para que no se perdiera entre el gentío—. ¡Cojamos dos panes para el viaje y marchémonos a beber! —Tras mis palabras me acerqué a la panera para hacer lo prometido y a continuación guié hacia el exterior a Jude, avanzando delante de él con una mano alzada para que pudiera verme entre la gente que empezaba a llenar el lugar. A la salida del comedor, me detuve y en cuanto él estuvo a mi altura coloqué mi mano sobre su hombro de nuevo y me acerqué para hablarle en susurros y que me escuchara—. ¿De dónde has sacado esa maravilla?


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Lun Ene 11 2016, 14:43

Rió con ánimos al recibir la respuesta del otro muchacho y terminó por darle algunas palmaditas en la espalda.
Cuando pasaron cerca del pan y vio a Beatty hacer lo prometido él no dudó también en llevarse parte del botín mientras se retiraban. Dos panes eran muy poco para los buenos estómagos de unos trabajadores como ellos ¿No? Eso pensó Jude, por eso también birló algo de queso. Bueno, en realidad le correspondía por derecho.
A esa hora probablemente hubiera ya algún fuego encendido delante de un carromato, y el jinete estaba dispuesto a unirse para no pasar frío. No había nada mejor que compartir como buenos hermanos.

Al estar fuera notó que el otro joven se le acercaba, así que se agachó un poco para que su hablar bajo le llegara perfectamente —a pesar de que su fino oído podría haberlo captado igualmente— y le escuchó.
En primer lugar sonrió, luego se puso el índice sobre los labios pidiéndole que guardara silencio, y luego lo tomó del brazo para hacerlo caminar con él. Era un poco brusco en su actuar, pero se notaba que nunca iba con malas intenciones.
Tengo mis contactos muchacho, aquí dentro del circo no hay ley que valga —le respondió también bajo—. Aunque de eso ya te habrás dado cuenta ¿Cierto? Esto es como un mundo a parte...
Jude se silenció para señalar más allá. En la zona de los carromatos ya se empezaban a ver los primeros fuegos, y el jinete le señaló uno en particular, puro azar, en el que desde donde estaban se podía apreciar una figura, tal vez el dueño del fuego, y sin más se acercó.
Buenas noches —saludó—. ¿Te importa un poco de compañía? Parece que va a hacer frío esta noche —dijo, y sin realmente esperar a que el otro accediera a aceptar su compañía se acercó al fuego para calentarse en éste—. Ven Beatty, no te quedes frío.

OFF:
El del fuego podría ser Adrian o podría ser cualquier otro y que él se una ahora, eso como lo vea mejor c:
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 11 2016, 23:38

Las horas de luz iban alargándose en el día conforme pasaba la primavera y eso siempre era algo de agradecer para pasar la noche sin acabar calado por el frío, claro que eso era algo de lo que yo ya no tenía que preocuparme. O al menos, no como antes. Me incorporé de mi asiento y me eché hacia delante, apoyando uno de mis codos en las rodillas mientras usaba la otra mano para coger uno de los troncos de leña que ardían frente a mí, usándolo para revolver un poco las cenizas que empezaban a formarse. Las ascuas  se reavivaron y resplandecieron con más intensidad, y el fuego crepitó un par de veces, haciendo que algunas chispas bailaran por el aire unos segundos antes de desvanecerse. Era mi primera noche en aquel estrafalario lugar, y ya tenía claro que allí comería, dormiría y me calentaría más veces en tan solo un mes, que en los últimos diez años que había pasado yendo de un lugar a otro, sin tener seguro qué me depararía al día siguiente.

Sin embargo, era consciente de que también echaría aquello de menos. Vivir sin ningún tipo de reglas, a excepción de las que yo mismo me imponía, y viajar de un lado a otro sin preocuparme de lo que podía dejar atrás se había convertido en mi estilo de vida, y no me resultaría fácil cambiarlo. Si bien era cierto que en aquel lugar no abundaban las reglas, y el movimiento de una ciudad a otra era obligatorio cada poco tiempo; quizás, después de todo, mi vida no había cambiado tanto. Volví a cruzar los brazos cómodamente sobre mi pecho y me eché de nuevo hacia atrás, haciendo que la banqueta sobre la que estaba sentado se quedase tan solo apoyada sobre dos patas para así descansar mi espalda contra el lateral de la carreta, acomodando mis piernas estiradas sobre una piedra. Lo único que me faltaba en aquel momento era un buen trago, pero por desgracia mi petaca llevaba vacía casi una semana.  No era nada fácil encontrar alcohol en casi ningún lugar, y tampoco eran tiempos de ir preguntándole a cualquier desconocido dónde podía conseguirlo.

Pero a veces los milagros –o la casualidad, para los que no creíamos en ellos- ocurrían. Mientras yo me lamentaba en silencio por no poder echarme a los labios ni una gota de alcohol, dos figuras aparecieron algo más lejos, levemente iluminados por la luz rojiza de mi fogata contra sus rostros. Evidentemente, no reconocí a ninguno de los dos caballeros, pues apenas me había parado a cruzar dos palabras con nadie de aquel sitio desde que había llegado más que lo necesario para saber dónde debía instalarme. Vi las intenciones de acercarse a mi posición de aquellos dos hombres desde lejos, por lo que volví a erguirme y les recibí con un simple gesto de la cabeza a ambos. Uno de ellos, con toda tranquilidad, me preguntó sobre compartir mi fuego, y lo cierto es que, aunque se tomó una confianza que yo no admiraba demasiado, tampoco me importaba que un par de desconocidos se sentasen allí mientras no me molestasen. Tampoco el fuego iba a apagarse antes porque hubiera más personas a su alrededor aparte de mí. Pero entonces, en la mano de aquel que me había hablado, identifiqué algo que me hizo esbozar una sonrisa ladina.

—Sean bienvenidos—dije a media voz, arqueando después una de mis cejas mientras señalaba con un vago gesto de la mano la botella que llevaban medio oculta. A cambio de que compartan su botín conmigo, claro.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Miér Ene 13 2016, 17:15

Hasta que no visualicé el fuego no me di cuenta de que, efectivamente, había empezado a hacer frío. Me fregué las manos y me acerqué al origen del calor casi antes de que Jude me lo ofreciera pues era alguien que prefería el calor a estar allí fingiendo ser muñecos de nieve. Por suerte el tercer hombre que se encontraba allí no nos rechazó, sino que nos dio la bienvenida a sentarnos en su compañía y siempre y cuando compartiéramos el excelente tesoro que llevaba el domador de caballos en sus manos. No dije nada al respecto, pues debía ser Jude quien dijera si aquello le parecía bien o mal, pero sí que me fui a sentar a su lado.

Ha sido un día agotador —murmuré, dejándome caer hacia atrás para observar un cielo oscuro bastante lleno de estrellas. Me incorporé rápidamente al escuchar la botella siendo abierta y fijé mi mirada en el hombre que nos acompañaba. Su cara se me hizo levemente conocida, sus facciones denotaban que se sentía cómodo en aquel lugar (por lo que no era un espía o algo parecido) y sus movimientos se me hicieron típicamente circenses así que pensé que mi deber sería ubicarle mentalmente para descubrir de quién se trataría. Desgraciadamente, no logré descubrirlo y terminé rindiéndome. Si al menos supiera su nombre… Recordé entonces que no nos habíamos presentado formalmente y le tendí la mano para que la estrechara—. Yo soy David Beatty y el dueño de esta bebida de dioses es Jude. Le agradecemos mucho que nos haya aceptado a su lado… —dije educadamente a pesar de que mi compañero ya hubiera hecho mínimamente los honores. Tras la presentación fue cuando me atreví a preguntar sobre él mismo, esperando que no lo tomara mal—. ¿Hace mucho que se encuentra en el circo?


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Mar Ene 19 2016, 22:08

No conocía al otro chico, pero en su caso era normal pues llevaba un tiempo fuera. Por lo visto había sido un buen tiempo para reclutar más circenses, y se preguntaba qué sería lo que aquel chico haría allí.
—Por supuesto, compartir como buenos hermanos ¿No? Gracias por dejarnos estar cerca de tu fuego, hace frío esta noche ¿eh? —habló, y en seguida levantó la vista hasta el cielo, habiendo adelantado su mano libre para ponerla cerca de la llama y dejar que su calor hiciera el resto en su mano fría—. Jude Blackstone —completó su propio nombre con una sonrisa tras que el muchacho comenzara con ello—. Este aguardiente no está nada mal, lo prometo. ¿Cómo te llamas tú? —lo trataba con la familiaridad con la que trataría a cualquier otro miembro del circo, después de todo Jude llevaba ya mucho tiempo y sabía el funcionamiento, algo así como una familia, aunque algunos eran más reacios a aceptar compañía como la suya.

El queso y el pan que ambos habían traído ya se le antojaba algo delicioso, tenía hambre, pero aún así lo primero que hizo fue destapar la botella de aguardiente y darle el primer trago, después de todo era el dueño y como tal tenía el derecho de catar la primera gota... Algo así. Jude rió  por su propio pensamiento, y mientras se relamía le pasó la botella al joven que les había recibido amablemente alrededor del fuego, luego esperaba que se la pasara a Beatty.
—Saca ese pan y acercarlo al fuego, traje algo de queso, fundámoslo —le habló al domador de tigres, mostrándole el queso del que se había apropiado en el comedor.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 31 2016, 01:23

No solía ser alguien que agradeciese la compañía o ningún tipo de festejo; prefería la tranquilidad y la discreción de un trago en solitario, pero debía admitir que rodearse de gente que, de momento, parecía hospitalaria no estaba mal. Más aún cuando yo era nuevo en aquel lugar y podrían ayudarme a conocer el entorno y no sentirme como un novato entre todas aquellas carpas, carromatos y puestecillos.
El chico más menudo, el que parecía más joven de los dos, tomó asiento también cerca del fuego murmurando con cansancio mientras el otro se dedicaba a abrir la botella. Capté de reojo cómo el primero me miraba, probablemente buscando identificar mi rostro en algún recuerdo de su mente, claramente sin conseguirlo. Parecía un joven activo y jovial, aunque quizás menos confiado que su acompañante. Cuando habló para presentarse, clavé mi mirada oscura en él y estudié sus rasgos de forma involuntaria mientras extendía mi mano diestra para estrechar la suya con firmeza, haciendo seguidamente lo mismo con el otro compañero cuando se presentó con su nombre completo aunque el joven se le hubiese adelantado.  

—Adrian. Adrian Gallahad—respondí simplemente, inclinando levemente la cabeza ante sus presentaciones—. Y apenas acabo de llegar aquí, esta es mi primera noche.

Encogí uno de mis hombros en un gesto seco tras mis palabras, como quitándole importancia al hecho de que fuera un recién llegado. A lo largo de aquel día, muchos ni habían reparado en mi presencia, pero muchos otros, los más atrevidos, se me habían quedado mirando con curiosidad al no saber ubicarme en aquel lugar. Sabía con solo una mirada que algunos recibían las nuevas caras con desconfianza, temerosos de que algún día una nueva incorporación al circo supusiera un peligro. Supongo que es lo que buscaba Beatty en mis facciones mientras me observaba, algún indicio de inseguridad o rareza que le hiciera sospechar. Era lo natural. Recibí con gusto aquella botella recién abierta y la incliné para beber un trago que bajó por mi garganta con una agradable pero rasposa sensación de picazón mientras me pasaba el dorso de la mano por la comisura de los labios y le tendía la botella al más joven.

—Veo su vuestra comodidad con el entorno que ustedes sí llevan más tiempo aquí—señalé, reclinándome un poco para sentir el calor de las llamas en mis manos—. ¿Puedo preguntarles a qué se dedican?

Off:
¡Lamento el retraso en postear!
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Dom Ene 31 2016, 02:13

Dejé escapar un grito de júbilo en cuanto recibí la botella de manos del recién llegado. Una vez estando seguro de que no suponía ningún peligro, era más sencillo bajar la guardia y disfrutar de la “fiesta”. Le pegué un buen trago al aguardiente (arrepintiéndome de haber tenido tantas prisas en cuando el líquido descendió por mi garganta) y terminé dibujando una mueca con mi rostro cuando la bebida llegó a mi estómago. No podía dudar que estaba fuerte, pero aquello era justamente lo que le diferenciaba de las otras bebidas de menos calidad. Siguiendo las instrucciones de Jude, dejé la botella a mi lado, donde cualquiera de los dos pudiera cogerla con facilidad, saqué el pan que había guardado y se lo entregué al domador de caballos. Me levanté a continuación y fui en busca de la tapa de uno de los barriles que contenían agua en el circo. La coloqué delante de la hoguera y después recuperé el trozo de pan y lo coloqué encima.

Pues ya tenemos un plato improvisado —anuncié, orgulloso de mi acción, casi como si hubiera creado una obra de arte. Me senté de nuevo y bebí nuevamente antes de escuchar la pregunta de Adrian sobre nuestras profesiones. La verdad es que el hombre era extraño, quizá demasiado formal. No parecía muy acostumbrado a nuestro entorno pero supuse que aquella tensión en sus hombros desaparecería en cuanto nos conociera un poco más y se amoldara al circo—. Por supuesto que puedes preguntar, ninguno de los miembros del circo muerte. Excepto quizá Geek, pero no lo hace queriendo, está en su naturaleza… —añadí, refiriéndome a aquel extraño personaje que se encontraba en varios circos. No sabía si nosotros teníamos uno, no conocía a todo el mundillo del circo, pero cualquier persona que hubiera ido alguna vez a ver un espectáculo entendería mi referencia—. A todo esto, soy el domador de tigres. Si alguna vez me ves por ahí con la camisa destripada y lleno de arañazos no malpienses. Muchos lo hacen —finalicé bromando y dedicándole una sonrisa amable. Al ver el pan y el queso ante nosotros calentándose con el fuego me pasó por la mente que quizá fuéramos a necesitar ciertos utensilios—. ¿Voy a buscar un cuchillo? Porque no tendré la suerte de que carguéis con uno, ¿verdad?


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Mar Feb 02 2016, 02:42

Fantástico David, tienes mucha creatividad —le habló al más joven, medio en broma medio en serio, dándole unas palmaditas en la espalda luego de su ocurrencia de usar la tapa como plato—. Esto es un festín digno de los dioses —exageró, pero lo hizo con una sonrisa.
Jude recuperó la botella de manos de David, y no tardó en dar unos buenos tragos mientras el otro respondía primero a la pregunta del tercero.

Cuando fue su momento de contestar pasó la botella para que siguiera sirviendo a los demás que estaban alrededor de aquel fuego.
Si fueras un pollo deberías temerle al Geek, por alguna razón a la gente le divierte ver como le saca la cabeza de un mordisco —comentó, aunque no tuviera nada que ver, y luego contiuó, rodeando con un brazo los hombros de Beatty en un gesto de camadería, moviéndolo ligeramente para hacerlo partícipe en sus próximas palabras—: Casi parece que esto es una reunión de domadores —rió Jude, aunque evidentemente lo decía por el chico de los tigres y por si mismo—. Faltaría decir que tú —mostró completa y absoluta confianza con el hombre, aunque lo acabara de conocer, incluso lo señaló con el índice de la mano libre— eres el domador de leones o algo así... Porque lo mio son los caballos —finalizó su frase hablando de si mismo, y con ello mostró una amplia sonrisa. Dejó ir a Beatty y se acercó a romper un pedazo de pan con las manos y huntarlo en el queso a medio derretir, enseguida se lo llevó a la boca.

No me digas que eres así de remilgado —dijo, cuando escuchó a David pedir un cuchillo para el pan—. Yo tengo las manos limpias —les guiñó un ojo—, pero tal vez nuestro amable anfitrión podría facilitarnos algun cuchillo —habló en respuesta a las palabras de Beatty, refiriéndose a Adrian.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 19 2016, 15:10

Mientras el más joven se levantaba un momento para acercarse a uno de los barriles cercanos a nosotros para levantar la tapa, decidí sacar mi pitillera y mi encendedor para, con toda tranquilidad, llevarme un cigarrillo a la boca y prenderlo, dándole un par de caladas pausadas y mirando después a mis dos “invitados” con las cejas arqueadas, como ofreciéndoles uno aquellos cilindros de tabaco. Cuando se decidieron, guardé ambos objetos de  nuevo en los bolsillos de mis desgastados pantalones y volví a adquirir mi postura acomodada anterior, observando la labor que estaba llevando a cabo Beatty para conseguir que las pocas y simples cosas que tuviéramos a mano nos sirvieran como cubertería. Para mí, tener algo que comer así como así ya era prácticamente un lujo, por lo que no necesitaba todo aquello, pero no pude evitar sonreír ante sus ocurrencias.

Cuando mencionaron a uno de los integrantes del circo, que parecía encontrar algún tipo de perturbador placer en mutilar pollos, negué con la cabeza mientras le daba otra calada al cigarro. Lejos de parecerme una imagen agradable, ¿quién era yo para catalogar nada de “perturbador”? Hice una mueca y miré a mis dos acompañantes, ladeando ligeramente el rostro.

—Bueno, al menos ya sé con quién no me apetecería compartir mi hora de la comida—comenté, repitiendo en mi cabeza la imagen de un hombre arrancándole al emplumado animal la cabeza de un mordisco—. Aunque tampoco sería lo más desagradable que he visto comer a un hombre.

Mi sentido del humor era un poco ácido, y yo era consciente de ello, pero aquella broma tenía parte de verdad, y es que visitar los antros de los barrios marginales de cada ciudad tenía sus consecuencias. Fue entonces cuando los hombres interrumpieron mis pensamientos al presentar sus profesiones en el circo después de que yo me interesara por ellas. Miré con curiosidad a Beatty al saber que era el encargado de domar a los tigres. No me habría imaginado a aquel muchacho delante de esas fieras, me daba la impresión de ser ligeramente inseguro en algunos aspectos, pero podía equivocarme, o quizás se atribuyese a otro aspecto de su comportamiento. En cualquier caso, asentí con la cabeza, curvando ligeramente las comisuras de mis labios en un gesto de cierta admiración que mantuve cuando Jude mencionó ser el domador de caballos. Parecían tener bastante afinidad el uno con el otro, aunque el mayor parecía tomarla rápido, cosa bastante útil en círculos como aquellos.

—No, no me van demasiado los gatos grandes—sonreí de forma indescifrable cuando Jude inquirió si era el domador de los leones—. Mis habilidades van por otro camino.

Cuando terminé de decir esto, y mientras Beatty se quejaba de la ausencia de un instrumento para cortar la comida, me incliné para sacar de mi bota el cuchillo que siempre llevaba allí, mi navaja de abanico, y la abrí haciéndola bailar en el aire unos segundos con destreza para después darle la vuelta, sujetándola de forma que la hoja apuntaba hacia mí y el puño hacia Beatty, para que pudiera cogerla sin problemas. Aún así, le hice un leve gesto de advertencia, como indicando que tuviese cuidado, porque aquel trasto estaba afilado como el demonio.

—Lo cierto es que he adquirido bastantes habilidades con los años—dije finalmente, pero sin hacer referencia directa a mis capacidades de hipnosis y escapismo—. Pero mi especialidad son los cuchillos. A ellos no hace falta domarlos, pero cortan tanto como las garras de sus gatitos, Beatty.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Dom Feb 21 2016, 01:36

¿Ves, Jude? ¡Este es un buen ejemplo de hombre! ¡Del que tiene todo lo que le pides! —exclamé feliz en cuanto descubrí al recién llegado entregándome un cuchillo de apariencia afilada—. Toma nota porque algún día voy a aparecer ante ti con la necesidad de que me entregues un perro de color verde y como no puedas dármelo él te va a substituir en el podio de "mejor amigo" —amenacé, bromeándo y devolviéndole el abrazo cariñoso sobre los hombros que me había dado él en un buen principio—. El perro no; el lanzador de cuchillos. —me sentí en la necesidad de rectificar. En cuanto cogí el cuchillo y lo observé entre mis manos, escuché a Gallahad alegando que a aquello era a lo que se dedicaba él, a los cuchillos. Me alegró entonces pensar que el momento de cercanía que había tenido con Jude en cuanto habíamos hablado de domadores, no se repitiera con él. No era que el hombre me cayera mal, únicamente había algo en él que no terminaba de gustarme del todo. Algo que salió a la luz tan rápido como las palabras “gatitos” salieron por sus labios. Dejé de observar el cuchillo que tenía entre mis manos y alcé los ojos para colocarlos encima del lanzador de cuchillos, con una sonrisa dibujada en mi rostro pero con la mirada completamente inexpresiva—. Gatitos... —murmuré para mí, ampliando mi sonrisa y fingiendo que no había ocurrido nada.

Un gato era un felino pequeño que como máximo te podía hacer soltar un grito de dolor agudo. Un tigre era un felino grande y con varios kilos de más que podía asesinarte sin tener que usar sus garras. La conclusión a lo que nos llevaba aquello era que, efectivamente, un gato y un tigre no eran lo mismo. No se podía comparar a una mascota, por más inteligente que fuera, con el auténtico rey de la selva. Yo podía permitirme hacer la comparación porque les conocía. Jude también porque era alguien a quien apreciaba y con quien no me iba a pelear por un comentario en tono humorístico. Pero algo me decía que Gallahad no iba por el mismo camino. Si estaba menospreciando mi trabajo me aseguraría de hacérselo pagar. Y quizá pudiéramos ahorrarnos una de las raciones de comida de tigre durante un día.

Hice un esfuerzo sobrehumano para fingir que no me habían afectado sus palabras y me concentré en el pensamiento de que tenía un cuchillo entre las manos y que me tocaba cortar una porción de la tostada improvisada para mí. Agarré la punta restante que quedaba y corté de tal manera que únicamente tuve que agarrar como punto de apoyo el trozo que iba yo a comerme. Al conseguirlo le envié una mirada creída a Jude, pero que guardaba una expresión amable en ella. Incluso le golpeé amigablemente la mejilla con el mango de la herramienta mientras con la otra mano me llevaba el trozo de pan a los labios.

Mucho mejor —alegué tras darle un buen mordisco—. Puedes meterte conmigo si quieres pero sí, soy alguien remilgado. Si tenemos que comer algo delicioso, hagámoslo bien. Aunque podría haber excepciones —añadí, guiñándole un ojo a Jude y sonriendo por la broma antes de voltear hacia el hombre que me había entregado el cuchillo. Se lo devolví apuntando el mango hacia él tal y como había hecho conmigo y esperé a que lo cogiera saboreando el segundo mordisco de pan en mi boca. Realmente nos había quedado delicioso pese a parecer tres indigentes mendigando. Tragué y dejé el trozo en la bandeja improvisada antes de beber un nuevo trago y sentir que aquello me empezaba ya a poner de mejor humor. Realmente tenía poca resistencia—. ¿Qué creéis que podríamos hacer ahora? ¿Os animáis a empezar un concurso de cuentos de terror o me abadonaréis con la excusa de que es tarde y os iréis a dormir dejándome vulnerable frente a las fuerzas de la noche? —pregunté, un poco ya sin saber de qué me encontraba hablando.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Jue Feb 25 2016, 13:26

De alguna manera fue capaz de percibir la molestia en el domador de tigres, principalmente por empatia, pues si se ponía en su lugar aquel comentario tal vez también habría colaborado en arruinar un poco su humor... Pero en vez de dejarse llevar por esa idea, continuó en aquella línea afectiva con el otro domador, dándole unas palmaditas disimuladas en la espalda y una mirada cómplice que gritaba: «te entiendo».

Parecía que el chico nuevo, o al menos relativamente nuevo, sí que tenía un cuchillo, así que les ahorraba la idea de tener que ir a buscar uno.
Dudó ¿No tenía una navaja en el bolsillo? Aunque nadie comprendiera por qué, Jude se echó a reír.

Tomó el trozo que le correspondía y dejó el tercero a Adrian, a quien sonrió de pasada, y sin importarle la imagen que estuvieran proyectando comió y bebió.

Cuentos de terror, eso suena bien —comentó Jude, sentándose junto a Adrian mientras se terminaba su parte del pan con queso—. No tengo mucho que hacer así que te haré compañía, Beatty, mañana ya tendré que lidiar con los caballos, pero eso es otro asunto.
» ¿Quien quiere comenzar? —preguntó, mirando a uno y a otro, fijándose por último en Adrian—. Aunque quizás a nuestro amigo no le apetezca, no te sientas obligado, eh. Aunque si te sirve de incentivo, soy bueno contando historias.

Off: sorry lo corto.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 24 2016, 23:46

Pude ver al momento como mi pequeña broma no había sido bien recibida por parte del más joven, y aquello fue una nueva muestra, que no la primera, de que debía intentar controlar mi carácter, especialmente para las primeras impresiones. Hacía mucho tiempo que lo que alguien pudiera pensar de mí me era indiferente, pero si quería permanecer en aquel lugar, me convenía hacer buenas relaciones, y especialmente con personas amables como parecían ser aquellos dos jóvenes, frente a los cuales ya había empezado a relajarme. De momento, parecían ser de fiar.  Beatty me miró con una sonrisa en los labios pero cierto rencor brillando en el fondo de sus ojos, por lo que alcé muy ligeramente las manos, apenas sin moverlas, en un gesto breve que dio a indicar que no tenía nada contra él ni sus tigres.

Me dediqué entonces a observar la tarea del joven en repartir equitativamente aquella comida que habían traído consigo los dos compañeros, y no pude evitar sorprenderme en parte de que incluso fueran a compartir sus alimentos conmigo. La falta de costumbre ante la hospitalidad de la gente me hacía creer a veces que cualquiera con quien fuera a toparme me recibiría con indiferencia, y que lo máximo que llegaría a obtener de ello sería una patada en el trasero. Agradecí aquel gesto con un movimiento de cabeza mientras cogía el trozo de pan con queso que Jude me tendía mientras Beatty daba un nuevo trago a la botella de alcohol, claramente ya algo afectado por el mismo. Su evidente poca resistencia a la bebida me hizo esbozar una pequeña sonrisa junto con una risa entre dientes, y yo mismo me sorprendí al verme tan relajado. Mientras masticaba con parsimonia un bocado de pan, arqueé una ceja ante la idea de contar historias de terror.

—Me parece interesante—asentí, acomodando de nuevo mi postura—. Ya veremos quién es el primero en salir corriendo.

Reí por lo bajo antes de volver a alcanzar la botella y dar un trago de ella, tendiéndosela al siguiente que la reclamó y negando con la cabeza ante las palabras que Jude dirigió a mí.

—En absoluto, creo que puede ser un buen entretenimiento—aclaré, mirándolo—. Pero, adelante, prefiero que comiences tú y así saber de qué tipo de “terror” estamos hablando.

Aquello, sin duda, se ponía interesante. Quizás, una de las mejores formas de conocer a una persona era saber a qué temía, o qué pensaba que atemorizaría a los demás. Y si a ello sumábamos que esa noche había cenado bien, y tenía una botella de alcohol cerca, la noche parecía mejorar por momentos. De lo único que parecía tener que preocuparme era de que Beatty consiguiera mantenerse consciente y dejar que abusara lo menos posible de la botella.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por David Beatty el Sáb Mar 26 2016, 22:46

Tras la aceptación de mis dos compañeros por empezar las historias de terror recordé a un antiguo compañero del circo en el que me crié. Era un hombre mayor, que caminaba arqueado como si llevara el peso del mundo sobre sus hombros. Tenía una larga barba que le cubría por completo el cuello y parte del pecho y solía pegar a los niños que no le gustaban con el bastón. William, se llamaba. El viejo William. Pues este hombre me regaló unas palabras que recordaré toda la vida, incluso aunque me las dijera no superando yo la altura de una de las patas del caballo más bajito que Jude pudiera tener. Sus palabras literalmente fueron: “Beatty, eres un bocazas”. Y realmente sí, lo era. Sobretodo por haber propuesto la noche de historias de terror no recordando el final de ninguna de las que me hubieran contado. Podía culpar al alcohol por mis malas decisiones.

Uy no. Si Jude es tan bueno contando historias de terror creo que merecemos que sea el que cuente una después de mí. Así introducimos alguna facilona y después nos aterrorizamos con la suya —inquirí, negándome a la idea de Adrian de que Jude fuera el primero en contar una historia. Dejé la botella de alcohol lejos para evitar tentaciones y me crucé de piernas antes de empezar a hablar—. Voy a contar algo que escuché que sucedió en este circo hace mucho tiempo. —Me di cuenta entonces de que la ambientación no era del todo correcta pues según lo que tenía entendido, el circo llevaba poco tiempo vivo—. Finjamos que este circo tiene más años de los que se cree, ¿vale? Pues hace muchos meses, cuando este circo se encontraba en sus inicios, ocurrió algo que hizo que todos recordaran ese día con terror.

Me callé durante unos momentos para esperar a que abrieran bien los oídos y proseguí.

Se trataba de un día de febrero de los más fríos que había hecho ese mes. El cielo permanecía nublado y había en el oeste unas nubes oscuras acercándose y amenazando con traer una gran tormenta. El circo acababa de llegar a un pequeño pueblo llamado Cornelia y esperaban poder actuar allí el próximo fin de semana. Todos trabajan con ganas y esforzándose a pesar del frío que les rodeaba y que no permitía ni siquiera que encendieran una hoguera y se calentaran a su alrededor —proseguí, esperando haberles puesto en situación. Me encontraba creando una historia de la nada, algo creado a partir de mis recuerdos sobre diferentes historias de terror. Y tenía claro cómo terminaría—. Cuando tuvieron todo montado los trabajadores del circo se reunieron en una de las carpas y se colocaron muy juntos, para darse calor mutuamente —alegué, acercándome al fuego y a ellos imitando las acciones de los personajes de mi historia—. Las tripas del carpintero rugieron con fuerza entonces, recordando a todos que no habían podido comer por culpa del trabajo y la falta de dinero.

Pero no va a pasar nada, hoy es el día de cobro —aseguró el hombre que se encargaba de la seguridad del circo. Los otros asintieron eufóricos y pronto su humor mejoró, abrieron la última botella que les quedaba y empezaron a beber como estamos haciendo nosotros hoy y a cantar. La fiesta se alargó hasta tarde y poco a poco fueron cayendo dormidos con una sonrisa unos sobre los otros. De veinte hombres fuertes y derechos, solo quedaron tres en pie, comentando lo felices que iban a ser al día siguiente cuando terminaran su trabajo y cobraran. Lo que no sabías es que en el exterior había habido una presencia desconocida observándoles en silencio. El extraño miraba convulsivamente un reloj y esperó a que únicamente quedaran dos hombres en pie para entrar en la carpa.

¡Un fantasma! —exclamó uno —grité con todas mis fuerzas, levantándome y buscando sorprenderles. Volví a sentarme, carraspeé y empecé a susurrar antes de levantarme de nuevo para decir mis siguientes palabras—: ¡Un asesino! —exclamó el segundo. Las dos comparaciones despertaron unas carcajadas macabras en el desconocido que acababa de entrar y fue entonces cuando pudieron verle el rostro: se trataba del dueño del circo, que había aparecido con unas marcadas ojeras ante ellos. Los labios del hombre se movieron entonces para pronunciar unas palabras. Empezó a llover, la fuerza del agua ocultó con facilidad las palabras que se pronunciaron en esa tienda, pero fue incapaz de ocultar los gritos de pánico de los dos trabajadores que quedaban en pie.

Me incorporé para quedar un poco alejado y cogí la botella para darle un nuevo trago. Para nuestra desgracia se estaba acabando y esperaba que alguno de los que me rodeaban fueran un mesías poderoso capaz de multiplicar el alcohol. Me fregué las manos un momento y a continuación las coloqué cerca del fuego para calentarlas. Ensombrecí mi expresión entonces, dispuesto a terminar con la historia.

Sus palabras son una maldición en el circo. Son temidas por todos. “Este mes no voy a poder pagaros” —fingí un escalofrío y me cubrí los oídos—. Tiemblo solo de pensarlo.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 108
Custom 1 - Beatty

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Jude Blackstone el Miér Mar 30 2016, 18:54

Rió un poco ante el comentario de Adrian, que más parecía un reto a ver quien era el más valiente que otra cosa, y Jude consideraba que a eso nadie le ganaba, sus cicatrices lo demostraban.

Fue David el que comenzó a contar historias, y en realidad se mostró conforme, así iba rompiendo el hielo mientras ellos le birlaban de las manos la botella de vez en cuando para que no fuera el domador de tigres, que parecía una esponja, el que se lo bebiera todo.
Al principio el jinete permaneció muy serio, quizás más de la cuenta, escuchando la historia de Beatty. Quería guardar el humor que daba ese aura de misticismo y terror para su historia, y por forzarse a mantener un semblante serio se pasó de exagerado.

Sentía que había algo raro en la historia, y en ciertas partes se puso tenso, pero luego volvía esa sensación de que había algo raro... Se cruzó de brazos después de haber pasado la botella a uno de los dos y esperó a que llegara el gran final, y, bueno, cuando lo hizo... No fue exactamente lo que esperaba.

Se hizo el silencio por su parte, como si realmente hubiera sido algo terrorífico digno de temer, pero al final... Llegaron las carcajadas.
Notó que incluso le llegó a faltar el aliento tanto reír, y paró para secarse una lagrimilla.
¡Oh, Beatty! No, perdona que me ría, en serio, que terrorífico, pero... No me lo esperaba. —Le aplaudió—. Bravo, bravo.

Recuperó la botella de manos de Beatty, y entonces bebió lo que quedaba, dándole la vuelta a la botella y moviéndola para indicar que ya no había ni una gota. Suspiró.
Espero que esa maldición no caiga sobre nosotros, sobretodo teniendo que comprar más alcohol —bromeó.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 241
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Beattyadas, carne de caballo y detectives [Jude]. [Baltimore]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 03 2016, 23:45

En cuanto sugerí que fuera Jude el que comenzase con aquella especie de competición de historias, Beatty intervino asegurando que lo mejor era dejar al experto para el final, y se ofreció a ser el primero. Ladeé la cabeza en un gesto que le invitaba a comenzar y observé cómo apartaba la botella a un lado, a pesar de que ya poco había para tomar de ella. A pesar de que habíamos bebido los tres por igual, parecía que al más joven le había afectado más el alcohol. Iba a tener que enseñar a beber a aquel muchacho en condiciones, pues dudaba que pudiera relatar entera su historia sin que se le trabase la lengua.

—Adelante, entonces—sonreí, acomodándome para estar atengo a sus palabras—. Puede que incluso superes a Jude y su historia, después, parezca un cuento de hadas.

Le guiñé un ojo al aludido, dando a entender que tan solo estaba bromeando, y puse atención a la historia del más joven, que comenzó poniéndonos en situación y a la vez orillándonos a que le echásemos algo de imaginación para que el ambiente fuese el idóneo. Sorprendentemente, Beatty parecía estar metiéndose tanto en su propia historia que logró que nosotros también fuéramos haciéndolo, aunque, con un par de miradas cruzadas con Jude, supe que él también notaba algo extraño en aquella leyenda tal y como yo lo había notado, pero ninguno de los dos intervinimos y simplemente escuchamos con atención cómo la narración de David llegaba poco a poco a su desenlace. Ya fuera por el alcohol consumido por el joven, o por su continuo buen humor, no me sorprendió en absoluto el final de la historia.  Tras unos segundos de impresión, Jude empezó a carcajearse, y yo no pude evitar, a pesar de que mis ojos rodaron en sus cuencas, que mis labios se expandieran en una sonrisa y que incluso una muda carcajada se me escapara entre los labios.

—Estaba en lo cierto—sonreí, refiriendo mis propias palabras pronunciadas antes de que Beatty comenzara—, lo tienes difícil para superar eso, Jude.

Después de aquel momento, aunque no hubiésemos creado el ambiente que se pretendía, al menos la noche prometía ser incluso más amena de lo que se había presentado con tan solo la compañía del alcohol. Alcohol que, además, habíamos terminado. Quizás precisamente por esa pequeña ayuda, cualquier historia nos parecería buena.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.