Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por The Fool el Miér Dic 23 2015, 00:27

Recuerdo del primer mensaje :

You can never leave

Con su alta fachada bañada por la luz que asoma de las ventanas, el prestigioso Hotel Black Swan recibe a sus invitados con la promesa de una noche inolvidable. Una alfombra de exquisito diseño persa se extiende desde la entrada, invitando a pasar a quienes llegan al lugar mientras los valet guían a la gente por los pasillos desde la recepción hasta el salón principal.

La decoración es fastuosa y elegante, un claro ejemplo del estilo barroco en su mejor expresión donde cada mesa de apoyo, cada marco de cuadro y manija de puerta está finamente tallada. Es casi demasiado perfecto. El personal se muestra solícito y cordial en todo momento, como si fuesen incapaces de esbozar una cara larga y recibir a los invitados fuese su mayor alegría. Con un trato así, uno puede llegar a sentirse como parte de la realeza de Inglaterra. Sin embargo tanta perfección, tanta atención y gentileza no se puede ver del todo natural.

La extraña sensación de que algo no encaja del todo en ese lugar perdura por todo el trayecto por los pasillos, donde la decoración temática de cisnes negros se hace notar cada cierto tramo. Cuadros, grabados y esculturas representando siempre al mismo animal, todas unas piezas de arte en sí, pero permeados también con esa extraña aura que inquieta al mirarlos por demasiado rato. Por suerte la llegada al gran salón acaba con esa inquietud a medida que la música comienza a inundar el pasillo.

Tras pasar las puertas, el gran salón de eventos espera con sus enormes candelabros de lágrimas de cristal y altas ventanas de cortinajes bordados en hilo de oro. En una esquina del salón, un cuarteto de cuerdas ameniza el lugar interpretando piezas clásicas con excelente ejecución, mientras los mozos recorren la sala rellenando copas y atendiendo a los gustos de los invitados reunidos en el lugar.
Con tanta pompa y lujo, la fiesta promete ser realmente algo del otro mundo.  Tal vez más de lo que se podría esperar.

Descripción.

-Estamos a 5 de mayo de 1917, el circo lleva en la ciudad desde el día 1 de abril y ya han dado muchas funciones a la cual has ido al menos a una de ellas.

-La trama será narrada por The Fool cada 72 hrs.

-No habrá un orden de post concreto ni un límite, pero sería conveniente que se esperara a que hubiera dos o tres post después del último hecho por tu pj.

-La trama será de horror y quien se apunte autoriza a someter a su personaje a situaciones tensas y más allá de su comprensión y que al final de la trama las cosas no sean iguales en su vida a como eran cuando empezó. Lo que pase en el hotel realmente los marcará.

Inscritos
♢ Nicola Stracci.
♢ Dorian Moreau.
♢ Harley Payne.
♢ Malcolm Benedict.
♢ Aris van Loenhout.
♢ Mihail Vardalos.
♢ Isobel La Fee.


Última edición por The Fool el Mar Ene 26 2016, 02:25, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo


Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por The Fool el Dom Ene 24 2016, 19:51

You can never leave

Tras el extraño brindis del anfitrión, se reanudó la fiesta con normalidad. El señor Graves comenzó, a saludar y conversar con los invitados más cercanos, dejando de lado a la gente a quien pareció dedicar sus palabras. La gente en general conversaba animada a lo largo del salón, deteniéndose ocasionalmente  a probar los bocadillos que descansaban sobre la gran mesa o tomar alguna copa ofrecida por un garzón. Extrañamente todos los que se acercaban al grupo junto a la barra lo hacían de forma breve, y aunque eran cordiales, no permanecían mucho rato con ellos.

De pronto la banda comenzó a interpretar una música más animada y varios de los invitados se acercaron al centro a bailar. Aunque la música era alegre y festiva, tenía un tinte oscuro en sus notas que costaba pasar por alto.
La fiesta prosiguió con normalidad un par de horas. Los bartenders no pararon de servir en toda la noche y la orquesta pasaba de una pieza a otra con tanta naturalidad que ni siquiera parecía que se detuvieran entre canciones. Incluso se les sumó una cantante para poner voz a las melodías que interpretaban, creando un ambiente más grato aún. Cada vez que alguien intentaba aproximarse a la puerta de salida, alguno de los invitados o el personal se acercaba a disuadirlos de forma insistente, y con lo grato del ambiente no costaba mucho dejarse convencer.

Repentinamente, todo se detuvo.

Las luces se fueron de golpe y un estruendo y sacudidas hicieron que la gente se alborotara.

-¡Está pasando! ¡Se está moviendo!- se escuchaba gritar a algunos por ahí.

Con las luces apagadas era imposible distinguir cualquier cosa en el lugar y el bullicio de las personas apenas si dejaba enterarse de lo que sucedía. Hubo gritos, ruidos de cristal rompiéndose, e incluso crujidos que hacían pensar que el lugar se venía abajo. Finalmente, la sacudida se detuvo con un golpe seco que amenazó con derribar a todos al suelo. El temblor había terminado.

Poco a poco las luces comenzaron a titilar, como si la energía estuviese regresando de a poco, pero nunca tomaron la intensidad suficiente como para iluminar el salón. En la penumbra sólo se distinguía el desastre que había quedado tras las sacudidas, aunque por la proporción de los daños cualquiera pensaría que el temblor hubiera sido hace años y no solo unos segundos atrás.

El salón con piso de parquet estaba totalmente arruinado, con lozas rotas y sitios desgarrados que dejaban vislumbrar el piso de madera y concreto bajo ellos. Las mesas lucían los bocadillos y entremeses de la fiesta inundados por una nube de insectos, y la cristalería estaba desperdigada por todo el salón. En el centro de la sala yacía una enorme lámpara de lágrimas de cristal hecha añicos. En el rincón donde estuvo ubicada hace unos instantes la banda, sólo había unos instrumentos viejos y apolillados. De los demás invitados de la fiesta o del personal del hotel, no había rastro alguno.

El silencio era sepulcral, y un olor a moho y polvo inundaba las narices forzando a la gente a cubrirse.
En mitad de aquel desastre y desolación, se escuchó una voz de mujer resquebrajada como si estuviese a punto de romper en llanto.

-Yo les dije que se fueran. Deberían haberme hecho caso. Ahora ya no hay nada más que hacer-

La muchacha de los cigarrillos los miraba desde una de las puertas laterales del salón. Su ropa se veía tan normal como cuando se les apareció en mitad de la fiesta y contrastaba enormemente con la de los invitados, toda cubierta de polvo y tierra.

-No intenten buscar una salida ya. Sólo les irá peor-

Tras decir esto, la chica abrió la puerta y salió del lugar dejando una única salida del salón disponible.
¿Tomar el camino que les dejaba la extraña muchacha o quedarse ahí a ver qué sucedía? No habían muchas opciones de las que elegir.


Descripción.

-Estamos a 5 de mayo de 1917, el circo lleva en la ciudad desde el día 1 de abril y ya han dado muchas funciones a la cual has ido al menos a una de ellas.

-La trama será narrada por The Fool cada 72 hrs aprox.

-No habrá un orden de post concreto ni un límite, pero sería conveniente que se esperara a que hubiera dos o tres post después del último hecho por tu pj.

-La trama será de horror y quien se apunte autoriza a someter a su personaje a situaciones tensas y más allá de su comprensión y que al final de la trama las cosas no sean iguales en su vida a como eran cuando empezó. Lo que pase en el hotel realmente los marcará.

Inscritos
♢ Nicola Stracci.
♢ Dorian Moreau.
♢ Harley Payne.
♢ Malcolm Benedict.
♢ Aris van Loenhout.
♢ Mihail Vardalos.
♢ Isobel La Fee.
♢ Gavril.


Última edición por The Fool el Mar Ene 26 2016, 02:24, editado 1 vez
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Dorian Moreau el Lun Ene 25 2016, 02:33

Dorian disfrutó de la fiesta sin ninguna preocupación, bebió más de lo necesario, si consideraba que estaba vestido como una dama, comió de las bandejas que pasaban ofreciendo exquisiteces y hablaba con todos, dedicando pequeñas caricias incluso. Eran sus hombres, así los consideraba, cada uno de alguna forma tenía algo que ver con él, incluyendo a Gavril que era con quien compartía hasta los detalles más íntimos, quien lo veía con menos glamour.

Había aprovechado de ir a bailar también, no muy lejos de "sus hombres" con una copa de champagne en las mano bailaba con gracia y coquetería pasando la mirada por cada uno de ellos, buscando tentarlos, luego bebía y reía. Al menos para él, una chica llorona no le arruinaría la noche.

Entonces se apagó todo y se sorprendió. Sus ojos de inmediato se abrieron de par en par intentando ver. El estruendo y la sacudida le hicieron gritar y tratar de buscar algo de donde agarrarse, estaba tan lejos de cualquier cosa. Escuchó los gritos de otros lo cual le asustó más aún.

-¡Aris! ¡Malcolm!- chilló esperando poder escuchar sus voces y llegar hasta ellos. Tras la sacudida más fuerte Dorian cayó de rodillas al suelo, no pudo mantener el equilibrio considerando además la cantidad de alcohol ingerido y los tacones altos que usaba. Sintió que su mano golpeó contra cristales, pero su mano derecha logró sostener la copa en alto a pesar de todo.

Cuando las luces volvieron y vio el desastre vio como la copa estaba sucia, como si jamás se hubiese lavado, la soltó con asco y luego vio la comida putrefacta que al parecer había estado comiendo. Sintió nauseas pero no llegó a vomitar. Miró a su alrededor como parecía estar en un lugar totalmente abandonado, todo el lujo estaba hecho un desastre. Se llevó la mano a la boca asqueado y entonces vio a la muchacha que antes les había advertido que se fueran lamentarse.

-¡Oye!- gritó intentando que le explicara que pasaba, pero la muchacha se fue dejando sólo un lugar donde ir.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Malcolm Benedict el Lun Ene 25 2016, 18:34

A pesar de la inquietud de Harley, Malcolm intentó pasar la velada de la forma más tranquila posible. Es cierto que era bastante paranoico, pero no al punto de asustarse por una chiquilla llorona con un mal día en el trabajo, por lo que intentó bajarle el perfil al asunto, aún cuando el anfitrión de aquella fiesta resultara ser un sujeto tan raro. Incluso intentó buscarlo entre la multitud, pero cada vez que lo veía estaba en mitad de una conversación con los demás invitados, por lo que confió en que ya se acercaría a ellos en algún momento.

Ya que la noche avanzaba y no había rastro alguno de Mignola, Malcolm se permitió relajarse y disfrutar. Había tenido unos días difíciles, pero el ambiente del hotel, de aquella fiesta en particular le ayudaban a alivianar la carga que había sentido todo este tiempo mientras planeaba su venganza.

Bebió, conversó con algunos de los invitados aun cuando estos se mostraban bastante elusivos, e incluso bailó con una señorita de linda sonrisa que le dedicaba miradas  fugaces ocasionalmente a lo largo de la velada.

Estaba en pleno baile con ella cuando de pronto las luces se fueron.

-¡Terremoto!- gritó mientras sentía la sacudida bajo sus pies, y aunque no lo dominó el pánico, no pudo evitar que se le acelerara la respiración. Intentó tomar la mano de la mujer con quien bailaba, pero ya no estaba ahí, así que caminando a tientas se acercó a la mesa para refugiarse bajo esta. Apenas había logrado ponerse a cubierto cuando el movimiento cesó con una fuerte sacudida y las luces regresaron aunque de una forma tenue.

Viendo todo más calmado, Malcolm salió de su improvisado refugio mirando en todas direcciones para buscar a sus compañeros. Afortunadamente todos se encontraban ahí y en buenas condiciones... de hecho eran los únicos que se encontraban en el lugar.

-Dalia, Harley ¿están bien?- dijo mientras se acercaba al resto del grupo sacudiéndose el polvo del traje.

Se detuvo a mitad de camino al escuchar la voz de la cigarrera y volteó hacia ella inmediatamente.

-¿A que te refieres con todo esto puta loca? ¡Vuelve y explica de que se trata!-

Malcolm sacó su arma de dentro de su traje y apuntó al tiempo que la muchacha salía de la sala. Odiaba que una mujer le ignorara de esa manera. Estuvo a punto de correr tras ella, pero luego recordó que Dalia había estado bebiendo bastante aquella noche y sería peligroso dejarla ahí. No sabía si volvería a temblar o si el edificio había quedado muy dañado por el terremoto, así que en vez de buscar a una tipa loca, lo mejor era salir de ahí lo antes posible.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 172
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 25 2016, 22:16

Mordió suavemente su labio inferior al oír a Dalia. No estaba decepcionada ni sorprendida de su respuesta, era predecible, pero aun asi sus palabras no le confirieron  seguridad alguna y temió que el hedonismo de la mujer fuera a causarle algún daño a ella que habia sido tan buena y paciente en su salida de compras! Pero era una mujer adulta, y quizás mas centrada que ella misma y no era su objetivo de la noche ser el ángel guardián de nadie asi que simplemente consintió su idea de quedarse con un asentimiento de la cabeza antes de que Gavril se acercase a saludarlas tan educadamente

-El placer es todo mio señor Gavril– dijo con una reverencia suave de su cabeza que no alcanzo a mas antes de que la música se interrumpiera y un escalofrío bajara por su columna. Sabia que algo estaba por pasar y cuando vio a aquel hombre  de rostro cansado y mirada penetrante de la que parecía salir un profundo mal, supo de alguna forma que necesitaba acercarse a él pese a que le causara un profundo miedo, uno instintivo como el de un conejito al ver a una venenosa serpiente, una de la que no podía apartar la mirada.

Empezó a caminar hacia él como hipnotizada, fuera de sus sentidos sin ver ni oír nada mas pero pese a su decisión de llegar, nunca le alcanzaba. Las personas se amontonaban para felicitar al anfitrión y este se movía alejándose de ella en todas las ocasiones. Era frustrante más se convencía de no desesperar, estaban cerca y tarde o temprano llegaría… pero la música volvió a recomenzar, más animada y macabra que antes y por instinto volteo a ver a la banda que parecía ajena a la música que producían sus instrumentos. Sus ojos grandes y azules buscaron re-encontrar a Virgil y cuando lo hicieron se toparon con sus ojos, nuevamente, mirándola sin expresión. El aire se atrapo en su pecho y …

Las luces se fueron, el suelo se sacudió y el estruendo de los vidrios rotos sacudió el aire. Hubo gritos y pestilencia, cucarachas y moscas por doquier aparecieron de la nada para comer lo que antes estaba en sus bocas (algunos incluso aparecieron en las manos de los comensales). El estómago se le revolvió al instante, aunque no podía precisar si era por la imagen o por el sentimiento de deja vu que sentía al ver todo el lugar abandonado; la voz rota de la muchacha parecía la de su conciencia. Alguien grito, rompiendo el escenario mortuorio

- No malgaste sus energías. No la volveremos a ver – le advirtió Isobel tras calmar su respiración y procuraba que su corazón dejase de latir desbocado. Volteo hacia a su alrededor y aunque ubico la puerta de forma instintiva, supo que estaría sellada a cal y canto como había ocurrido la ultima vez. Suspiro y miro la puerta que había dejado la muchacha abierta, detrás de esta solo se veía oscuridad



Lamento la demora.
* Hablo con Gavril
* Me dirigio a Virgil (que asumo que ya no esta)
* Contesto a Malcolm
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Ene 26 2016, 13:45

La fiesta parecía marchar bien, como cualquier otra de la alta sociedad, sumamente... Aburrida.
Nicola disfrutaba en ambientes más decadentes y más prohibidos, pero en aquel lugar era necesario que se comportara como se esperaba de él. Si su padre o su abuelo estuvieran en el lugar seguro que no tendrían ningún reproche que hacerle al benjamín de la familia Stracci, pues pese a que sus ojos mostraban ligeramente su hastío sus modales permanecieron perfectamente formales.

Pero entonces algo extraño pasó.
«Terremoto», pensó el muchacho, y así lo gritó alguien más que pareció haber pensado lo mismo.
Trató con todas sus fuerzas de mantenerse en pie, pero finalmente cayó con una rodilla al suelo y la copa que había estado sosteniendo se perdió en algún lugar en el suelo, dejando de rastro el sonido de vidrio roto, y cuando bajó una mano para apoyarse en el suelo y tratar de afirmarse sintió que se cortaba la palma.
Por un momento recordó el terremoto de San Francisco. Habían pasado más de 10 años de aquel suceso pero murieron tantas personas... Era imposible no conocer lo pasado.

Aunque aquello no fue un terremoto común, no. El olor a humedad y moho penetró en sus fosas nasales de forma dolorosa incluso.
El italiano comenzó a estornudar, sin comprender qué era lo que había sucedido.
¡¿Qué diablos?! —exclamó, poniéndose finalmente en pie entre un par de quejidos por haberse apoyado en cristales rotos.
Había estado algo alejado del grupo, pero deduciendo las siluetas prefirió acercarse a los demás.
La misma mujer que los había advertido había vuelto a hacer una breve aparición, y todo aquello estaba empezando a colmar su paciencia y sus nervios, así lo mostraba su ceño fruncido y el rápido mover de manos, que se frotaban la una contra la otra, torturando un poco de paso la herida que se había hecho.
Tenemos que salir de aquí... Esto debe ser una broma de muy mal gusto.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Mihail Vardalos el Mar Ene 26 2016, 15:55

Mihail había aprovechado la fiesta para beber. Había probado una buena variedad de bebidas que le habían parecido la siguiente mejor que la anterior, y aunque no había acabado terriblemente borracho si que se lo veía bastante animado al lado de Harley.
A veces se alejaba del lado del gangster, pero nunca lo hacía por mucho rato. Era un buen perro guardián.

Cuando el aparente terremoto azotó el lugar, su primer pensamiento fue Harley, hacia quien se dirigió tratando de no perder el equilibrio por el camino.
Para su suerte no cayó al suelo, otros no podían decir lo mismo, y su intención más evidente fue proteger a su jefe de lo que pudiera sucederle.
Tiempo atrás le habría parecido estúpido todas las molestias que se estaba tomando con el mafioso, pero actuaba por impulso, y sus impulsos lo obligaban a protegerlo.
Harley —lo llamó, permaneciendo cerca—. Harley ¿Estás bien? —miró hacia arriba, buscando que nada del techo se hubiera desprendido, y su expresión cambió a una completamente confusa cuando al bajarla vio cómo había quedado su alrededor.

La comida que habían comido, el lugar en el que habían estado... Todo se encontraba asqueroso.
... —Sin reaccionar del todo bien aún, agarró uno de los brazos tatuados del gangster y tiró de él—. ¡Nos largamos de aquí! —le dijo, ignorando lo dicho por la mujer de antes de que no podrían escapar.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Invitado el Mar Ene 26 2016, 16:02

Aris fue uno de los que se desestabilizó cuando todo ocurrió. El más anciano cayó al suelo, aunque no de una forma demasiado aparatosa, sino que acabó con las rodillas tocando tierra y una de sus manos sirviéndole de apoyo. Había escuchado la voz de Dorian llamándolo mientras aquello sucedía, y él respondió pronunciando también su nombre, bueno: «Dalia».
Solo cuando todo se hubo calmado se levantó, atónito, echando un vistazo a su alrededor. Nunca había presenciado algo semejante ¿Qué había pasado allí dentro? Se preguntó.

Aris dio algunos quejidos mientras caminaba, sintiéndose algo adolorido pese a que no había sido tan duro el golpe, y aunque habían quedado pocos —pues los otros parecían haber desaparecido— prefirió estar todos reunidos.
Esto es... No entiendo qué ha pasado —comentó hacia los demás, en su voz se notaba su preocupación—. ¿Creen que haya sido una trampa? ¿Alguno de vosotros tiene algún enemigo que...? —dejó la frase en el aire. Echando un vistazo a su alrededor era evidente que aquello no era algo que una persona normal pudiera hacer. No era de este mundo, algo extraño había provocado todo aquello.
El problema sería salir de allí. ¿Deberían seguir a la muchacha? Tragó saliva con nerviosismo, y permaneció mirando a los demás, tratando de pensar fríamente cual podría ser el próximo movimiento.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Harley Payne el Vie Ene 29 2016, 03:08

Tomó un vaso para tratar de relajarse bebiendo, pero en realidad paseaba la mirada por el lugar buscando una ruta de escape. La música le distraía y la encontraba desagradable, había algo muy tétrico en ella que sumado a la tensión que sentía no le permitían relajarse. Miró al barman que antes había silenciado a la muchacha y volvió a mirar la cajetilla, pues esta se presentaba como un recordatorio de su advertencia, ya no la veía, pero aún seguía recordándola.

Vio durante la noche como la rubia que le había llamado la atención intentaba acercase a Virgil Graves y de haber estado solo hubiese ido con ella para sacarla a bailar, pero estaba con Mihail. Lo miró. Realmente no vio impedimento en acercarse a ella, él no lo limitaba. Caminó para acercase a ella y entonces se apagó la luz y todo se remeció. Escuchó los gritos y se alertó cuando escuchó la voz de Mihail.

El movimiento no logró empujarlo, mantuvo el equilibrio afirmándose de la barra y entonces, cuando todo pasó vio toda la cristalería rota, el lugar sucio, la comida putrefacta. Todo parecía mostrar siglos de abandono.

Agarró a Mihail del brazo y se dirigió a paso rápido hasta la salida. Entonces vio que se encontraba cerrada. con ambas manos en las tiró y empujó de ellas repetidas veces pero no había forma de abrirla. Se movió hasta una ventana y intentó abrirle también.

-¡Aggg...!- empujó con todas sus fuerzas y no logró abrirlas, pero lo que más le angustió fue no ver nada.- ¡No hay nada ahí afuera!

Miró en dirección al salón y vio como la mujer que vendía los cigarros se iba por un pasillo, vio sólo su espalda.

-Vamos- le dijo a Mihail y caminó hacía donde había ido ella.- No hay otra manera de salir, las puertas y ventanas están cerradas.- miró a Malcolm mientras hablaba y luego a la rubia y se acercó- ¿Tu sabes algo de este lugar? ¿Cómo te llamas? Dime lo que sabes ahora.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 127
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por The Fool el Vie Ene 29 2016, 22:37

You can never leave

Apenas llegaron al umbral de la puerta que usó la muchacha para salir, descubrieron que esta daba  al área de servicio del hotel. Un pasillo corto alfombrado y en tan malas condiciones como el salón en el que estaban los separaba de la puerta batiente que da a la cocina. En el camino, un par de carros de servicio a la habitación yacen tirados en el piso con gruesas telarañas estirándose desde sus ruedas hasta la pared. Cualquiera pensaría que nadie ha pasado por ese lugar en años.

Mientras aún se encuentran observando el pasillo, una brisa gélida sopla en la habitación. Al pasar junto a ellos pareciera escucharse una voz tenue, casi como un susurro diciendo “por aquí”.

Ni siquiera están seguros de haber escuchado realmente eso cuando de pronto la puerta de batiente se abre, revelando las cocinas del hotel: una cámara amplia y llena de mesones oxidados. Todo tipo de utensilios viejos yacen desperdigados por el suelo, ollas, sartenes, cuchillos, espátulas, trinches… pero la atención rápidamente se dirige a una figura en particular: Casi en medio de la habitación se puede distinguir a pesar del polvo y escombros que lo cubren, un cadáver. Un tipo de mediana edad yace de espaldas en el suelo, su vientre clavado por cuchillos de todos los tamaños y en un ya avanzado estado de descomposición.

Es en el instante en que descubren el cuerpo que se escucha como las puertas se cierran tras de ustedes, dejando al grupo en el pasillo con la cocina como única salida posible. A pesar de la penumbra, un leve brillo se distingue desde el otro extremo de la cocina, donde los vidrios de otra puerta batiente avisaban de la ruta que les dejaría salir de ahí. El único camino era cruzando aquel lugar.

-“La puerta”- se escuchó junto a una nueva brisa. Por una fracción de segundo se logró divisar a alguien asomado a una de las ventanillas, pero desapareció rápidamente haciendo que la puerta se sacudiera de forma evidente.

El grupo no tuvo más opción que entrar al lugar intentando buscar una salida, pero no fue hasta que estuvieron todos ahí que comenzó lo terrible. Un ruido estridente, cómo el raspar de metales llamó su atención, y al volverse a mirar descubrieron como una pesada cacerola se arrastraba por cuenta propia a lo largo del mesón central. El sonido se repitió desde otro lugar donde un machete se deslizaba lentamente. Se le sumó un repiqueteo como si fueran castañuelas cuando la vajilla guardada en una estantería comenzó a sacudirse rápidamente.

De pronto, todos los artículos comenzaron a volar. Cuchillos, sartenes y copas de cristal rotas salieron disparadas en todas direcciones a la vez que los focos, aún apagados, estallaban haciendo llover vidrio roto sobre el grupo. Las manijas de la cocina giraron a toda velocidad liberando chorros de gas inflamable. Por mientras, la puerta de salida continuaba sacudiéndose como si les retara a llegar hasta ella.

Cualquier presentimiento o duda ya estaba más que confirmada, ese lugar era peligroso, y lo que es peor, no los quería ahí.

Recordatorio:
A partir de este punto sus PJ pueden sufrir graves consecuencias. Heridas, golpes, inconsciencia... incluso peor. Al entrar a la trama aceptaron la posibilidad de que esto sucediera, así que cualquier cosa que les suceda aquí deberán tomarla en consideración al continuar la trama y para futuros roles.


Descripción.

-Estamos a 5 de mayo de 1917, el circo lleva en la ciudad desde el día 1 de abril y ya han dado muchas funciones a la cual has ido al menos a una de ellas.

-La trama será narrada por The Fool cada 72 hrs aprox.

-No habrá un orden de post concreto ni un límite, pero sería conveniente que se esperara a que hubiera dos o tres post después del último hecho por tu pj.

-La trama será de horror y quien se apunte autoriza a someter a su personaje a situaciones tensas y más allá de su comprensión y que al final de la trama las cosas no sean iguales en su vida a como eran cuando empezó. Lo que pase en el hotel realmente los marcará.

Inscritos
♢ Nicola Stracci.
♢ Dorian Moreau.
♢ Harley Payne.
♢ Malcolm Benedict.
♢ Aris van Loenhout.
♢ Mihail Vardalos.
♢ Isobel La Fee.
♢ Gavril.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Dorian Moreau el Lun Feb 01 2016, 19:38

Dalia se levantó sola, sintiéndose indignada de que ningún caballero la levantó del suelo. Un vistazo más detallado a su alrededor le mostró que todo estaba horrible, casi era imposible creer que alguna vez fue un lujoso salón. Su vestido no iba a tono con ese terrible lugar, se veía demasiado bien para estar en ese suelo asqueroso. Con dificultad se puso de pie y se sacudió las manos luego el vestido. Caminó hasta Aris y lo ayudó a levantarse y luego miró a la mujer que antes les había advertido, sólo se lamentaba con su llanto y se iba.

-¡Oye! ¡Espera!...- Dorian fue sin dudarlo tras ella, corrió pese a que sentía el vértigo de la ebriedad que pese al susto no se le había pasado. Llegó a un pasillo que estaba tan maltratado como todo lo demás. Dorian se llevó las manos al pecho y contuvo el aliento de forma sonora y luego soltó la respiración. Ver todos esos carros llenos de telas de araña... No sabía si lo de antes había sido real o todo había sido una especie de ilusión y en realidad había estado bebiendo de una copa sucia,y comiendo comida podrida, la sola idea le revolvió de nuevo el estómago.
No pudo evitar un grito cuando escuchó el susurro y cerró los ojos tan fuerte que se arrugaron sus parpados. Los abrió lento, cuando ya sentía que no estaba solo. Se pegó al pecho de Malcolm y se agarró de su camisa.

-Me quiero ir, Malcolm, me quiero ir, tengo miedo.

El resto del camino lo hizo agarrado a él. Sus tacones sonaban de forma irregular por sus pasos erráticos, pero no cayó nuevamente pues estaba aferrado a su jefe, como si este fuese el único tronco flotando en el mar. En un momento sintió que pisaba algo blando y cuando miró soltó un grito al descubrir el cadáver, seguido de otro más al oír las puertas cerrarse detrás de ellos. Se separó de Malcolm y pegó la espalda contra la pared.

-Esto no me gusta, esto no me gusta.- casi lloriqueaba y sentía la respiración agitada. Luego vio hacia adelante, las puertas de la cocina y una cara ahí y como las puertas se agitaron.- Hay alguien ahí, debe ser la chica. ¡Oye ven!.- dijo, pero fue él quien fue hasta allá corriendo hasta ese lugar que era la única opción para salir. Confiaba que la chica que antes les advirtió que se fueran quería seguir ayudándolos.

Al llegar a la cocina las cosas empeoraron y tuvo el instinto de agacharse y cubrirse la cabeza con ambos brazos. Luego se movió hasta refugiarse bajo un mesón buscando la manera de poder evitar las heridas.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Invitado el Miér Feb 03 2016, 04:05

Isobel se sobresaltó cuando un hombre de rostro afilado y cubierto de tatuajes la llamo con un grito agresivo, enseguida dirigiéndose hacia ella con pasos rapidos y un gesto poco amigable  que la hicieron retroceder rápidamente un par de pasos de forma instintiva como si con ello pudiera ponerse a salvo si el hombre decidía intentar sacarle las respuestas que no tenía a la fuerza – No…no se de este lugar – balbuceo nerviosa y por unos segundos no dijo nada mas, buscando en su interior la fortaleza de la que su madre siempre le hablaba –Eh estado antes aquí…pero no…aquí – dijo mirando alrededor, ella no recordaba aquel exacto lugar lleno de copas y sillones, los instrumentos e incluso pinturas eran desconocidas. De golpe viendo a los cisnes de la entrada recordó a la pintura sangrante y se estremecio – eh estado en el hotel antes y esta… - no queria que la tomasen como loca pero ¿Qué otra explicación habia para todo lo que sucedia en aquella casa del demonio – esta maldito. Las cosas… no respetan la lógica del mundo. Las paredes sangran como si tuvieran vida, el viento gime y grita – a lo sumo se reirían y la tratarían de mujer débil pero aquello dejo de interesarle tan pronto Dalia salio corriendo detrás de la mujer extraña

- No Dalia! – apresurándose de escapar de los intimidantes ojos negros de aquel hombre, salio corriendo detrás de la francesa y se detuvo al observar el pasillo que les aguardaba y nuevamente tuvo esa mala sensación de que eran obligados a caminar por un sendero oscuro que no les podía aguardar nada bueno – No tenemos opción mas que avanzar pero … pero vayan con cuidado.De todo, incluso las paredes – les advirtió a todos los que estaban allí y podían escucharle aunque supuso que ellos ya habían caído en cuenta de que mas valía ser precavido en aquel lugar. Y así, cuando comenzaron a caminar por el pasillo, Isobel les siguió, temerosa de la figura que estaba detrás de la puerta ¿Seria a quien buscaban? Ella quería sus malditas respuestas pero ninguna valía poner en riesgo su vida en primer lugar pero incluso aunque no deseara hacerlo, ya había entrado y su destino poco dependía de si misma.  Debia mantener sus sentidos alertas y la mente tan fría como era posible para lograr salir de aquel lugar, no intacta, pero con la cabeza sobre los hombros

Y asi, cuando vio el cadáver debio cerrar fuerte los ojos y pensar, repetirse una y otra vez, que ya no había nada que hacer y que debia mantener la vista apartada para no distraerse. Claro que esto resultaba mas dificil de hacer que decir y durante todo el camino no pudo despegar su mirada del rostro demacrado y semi consumido por el hombre de donde salían y entraban insectos – Por dios…- dijo en voz baja, tapando sus labios rosados detrás del blanco guante que vestía para evitar que el nauseabundo olor golpeara aun mas sus sentidos.

Eso dejaría de importar pronto

De golpe todos los utensillos empezaron a moverse e Isobel se detuvo para mirarlos ¿Debia acercarse y abrir el cajón? El sonido del cuchillo en la mesada y las caceroles le advirtieron que en verdad lo que debia hacer era huir y asi lo hiso. Corrió hacia la puerta de donde se veía la figura pero no llego, los cientos de objetos volando abrieron su piel en cortes superficiales cientos de veces antes de que se detuviera y tirándose al piso, buscara refugiarse dentro de los gabinetes bajo la mesada.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Malcolm Benedict el Miér Feb 03 2016, 09:45

Al ver que Harley interrogaba tan agresivamente a la mujer rubia que parecía saber algo, Malcolm intentó acercarse a ella con intención de cerrarle el paso en caso de que intentara huir como la chica de los cigarrillos, pero la salida precipitada de Dalia le hizo cambiar de parecer y le siguió.

Miró extrañado el pasillo sin poder creer que realmente todo aquel lugar hubiera mudado su aspecto tan drásticamente, y lo que es peor, pareciera llevar abandonado años. Tan sólo hace unos instantes habían estado comiendo, bailando y bebiendo... bebiendo. Era imposible que las cosas hubiesen sido así todo el tiempo y ahora súbitamente podían notarlo en verdad.

Salió de su breve ensimismamiento al escuchar las advertencias de Isobel, dudoso de si tomar tan en serio algo tan descabellado como paredes que sangran, pero ante los hechos, la verdad era difícil mantenerse escéptico.

Miró a Isobel -Cuidémonos entonces- dijo desenfundando su revolver mientras daba un puntapié al carro que les bloqueaba el paso mientras Dalia se le prendaba del pecho -ya nos vamos a ir de este lugar- le dijo con decisión, cómo si fuera por su voluntad que lograrían dejar ese lugar.

Intentó ignorar el susurro del viento, atribuyéndoselo una vez más a lo tenso de la situación, sin embargo el rostro asomado en la puerta del otro lado de la cocina era demasiado real como para ignorarlo ¿Era Gina? Le pareció ver a su esposa asomada ahí con una mueca burlona. No le extrañaría que ella hubiese orquestado todo para acabar  con él de una vez por todas.

Avanzó rápidamente hacia la puerta con intención de encarar a su odiada esposa, pero el ver un cuerpo apuñalado en el suelo le hizo pararse en seco. Craso error, pues apenas estuvo quieto, el menaje del lugar pareció cobrar vida y lanzarse hacia ellos con furia. Al menos un cuchillo y un sartén lograron dar con su objetivo, lo que le causó un corte profundo a la altura del hombro izquierdo y una contusión en el pómulo.

Enojado, buscó cubierta agachándose junto a un mesón, y tras apuntar por sobre el mármol de los mesones, disparó hacia el lugar de donde vino el sartén. Quien quiera que hubiera lanzado eso acababa de meterse en graves problemas.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 172
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Nicola Stracci el Vie Feb 05 2016, 20:16

No tuvieron más remedio que avanzar, Nicola casi se sentía como si estuviera en medio de un rebaño de ovejas que estaba siendo pastoreado, o mejor dicho, acechado por los lobos... No le gustaba aquella sensación, y por lo mismo no tardó en llevar la mano al mango de su arma que siempre llevaba consigo. Había llegado al punto de que no le importaba que lo vieran armado, por eso no le importó sacar la pistola a la vista de todos y prepararse por si había que disparar a alguien.

Escuchó y permaneció cerca del grupo, pero con el ceño fruncido el italiano se mantuvo silencioso y observando su entorno.
Una chica daba advertencias pero él no sabía que creer. Tal vez si que se tratara de una broma de muy mal gusto y todos ellos estaban participando para volverlo loco, la sola idea lo puso rabioso y le dieron ganas de disparar al primero que tenía más cerca. Por suerte no lo hizo.

En la cocina las cosas si que se volvieron locas de verdad, en cuanto empezaron a volar las cosas y a salir fuego no acudió a cubrirse inmediatamente, sino que buscó a su alrededor pistola en mano tratando de encontrar al culpable. Cuando creyó ver una silueta más allá disparó, y su distracción fue suficiente para que uno de los cuchillos que volaban por la cocina lo alcanzara.
Fue hasta segundos después en los que asimiló la herida y aquel objeto clavado en su brazo que no gritó. Agarró el mango y lo sacó de su carne para luego arrojarlo lejos mientras se ponía a cubierto junto a Dorian y Malcom bajo los mesones. El cuchillo aún manchado de sangre volvió a elevarse y seguir lanzándose en busca de su próxima victima, lo que dejó a Nicola con los ojos muy abiertos.
La herida había resultado en su brazo derecho, de una profundidad considerable debido a la fuerza con la que había volado el cuchillo hacia él. Con la mano izquierda, la que no sostenía la pistola, presionaba la herida tratando de contener la hemorragia.
Sentía el bochorno de los fogones, hacía un calor insoportable, o quizás aquella solo fuera su impresión.
Hay que salir de aquí antes de que nos dejen como un colador chamuscado —habló, y se movió un poco para asomarse por sobre el mesón en busca de alguna vía de escape, aunque rápidamente se agachó pues una olla venía volando, estrellándose en el borde de la mesa, que se astilló—. La puerta —señaló, aunque no se atrevió a ir primero.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Harley Payne el Vie Feb 05 2016, 23:16

Cuando la vio retroceder la agarró de un brazo y vio como Malcolm pretendía cortarle el paso si pretendía escapar. Pero los balbuceos que dio de respuesta no lo dejaron conforme.

-¡Habla mujer!- dijo exasperándose con su silencio y con la forma pausada que tenía de decir las cosas. Cuando concluyó hablando de maldiciones y paredes sangrantes le soltó el brazo en el momento justo que veía a Dalia correr hacía el único lugar que parecía no estar bloqueado, la rubia y Malcolm fueron tras ella y él también, no porque le preocupara especialmente su seguridad, sino porque era el único lugar abierto pues las escaleras que había usado Virgil para bajar no se veían en buenas condiciones para ser usadas. Caminó por el pasillo y sacó su arma al igual que Nicola y resopló. Trató de serenarse al darse cuenta de que estaba alterado por las advertencias de su esposa y no porque realmente hubiese pasado algo.

-No se alteren tanto, que no ha pasado nada. Sólo preparémonos.- dijo después de oír unos cuantos gritos de Dalia y como se le colgaba a su chulo. “Por aquí” escuchó y Harley se giró para ver quien había dicho eso, aunque no le sorprendió ver sólo a los presentes. Miró a Mihail con el ceño fruncido y le movió la cabeza para señalarle que se mantuviera cerca, aunque lo reafirmó con palabras- Mantente cerca mío.- sabía que en el peor de los casos él podía volver de la muerte, pero no era así para Mihail o los otros, por eso debía cuidarlo y tratar de no morir hasta hacerlo salir, pues no volvía a la vida de inmediato.

Entró a la cocina donde todo se veía igual de desgastado por el paso del tiempo y no fue hasta que los demás se impresionaron por el cadáver que él lo vio, estaba perforado por varios cuchillos, pero la muerte había sido hace semanas… Miró hacía la puerta donde se vio a alguien por unos segundos antes de desaparecer y avanzó hacia allá, pero antes de lograr siquiera llegar a la mitad de la habitación empezaron los ruidos, primero una olla lo cual le hizo girar para verla, luego los gabinetes y todas las cosas empezaron a salir disparadas de los lugares donde estaban guardadas. Su primer impulso fue abrazar a Mihail para que no le cayeran cosas y apuntó con su arma a uno y otro objetivo, pero eran tantas cosas que no podía desperdiciar balas en eso. Sintió como se le enterraban cuchillos en la espalda y soltó un quejido, pero al sentir el olor a gas supo que esconderse no era la mejor opción.

-¡Salgan de ahí! Hay que ir rápido a las puertas, este lugar se está llenando de gas.- se dirigió a los que se habían refugiado y soltó a Mihail y tomó a Dalia de un brazo para sacarla, luego a la rubia y se hizo de una tapa de olla como escudo.- ¡Nicola, Malcolm párense! Ayuden a los demás a salir.- se refería con eso a los más débiles. Para él en ese momento estaban divididos en dos bandos, los que sabían pelear; Mihail, Malcolm, Nicola y él y los que no; La rubia, Dalia, el viejo y el delgado que no conocía. Debían cuidarse hasta que fueran un estorbo, entonces si todo se volvía más peligroso sólo los que tuvieran la capacidad de sobrevivir, que lo hicieran.

De momento tomó a la mujer bajo su brazo armado y el otro llevaba la tapa de olla en lo alto moviéndola para cubrir de cada cosa que los amenazara.

-Cualquier cosa que hayas visto entes en este maldito lugar debes decirmelo ya. Si lograste salir antes debes ayudarnos a salir ahora.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 127
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Mihail Vardalos el Sáb Feb 06 2016, 05:23

Había ayudado incluso a Harley a tratar de abrir las ventanas pero no había dado resultado, al final sus acciones tuvieron que resumirse en quedarse a su lado mirando en todas direcciones de forma ansiosa, esperando el más mínimo indicio de peligro para actuar en consecuencia y moverse buscando proteger a Harley. Era su jefe y tenía que proteger a su gallina de los huevos de oro, además nunca se perdonaría si le sucedía algo.
También se mantenía atento a Dorian, pero veía que él ya estaba en buenas manos con Malcom.

La tensión hacía que el tatuado permaneciera en absoluto silencio, con los ojos muy abiertos.
Lo único que hizo cuando Harley le dijo que se mantuviera cerca fue asentir. No se despegaría de él, y por el bien del resto pensaba que lo mejor era que continuaran juntos, pues no iba a correr para salvar a otro si se ponía en peligro por alejarse.

Al llegar a la cocina las cosas empezaron a ponerse raras. Ruidos, movimiento... Mihail no paraba de girar en todas direcciones buscando alguien que estuviera tomándoles el pelo, y cuando los utensilios de cocina empezaron a volar en todas direcciones no alcanzó a ser el primero en reaccionar, pues antes de darse cuenta estaba pegado a Harley con este protegiéndolo.
Se sorprendió de las acciones del gangster, incluso sintió un cosquilleo que jamás admitiría, pero todo desapareció cuando notó perfectamente como Harley era alcanzado por los objetos voladores, más por su quejido.
Harley —jadeó, preocupado, aunque no parecía ser momento para detenerse a lamerse las heridas, había que actuar.

Vio como Harley agarraba a Dorian y la rubia, y él hizo lo mismo con el chico de pelo largo que no conocía, pues pensó que si al menos tenía que cargar con alguien que fuera uno delgaducho que no le entorpeciera demasiado. No tuvo mucha delicadeza para él, agarró su brazo y tiró, luego miró al resto, pues parecía que varios habían quedado heridos.
¡Vamos! ¡Oigan! ¡No se queden ahí! ¡Muévete tú también viejo! —habló, ansioso por llegar a una zona más segura. Parecía que el más viejo del grupo era el que se estaba quedando atrás, y no podía ir acarreando a todo el mundo, suficiente tenía con la rubia, que si tenía que arrastrarla lo haría.
Trató de imitar el escudo improvisado de Harley, aunque no encontró ninguna tapa de olla, aunque si una bandeja que pensó que eso mismo le serviría.
Hasta la puerta nos está jodiendo —quejó en voz alta, refiriéndose a las sacudidas que daba ésta. Aún así, parecía ser el único lugar por el que podían ir.
Por mientras, las cosas seguían volando, y la bandeja que tenía le sirvió para parar un par de cubiertos que le llegaron disparados.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Invitado el Dom Feb 07 2016, 06:42

No tenía más salida que seguir al grupo cuando éste comenzó a moverse, las cosas se habían vuelto realmente extrañas y Aris tenía un mal presentimiento, en varias ocasiones durante su caminar detrás de los demás, sin ser capaz de seguirle el ritmo a los más jóvenes hacia la cocina, se planteó que tal vez no saliera vivo de allí.
Aunque no era algo que hacía con mucha frecuencia pensó en su mujer y sus hijos, y por un momento incluso se arrepintió de tenerlos tan abandonados mientras él.

Ya en la cocina las cosas comenzaron a volar, y el anciano se escondió junto al resto debajo de las mesas tratando de velar por su integridad física, se le veía bastante acalorado, con la respiración agitada y preocupado por la situación, ni siquiera dijo nada cuando uno de los jóvenes se refirió a él de viejo, sino que se apuró en seguirlos para no quedar atrás.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por The Fool el Lun Feb 08 2016, 18:32

You can never leave

Las cacerolas y cuchillos volaban de lado a lado con violencia, estrellándose contra los mesones y paredes donde hacían saltar chispas con la fricción. El suelo, aparte de la capa de tierra y polvo, ahora yacía cubierto de cristalería rota y trozos de platos desperdigados por todos lados, presentando un terreno muy difícil de transitar. La opción más sensata fue ponerse a cubierto por los mesones, aún cuando eso significara tener que pasar junto al maloliente cadáver apuñalado.

Tal como el caos se desató en unos instantes, de pronto todo acabó. Los cuchillos se detuvieron en donde estaban, cayendo al suelo en un tintineo metálico que hizo eco en la habitación y los pocos platos que se mantenían enteros terminaron por ir a estrellarse al suelo haciéndose añicos. Sólo el gas de la cocina continuó llenando la sala con su olor punzante e intenso que llegaba a causar dolor de cabeza. Como si alguien hubiese estado esperando que las cosas se calmaran, la puerta donde poco atrás se logró divisar un rostro se abrió de par en par.

Siendo la única salida viable de aquel terrible salón, el grupo se vio forzado a seguir ese camino, que en esta ocasión les llevó a un interminable pasillo. El papel mural del lugar se veía desgarrado, dejando la escayola y tablas que conformaban las paredes del edificio al descubierto y unas tuberías colgaban del techo roto, dejando un pequeño hilillo de agua estancada por el medio del pasillo. A medida que el grupo recorría el lugar, las señas de abandono continuaban, y en cada lugar donde debería haber una puerta sólo se apreciaba un lote de ladrillos enmarcado por el umbral, bloqueando el paso a cualquier salida.

Repentinamente las lámparas de las paredes comenzaron chisporrotear y la luz regresó. El pasillo se veía completamente renovado, sin ningún rastro de destrozos o desgaste y con todo el lujo que presentara el hotel al llegar. Unos metros más allá se apreciaba una intersección donde el pasillo se cruzaba con otro, dejando tres caminos para seguir, y al medio de ellos, la chica de los cigarrillos con su rostro surcado de lágrimas.

-Todavía pueden salvarse. Deben seguir derecho por aquí sin volver atrás. Si no lo hacen él los alcanzará y no los dejará ir más. Discúlpenme-

Acto seguido la muchacha tomó el camino de la derecha y echó a correr una vez más. Para cuando llegaron hasta el cruce, la luz se fue nuevamente, devolviendo el pasillo a su aspecto anterior, y en donde habían estado parados momentos atrás había un enorme agujero en el piso que probablemente les hubiera llevado a una caída hasta el sótano.  El camino se dividía pero las instrucciones de la joven habían sido claras, sin embargo ¿se podía confiar en ella? Sólo avanzando por el lugar lo podrían averiguar.


Recordatorio:
A partir de este punto sus PJ pueden sufrir graves consecuencias. Heridas, golpes, inconsciencia... incluso peor. Al entrar a la trama aceptaron la posibilidad de que esto sucediera, así que cualquier cosa que les suceda aquí deberán tomarla en consideración al continuar la trama y para futuros roles.


Descripción.

-Estamos a 5 de mayo de 1917, el circo lleva en la ciudad desde el día 1 de abril y ya han dado muchas funciones a la cual has ido al menos a una de ellas.

-La trama será narrada por The Fool cada 72 hrs aprox.

-No habrá un orden de post concreto ni un límite, pero sería conveniente que se esperara a que hubiera dos o tres post después del último hecho por tu pj.

-La trama será de horror y quien se apunte autoriza a someter a su personaje a situaciones tensas y más allá de su comprensión y que al final de la trama las cosas no sean iguales en su vida a como eran cuando empezó. Lo que pase en el hotel realmente los marcará.

Inscritos
♢ Nicola Stracci.
♢ Dorian Moreau.
♢ Harley Payne.
♢ Malcolm Benedict.
♢ Aris van Loenhout.
♢ Mihail Vardalos.
♢ Isobel La Fee.
♢ Gavril.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 427
Administración

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Nicola Stracci el Miér Feb 10 2016, 00:41

Nicola había rasgado su camisa para usarla en la herida de su brazo cuando escuchó la voz de Harley. También había notado el olor a gas y empezaba a dolerle la cabeza ¿Iba a explotar el lugar? Tenían que salir rápido.
Miró a Dorian que estaba a su lado y antes de levantarse lo agarró del brazo para llevarlo consigo a seguir al resto.
Vamos, saldremos de aquí —le aseguró al otro, manteniendo la pistola en la mano opuesta a modo de defensa. No quería malgastar mas balas porque no tenía más y no sabía cuando llegarían los verdaderos momentos de necesidad.
A pesar de estar herido se lo veía bastante determinado, la principal razón era el poder que tenía el liderato de Harley, que le hizo sentir algo más seguro, no por nada que dijera sino por lo que desprendía.

Las cosas en la cocina parecían haberse calmado y ellos pudieron salir de ahí, soltó a Dorian cuando ya parecía no haber más peligro y se dedicó a caminar en guardia. Era un largo pasillo con puertas, pero aparentemente todas estaban tapiadas, no había salida, solo había un camino a seguir y eso le daba muy mala espina.

Todo estaba hecho un desastre, pero cuando volvió la luz aparentemente el lujo regresó, y eso dejó a Nicola con los ojos muy abiertos y mirando en todas direcciones, se acercó a abrir una puerta por pura curiosidad pero no tardó en cerrarla.
Miró al resto al estar en un cruce donde deberían decidir hacia donde ir, y cuando iba a decir algo la mujer de los cigarrillos hizo su aparición.
¡Eh! ¡Vuelve! —la llamó cuando desapareció hacia la derecha, pero no hizo el ademán de seguirla. Se volvió una vez más hacia el resto—. ¿Creen que podemos fiarnos de ella? Dijo que fuéramos adelante pero ella marchó por otro lado, quizás es una trampa... —Al echar la vista hacia atrás se fijó en el agujero que podría haberlos llevado a una muerte segura antes, y sintió una presión desagradable en el estómago, quizás la mujer si que estaba intentando ayudarlos a salir de allí, pero no sabía que pensar, todo parecía demasiado irreal.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Dorian Moreau el Vie Feb 12 2016, 05:33

Dorian salió de debajo del mesón jalado por Harley y luego ayudado de mejor manera por Nicola. "Gracias" moduló sin voz y le siguió el paso. Sentía un poco de dolor en su costado, pero aún así salió de su escondite y se puso en marcha agarrándose de Nicola, de su costado. Se llevó una mano hacía el abdomen y notó un poco de viscosidad y cuando miró su vestido vio una mancha rojo oscuro bastante grande.

Dorian había sido el primero en entrar a la cocina y recibió el estallido de los vidrios de lleno, aunque en el momento de adrenalina no lo sintió resultaba estar lleno de cortes y el que tenía en el vientre era mortal. Se soltó de Nicola sin decir nada y se revisó la herida, ahí pudo ver una profunda herida de al menos unos cinco centímetros de largo donde se encontraba alojado aun un pedazo de vidrio.

El pasillo se iluminó y Dorian levantó la cabeza y vio todo su esplendoroso lujo. Sintió que le costaba respirar por la ansiedad y vio como todos iban avanzando, él se quedó atrás. Más adelante la chica de los cigarro volvía a hablarles, intentando dar pistas de lo que debían hacer, pero Dorian no le escuchó, casi lo único que podía oír era su propia respiración. Iba a morir por esa herida, lo sabía. Tomó el extremo del vidrio y jaló quejándose en silencio, las lagrimas que le saltaron las secó con la mano y cuando miró hacia el grupo llamó a Malcolm en voz baja.

-Malcolm...- dijo y levantó el fragmento de vidrio. Su vestido tenía una cascada carmesí que llegaba hasta sus rodillas pero antes de poder acercarse al resto del grupo el piso bajo sus pies desapareció. Gritó y logró agarrarse de una tabla que estaba en el suelo pero al hacer fuerzas para subir esta se rompió y cayó.

El golpe que se dio en el suelo fue lo más doloroso que había sentido en su vida y eso era mucho decir, pues en ella Dorian sufrió más de lo que cualquiera podría soportar. Sus piernas se quebraron al ser las primeras que tocaron el suelo y luego siguió su espalda y su cráneo. Quedó con sus ojos azules abiertos, mirando hacia arriba, su mano aún sostenía el vidrio aunque esta descansaba en el suelo de piedra. Un hilo de sangre corrió de su boca entre abierta por su mejilla hasta perderse entre su cabello oscuro que había quedado desperdigado decorando el suelo como una gran telaraña. Un ultimo aliento escapó de sus labios y el brillo de sus ojos se apagó.


Love is pain:

avatar
Datos
Imagen personalizada : live fast, die young
Mensajes : 254
Pneuma

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Malcolm Benedict el Vie Feb 12 2016, 06:10

Cuando finalmente cesó todo el ajetreo de la cocina, Malcolm seguía a cubierto. Sostenía la pistola contra el pecho como otros harían con un rosario, esperando que aquella locura acabara pronto para poder dejar aquel lugar. A pesar de haber disparado, sabía que no había nada a que o quien disparar y eso le asustaba, pero no pensaba demostrarlo.

Se levantó y comenzó a caminar hacia la salida sin decir una palabra, esperando no toparse con más sorpresas desagradables, pero apenas llevaban un poco de tramo por el pasillo oscuro, la luz regresó casi cegándolo. Logró distinguir el pasillo en buenas condiciones como si nada hubiese sucedido, pero en lugar de calmarlo eso sólo acrecentó su furia. Poco a poco la ira lo dominaba, al punto que ya no miraba a sus acompañantes ni les dirigía la palabra.

Al llegar al cruce donde apareció la mujer, no espero a que comenzara a hablar siquiera cuando disparó contra ella. La tipa lo tenía harto, siempre apareciendo y desapareciendo como si jugara con ellos. Él no iba a ser juguete de una zorra llorona. Para su sorpresa la chica siguió hablando a pesar de los disparos, sin que hubiera señal alguna de heridas, aún cuando sabía que había acertado con sus últimos dos tiros. Iba a correr hacia ella cuando la voz de Dorian le hizo voltear. La visión de Dalia con la sangre brotando de la herida hizo que se le fuera el color del rostro, pero ni siquiera pudo reaccionar a eso cuando el pasillo volvió a su aspecto derruido y abandonado, revelando un enorme agujero bajo Dalia por el cuál cayó de inmediato. Malcolm intentó llegar, incluso saltó cayendo pesadamente frente a ella mientras la herida intentaba asirse con sus pocas fuerzas de una tabla, pero cuando Malcolm estiraba su mano en un intento por sostener la de la chica, la tabla cedió haciéndola caer a la oscuridad.

Él quedó helado en el lugar sin poder creer lo que acababa de suceder. Dorian, no, Dalia, la prostituta, la chica con clase, la última persona en quien había podido confiar acababa de desaparecer. Su ira no le permitió notar antes que estaba herida, y para cuando lo hizo fue demasiado tarde. Comenzó a sentir un extraño dolor en el estómago y en el pecho que no podía explicar, pero este fue aumentando poco a poco. Cuando sintió la tibieza de una lágrima recorrer su rostro entendió lo que acababa de suceder: se había dado cuenta que la quería, por que a pesar de ser una de sus putas, también había sido su amiga. Tal vez la única que había tenido.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 172
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Mihail Vardalos el Sáb Feb 13 2016, 03:42

Mihail estaba más atento de su propia seguridad y la de Harley que de todo lo demás, caminaba directamente detrás del mafioso con la vista puesta en el frente y los alrededores, dispuesto a enfrentar cualquier obstáculo que suponiera una amenaza para ellos... Y desgraciado de él en ningún momento fue capaz de mirar hacia atrás para ver que el resto, los débiles, estuviera bien.
Los demás no le interesaban, ni el viejo, ni el chiquillo delgado, ni la rubia... Pero tendría que haber buscado a Dorian.
Algo en su interior se lo recordaría por el resto de su vida, ojalá hubiese mirado atrás.

Pasaban de la miseria al lujo, y del lujo de vuelta a la miseria, un ruido extraño a su espalda fue lo que finalmente lo hizo darse la vuelta, obviando las palabras de la mujer de antes y del italiano.
Abrió mucho los ojos al ver el agujero que había quedado atrás, por donde acababan de cruzar momentos antes sin problemas, también vio a Malcolm junto a la brecha, pero no vio a Dorian.
Por un momento dejó de respirar, y notó como su respiración se disparaba. No podía ser, se lo dijo una y otra vez, no podía ser, no podía ser...
¡¿Dónde está Dorian?! —acabó gritando, notando como respiraba de nuevo, e incluso eso se le hizo doloroso.

El tatuado abandonó su posición junto a Harley para acercarse a grandes zancadas a donde estaba Malcolm.
¡No! ¡No puede ser! —dijo, alterado. Al ver a Malcolm y su lágrima comprendió—. ¡Lo dejaste caer! ¡Hijo de puta! —le echó la culpa a él, en su momento de dolor, incluso lo golpeó en la cara con el puño cerrado—. ¡Hay que bajar a buscarlo! ¡Dorian! —lo llamó, clamó su nombre varias veces, Dorian, Dalia... Pero ni siquiera el eco le era devuelto.
Estaba tan oscuro que era incapaz de ver nada, ni siquiera el fondo del agujero, pero por sus acciones siguientes acercándose de forma temeraria al borde fue evidente que era capaz de intentar bajar por allí mismo.
No... No... Él está... Está herido, está herido allí abajo —murmuró para si mismo, tratando de creerselo, notando una horrible presión en su pecho.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 185
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Malcolm Benedict el Sáb Feb 13 2016, 08:42

Malcolm apenas si podía creerlo. Desde donde estaba ni siquiera se lograba ver un fondo a ese agujero, mucho menos a Dorian, sin embargo entre la cantidad de sangre que brotaba de su herida y aquella caída le costaba creer que pudiera haber sobrevivido ¿pero y si lo hubiera hecho? ¿y si seguía ahí con vida?

Se comenzó a levantar aún algo shockeado de lo sucedido, limpiándose inmediatamente la lágrima, no fueran a verlo como muestra de debilidad, cuando de pronto sintió un golpe en el rostro, casi en el mismo lugar donde poco atrás una cacerola le había dejado amoratado.

Sin poder creerse el atrevimiento del muchacho, sacó su revolver y encañonó a Mihail con este, esperando a que se volteara tras su arrebato para encararlo.

-!¿QUIEN MIERDA TE CREES PARA VENIR A CULPARME?!- gritó rojo de ira mientras apuntaba al rostro al tatuado -!¿Nos salvaste el pellejo una vez y ya crees que tienes derechos sobre ella y cómo para golpearme?! ¡Debería llenarte esa cabeza hueca de plomo y mandarte a ver si la encuentras allí abajo!-

Malcolm sentía el escozor de su mano, ansiosa por jalar del gatillo y descargar su ira contra alguien, incluso amartilló el revolver, sin embargo al presionar el gatillo descubrió que ya no tenía balas.

-Me importa una mierda lo que hayas hecho antes por mi- le dijo al tatuado y le propinó un golpe en el rostro con la culata del arma seguido de un empujón. Si tantas ganas tenía de ir a ver si Dalia estaba allí abajo, con gusto le echaría una mano para que bajara más a prisa.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 172
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 13 2016, 20:57

Todo ocurría demasiado rápido para que Isobel pudiera pensar, solo actuaba bajo la primicia de ponerse a resguardo de fuerzas que no conocía y que jamás había visto actuar de forma tan clara. La primera vez en aquel lugar había sido muy diferente aunque igual de tenebrosa y en ambos casos debió protegerse o sujetarse de un hombre para sostener la cordura entre sus deditos. La única diferencia es que quizás aquella vez, el hombre que le acompañaba no le resultaba tan amigable ni le inspiraba la misma confianza; de ello y si pudiera, prefería soltarse y avanzar sola pero no se animaba a ello. Después de todo, era cierto que todos estaban en una situación tan extraña como horrible y esto sacaba incluso lo peor de las mejores personas. Además siempre preferiría a una mala persona que a un mal...espíritu que no podía siquiera ver

Con rapidez salio de su escondite cuando el de los tatuajes jalo fuera de allí y con la misma rapidez e apresuro a ponerse detrás de él que usaba una tapa de olla como escudo. – He visto lo imposible aquí -  Paredes sangrantes, ventanas que aparecen y puertas que desaparecen. He oído voces y he oído ruidos pero jamas pudimos encontrar un origen- respondió, omitiendo el desalentador “Ni estuvimos en control de ninguna de las situaciones”. Las puertas se abrieron entonces con un fuerte golpe y los objetos cayeron repiqueteando contra el suelo, recordándole al sonido del choque que había oído en su primera visita aquel maldito lugar que parecía ponerlos a prueba. Quizás solo jugar con ellos y disfrutar con cada gota de sangre que caía al piso a lo cual Isobel rápidamente tomando uno de los repasadores que colgaban de la mesada y ofreciéndoselo a uno de los jóvenes que se sostenía una profunda herida del brazo (Nicola)– Permitame vendarlo, va a necesitar los dos brazos en este lugar -  ocupada prestando atención a quien tenía más cerca, no noto que Dalia había quedado detrás y cuando volteo a verla con una sonrisa no noto, entre la oscuridad y lo oscuro de sus ropas, la mancha de sangre  …y entonces volvió la luz y su rostro se deformo en horror al ver la prominente herida y el charco de color carmesí que se había formado debajo de su mas nueva amiga. Empalideció al instante, como si de pronto ella también se hubiera quedado sin sangre y de sus labios escapo un jadeo. Se tambaleo confundida frente a la imposibilidad de hacer nada; Dalia ya se había sacado tontamente el cristal del abdomen y la sangre…la sangre era demasiada. Intento avanzar, correr y abrazarla, quizas hubiera algo que hacer, quizás solo exageraba, quizás…

De pronto no hubo mas Dalia y todos los quizás quedaron amontonados en su oprimido pecho.  Ni siquiera pudo llevarse la mano al rostro para ocultar su fea expresión o escuchar las quejas de otro de los jóvenes tatuados, en su cabeza todo era un torbellino de angustias y desazon, de dolor por una muerte espantosa para alguien que habia sido nada mas que buena con ella. A la unica que habia querido advertir de aquel nefasto lugar! Las lagrimas corrian continuas, una tras otra
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Nicola Stracci el Dom Feb 14 2016, 05:48

No voy a usar eso, está viejo y sucio —le dijo a la mujer (Isobel) cuando le ofreció un pedazo de tela con el que cubrir su herida. El italiano prefería destrozar una de sus camisas antes que usar aquello, pues si salía vivo de allí no quería tener que pensar en infecciones.

Nicola sintió que su pregunta había quedado ignorada por todos, incluso frunció el entrecejo molesto por la ausencia de respuesta, pero en cuanto escuchó la voz del tipo tatuado alzarse y preguntar por Dorian empezó a mirar a su alrededor, fijándose en quienes estaban y... Quién faltaba.
Notó un hormigueo extraño en el estómago. «Debe haberse quedado atrás», pensó, tratando de aportar un poco de esperanza a su propia mente, pero en seguida supo que no era así.
El agujero que había quedado por donde ellos acababan de pasar cuando las luces habían estado encendidas era demasiado peligroso, y si él no les había seguido el paso solo había una respuesta de dónde estaba: en el fondo del abismo.
Imaginó que habría sido una muerte atroz, y se lamentó de no haber podido hacer nada por evitarlo. No había sido consciente de su herida cuando lo jaló para que fuera con ellos, así que le quedó la amarga duda de qué habría sido lo que lo había entretenido.
Incluso el italiano podía darse cuenta que de los que estaban allí todos lo apreciaban, y que su presencia sería muy extrañada.

Aún estaba sumido en su propio silencio, meditando y recordando cómo lo había conocido, a Dorian, y las veces que había estado con él... Podría decirse que había sido una relación meramente laboral, pues siempre que se habían visto había sido para tomar los servicios de una prostituta, pero aún así le pesaba su muerte.
Por otro lado, no había forma humana de que todos los que habían quedado atrapados allí salieran ilesos. «¡Ojalá se hubiera muerto otro!», se dijo. Cualquiera de los desconocidos que había allí habría sido un mejor aperitivo para la señora muerte, pero en vez de eso había tenido que ser él...

Vio como se armaba una trifulca entre el tatuado y el mafioso que había estado con Dorian todo ese tiempo, peligrosamente cerca del agujero, y con un suspiro supo que, lamentablemente, él había muerto, y que a ese paso todos lo harían.
Que en paz descanse —dijo, dejando que las voces de los otros dos opacaran su propio gesto, y acto seguido se santiguó aunque no fuera una persona especialmente religiosa, no de esa manera al menos, cambiándose la pistola de mano para hacerlo—. Ya oyeron lo que dijo la mujer de antes, no podemos volver atrás o quienquiera que sea nos alcanzará —habló en general—. No sé que van a hacer ustedes, pero yo no pienso quedarme aquí a que me maten también.
Con la pistola en la mano izquierda, pues empezaba a sentir el brazo derecho un poco entumecido, les dio la espalda y marchó a paso rápido hacia donde la mujer de los cigarrillos les había dicho que fueran en caso de querer salvarse. No tenía ninguna razón para fiarse de su palabra, pero no sabía qué otra cosa podría hacer en una situación como esa.
Mientras se alejaba notó que le ardían los ojos, pero no se permitió llorar, no era el momento.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama III] "You can never leave". || Commoners.

Mensaje por Harley Payne el Dom Feb 14 2016, 06:12

El escudo improvisado que llevaba sólo le servía para proteger su cabeza, pero a cada paso que daba sentía el fuerte golpe de algo que salía volando. Más cuchillos se clavaron en su cuerpo, incluso tenedores, a veces una olla sólo golpeaba para enterrar más un cuchillo ya clavado. Dolía, dolía más de lo que se quejaba. Escuchó lo que decía la mujer mirándola a los ojos con semblante serio, si bien se lo hubiese dicho en otra situación hubiese llamado a los doctores para que la encerraran. Pero él veía que eso era real y ella lo había vivido antes. ¿Por qué había vuelto era lo único que no le calzaba en su cabeza y sospechó de ella y su cordura o…peor, podría ser cómplice de los artífices de tan macabra trampa?

Cuando llegaron a la puerta sonó muy fuerte como todas las cosas caían al suelo. Harley arrojó la tapa con todo lo demás y sacó los cuchillos que llevaba clavados en la espalda haciéndolo sentir como un puto puerco espín. Los arrojó también con todo lo demás, con una ojeada rápido pudo ver el desorden, el cadáver en el suelo, pero nada que indicara quien hacia todo. Una vez en el marco de la puerta se apoyó y miró con cautela, con el arma en la mano, la oscuridad a penas le permitía ver, pero lo poco que notó se trataba de un simple pasillo. Uno muy largo y tan destruido como lo demás. Mientras avanzaban vio que las puertas estaban bloqueadas con ladrillos y los tocó sólo por asegurarse que fueran reales. De pronto escuchó la electricidad y la luz volvió. Primero cerró los ojos por lo repentino, pero procuró abrirlos rápido y se llevó la sorpresa que estaba todo con el lujo que les dio la bienvenida. Se frotó los ojos dudando de su cordura y buscó que estuvieran todos, pero su atención se fijó más allá donde estaba la mujer. De inmediato oyó los disparos que hicieron que se sobresaltara ligeramente. Malcolm perdía la paciencia al igual que él y lo comprendía totalmente.

-¿Quién, a quien te refieres con “él”?- la vio correr y él avanzó, ella decía que se salvarían con siguiendo derecho, pero no sabía si confiar en ella. Miró a Nicola quien dijo justo lo que pensaba y entonces se fijó más allá en Dalia cuando llamó a Malcolm, abrió los ojos de par en par al ver el vidrio y vio como al apagarse la luz con un grito mostró el agujero que simplemente apareció ahí. Se aferraba a una tabla y él corrió detrás de Malcolm para intentar agarrarlo, el primero se arrojó hasta el suelo y Harley sólo actuó en reflejo a agarrar a Isobel abrazándola para que no la siguiera. Jadeó junto a ella y volvió a mirar hacia donde había estado, entonces vio algo que lo dejó petrificado.

El ángel de la muerte, su esposa volaba sobre el agujero con sus grandes alas negras, su semblante era triste y no llevaba el alma de Dalia, tampoco la vio bajar a por él. Eso era una pésima señal, la peor de todas.

“No mueras dentro de este hotel”- le dijo ella con voz angustiada, nunca la había visto así y eso lo llenaba de angustia. Si algo le daba confianza y le hacía sentirse el más poderoso del mundo era que ella era su esposa y estaba siempre lo devolvería a la tierra, pero al ver lo acongojada que estaba ella sintió que se derrumbaba. El ángel voló hacia arriba, pasando a través del techo roto y Harley cayó de rodillas. Llevándose las manos a la frente aun con el arma en una de ellas.

Escuchaba la pelea, lo que faltaba, un par de idiotas peleando junto al abismo, bastaba que uno se cayera para que su esposa no pudiera llevárselo también.

-¡CÁLLENSE!- gritó.- Esta muerto, muerto y atrapado en este maldito lugar y si alguno de ustedes, pedazos de mierda, cae detrás de él también lo estarán.- se levantó apoyando la mano armada en el suelo, agarró a Mihail de la camisa y lo jalo y empujó hacia un lado, sacándolo del camino que lo separaba de Malcolm, miró a Nicola cuando dijo sus palabras, que no supo si eran solemnes o burla. Escupió al suelo mirándolo.- No lo hará.- se refirió al conocido “descanse en paz” y luego se acercó a Malcolm y le puso una mano sobre el hombro. No sabía que decirle, ambos apreciaban a Dorian, Dalia, la mujer que fue en espíritu. No podía decirle lo que había visto, no sólo porque no le creería, sino porque era demasiado terrible. Se limpió los mocos con el dorso de la mano e inhaló.

-Vamos derecho, esperemos que esta muchacha esté intentando ayudarnos, es la única esperanza que podemos tener ahora.- dijo después de haber escuchado a Nicola, luego caminó y se acercó a él y lo agarró de la camisa lo zarandeó para acercárselo y frente a su cara, vio sus ojos llorosos, pero no le importó, él mismo estaba así, pero por algo que no comprenderían. Dorian había sufrido algo peor que la muerte- Cómprate un pedazo de alma y ten respeto, hijo de puta, maricón de mierda.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 127
Towny

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.