Últimos temas
» Kindness || Jørgen
Hoy a las 11:48 por Jørgen Bak

» Full Moon || Privado.
Ayer a las 14:11 por Christopher Dallas

» Tienda de batalla
Ayer a las 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

» [Benton] El "chico" nuevo || Patrick [04-12-29] [+18]
Sáb Oct 14 2017, 12:40 por Dieter Jaeger

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Salem] Lust || Deimos. (+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Mar Feb 09 2016, 09:38



Denis se dio cuenta que disfrutaba del sexo de manera que jamás lo hubiese imaginado de si misma, aunque gran parte era porque su alma se había mezclado con la esencia de un incubo. Había sufrido una metamorfosis que cada día parecía ir modificando su interior, había pasado de ser una persona delicada, moralista y tímida a ser un frio asesino que busca como satisfacer su deseo personal por sobre todas las cosas. Desde su transformación había visto el mundo de forma diferente y a todos los humanos que antes respetaba hasta casi temer los había empezado a ver como un lobo ve a un rebaño de ovejas. En ese momento estaba con un cliente pero habían pasado ya varias horas, más de las que había pagado al parecer. Denis estaba con una bata de seda abierta sentada sobre él. No era un hombre guapo, ni en buen estado físico, pasaba de los cuarenta y estaba calvo, pero Denis estaba disfrutando de su cuerpo. Se movía suavemente sobre su miembro a un erecto sintiendo como llenaba su interior y después de haber clavado sus colmillos en cuello succionaba su sangre tragando con avidez todo lo que podía antes de perderlo.

Prostituirse, lo había hecho por voluntad propia, algo a lo que jamás quiso ceder en un inicio cuando Kóstyk se lo sugirió, pues un intersexual ofreciendo su cuerpo para más que ver era algo que dejaba mucha ganancia y claro que tenía razón. La mayor ventaja que sacaba de eso era el poder beber sangre de sus clientes quienes en esos momentos sentían que se perdían en el placer. A veces podía detenerse antes de matarlos, otras veces su ansia era tan grande que no podía parar. Como era en ese momento en que se había dejado llevar por su lujuria.

Cuando escuchó un ruido en la entrada levantó la cabeza rápido derramando un poco de sangre haciendo que se derramara por su mentón, cuello hasta el pecho ligeramente abultado que tenía. Sus ojos se fiaron como una fiera en quien le había interrumpido y entonces se fijó en el encargado de las prostitutas. ¿Cuanto tiempo había estado con su victima que había decidido interrumpir? Pero seguro no podría explicar lo que hacía, lo único que podía hacer entonces, era matarlo.

-No debiste ver esto...-dijo con voz suave, esa voz única de él que no era ni de hombre ni mujer, sólo una voz profunda y sensual. Se levantó dejando que el miembro del hombre agonizante abandonada su interior y cayera sobre su ingle. No cubrió su semi-desnudez mientras se acercaba a él, sólo lo miraba fijo, atenta a cada movimiento que posiblemente hiciera para estar preparada para retenerlo.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Miér Feb 10 2016, 22:07

Trabajar con las prostitutas era algo relativamente sencillo, sólo tenía que encargarse de que los clientes fueran los adecuados y pagasen lo pactado con anterioridad haciendo oídos sordos a los más que usuales chantajes con los que intentaban marearle.
Pese a hacer falta mano dura aún no se había visto obligado más que a dar un par de gritos a alguna de las chicas, lo cuál relajaba aún más el ambiente.

Había aprovechado para dar un paseo por el circo, sin alejarse demasiado de la zona acondicionada para los adultos que codiciaban más y más lujuria. Era asombrosa la cantidad de degenerados que ocultaban las calles, sin excepción alguna. Hacía tiempo que Deimos había adoptado la costumbre de hacer un juego en solitario que consistía, básicamente, en intentar descubrir cuáles serían las fantasías más pervertidas de sus clientes antes de que éstos se confesaran ante él como si de un cura sacrosanto se tratase. Algunos incluso habían tenido la osadía de ofrecerle una generosa cantidad de dinero para que él mismo acabase entre sus sábanas, cosa que jamás había aceptado. Una sola mirada era más que suficiente para hacerles cambiar de opinión y que muchos achacaran el comentario a una broma poco oportuna.

Deimos empezó a impacientarse y sacó por cuarta vez el reloj de bolsillo que tenía guardado en su bonito chaleco de color esmeralda, bufando. - Maldita sea... -rumió entre dientes, caminando sobre sus propios pasos para volver al carromato donde estaba Denis.

Hacía mínimo casi dos horas que ambos deberían haber salido de allí. Al principio no se había preocupado al ver pasar el plazo, considerando aquello como una nueva lluvia de dinero que, por supuesto, le cobraría al cuarentón. Pero su ambición había ido convirtiéndose en preocupación. ¿Denis estaría bien? ¿El hombre le habría golpeado?. Deimos chasqueó la lengua y apresuró sus elegantes pasos.

Aquel muchacho (siempre lo había considerado como tal pese a su condición) era único y no podían permitirse que fuera dañado. No era sólo cuestión de dinero y el provecho del circo, Denis le caía bien. Había sido testigo de su cambio de personalidad... la timidez de antes era sencillamente algo demasiado irresistible, y el descaro juguetón de ahora un nuevo escalón en su aura de angel caído. Realmente era perfecto que hubiera decidido prostituirse, una ganancia común.

Subió los escalones de madera y abrió la puerta sin llamar, retirando después los finos cortinajes que decoraban el lugar y que estaban colgados del techo hasta el suelo. - ¿Denis? -llamó, viendo las siluetas de dos personas a traves de la fina tela coloreada, gracias a la luz de las velas. - ¿Qué demonios ocurre y por qué tardáis tanto? ¿Estás...?- se quedó congelado en el sitio, con sus ojos claros clavados en la escena que tenía delante y que se desarrollaba sobre el lecho.

Era una imagen tan dantesca como fascinante. Los ojos abiertos del hombre estaban fijos en la dirección en la que se encontraba Deimos, viendo sin ver ya, perdidos en el cercano limbo de la muerte. La herida abierta de su cuello aún dejaba manar un río de sangre que caía sobre las sábanas y que Denis se había ocupado en beber mientras seguía follando con él. Cuando éste se irguió su precioso cuerpo de hermafrodita quedó decorado por leves sombras gracias a las llamas de las velas y teñido por la sangre. El rojo oscuro descendía hasta su abdomen, manando de sus labios entreabiertos. "Está loco" pensó de inmediato, recordando su época en Byberry, rememorando sus encuentros con aquellos caníbales que intentaban llenar su estómago de carne humana.

-Veo que no eres tú precisamente el que ha recibido daños... -musitó, relamiéndose los labios. - Esconderemos el cadaver, precioso, fingiremos que se marchó al terminar. No te preocupes, no eres el único aquí que ha matado alguna vez -respondió esbozando una pequeña sonrisa de medio lado, intentando convencerle. No se le habían pasado por alto sus palabras amenazantes, y era evidente que el muchacho estaba pensando en atacarle. El hombre farfulló algo, escupiendo sangre, pero los ojos del mago seguían clavados en Denis.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Jue Feb 11 2016, 23:56

Cuando estaba en el acto de alimentarse de la vida de otros el demonio que llevaba en su interior se mezclaba en sus rostro angelical marcando sus facciones de manera sobrenatural. Sus orbes blancas cambiaban a negro rojizas como si fuesen dos obsidianas mientras su iris seguía siendo del mismo celeste claro de siempre, pero este resaltaba en el fondo oscuro. Una serie de venas negras se ramificaban por sus parpados y pómulos además y su expresión se endurecía. Deimos apareció y se quedó mirando mientras ella se levantaba dispuesta a acallarlo con la muerte, pero sus palabras la hicieron romper la tensión de su postura. Le ofrecía sin peso en la conciencia deshacerse del cadáver como si tan sólo fuese el cuesco de una manzana y coronaba todo confesando que no era el único asesino. Luego escuchó a su presa hablar, pedía ayuda, pero su voz apenas podría ser audible para el de pelo largo.

Mirándolo aún se agachó hasta él y se acomodó a su lado, aún no se saciaba y como un animal desconfiado que quiere seguir comiendo se agachó mirando a Deimos y se prendió del cuello de su victima sin sacarle los ojos de encima. Succionó su sangre hasta casi matarlo y entonces lo dejó. Su rostro lentamente volvió a ser el mismo angelical que tenía siempre y los colmillos que habían sido sus armas se encogieron hasta quedar del tamaño que se espera en una persona.

-¿Donde lo escondemos?- preguntó secándose los labios con el dorso de la mano y luego fue hasta un mueble donde tenía una jarra con agua y vertió en una fuente y con una pequeña toalla se empezó a limpiar. Empezó por la sangre de los labios, luego por su cuello y pecho, terminando con su entrepierna llena de sus fluidos, aunque se preocupó de no tomar una posición grotesca para limpiarse, no olvidaba que no estaba solo.- Me he llevado la sorpresa de que muchos en este lugar toman el asesinato como algo natural y a mi me costó mucho asimilar lo que debía hacer. Antes me hubiese preocupado, ahora la verdad es un alivio. Creí que tendría que matare por haberme visto.- se giró hacia él sonriendole con los labios juntos. Se veía radiante en ese momento, con una belleza que iba más allá de lo terrenal. Cerró la bata finalmente, una de seda con estampados chinos y cruzó el cinturón.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Dom Feb 14 2016, 21:53

El mago entreabrió los labios con un mudo gesto de sorpresa, contemplando entre fascinado y en shock el cambio que había tenido lugar en el rostro de Denis. Uno que jamás podría haber soñado.
Sus orbes, ahora tan negros como el tizón, hacían resaltar aún más el brillo zafiro de sus ojos como si éstos hubieran sido creados en un lugar congelado del infierno, y las venas... las venas acompañaban a esa tonalidad oscura haciéndole creer que por las mismas no corría sino petróleo, oro negro, maldad líquida... las metáforas se podían suceder una tras otra hasta la eternidad en su mente, pero no importaba pues ésta estaba demasiado ocupada en la observación de cada nímio gesto.

Cuando el hermafrodita se inclinó sobre el cuerpo del hombre para beber de la herida abierta de su cuello, sin dejar de clavar la mirada en los ojos de Deimos, el nivel de cautivación subió al máximo, así como los latidos de su corazón. La escena que se desarrollaba a escasos dos metros de él era una de las más excitantes y seductoras que había visto nunca; y pese a que cualquier persona habría salido corriendo de allí, Deimos no movió ni un sólo dedo. Incapaz de dejar de mirar aunque fuera por un segundo, atrapado por esos ojos sobrenaturales que le devoraban tanto o más que a ese hombre ya casi muerto.

Se relamió los labios y tragó saliva, notando cada golpe de su propio corazón contra el pecho como si éste hubiera entrado en frenesí, acalorándole, obligandole a contener el aliento y a hacer volar la mente.

Tardó en reaccionar pese a que le siguió con la mirada, sin contestar a aquella pregunta que ahora le parecía tan supérflua como un vecino que te habla del tiempo. El hombre había dejado de ser importante y pasó a ser un mero objeto de decoración en aquel carromato, siendo despreciado como si de un saco de basura se tratara.

Dio dos pasos hacia Denis, deteniéndose al ver cómo se empezaba a lavar con la delicadeza propia de un gato. Tuvo que contenerse para pedirle que no lo hiciera, deseando seguir viendo aquella sangre manchando sus bonitos labios, su mentón y clavícula. Siempre había sentido una extraña fijación por la sangre, una que en muchas ocasiones se tornaba sexual, pero aquella noche amenazaba con obsesionarle. Le escuchó hablar y terminó por corresponder con una sonrisa de medio lado, una muy escueta, mientras volvía a acercarse para observar más de cerca sus facciones. Había adquirido de nuevo su belleza pura y dulce, el demonio se había ocultado detrás de ellas. - Si quieres matarme, que sea por otra razón, no por haberte visto. Esa escoria -señaló con un gesto de la mano al hombre- no me importa lo más mínimo.

Inclinó ligeramente la cabeza, mirando sus labios, queriendo ver de nuevo esos colmillos que le había parecido distinguir entre la sangre mientras bebía- Aquí todos ocultamos algo, precioso... -levantó el brazo con un gesto lánguido, llevando las puntas de sus dedos al pómulo de Denis, rozando sin pedir permiso esa piel delicada que momentos antes había visto surcada por venas oscuras y delgadas.- ... lo natural está sobrevalorado. ¿Qué eres? -cuestionó con franca curiosidad, volviendo a mirarle fijamente a los ojos, mostrándose fascinado con su descubrimiento. Con el dedo pulgar quitó una gota de sangre que, huidiza, había escapado a la limpieza.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Lun Feb 15 2016, 05:26

Denis se apoyó con las palmas en el mueble que tenía detrás. Le ponía nerviosa ver como lo miraba, tan fijo, tan fascinado. Sintió un hormigueo en la boca del estómago y un escalofríos que hizo estremecer su piel cuando vio que levantaba la mano para tocarlo, luego sintió sus dedos y miró de reojo estos y luego levantó la vista para encontrarse con sus ojos. Bajó los brazos y se apoyó con la cadera en el mueble. Bajó la mirada sin poder sostener la mirada con el otro. Deimos no le era indiferente, era atractivo y temerario, sin mencionar que su agresividad era algo conocido por todos en el circo. Denis en esos momentos no le temía como podría haberle temido antes, pero si lo seguía considerando muy  intimidante. Sintió finalmente como sacaba una gota de sangre de la comisura de su labios, una que no limpió cuidadosamente.

-No mataría a alguien como tú- respondió finalmente con voz baja, muy suave, como si fuese una caricia, muy diferente al la amenaza de antes que parecía más un gruñido animal.- No le haría algo así a este mundo.- se atrevió a acariciar su mejilla también.- No sabría decirte que soy, pues hasta yo misma lo encuentro algo irreal...- se alejó de él yendo hasta donde estaba el cadáver del hombre, si ya había muerto, en el tiempo que ellos estaban lejos él hombre perdió su ultimo aliento. Le tomó la mano levantándola y la dejó caer, La forma en que cayó esta hizo evidente que ya estaba muerto.

-Lo que me pasó es una bendición tan grande...- miró a Deimos.- Siempre creía en la bondad, en el bien y ser una persona correcta. Pero comprenderás que no encajo en ningún lado, pero no como alguien des-adaptado... Sino que, como no pertenezco a ningún genero, así como pertenezco a ambos, eso me hizo sentirme inseguro en todo, en como llamarme a mi misma para empezar... ¿Soy un él, soy un ella?

El amor para mi era esquivo, fracaso tras fracaso, hasta tal punto, que me han llamado monstruo, cuando por primera vez me atreví a desnudarme ante quien amaba y ella decía amarme. Entonces, cuando me atreví a dar fin a mi vida, pasó algo terrible, no morí, sino que quedé atrapado en mi cuerpo. No sé si te enteraste de eso, pero pasé días en Baltimore en los que a pesar de estar consciente no me podía mover, no podía hablar, ni mirar...

Entonces entró un hombre a mi carromato mientras estaba así, él me decía que era bello, me tocó si miedo, como nadie se había atrevido a tocarme... No sé lo que pasó después en el carromato, no podía ver, pero él me lo contó. Hubo una pelea, pero no puedo decirte más sin comprometerlo. Lo que hizo después de eso fue darme la bendición. Mezcló la esencia de un demonio con mi alma y eso me trajo de vuelta a la vida de ese limbo lleno de desesperación, pude volver a moverme y no sólo eso, pude sentir como nunca antes. Esa noche renací al mundo y el mundo era mucho más maravilloso de lo que yo hubiese imaginado.
- le sonrió y le llamó con una mano para que se acercara, extendiéndola con delicadeza.-Mi cuerpo no envejecerá jamás, mi alma será mía por siempre, no iré a ningún lado, ni el cielo ni el infierno están para mi. Mio es el mundo Deimos...
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Feb 19 2016, 17:53

Para tosos era conocido más que de sobra el malestar que parecía acosar a Denis en cuanto alguien hacía el amago de tocarle, aunque tal cosa se había dado un pequeño salto debido a su nuevo empleo dentro del circo.
Nada habría podido evitar que Deimos llegase a acariciar aquella piel que, de un momento a otro, se había convertido en su objetivo principal. No importaba la mirada de incomodidad de la que el hermafrodita había hecho gala; el mago estaba demasiado asombrado como para fijarse en un detalle tan súmamente supérfluo.
Tomaba lo que quería, siempre, sin importar cuantas cabezas tuviera  que pisar para llegar a su meta y simplemente se dejó llevar por la fuerza de la costumbre, pese a que su propia seguridad estuviese en peligro.
Era un caprichoso incorregible que nunca antes había visto a Denis tan increíblemente hermoso. ¿Había sido así siempre? No, era imposible no haberse dado cuenta.
Meses atrás el chico incluso esquivaba las miradas de soslayo que le dedicaba el artista, incapaz de contenerlas por demasiado tiempo. Y esa noche... esa noche había visto como intimaba con alguien que regalaba su último aliento al mundo.

Esbozó una pequeña sonrisa, halagado por sus palabras y esa ligera caricia que rozó su mejilla casi con timidez - Pero eres real... -contestó en un murmullo, pisando sus palabras con suavidad. Le siguió con la mirada cuando se alejó, bajando el brazo antes de apoyar la parte baja de la espalda en el tocador que tenía detrás, donde según las leyendas habría quedado atrapada el alma del muerto al no ser cubierto el espejo.

Escuchó con atención cada palabra, sin interrumpirle. Denis siempre iba variando la forma en la que se refería a si mismo de tal manera que muchos se sentían confundidos y no tenían muy claro como debían tratarle. El género con el que dar sentido a una frase parecía resultarle indiferente, pues él no mostraba ofensa si le trataban de varón, igual que tampoco si lo hacían de mujer.

Su belleza era el paradigma de lo indescriptible unido a la timidez característica en las féminas y el brillo de malicia de los hombres.
Deimos, pese a su androginia natural debido a las facciones delicadas y su estrecha cintura, se veía incapaz de ponerse en su lugar. Jamás lo había intentado.

Asintió confirmando así que si se había enterado de su extraña quietud, ese coma que le estuvo apresando; aunque nunca había sabido la razón del mismo. Le resultaba muy difícil de comprender la razón por la que alguien querría acabar con su vida, él consideraba que era el bien más preciado y durante toda su vida había luchado para que no se lo arrebataran. Sólo en Byberry tuvo momentos de flaqueza en los que la idea del suicidio le atormentaba durante horas, sobretodo con la llegada de la noche.

¿Denis había intentado matarse sólo por ser diferente, por no tener un amor correspondido? Muchacho estúpido... llegó a pensar, casi enternecido, sin dejar de mirarle. Los monstruos siempre eran hermosos y poseían una atracción única, pero muy pocos parecían percatarse de ello.

Frunció un poco el ceño cuando llegó la parte de la historia más importante, inclinandose un poco hacia delante guiado por la impaciencia y el deseo de saber más. Estuvo a punto de insistirle en que contara esas partes más comprometidas que guardaba con recelo, pero se contuvo en el último instante. Se acercó a él cuando extendió la mano, casi pareciendo servicial. Tomó asiento a su lado y tomó ligeramente su mano, sonriendo como un niño al que le han descubierto el mayor paraíso de juguetes nunca antes creado. - ¿Dices la verdad, Denis? -cuestionó, mordiéndose el labio inferior- Joven y bello para siempre, eterno... -musitó entre dientres, con la mente inmersa en una montaña rusa de fantasías y deseos- Quiero volver a verlo. Muéstrame ese rostro tuyo, aquel donde escondes al demonio...-ordenó en un susurro seductor, no aceptando una negativa- Dime que ves, qué hay de diferente ahora en el mundo.-pidió como si necesitara aquella información tanto como respirar.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Jue Feb 25 2016, 09:23

A medida que le iba contando la historia a Deimos podía leer la mente de este, al menos de forma superficial, como iba reaccionando a lo que le decía y cómo hubiese reaccionado el mismo antes los acontecimientos de sus vida si fuesen propios, aunque no lograba ponerse en el lugar de ser parte mujer, nadie lo podría comprender. Su mente más profunda también era muy atractiva, era un artista y ese deseo de aferrarse a a vida sumado con el arriesgarla día a día era una forma de sobrecargar de adrenalina al cuerpo, era su droga, así como otras. Los admiraba, su temeridad, su pasión...

Tomó su mano y le sonrió escuchando todas sus preguntas, notando su fascinación.

-Tienes razón, fui un estúpido al encontrar que el desamor era un motivo suficiente para matarme... Pero dime Deimos ¿Tú vida no depende se Phobos acaso?- le sonrió y con sus palabras hizo una clara muestras de lo que podía hacer, los dones que le había dado el demonio que le había devuelto la vida.- ¿Que harás tú sin eso tan bello que encontraste en ese infierno? Yo creí que lo tenía... Ella me juraba que así era, pero al ver mi cuerpo todo su amor se volvió asco y desprecio ¿Podrías soportar que quien amas te mire así?

El desamor duele más que la muerte y yo morí muchas veces antes de rendirme. Sólo ahora comprendo que fue algo estúpido, pero como yo veo las cosas no es cómo tú las ves. Tu corazón aún late con fuerza cuando menciono su nombre, el nombre que tu le diste a falta de portar uno. Eres más romántico de lo que te gusta aceptar Deimos y eso te hace bello, tu tesoro secreto es la más bella de las riquezas.

¿Por qué no mejor en vez de ver ese feo rostro demoníaco, sientes lo que sintió nuestro amigo
- acarició el pecho del difunto al cual el rigor mortis lo había atrapado en una expresión de éxtasis que le duraría hasta que los gusanos la devoraran -No te sorprende que, siendo que moría, no gritó por ayuda? Déjame mostrarte y conocerás el placer que opaca todos lo placeres del mundo. El placer de la sangre supera el de la carne...- acarició su muñeca. pensando morder ahí, pero luego miró sus cuello tentándose con algo más intimo y lo acarició y despejó de sus cabellos dorados.- Déjame mostrarte.- se acercó con una velocidad que no hubiese podido evitar con nada y su rostro volvió a transformarse y sus colmillos se alargaron y clavaron en su tierna carne.  Entonces empezó a beber su sangre compartiendo con él el más intenso éxtasis.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Miér Mar 02 2016, 22:49

Bajó un momento la mirada hacia la mano que ahora estrechaba la suya, contemplando esos largos y bonitos dedos de pianista. La piel estaba tibia, pero menos de lo humanamente normal. Ante su pregunta levantó la mirada para clavarla en esos ojos de tonalidad zafiro, entre abriendo los labios pero sin conseguir encontrar las palabras que los debían poner en funcionamiento. Su vida dependiendo de Jack... No se había planteado aquello, al menos no de esa manera. No obstante, ¿entonces cuál era la base de la promesa que ellos dos se habían hecho años atrás? ¿Acaso no era ahora también partícipe y dueño de la misma Nicola?. No solía pronunciar aquel pseudónimo, ese "Phobos" con el que bautizó a Jack para borrar de la faz de la tierra el nombre ofensivo de los médicos, en voz alta muy a menudo, era algo íntimo. Y desde luego no recordaba haberlo dicho cerca de Denis, pero la posibilidad de que éste lo supiera no le pareció tan sorprendente como pudo haberle parecido en un principio.

Bajó de nuevo la mirada, sólo unos segundos, pensando. Imaginando aquello que le narraba. Viendo por un instante una mirada de absoluto desprecio de Jack y Nicola que, por suerte, jamás había recibido. Negó de forma casi imperceptible, sólo las puntas de su cabello dorado se mecieron con el gesto. No podría tolerarlo, era incapaz de creer que aquello era factible. Se preguntó si sus palabras eran simplemente una decoración metafórica o daban muestras de realidad, ¿su corazón latía de forma diferente ante ese nombre?. - Yo no... -se interrumpió al volver a mirarle, sin concluir la frase un tanto infantil de "yo no soy romántico", considerando en un inicio que sólo era muestra de una debilidad que no creía poseer. Pero, después, antes de llegar a decir nada más, se dio cuenta de que Denis tenía razón. No había debilidad en su romanticismo, el que mostraba cada vez que decía un "te amo" camuflado en unos "te odio", en sus miradas melancólicas o sus caricias íntimas y tiernas. Era un tesoro que no regalaba nunca, que no permitía que nadie vislumbrara. Sólo Jack. Y ahora Nicola.

Sonrió de lado, tentado a responder con algún comentario afilado y ladino antes de que la propuesta del vampiro le hiciera olvidar su intento. Vió la pálida mano deslizarse por el torso ya frío y quieto y, después, el muslo semi oculto por la seda que realzaba su piel perfecta.
Dio la vuelta a la mano, haciendo que el dorso apuntara hacia el techo, guiado por su caricia. Se relamió los labios, impaciente y excitado por sus palabras y ese leve roce que tanto parecía exaltar sus sentidos. - Hazlo -pidió, o exigió mientras Denis apartaba su cabello, sin que la diferencia del término tuviera la menor importancia.

No tuvo tiempo a prepararse, ni a hacerse a la idea. En el siguiente parpadeo el hermafrodita tenía los labios acomodados sobre su cuello y los colmillos lacerando su piel sin piedad. Fue demasiado rápido, sobrenatural, y provocó que Deimos contuviera sin pensarlo el aliento hasta que lo dejó salir en forma de largo gemido. Dejó caer los párpados y cerró los ojos, llevándo un poco más la cabeza hacia detrás en contra de lo que dictaba su instinto de supervivencia, ofreciéndose sin lucha a ser su sacrificio.
Su mano derecha se había acomodado, sin saber cuando, en el muslo de Denis, y lo apretó marcando un instante los dedos, arañando. El placer y el dolor se fusionaban en una mezcla única nunca antes conocida, sintiendo un tirón en su pecho con cada sorbo que daba el vampiro, escuchando incluso como tragaba pese a que el sonido se volvía difuso debido a su propia respiración agitada, inmerso en el éxtasis y la excitación.

Abrió los ojos con pesadez, y su mirada se encontró con el espejo del tocador, que reflejaba la escena, volviéndola onírica debido a las velas y las telas rojizas. El rostro de Denis bebiendo de él se le antojó tan arrebatadoramente erótico y perverso que volvió a jadear, cerrando los ojos tras dedicarse una fugaz mirada a si mismo. Sin ser del todo consciente de que su vida estaba en sus manos y él se la estaba entregando con deleite.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Mar Mar 08 2016, 21:24

No era fácil impresionar a la gente del circo, menos con un despliegue tan sutil de sus nuevos poderes. Había escarbado en su mente buscando cosas que poder decir que al sacar a la luz lo intrigaran. ¿Pero eso no era acaso también la capacidad de Reynard? Él lo hacía incluso a mayor escala, por eso era normal, que Deimos, habiendo creído en el circo, no le llamara la atención que dijera en voz alta cosas tan intimas, como el nombre que amaba en secreto de los demás.

Sintió el placer de beber sangre y además de eso notó como la sangre de Deimos tenía los vestigios de una droga. no sabía reconocer cual, ya que él no sabía casi nada de drogas más allá de las usadas por médicos y el sabor en su sangre no parecía eso. Sintió un ligero aturdimiento pero era agradable, lo que si hizo que se detuviera para no dejarse llevar por las sensaciones. Se relamió los labios mirando a Deimos sin notar como una gota corría por su comisura. Sentía los parpados pesado, la piel entumecida y un sopor extraño. Se quedó en silencio respirando y bajó la mirada hasta su muslo donde estaba la mano de Deimos. Siempre sentía el éxtasis mezclado con un placer sexual que iba más allá de lo que podía controlar, era cuando el demonio campaba a ras de piel deseando tener todas las sensaciones físicas de un cuerpo privilegiado para el sexo, contando con ambos órganos en una armonía perfecta, sin presidir del más mínimo de ellos.

Tomó la mano de Deimos y la hizo hundirse entre sus muslos para que tocara aquello que tanta gente pagaba por ver y otro pagaban el triple por probar.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Abr 11 2016, 17:45

Era imposible saber con certeza cuando Denis le había liberado de su mordisco pues había ensalzado todos sus sentidos hasta dejarle levemente confuso, inmerso en un extraño placer y una liviana debilidad.  Abrió los ojos con lentitud y contempló unos segundos el piso alfombrado antes de que su mirada ascendiera por el tocador, trepando por las formas del mismo, hasta llegar una vez más al espejo. Allí pudo ver los dos pequeños hilos de sangre manando del lateral de su cuello, descendiendo hacia su clavícula.

Su mano fue guiada hasta la entrepierna ajena y fue entonces cuando salió de aquel confuso mundo onírico y giró el rostro hacia él, para mirarle directamente a los ojos. Una gota escarlata manchaba su comisura y el mago se inclinó para recogerla con la lengua antes de atrapar dulcemente su labio inferior, saboreando su propia sangre como si no deseara que se desperdiciase la más mínima cantidad.

El beso fue acompañado por una delicada caricia, delineando su miembro antes de descender un poco para rozar los labios de su vagina, deleitándose con aquel contacto con lo prohibido. Haciéndolo sin dejarse caer en la vulgaridad y la precipitación que sin duda habían sido los principales defectos de los clientes que había tenido Denis. Ellos no sabían valorarle, se limitaban a tocar y poseer como si fueran animales.

Deshizo el nudo del cinturón de la bata que lucía y la abrió, con la mirada clavada en los ojos del vampiro, para descubrir de nuevo su hermoso y único cuerpo, volviendo a besarle. -  Si no me vas a matar... -susurró contra sus labios- ¿qué harás conmigo? -cuestionó mientras su mano subía para tocar uno de sus pequeños pero bonitos senos. Inclinó el rostro para que éste quedara a la altura del cuello de Denis, depositando allí un mordisco suave que poco o nada tenía que ver con el que él mismo acababa de recibir, y descendió besando la pálida piel de su hombro hasta alcanzar la curva de su pecho, lamiendo con la punta de la lengua el pezón. Debido a la posición sus ojos se encontraron con los del cadáver y Deimos no pudo sino esbozar una pequeña y sádica sonrisa de medio lado.

¿Sería su destino acabar como aquel individuo? La simple pregunta resultaba irrisoria, él si era digno de la vida. Mas, de no ser así, la despediría como un dios en la tierra, perdido en todos los pecados que fuera capaz de acaparar y renombrar. Su mano retomó el camino de regreso hacia los muslos de Denis.    


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Jue Abr 14 2016, 22:42

-Tomaré tu destino en mis manos.- dijo con voz suave mientras sentía sus caricias y empezaba por su parte a desnudar a Deimos, empezando por las prendas que cubrían su pecho. Su tono de voz hacía sonar sus palabras como parte de la sensualidad del momento, pero iba en serio. Bebería su dulce e intoxicada sangre cada vez que le antojara. En vida no había sido alguien de tener vicios por evitar probarlos, pero ahora había probado la sangre de Deimos, esa que otras veces había olido y deseaba seguir probándola.

Cerró los ojos dejándose llevar por sus besos y luego, para buscar más espacio empujó con una mano el cuerpo del hombre. Consiguió con tan sólo una mano y un movimiento delicado bajar su peso muerto, pues ahora poseía una fuerza sobrehumana. A caer al suelo sonó fuerte contra la madera y no cambió de posición, el rigor mortis lo había dejado como una perfecta estatua con una expresión entre el placer y la súplica. No se detuvo a contemplar esa maravillosa pieza de arte, pues sus ojos estaban para una que aun poseía vida. Contempló los ojos de Deimos y buscó sus labios para darle un suave beso que si bien no era cargado del fuego que el otro acostumbraba a tener poseía una suavidad sensual llena de intensidad.

Acarició su torso descubierto y se fue acostando de a poco llevándolo consigo para que buscara posicionarse encima suyo y seguir besándose. No sabía que tanto iban a avanzar en ese momento, pero tenía para complacerlo tanto si quería estar con una mujer o si quería con un hombre y aunque nunca había penetrado a nadie podía hacerlo si lo deseaba.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Jue Abr 21 2016, 20:51

Los botones de su chaleco brillante y de su camisa cayeron rendidos ante el dulce toque de Denis cuando éste les liberó de su encierro en los ojales, dejando al descubierto, poco a poco, el torso del ilusionista. No respondió a su comentario, limitándose a seguir decorando con besos la piel que tenía a su alcance, tomándose aquella frase como si no fuera más que una forma de subir el morbo del momento. Y, en el supuesto de que fuera cierta, ¿de qué forma podría apoderarse de su destino? ¿Acallaría sus cuerdas vocales para siempre para que no pueda jamás confesar aquello que había descubierto?. No sería necesario pues esa pequeña parte del infierno que ahora estaba a su disposición, libre de escondite alguno por fin, era demasiado hermosa y fascinante como para arriesgarse a dañarla.
Un vampiro, uno de aspecto delicado que hasta ese preciso instante había pensado que no era más que un muchacho hermafrodita perdido en el limbo de su existencia, condenado por su propia belleza.

Se apartó ligeramente al notar el movimiento ajeno, viendo como Denis hacía uso de una sola mano para apartar el cadaver y hacerlo rodar hasta el suelo como si fuera un despojo, una basura humana que ya carecía tanto de interés como de utilidad. Aprovechó dicho gesto para quitarse del todo las prendas superiores, dejándolas caer a su espalda antes de volver a acariciar su piel, perdido en su tacto frío y sobrenatural.

Se dejó guiar, colocándose con cuidado sobre él, entre sus piernas, sin dejar de besarle. El sabor de su propia sangre aún permanecía en sus labios y lengua, despertando en él una excitación única. Rozó con la yema del dedo pulgar el labio inferior de Denis, contemplando sus pequeños dientes perlados cuyas encías escondían su auténtica naturaleza. Ansiaba volver a sentir el dolor de sus colmillos, sin importarle la sumisión implícita en aquel gesto. Se sentía tan atraído como una polilla a un foco de luz, incapaz de controlarse o apartar la mirada de él. Esbozó una sonrisa de medio lado, robándole un beso más antes de empezar a descender por su cuerpo. Besó una vez más sus senos y dejó un pequeño mordisco en la delgada cadera mientras apoyaba una rodilla en el suelo.  

En el fondo aquello parecía casi un sueño producido por las drogas o el sopor, jamás se había planteado la existencia de una criatura como aquella pero la sangre aún manaba con timidez del mordisco de su cuello como si de esa manera quisiera gritarle al mundo que era real. Y nadie más lo sabía, sólo él y el hombre que dentro de unas horas sería pasto de las alimañas y los gusanos.

Llevó las manos a la cadera de Denis y tiró un poco de él para acercarle, obligandole así a flexionar una de sus piernas cuya cara interior del muslo fue pronto pasto de sus besos mientras ascendía hasta la entrepierna. Recorrió el tronco del pene con la punta de la lengua y, después, bajó para saborear su parte femenina antes de introducir dos de sus dedos. Jugando con ellos y su lengua, rozándo su clítoris. Denis se había lavado por lo que no quedaba ni un solo resquicio de aquel varón que pudiera estropear el sabor de su piel, contaminándola. Era perfecto y hacía honor a su sobrenombre, todo un ángel caído.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Denis Cinnamon el Mar Mayo 17 2016, 06:06

Su mente podía captar los pensamientos superficiales de Deimos, como mientras lo recorría con sus besos admiraba su cuerpo y su nuevo ser. Cerró los ojos arqueando su espalda, dejando que un suspiro se acumulara en su garganta saliendo como un suave gemido. La melodía de su voz, tan ambigua como su cuerpo no era ni femenina ni masculina, manteniendo su naturaleza que sólo definía a través de ropa cuando lo deseaba. Los pensamientos de Deimos acariciaban su frágil autoestima, una que había nacido y estaba creciendo junto con su nueva condición, pues antes no la tenía y toda su belleza le era invisible a sus ojos.

Separó las piernas para él dejándose llevar por el placer que el otro le otorgaba. Un placer para corresponder el de su mordisco y para prolongarlo. Así mismo Denis lo sentía, que el sexo durante, o después hacía de ese placer algo mucho mejor. Gimió suave al sentir su lengua recorrer su falo, pero su gemido fue acompañado de un nuevo arqueamiento de su espalda al sentir su caliente y húmeda lengua en su clítoris. Un gemido más profundo y prolongado escapó de sus labios. La invasión de sus dedos en su hendidura sólo mejoraba las sensaciones que se arremolinaba teniendo como centro sus genitales únicos.

-Deimos...- acarició sus hombros y buscó que se separa y subiera.- penetráme y tráeme tu cuello, tu sangre embriagante...- parpadeó lento aun sintiendo el sopor de los residuos de las drogas en su esencia.- tu deliciosa sangre...- esperó para poder sentirlo, como invadía su interior y luego lo atrajo con sus brazos y le mostró, para su deleite, como se alargaban su perlados colmillos hasta quedar más largos y afilados que los de una fiera, tan agudos como una daga y tras acariciar uno con la punta de la lengua los enterró en su carne abriendo otro par de agujeros y bebió lento y sin ansias, sólo disfrutando su sabor mientras su cuerpo lo recibía entre sus piernas.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 191
Custom 2 - Denis

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] Lust || Deimos. (+18)

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Mayo 30 2016, 17:59

Apartó los labios de su piel al escuchar como le llamaba, levantando la mirada hacia su bonito rostro ruborizado por el placer e incorporándose con relajada lentitud sintiendo como la erección empujaba la tela de su pantalón. Tras relamerse los labios se libró del calzado y, después, se deshízo del cinturón y el botón, abriendo la prenda para poder quitársela junto a la ropa interior y así quedar desnudo ante él, correspondiendo a su petición.

-¿Te gusta mi sabor? -cuestionó en un murmullo, acomodándose sobre él y apartando un mechón de su cabello para poder verle bien la cara- Soy todo tuyo esta noche... -musitó contra sus labios antes de atraparlos en un dulce beso.

Con una delicadeza extraña en él, acariciando su cadera con la punta de los dedos, empezó a penetrarle. Denis se veía tan frágil como una hermosa figura de porcelana, fría y caliente a la vez. En una contraposición de virtudes que le hacían perfecto. Suspiró suavemente, cerrando los ojos para disfrutar de ese instante antes de sentir que lo atraía hacia él. Al abrirlos, sus ojos claros se encontraron, una vez más, con la mirada demoníaca que escondía. Los colmillos crecieron casi a cámara lenta, ganando a la lógica que decía que aquello era biológicamente imposible. Siendo una presa sin escapatoria que, a buen grado, se encontraba entre los brazos de su depredador.
Llevó la cabeza hacia el hombro, sin apartar la mirada de sus labios tanto tiempo como le fue posible, para permitirle que llevara a cabo su acto.

Un gemido ronco inundó la habitación en cuanto sintió como los colmillos le traspasaban, clavando las uñas de la mano izquierda en la cadera ajena y apoyando la palma de la diestra en el colchón para estabilizarse. Sintiendo que sus fuerzas mermaban un poco más con cada sorbo que daba.
Después de unos segundos, manteniendo los ojos cerrados y su cadera firmemente agarrada, comenzó con un lento vaivén que le arrancó nuevos jadeos a su garganta. La sensación y el placer de verse atrapado entre sus fauces vampíricas mientras daba rienda suelta a sus deseos más físicos era innigualable.

Sin importarle que pudiera llegar a desgarrarle el cuello por el movimiento, sus embestidas cobraron un ritmo mayor y más fuerte, haciendo sonar los muelles del lecho. La sensación de un líquido tíbio deslizándose hacia su pecho le indicó que la sangre volvía a manar, manchándole, quizá habiendo escapado de las comisuras de Denis.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 409
Carny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.