Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 12/20
ThePeculiarGate
Directorios 5/8
Última limpieza 15/11/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Feb 15 2016, 05:20

Completamente ido, aturdido y hecho un desastre, Nicola había dado con sus pasos en el circo.
Su ropa estaba polvorienta y sucia como si hubiera caído en medio de tierra, su camisa rota, pues la había hecho girones para hacerse un torniquete en el brazo derecho, que además se había empapado de color rojo y goteaba hacia la palma de su mano; también su rostro estaba lleno de polvo, con sus ojos hinchados y enrojecidos, con surcos que marcaban por donde había caído las lágrimas.
No sabía qué había pasado, no reconocía aquel lugar como parte de Baltimore, definitivamente no había salido por el mismo sitio por donde había entrado, y su primer impulso, al ver las atracciones a lo lejos, fue dirigirse al circo.

Una vez allí se dio cuenta de que todavía estaban a medio medio montar, cosa que se le hizo más rara aún, y uno de los trabajadores se encaró con él pretendiendo echarlo del lugar.
El pobre tipo no había reparado en el arma que empuñaba el italiano, y a punta de pistola exigió saber donde estaban Jack y Deimos. Luego de que el hombre pidiera que no lo disparara y alegara que no sabía donde podían estar le indicó la zona donde estaban los carromatos, y hacia allá fue Nicola, respirando agitado, demasiado ansioso como para pensar con claridad.

En la zona donde vivían los circenses se perdió entre los carromatos buscando el de Jack y Deimos, sabría reconocerlo con facilidad, y en cuanto lo tuvo en la mira aceleró el paso para llegar allí, subió los peldaños de la pequeña escalera y golpeó la puerta con ambas manos. No sabía si estarían dentro, pero igualmente los llamó. En ese momento los necesitaba.
¡Jack! ¡Deimos! —elevó su voz con aquel par de nombres, esperando tras la puerta con su respiración fuerte.
Notaba la garganta rasposa, adolorida, y eso repercutió en su voz que a él mismo le sonó extraña.

No esperó un tiempo real a que alguien que hubiese dentro abriera, estaba demasiado nervioso e impaciente como para esperar un minuto más allí delante de la puerta y quieto, por eso volvió a bajar los peldaños y empezó a mirar a su alrededor, buscando en un estado de ansiedad notable.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Feb 15 2016, 19:56

El altercado que había tenido con Jack en el faro aún le dejaba mal sabor de boca, podía notar la presión de los dedos del artista en torno a su cuello, apretando mientras le incitaba a dejarse caer al vacío. Escuchando a su espalda el chasquido de las olas al romper contra las afiladas rocas.
No le culpaba en absoluto por haber reaccionado de aquella manera, al contrario, pues sabía que de haber sido él quien les hubiera encontrado juntos habría reaccionado aún peor. Su posesividad cada día parecía alcanzar niveles más y más altos, pero en algún punto de la misma había olvidado que la fidelidad debía ser algo recíproco.

Realmente no se sentía mal por haberse acostado con Kóstyk, sino por que Jack le hubiera descubierto y, de esa manera, haberle hecho sufrir mucho más de lo pensado.
Le rompió el alma ver su extresión de dolor y traición. no pretendía tal cosa, pero tampoco solía pensar en las consecuencias. Se dejaba llevar por los impulsos y, esa vez, el desenlace podría haber sido fatal.

Llevaban poco tiempo en Salem y tenía que estar todo perfecto para el debut, aunque aún no se sabía la fecha exacta del mismo. Las atracciones empezaban a alzarse de forma gloriosa, rompiendo con sus coloridas estructuras la monocromática estampa de la ciudad. Deimos llevaba varias horas encerrado en el carromato, pensando y trazando ideas y esquemas en unas hojas que después terminaban arrugadas en el suelo, creando una nueva alfombra con ellas. No, no conseguía dar con la idea perfecta y empezaba a desesperarse. Su afán por ser el mejor y superarse en el escenario sería, según algunos, su pase a la muerte.

Dio un trago a la botella de whisky que había en la mesa que hacía las veces de escritorio, sin molestar en volver a cerrarla y bajó el lápiz. Antes de que el grafíto de la punta de éste rozara siquiera el papel, alguien comenzó a aporrear con fuerza la puerta. Deimos bufó y dio unos golpecitos nerviosos en la mesa, sopesando varias opciones: abrir la puerta , ignorarle o, sencillamente, abrir la puerta y propinarle una cuchillada al que osaba molestarle. La segunda opción parecía la más factible, o al menos así fue hasta que el grito que tuvo lugar le hizo levantarse de golpe y correr hacia la puerta.

-¡Nicola! -abrió la puerta de golpe y bajó los escalones para ir hacia él, cogiéndole de la brazo para hacer que se girara. Había reconocido la voz de inmediato, pero casi pensó que su imaginación fue la culpable. Antes de marcharse de Baltimore habían ido en su busca, llegando incluso a ir a su opulento e inmenso caserón, sin éxito. Nicola se había esfumado sin decirles ni una palabra, y nadie era capaz de decirles dónde se encontraba. Le dejaron mensajes, pero el silencio fue la única respuesta. .- ¿Cómo has...? -La pregunta quedó en el aire ahora que lo tenía delante y le veía con claridad, tan tembloroso que llevó las manos a su cadera para intentar calmarle en un principio de abrazo íntimo. Paseó la mirada por su cuerpo, deteniéndose en el torniquete del brazo, la suciedad que le recubría, los moratones y cortes.

Su aspecto era horrible, y el mago no pudo evitar mirar alrededor en busca de unos secuestradores o matones que, quizá iban detrás del castaño. - ¿Qué te ha ocurrido? -cuestionó mirándole fijamente, observando sus ojos llorosos. Le besó, sin poder reprimirse- Maldita sea, Niño Rico, ¿qué te ha pasado?. ¡Mataré al que te haya hecho ésto!. Entra -ordenó sin hacer más preguntas, subiendo con él los escalones del carromato.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Lun Feb 15 2016, 21:45

-Es mio, es mio, es mio, es mio, es mio...- murmuraba Jack mientras rayaba los ojos de todos los dibujos que había hecho, todos los afiches, todas las pancartas y carteles. Estaba arruinando todo su trabajo mientras la montaña rusa estaba a medio armar y lo que estaba armado lo había hecho mal. Jack solía ser muy perfeccionista con su trabajo, pero lo había hecho así, inconscientemente, porque quería proponer que los circenses dieran una vuelta en ella y así los carros se descarriaran y matarlos a todos, pues todos, según él, deseaban quitarle a Deimos. Tachaba los ojos para que no lo vieran y seguía perdido murmurando amenazas. Cuando llegó a un afiche de Deimos, uno hecho con mayor dedicación que los otros, en lo que estaba cada uno de sus lunares de su cuerpo y cada linea de sus labios quedó pensando en que no sabía donde estaba. Soltó la brocha de inmediato y corrió hasta la zona donde estaban los carromatos.- ¡No, no, no, no, no, no, no...!- sentía mucha angustia, no quería verlo en otros brazos, no quería que lo mancharan, no quería pensar en que manos lo habían tocado antes de que el llegase a tocarlo.

Desde que había estado con Reynard haciendo experimentos con su mente que esta había perdido la estabilidad que había conseguido en el circo después de años. Su mente había vuelto atrás comprotandose como lo hacia antes, incluso sentía que estaba mostrando síntomas de abstinencia por no consumir loas fármacos que le daban allá, pero no era más que algo psicosomático, pues su cuerpo no había consumido la droga de hace años.

Al llegar vio a Deimos entrando con alguien al carromato, se le veía muy amoroso con la otra persona que no reconoció a lo lejos. Tan sólo pensar que usaría su cama, la cama que compartían para hacer el amor con otro le enfermaba, le hacía sentir que la piel le ardía como si cientos de hormigas caminaran por su cuerpo mordiéndolo. Buscó a su alrededor, buscando un arma y un poco más allá vio un fierro insertado en un bloque de cemento, era la base de un afiche que no estaba completa. Lo tomó y se dirigió hacia el carromato con claras intensiones de matarlos a ambos. Abrió la puerta del carromato dándole en golpe con la base entrando abruptamente al lugar.

-¡Dijiste que no lo harías más! ¡Te voy a matar hijo de puta!- cuando vio el interior los vio a los dos y pudo ver un rostro que se le hizo familiar ¿él era...?- ¿Nicola...? pareció repentinamente tranquilo. Soltó la base que cayó de forma pesada sobre la alfombra y se fijó entonces en su aspecto, como parecía estar sucio, llorando y... no sabía que más, no comprendía sus emociones. ¡Pero estaba demasiado sucio! -Estás muy sucio, estás muy sucio y tienes sangre y lagrimas... Estás sucio ¡límpiate! sale del carromato lo estás ensuciando todo. ¡Sale! Deimos, sácalo de aquí, sácalo antes de que deje todo lleno de sangre.- dijo rápido rascándose de forma nerviosa los brazos que ya estaban un poco heridos por ocasiones anteriores en las que se rascaba por nervios.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Feb 16 2016, 06:29

Estaba a punto de marcharse a buscarlos por donde fuera necesario, las atracciones, la carpa principal... Allá donde recordaba haberlos conocido, impaciente y completamente necesitado, cuando la puerta del carromato se abrió de golpe y desveló la figura del rubio. Fue entonces cuando se giró y encaró a Deimos, al verlo sintió que le temblaban las piernas y que regresaba toda la debilidad ¿Estaba a salvo? Todavía no sabía que creer, Dorian estaba muerto.
Deimos —jadeó su nombre, abrazándose a él en cuanto lo tuvo cerca.
No era natural en él hacer esas muestras en público, tampoco le importó lo desastroso de su estado y aspecto, solo quería hundir la cabeza en el pecho del rubio y olvidarse, encontrar consuelo en él.
Nicola no se sentía capaz de formular frases coherentes en ese momento, trató de decirle algo a Deimos pero olvidó como expresarse y acabó soltando una frase a medio componer en italiano, todavía le duraba el susto de lo sucedido en el hotel.
Recibió su beso, que aportó algo más de calma, y sus brazos se apretaron a su alrededor, como si se estuviera aferrando al último tronco que había flotando en el mar, aunque no había soltado su pistola, como si en cualquier momento fuera a necesitarla para defenderse de algo. Luego de eso pudo respirar más tranquilo, y mientras Deimos lo llevaba al interior del carromato sintió que se calmaba al menos un poco.
Me habían invitado a una fiesta en un hotel de lujo que se celebraba hoy, hoy... El día cinco... —empezó a hablar apresuradamente, sin darse cuenta de que habían pasado ya muchos días desde el 5 de mayo—. Eso era en Baltimore, pero esto no es Baltimore, no conozco estas calles, el circo no está montado... ¿D-Dónde estamos?
Estaba demasiado confuso, tanto que le dolía la cabeza.
Me duele —quejó luego, torciendo su expresión.

La llegada de Jack hizo que se sobresaltara, al punto de casi esconderse detrás del escapista, pero al ver que se trataba de él volvió a la falsa calma anterior.
No sabía qué era lo que esperaba de Jack, pero definitivamente no fueron aquellas palabras.
El italiano arrugó el entrecejo, notando como toda la debilidad era reemplazada por una furia momentanea, y en ese momento su temblor fue de rabia.
¡¿Sólo te preocupa eso, hijo de puta?! —clamó, notando como un par de lágrimas se agolparon en sus ojos.
El arma le quemó en la mano, y Nicola la levantó apuntando a Jack. Apretó con fuerza la mandíbula un momento, pero luego bajó el arma hasta dejarla caer en el suelo.
Jack lo estaba echando, lo estaba echando pese a que su mayor deseo después de salir con vida del Hotel había sido encontrarse con ellos, y no supo si lo que sintió fue decepción o algo peor.
Vete a la mierda... —masculló, dolido, y se apartó de Deimos dispuesto a salir del carromato tal y como Jack quería sacarlo, pensando que ni allí lo querían.

La voz de Harley resonó en su mente para torturarlo, y Nicola se llevó ambas manos a la cabeza, sintiendo aquel dolor agudo que no lo había abandonado desde la patada en la quijada, y unos pasos más allá sus dedos se hundieron en su cuero cabelludo aferrándose a unos cuantos mechones de forma histérica.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Mar Feb 16 2016, 21:43


Correspondió sin dudarlo al abrazo de Nicola, frunciendo el ceño extrañado pues el italiano jamás hacía gestos como aquellos si le podían ver. Sea como fuere, no profundizó en aquel pensamiento, acariciándole la espalda cuando dijo una frase en su lengua natal que el mago, por supuesto, no comprendió. - Entra -repitió, instándole a subir. Se detuvo en el carromato, tras cerrar la puerta y clavó los ojos en Nicola, creyendo que había escuchado mal- ¿El cinco? -preguntó, negando con la cabeza- No puede ser -antes de poder seguir hablando notó cómo desvariaba una vez más, diciendo cosas que no tenían el menor sentido y quejándose de un dolor de cabeza que, al parecer, ocultaba más de lo que parecía. Agarró los brazos de Nico, teniendo cuidado con el herido, y le obligó a mirarle.- Nicola, es imposible. Estamos a día nueve y en Salem. A cientos de kilómetros de Baltimore. ¿Te han drogado?

La repentina aparición de alguien le sobresaltó y soltó los brazos del aristócrata para encarar al intruso que resultó ser Jack, enarbolando un un hierro con cemento como si de un brutal martillo se tratara - ¿Cómo que me vas a matar? ¿creías que era el gitano? Te dije que eso no pasaría más -aseguró, llevando una mano al abdomen de Nicola que se había medio escondido detrás suya- Calmaos

Se apartó para dejarles paso y que pudieran llegar el uno al otro, suponiendo que querrían estar juntos tanto como lo deseaba él. Pero entonces Jack reaccionó de forma absolutamente inesperada, preocupándole. No fueron solo sus palabras incomprensibles y aquella orden dicha casi en un grito, sino el impulsivo e incesante rascar de sus brazos mucho más marcados de lo que los había visto esa misma mañana. ¿Qué importaba la suciedad cuando Nicola estaba así?. - ¡NO! -exclamó poniéndose entre ambos, notando el cañón del arma contra el pecho. Bajó un momento la mirada hacia el arma antes de que el castaño se apresurase a hacer amago de salir de allí. Deimos lo detuvo y le llevó hasta una de las butacas, obligándole a sentarse aprovechando que volvía a llevarse las manos a la cabeza, quedando indefenso. Le arrebató el arma y se la guardó en la cintura el pantalón, temiendo que uno de los dos terminara herido.

Volvió hacia Jack y atrapó sus muñecas, impidiéndole que siguiera rascándose de aquella manera compulsiva. - Para, ¡para!. ¿Qué te pasa, amor? -cuestionó, buscando su mirada. Empezó a atar algunos cabos: los celos extremos de ese día, el comportamiento errático, las frases nerviosas... Y ahora eso. Todo tenía un punto en común que no podía ser tal. Era inviable, o al menos eso creía - Yo me encargaré de limpiar todo, ¿de acuerdo? -fue con él para sentarle en el otro butacón, al lado de Nicola, quedando acuclillado en medio, acomodando una mano sobre la rodilla de Nico y otra sobre la de Jack- ¿Qué demonios está pasando? -les preguntó a ambos, con un tono de voz duro. Nicola aseguraba estar en día 5, en Baltimore, y llegaba con el cuerpo cubierto de heridas y la ropa tan destrozada que bien podría haber escapado de una guerra. Y Jack se volvía a comportar como en temporadas pasadas, años atrás, guiado por un hilo metal que no tenía el menor sentido.

Paseó la mirada de uno a otro, sin entender absolutamente nada ni tener muy claro qué flanco debía atender primero. La sangre del italiano acaparó su atención y se levantó a por unas vendas y algo para curarle. Dio un trago a la botella de Whisky y empezo a quitarle el torniquete- Tranquilo -advirtió a Jack, para que no empeorara, hablandole con calma. - ¿Cómo te has hecho ésto? -cuestionó ahora al italiano.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Vie Feb 19 2016, 00:11

Vio como Nicola se escondía detrás de Deimos mientras él le decía que ya le había dicho que no lo haría más, pero siempre le decía lo mismo y lo volvía a hacer. Le iba a reprochar eso cuando salió Nicola con su extraña pregunta, incluso apuntándolo con un arma…

Cuando esto ocurrió Jack empezó a reír de forma incontrolable, como ya no solía hacer, al menos nunca lo había hecho delante de Nicola. Le parecía demasiado gracioso que dijera que su madre era un puta cuando él, en los laberintos de su mente, cada vez que tenía una leve imagen de ella era con un habito.

-¡Una puta de dios!, una puta metiéndose crucifijos por la vagina- rio de nuevo y luego vio que Deimos se interpuso entre el arma y Nicola y no le gustó, llegaba a morir… Se acercó y se pegó a su espalda apoyando la sien en la cabeza de Deimos mirando a Nicola por sobre el rubio. Al menos si estaban juntos la bala los atravesaría a ambos, pero Nicola no disparó. Deimos se lo llevaba hasta una butaca y Jack se contrajo al ver como apoyaba su brazo ensangrentado sobre el del sillón y él caminó hasta el fondo del carromato y empezó a abrir ambas llaves de agua al máximo y empezó a llenar la tina con agua tibia. Se devolvió frotándose las cicatrices que le habían hecho con los electroshock, notando que estaban bastante sanas para haber sido hace tan poco, según como estaba su percepción de las cosas sin recordar que hacían más de cinco años que no era sometido a esa terapia. Habia recordado sus propias cicatrices por la forma que vio que Nicola se agarraba la cabeza… ¿De dónde lo conocía a él? ¡Si! Era un loco más, seguro era de Byberry, como ellos.

Volvió donde los había dejado antes a los otros dos y volvió a rascarse lo brazos, le angustiaba ver las condiciones en las que estaba Nicola, todo sucio, con la barba crecida, la sangre manchando todo. Lo miraba de reojo resoplando cuando Deimos le agarró las muñecas. Entonces lo miró a él. Los ojos de Jack temblaban levemente, sus iris parecían vibrar dentro de sus cuencas. Asintió cuando le dijo que limpiaría y se acercó a él y apuntó con su índice a Nicola y luego el mismo dedo lo cruzó en sus labios para indicarle que era secreto.

-Él está ensuciando todo.- le susurró- Me costó mucho hacer la casa, los sillones eran caros, todo lo que me pagaban fue para esta casa y está ensuciando todo. Deimos, mételo a la tina, sácale esa ropa y mételo a la tina.- su voz iba rápido y pestañeaba brusco cada vez que pensaba en la mugre mostrando tics nerviosos.- Se va a morir acá y dejará todo putrefacto, como en los rincones, cuando hay larvas, no quiero que se metan por mis ojos sus larvas.

No se dio cuenta ni en qué momento lo había sentado, pero seguía nervioso y miraba de reojo a Nicola mientras hablaba de forma apresurada a Deimos, pero este se fue de su lado para atender a Nicola, le dio un trago a su botella y empezó a sacarle el torniquete.

Jack se levantó de un salto y fue por una fuente de metal sacó agua de la tina que seguía llenándose y se la dejó en el suelo a Deimos, le jaló la manga repetidas veces para llamar su atención y le apuntó la jarra con agua, luego se llevó las manos a la boca para morderse las uñas. Se alejó y cerró las llaves una vez estuvo lista el agua. Empezó a dejar cerca shampoo, jabón y esponjas para lavarlo. Luego caminó hacia Nicola, le iba a sacar la ropa pero cuando iba a tocarlo no se atrevió y retrocedió las manos hasta su boca nuevamente y empezó a morderse las uñas.

-Nicola, está lista el agua, límpiate, está tibia. Límpiate bien- decía mientras se mascaba los dedos ya, comiéndose las cutículas.- Le buscaré ropa- le dijo a Deimos y fue hasta el armario que compartían.- Tu ropa estrecha, la mía es muy larga, tu ropa no le va a entrar Nicola es más gordo, también más que yo mmmm… mis pantalones anchos, puedo doblarlos y podrá ponérselos…- decía mientras movía las prendas de vestir y sacó uno de sus jeans más anchos, casi nuevo porque no lo usaba y lo llevó hasta la cama y luego abrió el cajón moviendo todas las cosas en su interior y al no encontrar las píldoras-que nunca estuvieron ahí- se llevó las palmas a las cuencas de los ojos y exhaló con desesperación.-¡No están! ¡Deimos, mis píldoras! ¡No están! ¡NO ESTÁN!- gritó golpeando con el puño contra la pared y luego botó todo lo que había sobre el velador de un manotazo.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Vie Feb 19 2016, 02:34

El escapista lo había guiado para que se sentara en una de las butacas, y si ya de por si andaba nervioso la actitud de Jack lo estaba sacando de sus casillas. Podía decir casi con toda seguridad que Jack no era así cuando lo conoció, casi parecía que estaba ante una persona distinta y no sabía que sentir al respecto.
Por otro lado, Deimos le había dicho que era día nueve y que estaban en Salem, y al tratar de asimilar aquella información tan confusa y contradictoria una terrible sensación de vértigo se apoderó de él, incluso se llevó una mano a los labios. ¿Cómo podía ser tal cosa? Aquella pregunta hizo eco en su mente una y otra vez. No podía ser, no podía ser... ¿Tanto tiempo se había llevado dentro del hotel? Era imposible.
Al haber tocado su rostro se dio cuenta de su barba que parecía llevar varios días sin afeitar y abrió mucho los ojos. Se tocó la cara notando la rasposidad de su barba y separó los labios en un grito que no llegó a salir de sus labios, sino que fue engullido como una especie de jadeo.
No puede ser... —murmuró, ajeno a lo que sucedía a su alrededor, ajeno al agua de la tina, a Jack, a Deimos... Su mirada desenfocada mostraba que su mente estaba muy lejos de allí, desviarando—. No puede ser... —repitió más bajo.

Pareció reaccionar un poco más cuando al levantar el rostro vio a Deimos cerca y como éste le quitaba el improvisado torniquete que él había hecho con su propia camisa.
La herida tenía bastante mal aspecto, Nicola la vio, y sabía que tenía que atenderla de una vez por todas, ya sentía el brazo adormecido por la pérdida de sangre.
Necesito sutura, no deja de sangrar —le dijo al mago, sin responder a la pregunta que le había hecho con temor de que volviera a preguntarle si lo habían drogado—. Limpiar, suturar, vendar... ¿Tienen hilo y aguja? Ayúdame, tráemelo...
Vio de reojo a Jack, que dejaba todo listo para el baño y se acercaba para sacarle la ropa, pero no pudo hacerlo. El italiano se miró a si mismo y empezó a ser consciente de su estado tan lamentable, había sido un pequeño infierno lo sucedido en el hotel.
Sí, ya voy a limpiarme, tranquilo —le habló a Jack. A él mismo tampoco le gustaba estar de aquella manera, y aunque continuaba muy nervioso parecía que al menos ya no reaccionaba de forma explosiva—. ¡Deja tus dedos! —lo reprendió, su actitud lo estaba angustiando.

Esperó a que el escapista le dejara el botiquín más accesible, y aunque no estaba en las mejores condiciones quiso hacerlo él mismo.
Atiéndelo a él —le dijo a Deimos, señalándole con un rápido movimiento a Jack. Había ido allí buscando consuelo y protección en ellos, pero parecía que al final quien más lo necesitaba era Jack.
Se dejó la aguja preparada entre los labios y limpió la herida primero con el agua tibia y luego con una gasa empapada en desinfectante, quejándose por el escozor. Cuando consideró que fue suficiente empezó a coser la herida, esperando a que se pasara un pequeño temblor en su mano izquierda, notando después como se le tensaban los músculos ante el dolor. Su expresión delataba sus sensaciones, y también su respiración jadeante, pero tenía que continuar.
Aquella herida suturada no fue precisamente el mejor trabajo de Nicola, pero al menos era suficiente.
¡¿Qué diablos le pasa?! —preguntó Nicola a Deimos ante el extraño actuar de Jack, y entonces se puso en pie. La venda tendría que esperar a después del baño.

Sacarse la ropa tratando de usar lo menos posible el brazo derecho para que no se le saltaran los puntos fue más difícil de lo que pensó en un principio, y una vez quedó desnudo se acercó a la tina y se metió dentro, probando la temperatura del agua primero con su mano.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Feb 19 2016, 23:38

Si giró para mirar a Jack frunciendo confuso el ceño por su forma de actuar, pero sin decir nada. Asintió levemente, siguiéndole el juego - No diré nada -musitó, volviendo a llevar las manos a las muñecas del artista para que dejara de rascarse y de moverse de aquella forma, asintiendo de nuevo. Sabía que aquel carromato y todo lo que había en su interior había costado mucho, aunque la cifra exacta siempre le había sido ocultada; pero no alcanzaba a entender la razón de los muebles fueran más importantes que el italiano siendo que éste se podía desangrar o desmayar en cualquier momento. Parecía haber recibido una puñalada, y un sinfín de golpes, Deimos incluso sopesó la posibilidad de que le hubieran encerrado en un zulo quizá esperando un rescate económico ya que su familia era rica... Pero sólo eran congeturas, no podría saber la verdad hasta que el castaño lo dijera. Y, después de todo, Jack se mostraba indiferente a todo eso, después de lo que había hecho por él consiguiendo incluso que no le matara aquella noche, cuando los tres se confesaron al fin lo que sentían. Era imposible que hubiera cambiado de parecer de esa manera. - Lo limpiaré yo, ya te lo he dicho. No quedará nada de sangre, ni morirá... Olvida las condenadas larvas. -susurró también, después de conseguir sentarle. - ¿Desde cuando te molesta tanto la sangre?

Se acercó a Nicola, pero su pregunta quedó relegada a la lista de cosas no respondidas - Claro que tenemos, ¿crees que estamos en el medievo? -contestó con sequedad, levantándose para sacar un botiquín de un armario y volviendo a donde estaba antes, acuclillado frente al italiano. Dejó el botiquín en la mesa y se acercó al brazo ajeno para mirar la herida, queriendo atenderle, aunque un tirón en la manga de su camisa acaparó su atención y le hizo volver el rostro hacia Jack, al que interrogó con la mirada. Sus ojos azules fueron del rostro de Jack a la jarra con agua y de regreso a él, parpadeando con extrañeza después de que él empezara a morderse las uñas. El mago se sentía completamente perdido con su comportamiento, aunque achacó eso último a la preocupación- Si, amor, gracias. No te preocupes, yo... -antes de terminar la frase el peliteñido ya se había alejado en dirección a la bañera, dejando que sus palabras se las llevara el agua.

Frunció de nuevo el ceño pero intentó restarle importancia mientras empezaba a sacar desinfectante, vendas y una aguja límpia. - Parece la herida de un cuchillo, ¿te han atracado y tirado a la cuneta? -medio bromeó, pese a que su semblante seguía serio- No sé cuando fue la última vez que cosí una herida -Jack se acercó para intentar desnudar a Nicola, tirando de la ropa- y ésta parece profunda. Tú eres el médico, Niño Rico, ¿cómo demonios quieres que te ayude? -le tendió el hilo, enarcando una ceja ante su respuesta- ¿Seguro? -preguntó incorporándose, volviendo a echar un vistazo a la herida, dejándole después todo a su alcance - Si no puedes, avísame. Te debo una bonita cicatriz -No hubo guiño, ni sonrisa, ni gesto en referencia a la marca de bala a la que se refería... los gritos de Jack rompieron cualquier intento por concluir aquella frase y se acercó con unas zancadas rápidas después de decir un rápido "No tengo ni idea".

Se apartó en el último momento evitando así que una lamparilla se estrellase contra su pecho, justo cuando el manotazo ajeno tuvo lugar. Consiguió coger de los brazos a Jack y girarle, acorralándole contra una de las paredes de madera para intentar que se calmara - ¡Para! ¿De qué píldoras estás hablando? ¡Phobos, tranquilízate! -buscó su mirada y le acarició la mejilla - No tomamos ninguna desde hace años, aquí nunca hemos tenido. -contempló sus pupilas vibrantes, los gestos nerviosos y pequeños tics. Y entonces recordó porqué le sonaba tanto; las piezas se fueron encajando en su cabeza- Jack, mírame a los ojos. ¡Mírame!, bien.  Hace años que no hablas ni te comportas así, ¿qué ocurre? -cuestionó, teniendo la sensación de que había preguntado aquella noche eso demasiadas veces.

Nicola estaba herido, con la mente perdida en días atrás y Jack actuaba como cuando estuvieron encerrados. Deimos empezó a creer que esa noche no era más que un extraño delirio producido por una ensoñación de droga y, quizá, al despertar, se encontrase en un fumadero de opio. Miró al castaño, que ya estaba dentro de la bañera, con el agua tiñéndose de un rojo muy pálido por la sangre que había adherida a su piel; y luego a Jack, cuya respiración notaba sumamente agitada, pegado a él.

-Amor, no necesitas las píldoras. -aseguró, hablándole casi como a un niño, aún sin entender qué pasaba pero habiendo pasado ambos por suficientes recaídas al principio como para actuar por pura inercia. Aunque tenía el cabello recogido en una coleta, se apartó el pelo de las sienes para mostrarle mejor las marcas de los viejos tratamientos de electroshocks- ¿Ves? Estamos curados.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Sáb Feb 20 2016, 00:19

-Lo siento, lo siento tanto, amor, mi ángel- se disculpó cuando casi le golea con la lámpara a él y se giró  para ver que había botado y si estaban las píldoras ahí, entonces Deimos lo giró y recibió sus preguntas y Jack pasó de mirarlo a perder al mirada en el techo, luego bajó hasta la suya y sonrió. Cuando le mostró las cicatrices en su sien se tocó las suyas y comprendió que ya no necesitaba píldoras, sólo era el periodo que no las tenía y debía acostumbrarse. Miró hasta donde estaba la bañera con Nicola y sonrió.

-Él es muy guapo- lo apuntó y le hablo en susurro a Deimos y luego bajó la mano para acariciar su entrepierna por sobre el pantalón.- ¿Te gusta?... Pero yo te amo a ti Magnus. Él es… -volvió a mirar a Nicola que se encontraba desnudo en la bañera y se separó de Deimos caminó hacia Nicola y cuando pasó cerca del botiquín tomó unas pequeñas tijeras y se las escondió en el bolsillo del pantalón.

Se arrodilló al lado de la tina y apoyó los brazos en el borde y lo miró con una sonrisa. Luego miró el agua y su cuerpo bajo esta.

-Hola.- le sonrió mirándolo de nuevo. Metió la mano al agua hasta poder acariciar su vientre, sus caderas y su entrepierna. Se mordió el labio inferior y le sonrió de nuevo a Nicola.- Me gusta.- empezó a acariciar su miembro buscando endurecérselo con sus caricias.- No te mueras… Magnus nos llevará a todos, no mueras sin nosotros. ¿Aún tienes miedo?...


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Sáb Feb 20 2016, 01:03

Una vez dentro de la bañera Nicola quedó como un espectador de una macabra obra que era representada por Jack y Deimos, frotándose entre tanto el cuerpo con una esponja y el jabón que había dispuesto Jack cerca, eliminando así la suciedad que tanto parecía aterrar al más alto de los tres.
La profunda herida de su brazo derecho se resentía con cada movimiento, notando los puntos tirantes y además ardiendo un poco por la temperatura del agua.

El carromato era amplio, más de lo normal al menos respecto a los que había visto en aquel circo, pero no lo suficiente como para no ser capaz de ver y oír todo lo que sucedía.
Jack había llamado Magnus a Deimos, y teniendo en consideración que sabía que Deimos no era su nombre real fue fácil deducir que entonces sería aquel.
Se mantuvo en silencio, analizando la situación, tratando de comprender, pero le resultaba demasiado difícil. Llegó a preguntarse a si mismo incluso si aquello sería una extensión más de la pesadilla del hotel, quizás nunca había llegado a salir de allí, quizás todavía estaba dentro y aquellos eran sus delirios antes de morir.

Se mojó la cara y el pelo, peinándolo luego hacia atrás, y cuando volvió a atender lo que sucedía en su entorno vio a Jack apoyado en la bañera.
Escuchó su saludo, pero no respondió a éste, sino que su mirada viajó más allá, buscando a Deimos con un claro interrogante en su expresión. No sabía qué sucedía, Jack parecía no recordarlo a ratos, y eso lo tenía muy confundido, haciendo todo tipo de especulaciones. ¿Estaba muerto? ¿Lo habían olvidado? ¿Solo Deimos podía recordarlo? Pero Jack antes había dicho su nombre...
Su respiración se agitó, y no por las caricias que le brindaba Jack bajo el agua, sino por el ansiedad que iba y venía.
Jack —dijo su nombre, tratando de llamar su atención—. ¿Sabes quién soy yo? —le preguntó, lleno de dudas—. No voy a morir, estoy bien, no...
Nicola movió su mano bajo el agua y atrapó la de Jack, con intenciones de apartarlo de su miembro. En otra ocasión sus caricias le habrían resultado estimulantes, y aunque su miembro había comenzado incluso a reaccionar a su tacto no podía pensar con claridad, no después de todo lo que había sucedido.
Ahora no —pidió, luego giró hacia Deimos. Quería preguntar muchas cosas, pero a la hora de hacerlo tan solo quedó en el intento, gesticulando una pregunta que nunca llegó a salir: "¿Qué ocurre?" habría preguntado, pero el escapista ya lo había preguntado varias veces.
Ya ni siquiera sabía que creer, tal vez lo del hotel hubiese sido una alucinación, quizás si que estaba drogado.
¿Te llamas Magnus? —fue al final lo que preguntó, aunque aquello era lo más alejado a su actual tren de pensamiento, tal vez tan solo intentaba llenar el silencio con su propia voz.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Sáb Feb 27 2016, 00:39

-Si... -respondió igualmente en un susurro, sin ser capaz de entender el porqué Jack no parecía reconocer a Nicola. Dio un leve respingo por la caricia ajena, correspondiendo con un sencillo roce en la mano- Nos gusta a ambos, ¿no lo recuerdas? -Le siguió con la mirada, sin saber como concluía la frase que había iniciado. Nicola era... ¿el qué?, ¿por qué seguía actuando así?.
Pese a ir detrás de él, la mirada del mago estaba dirigida a Nicola, eso unido a un gesto muy discreto por parte de Jack le impidió darse cuenta de que éste se guardaba las tijeras.

Contempló curioso la escena, esperando que al final le dijeran que aquello no era más que una broma retorcida y extraña. Jack se había arrodillado de forma casi tierna junto a la bañera de porcelana, pareciendo más que dispuesto a ayudarle en el aseo, quizá preocupado por la herida cuyo aspecto era un tanto desagradable pese al trabajo del italiano. Las puntadas habían conseguido unir de forma certera la piel y ésta se convirtió en una linea desigual y en relieve de la que aún manada un finísimo hilillo de sangre.

Se sentó en el borde de la bañera, cerca de ambos, viendo como empezaba a acariciarle directamente pese a que su mano fue detenida. La mirada que le dedicó Nicola fue suficiente como para que pudiera comprender qué le quería decir. Encogió los hombros un poco y negó con la cabeza, aprovechando que Jack tenía la mirada puesta en el otro. No podía responder nada salvo un "no lo sé" que temía pronunciar en voz alta por empeorar la situación o sentirse aún más estúpido y contrariado.  - Si. aunque sólo dos personas lo saben. Bueno... tres, contandote a ti -confirmó, habiendo olvidado que él no sabía su auténtico nombre- Pero no preguntes por el apellido, ninguno de los dos tuvimos nunca. -esbozó una sonrisa de medio lado y se inclinó, acariciando el cabello de Jack - Nadie morirá, amor. -volvió a posar la mirada en Nicola, alargando el brazo libre para rozar con la punta de los dedos la sombra de su barba. Jamás le había visto así, siempre estaba tan impecable que se le antojaba cruel que le hicieran algo semejante.

No volvió a preguntar nada, puesto que ni uno ni otro le habían dado una respuesta mínimamente satisfactoria a nada. Se limitó a contemplarles en silencio, acercándole una esponja al italiano, sentado tras Jack, apoyando una pierna en su costado sin recargar nada de peso en él. El olor a jabón y el vapor del agua tibia se apoderaron del carromato, dulcificándolo.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Mar Mar 01 2016, 02:14

-Sé quien eres.

Su sonrisa se borró cuando le dijo que ahora no. Se borró de forma tan brusca como si cambiaran dos máscaras y dejaran en lugar de la de la sonrisa una de desprecio y odio frío. Apartó la mano y estiró los dedos para soltarse de la mano de Nicola, luego los flexionó de forma tensa, de una manera en que pudo sentir el dolor de sus articulaciones hasta empuñarla fuerte y enterrar las uñas en su palma, hizo que sus nudillos se pusieran blancos de la presión, pero bajo el agua no se notó. No aceptaba un "no" de nadie, menos si deseaba tocarlo para que se sintiera mejor.

-Claro que moriremos.- miró a Deimos con el ceño fruncido y movió la cabeza brusco para apartar su mano.- Nicola tiene miedo, lo puedo notar. Me lo están susurrando.- le dijo a Deimos, luego volvió a mirara a Nicola a los ojos para dirigirse a él- Viniste lleno de miedo y hediendo a muerte, no un muerte común, sino una que olía al limbo. ¿Que pasó, Nicola? ¿Por qué llevas esa carga tan grande?...- sacó la mano del agua y agarró el aire a su alrededor, como si pudiese agarrar su aura.- No quiero que sientas miedo... Si temes son más los espectros que danzan en espirales por aquí...- giró el indice en alto formando los espirales que veía que hacian esas sombras oscuras en ese momento, esas que susurraban de forma insistente. Pasó de mirar lo que hacia su mano a ladear la cabeza para mirar a Nicola, como una marioneta su cabeza cayó hacia un lado y sus ojos, que aunque eran naturales, daban el aspecto de vidrio.-...son más las voces y los gritos que escucho pidiendo que mate, intento controlarlas. ¡Quiero que se callen!- gritó a la vez que bajó la mano golpeando rápido contra la superficie del agua y esta saltó y al caer los mojó a los tres como violentas gotas de lluvia. Las voces se callaron y escuchó al fin el silencio, la paz. Exhaló aliviado y cerró los ojos.-Así está mejor...

Al abrir los ojos los vio con sus expresiones descolocadas y con agua encima, en Nicola no era extraño, pero cuando miró a Deimos torció las comisuras hacia abajo en un intento de contener la risa, pero estas temblaron y rio de forma muda, luego llegó el sonido de una risa bastante contagiosa, totalmente demente.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Mar 01 2016, 16:00

Vio como Deimos también se les unía, acercándose al borde de la bañera, y pese a que había abandonado momentáneamente la tarea de lavar su cuerpo volvió a recuperarla en ese instante, impregnando su piel con el olor del jabón, tratando de llevarse también con el agua las sensaciones que habían permanecido en él de la fatídica experiencia en el hotel.
También quería hacerse cargo de aquella barba que le había salido y que recordó al notar el contacto de la mano de Deimos.
Debo verme horrible —dijo, en un susurro íntimo y pesaroso.

Había notado que a Jack no le gustó su negativa, pero contrario a todas sus propias expectativas no se sentía en el humor adecuado, estaba demasiado ansioso como para considerar la excitación un reemplazo de todo el miedo que había pasado. Tal vez en un rato, cuando se hubiese liberado de aquella pesada losa, podría pensar también diferente y dejarse llevar por lo que Jack quiso transmitirle con su tacto.
Aunque el rumbo de la situación cambió, y no pudo más que afirmar de que aquel día había algo raro con Jack, o tal vez él siempre hubiese sido así y hasta el momento lo había ignorado.
Estuve cuatro días perdido en el limbo —respondió a sus palabras, encogiéndose ligeramente dentro de la bañera.

Trató de ver los espíritus danzantes de los que hablaba, extrañado por sus palabras y a la vez dudando de si sería una realidad extraña como la del hotel, pero no vio absolutamente nada, así que su mirada terminó en Deimos, tratando de encontrar alguna explicación a todo eso, aunque lo veía tan perdido como a si mismo.
La forma en la que actuaba Jack era inquietante, sobretodo cuando quedó como un muñeco roto.
Le habría gustado decir algo al respecto, pero Jack culminó la situación tensa con un grito y un movimiento brusco en la que el agua de la bañera cayó luego sobre ellos.
En si mismo no importaba, porque estaba dentro de la tina y mojado, pero ellos dos acabaron llenos de aquella agua que había sido teñida ligeramente de rojo por su propia sangre.

Miró a uno y a otro, tratando de ver si era el único que no estaba entendiendo, y ante la risa de Jack quedó en un absoluto silencio.
Lo escuchaba reír como un maniático, y su expresión era de desconcierto absoluto, pero lentamente se fue torciendo, formando un amago de sonrisa que se contagiaba de aquella risa que escuchaba, hasta estallar finalmente en carcajadas junto a él.

La risa de Nicola fue cortada de pronto, llevándose ambas manos al rostro e inclinándose hacia delante. Su risa fue reemplazada por una especie de sollozo, y se mantuvo en aquella posición por unos largos instantes hasta que finalmente volvió a levantar la cabeza.
Alguien a quien quería murió —dijo—. Me habían enviado una invitación a una fiesta en un hotel del que nunca antes había escuchado el nombre, y fui, por supuesto que fui... —los miró a uno y a otro, tratando de ver si estaban prestando atención o era mejor que callara.
Por ser el más cuerdo en ese instante —aunque fuera irónico—, sus ojos ocuparon en gran parte a Deimos.
Todo iba bien... La típica fiesta ostentosa... Pero luego de un rato hubo una especie de terremoto y se fueron las luces. Cuando eso pasó el lugar parecía estar abandonado por mucho tiempo, todo estaba podrido, olía a polvo y humedad, la comida estaba podrida... Fue muy desagradable, sentí que vomitaba, no sé como aguanté —fue relatando, dejando poco espacio entre una cosa y otra, hablando de forma apresurada incluso—. Había una mujer, o no sé que mierda, que nos quería ayudar a salir de allí, así que seguimos sus indicaciones. Cuando cruzamos por la cocina todas las cosas empezaron a volar, salía gas, los cuchillos iban en todas direcciones y a mi se me clavó uno aquí. —Se tocó la herida del brazo que ya había atendido—. Luego casi se me estampó una olla en la cabeza... Suena tan inverosímil... Pero juro que pasó, todo eso pasó... Era como estar en una sala de torturas, no paraban de suceder cosas extrañas, avanzamos por un pasillo y luego el suelo se abrió detrás de nostros... ¡Mi amigo cayó! ... Cayó... —su expresión se torció con tristeza, al punto que parecía que iba a echarse a llorar. En vez de eso se mojó la cara, y continuó—. No sé ni como diablos lo conseguimos, yo solo quería salir de allí, no quería morir también... Al final pudimos salir, cuando lo hicimos estábamos aquí... Vi el circo a lo lejos y vine lo más rápido que pude. No entiendo como es posible que hayan pasado cuatro días, ni como es que estoy tan lejos de Baltimore...




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Mar 07 2016, 21:06

-Sólo un poco -le respondió con una sonrisa de medio lado.
Levantó la mano con un gesto lánguido y confuso al ver que rechazaba su caricia, alejándola de sus cabellos teñidos. ¿Volvía a escuchar voces? ¿A un nivel tal que su comportamiento había cambiado? Eso no era, desde luego, una buena noticia. Su mirada pasó de Jack a Nicola, queriendo escuchar la respuesta a aquello, guiando después sus ojos hasta el dedo índice ajeno que empezó a girar y girar sin sentido y con el que pretendía mostrarles las infinitas espirales que él contemplaba.
Hacía todo lo que estaba en su mano para comprenderle, pero era incapaz, sólo con una nueva oleada de pastillas o un nuevo trauma, quizá un tratamiento, aquello podría ser lógico. Y nada de eso había tenido lugar... ambos se solían negar en rotundo a ingerir medicina alguna pues el temor a que el pasado retornase era demasiado fuerte, y no disponían tampoco de ellas. Tampoco se habían separado más que lo necesario y habitual, y por lo que sabía Jack no había salido del circo.

El grito le arrastró a una realidad más cruda que la ficción y le empapó al ir acompañado de un palmeo de agua cálida, jabonosa y ya sucia por la sangre. Su camisa blanca se le pegó al pecho, junto con algunos mechones de pelo, y llevó la mano al rostro para secarse el agua.

Deimos no rió, sin contagiarse en esa borágine de carcajadas dementes, arrodillándose al lado de Jack para abrazarle por la espalda y hacer que se recostara un poco sobre él. Aunque al italiano pudiera resultarle incluso algo cómico, él sabía que era mucho más peligroso de lo que parecía, y el afán de protección salió a relucir como cuando era un adolescente. Le besó una sien y tarareó una fugaz estrofa de una canción inventada de la que solía hacer uso en las crisis ajenas, sin perderse por ello los gestos de Nicola, que parecía hundido en un mar de pensamientos oscuros. El tarareo desapareció con el vapor de agua ante la primera frase, atento y preocupado, suponiendo que quizá había acabado herido al intentar proteger a quien demonios fuera esa persona. Pero estaba equivocado.

Sus cejas se fueron enarcando de sorpresa a medida que la historia continuaba, imaginando aquello que les describía , como si de una pesadilla se tratase. Por la mirada que le había dedicado Nicola la opción de las drogas no era factible, aunque sabía que, al igual que él, en ocasiones coqueteaba con ellas. ¿Pero cómo sino podía ser factible eso?

-Pareces contar una historia de fantasmas... -comentó después de que el silencio se aposentara entre ellos tras la última frase.- Cuchillos volando solos, lujo que se pudre..., ¿entraste en Baltimore y saliste en Salem? -preguntó, pese a que, dada la historia, ya sabía la respuesta. Bajó un momento la mirada, pensativo, sin conseguir hilar nada sensato, llevando su mano derecha al abdomen de Jack por el simple ademán de medio abrazarle.

-No entiendo nada, no sé qué decir.  - Miró de soslayo las ropas ajenas, polvorientas, manchadas y algo rasgadas. Los zapatos, otrora lustrosos, que ahora parecían sacados de un mercadillo de ropa demasiado usada y destrozada. - Diría que fue una alucinación donde tu mente jugó a trastornarte... en ocasiones me ha pasado -carraspeó, mirando la herida, y negó, rectificando- Pero no, claro que no. ¿Ese es el limbo al que te referías? -cuestionó a Jack, esperando una aclaración- Cuatro días, ¿pareció uno solo? -se relamió los labios, pensativo- Es fascinante... ¿Qué sitio era ese? ¿Dónde está ese hotel y quién te invitó? -su curiosidad se volcó en aquellas frases, pareciendo de lo más interesado. Jamás había escuchado nada semejante- Nosotros también nos encontrábamos en Baltimore, fue poco antes de que nos marcháramos. Y, no recibimos invitación alguna.  


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Miér Mar 23 2016, 04:38

Se cayó cuando Nicola pasó de la risa al llanto y quedó mirándolo mientras contaba lo que había pasado, iba imaginando a detalle su narración aunque los rostros se lo inventaba, el quien quería, la “mujer o no sé qué mierda” primero tuvo rostro de una joven luego una vieja, de esas que no se sabe sin son mujeres o travestis viejos. Luego imaginó todo el menaje dando vueltas como un torbellino y una guerra entre ellos y a Nicola siendo golpeado por una olla en la que dejó su cara marcada como recuerdo, rió bajo de su imaginación aunque no era intenciones el faltarle el respeto a Nicola. El cómo le relató la caída de su amigo le hizo pensar en Robert el payaso gordo, como cada vez que logran darle a la diana el asiento se abre y cae al agua. Contuvo la risa de nuevo.

-El lujo que se pudre me hace pensar en ti.- bromeó a Deimos.- cuando con tu bello traje te emborrachas tanto hasta vomitar.- le sonrió dulcemente para que no lo odiara por su broma mientras se abrazaba a él tratando de no perder el equilibrio y caer a la tina con agua. Negó ante la pregunta de Deimos, lo que él veía no siempre eran fantasmas.- Yo veo que está muy asustado, y los entes del miedo se alimentan de él, atesoran a la gente con miedo, por eso les gustamos amor.- miró a Deimos.- porque producimos miedo y tenemos miedo. Es algo que les gusta. Nicola ahora tiene miedo, pasó por una experiencia que lo hará renacer…- se acercó a Deimos a su oído y le susurró.- Eso es lo que él necesitaba para ser como nosotros.

Miró después a Deimos con una sonrisa y le escuchó lo que decía, parecía casi una indignación por no ser invitados y Jack rio fuerte. Reía más seguido que en años.- ¿Por qué nos invitarían? En Baltimore hay cientos de personas y Nicola ahí es rico y con un apellido importante, por supuesto que no nos invitarían a nosotros, las ratas de circo.- miró a Nicola y le guiñó un ojo, luego metió la mano al agua y se la lanzó en la cara.

-Qué bueno que murió esa persona que querías, porque ahora sólo nos debes querer a nosotros si nosotros morimos será la siguiente ocasión que llores por la muerte.- se levantó y le dio un beso a Nicola.- Me alegra que estés con nosotros, no me gustó partir sin ti, pero nadie de tus sirvientes nos decía dónde estabas, no sabían. Ahora al fin estamos los tres, como debe ser.


Última edición por Jack el Vie Abr 08 2016, 02:20, editado 2 veces


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Miér Mar 30 2016, 14:18

La risa de Jack no fue suficiente para que Nicola terminara de contar su historia, aunque le molestara. No podía pretender que tomaran completamente en serio lo que les contaba, porque ellos no habían estado ahí, pero al menos podrían haberlo intentado. A ratos se sentía un idiota por estar allí, pero al menos Deimos mostraba algo de preocupación.
—respondió a Deimos en primer lugar. A él también le parecía extraño, pero no podía negar lo que había sucedido, la fiesta empezó en Baltimore, y el hotel en su totalidad se vio desplazado a Salem... ¿Por qué? No tenía ni la más remota idea—. ¡No fue una alucinación! —gruñó después, queriendo que quedara absolutamente claro.

Cambiaron las tornas, y escuchando a Jack era ahora él el que no entendía, pero de todas formas no comentó nada al respecto. No quería cambiar de tema, quería seguir explorando su propia experiencia, pues aún estaba demasiado reciente. ¡Apenas unas horas atrás había estado huyendo por el hotel! Y Harley...

Ni siquiera un día, tenía la sensación de que no había amanecido, pero cuando salí de ahí estaba el sol... Sé que suena a locura, pero no estoy mintiendo, digo lo que pasó.
»Era... Es un hotel, un hotel aparentemente muy lujoso, el dueño se llamaba Virgil o algo así, Virgil algo... Virgil Graves
—recordó luego de forzarse un poco—. Les puedo llevar, vine directamente desde ahí, no estoy mintiendo... A menos que haya vuelto a desaparecer, sé llegar.
Calló ante lo dicho por Deimos sobre que no recibieron invitación, fue Jack quien le puso voz a sus pensamientos, aunque no hubiese querido decirlo.

Cerró los ojos cuando Jack le lanzó agua en la cara y luego lo miró confuso.
Recibió su beso después de sus palabras crueles, y sus propios sentimientos se contradijeron.
Prefirió ponerse en pie tras sacar el tapón, con intenciones ya de salir de la bañera, pues consideraba que había quedado limpio.
¿Una toalla? —pidió, esperando a que cualquiera de los dos le alcanzara una para no andar mojando todo fuera de la bañera—. No supe cuando fue que se iban —dijo, mirándolos a ambos—. Fueron a buscarme... —murmuró, mas hacia si mismo que hacia ellos. No quiso decirles que seguramente no habría ido con ellos aunque lo hubiesen encontrado, pues ahora estaba allí y pensaba permanecer unos días al menos antes de regresar a Baltimore. O al menos esa era su intención—. Sí, como debe ser —repitió, apoyando aquella idea.
No cabía duda de que al italiano le gustaba estar con ellos, claro que había demasiados peros.
Quiero sacarme esta barba horrible —dijo, mostrándose molesto, como si la existencia de su vello facial lo arruinara todo.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Lun Abr 11 2016, 21:19

Esbozó una sonrisa de medio lado ante la broma, sin ofenderse pues en eso tenía razón. - Yo soy un lujo en mi mismo, Phobos -aseguró bromeando con pedantería, manteniendo el abrazo, sentandose de tal forma que acabó acomodando una pierna a cada costado de Jack, flexionándolas. - No tengo miedo de nada, solo estuvieron conmigo cuando era un crío -comentó, intentando imaginarse esos entes tan macabros de los que hablaba. - Su bautismo -susurró a su vez, dandole un corto mordisquito en el lóbulo de la oreja, con la mirada puesta en Nicola.

-¿Cómo se puede ir de una ciudad a otra sin moverse? Es imposible... - Su novio parecía decir la verdad pero ésta no tenía el menor de los sentidos. Asintió con decisión- Si, quiero ir. ¿Vino más gente contigo? -cuestionó antes de murmurar el nombre de Virgil Graves, intentando hacer memoria para ver si le sonaba de algo. Su ceño fruncido dejaba claro que no era así.

En esa ocasión no pudo contener una risa entre dientes que salió cantarina de su garganta, fundiendose con la estridente que resultaba mucho más estridente. En eso el artista tenía toda la razón, nadie les invitaría a una fiesta semejante. Deimos por un momento se había colocado mentalmente a la misma altura que el italiano, pese a que la familia de éste tenía un renombre y unas propiedades con las que él no podría ni soñar. - Touché...

Vio como se levantaban ambos y escuchó las palabras de Jack, unas que resultaban hirientes y, a la vez, toda una declaración de amor desde el punto de vista del escapista. Para ellos la muerte de cualquier otra persona que no fueran ellos dos caía de lleno en la indeferencia. Hasta la llegada de Nicola a sus vidas. Se incorporó y abrazó a Jack por la cintura y le dio un beso en el cuello después de que éste besara al castaño - Para siempre.

Fue hasta un armario para sacar una de las toallas y se la tendió a Nicola- Lamento que no pudieras salvar a esa persona -le besó también, ofreciendo un poco del cuidado y la empatía que Jack no había demostrado y que él, salvo en contadísimas ocasiones, tampoco tenía. Realmente no lamentaba del todo la pérdida ajena pues ni tan siquiera sabía de quién se trataba, pero intuía que necesitaba escuchar esas palabras- Por supuesto que fuimos -terció habiendo escuchado aquel murmullo, tomando asiento de nuevo en el borde de la bañera. - Eres nuestro, no vamos a dejarte. -sonrió de medio lado, divertido ante su propio pensamiento- Realmente había incluso pensado en raptarte si te negabas... cosa que, evidentemente, no fue necesaria. Aunque que nos encontrasemos así era lo último que esperaba-señaló con un gesto de la mano diestra el lavabo y el cajón que había bajo el mismo. - Ahí tienes espuma y cuchilla, ciertamente esa barba arruina tu bonita cara de niño rico y presumido. Te hace parecer más rudo y salvaje...


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Vie Abr 15 2016, 02:58

-Si tienes miedos- miró a Deimos y sonrió.- no seas fanfarrón que todos tenemos miedo, pero eso no nos hace cobardes. Somos más valientes incluso, porque hay que pasar por cosas terribles para serlo, como ahora nuestro querido Nicola, que antes se creía la gran cosa porque creía que todo era un chiste.- cuando llegó la invitación de Nicola al hotel abrió grande los ojos y miró a Deimos cuando dijo que quería ir.-También quiero ir.- dijo entusiasmado, como si estuvieran ofreciendo ir a una excursión y no a un lugar del que Nicola había salido tan traumado, la idea de estar en un hotel que se comía el tiempo y asesinaba gente le sonaba muy atrayente.

Cuando se hubieron movido Jack se sentó en el sillón que antes usó Nicola y empezó a rascar una mancha de sangre que había ahí mientras el otro se afeitaba. Sintió que tenía la tijera en el bolsillo y la sacó, no recordaba cuando la había metido ahí, pero recordó que su intención era matar a Nicola si los entes se volvía demasiado molestos pues lo acosaban de forma incansable hasta hacerlo perder la razón y entonces podía poner en peligro a Deimos incluso.

Miró a Nicola, ya no parecía estar tan acosado, no al punto que tuviera que deshacerse de él para librarse de esos seres. Dejó la tijera a un lado y siguió concentrado en rascara la mancha de sangre que no salía del sofá, la tela sonaba bajo su uña una y otra vez mientras ellos hablaban, Jack no les prestaba atención, estaba demasiado concentrado en otra cosa. Luego levantó la vista y miró a Deimos.

-Dijiste que ibas a limpiar y no lo hiciste, mira esta mancha que no sale.- dijo molesto, como si hubiese asado mucho tiempo de que le dijo que limpiaría, pero no era así, habían estado todo el tiempo juntos, pero se le iba la mente y olvidaba como pasaba el tiempo, a veces era muy corto, otras veces muy largo y la barba de Nicola le hacía pensar que Deimos llevaba mucho sin limpiar.-¿Quieres que esté todo lleno de gusanos? ¡Como en Byberry! Mantén limpio arrrg! Yo lo haré.

Se levantó y fue hasta el baño viendo la tina manchada de sangre por toda la loza, ya no había agua, pero estaba muy sucia.

- ¡Mira la tina!- gritó a Deimos casi al borde de la histeria, todo estaba asqueroso.- No mates en la tina, queda sucio, hay sangre en el sillón, mira el piso… No mates aquí dentro. ¿o fui yo? ¿yo maté? Deimos... ¿maté a alguien?


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Mar Abr 19 2016, 20:38

Usó la toalla que le había pasado Deimos para comenzar a secarse. Después del baño y de haber sacado todo lo que tenía dentro sobre el hotel se sentía un poco mejor, pero todavía le quedaba deshacerse de aquella barba. Se la tocó obsesivamente, notando como raspaba, y él mismo arrugó el entrecejo. Estaba acostumbrado a encargarse de ella todos los días, y de pronto de la noche a la mañana la tenía así... Maldijo el hotel, esta vez no por todo lo sufrido, sino por dañar su imagen... ¡Y su ropa!

Escuchó a Deimos y fantaseó con la idea de que se lo hubieran llevado de Baltimore en contra de su voluntad, y aunque tal vez no lo debería sentir así, se excitó un poco.
Siempre había pensado que cuando se marcharan de la ciudad acabaría todo, pero de pronto estaba allí, con ellos, a varios cientos de kilómetros de su hogar donde nadie sabría donde estaba, y con ello formuló una sonrisa grande y en cierto modo maliciosa. Se abría una nueva oportunidad ante él, la de mantenerse desaparecido y no volver más ¿Quería eso? Miró a los dos chicos y sintió que era una buena idea, al menos por un tiempo hasta que se cansara.

Fue a buscar donde Deimos le indicó para poder al fin afeitarse y eliminar una de las molestias. Por un momento incluso pensaba que la herida no era nada, pero luego la tirantez le recordaba que estaba ahí y que tardaría bastante en cicatrizar.  Se lamentaba que fuera en su brazo derecho.
Iremos —dijo sin más mientras se miraba al espejo con desagrado, por su aspecto desaliñado, algo impropio en él.
Ambos chicos parecían tener ganas por ver el hotel, y aunque él no quería ir realmente si que notaba como una obligación el demostrarles que algo raro sucedía ahí y que no estaba loco ni se había drogado.

Notaba la debilidad de la perdida de sangre, le hormigueaba el brazo derecho y sentía un poco de mareo, era como estar aturdido, y le preocupaba cortarse mientras se afeitaba por estar así.
Uhm... —dudó, agarrándose al lavabo.
Tal vez debería haber dejado eso para después, pero no soportaba más tener esa barba, así que procedió.

Trató de concentrarse todo lo posible, incluso lo hacía más despacio de lo usual por no estar seguro, y mientras tanto escuchó a Jack y su desvarío, haciendo que lo mirara extrañado.
Es mi sangre —dijo—. No han matado a nadie, estaba herido, mira —Se movió un poco para mostrarle la herida de su brazo, que mostraba un mejor aspecto después de las atenciones, pero que aún necesitaba vendarse—. Ten paciencia, pronto estará limpio ¿Verdad? —Miró a Deimos.
Se sentía un poco más tranquilo ahora, lo suficiente como para tratar de comprender el extraño estado de Jack.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Abr 29 2016, 23:11

Se negaba en rotundo a confirmar que Jack tenía toda la razón, pese a que le dedicó una sombra de sonrisa. Deimos prefería seguir vanagloriandose de una falsa ausencia de miedos o terrores, manteniendo el mentón alzado y el orgullo intacto. - Fabuloso, imaginaremos que es un picnic -bromeó en referencia a la visita a aquel hotel. ¿El tiempo también desaparecería para ellos una vez atravesaran su umbral? ¿Cambiarían de ciudad sin ser plenamente conscientes de ello? ¿Pondrían en peligro sus vidas? Ah, plantearse aquellas respuestas por una visita que a primera vista era de lo más común resultaba tan novedoso que su humor mejoraba visiblemente.

Jack y Nicola se alejaron, el primero acomodándose en la butaca y el segundo colocándose frente el lavabo para poder librarse de esa barba que tanto parecía incomodarle pese a no ser realmente más que una sombra áspera. Se llevó el pelo hacia detrás para recogerse el pelo en una coleta, pese a que dos pequeños mechones se soltaron y se deslizaron hasta rozar sus pómulos. Sus ojos claros estaban puestos en el italiano, que estaba más pálido de lo habitual debido probablemente a la pérdida de sangre y el shock que aún estaba intentando quitarse de encima. Casi parecía apunto de caer desfallecido pero, pese a que en un principio iba a hacer proponerle ayuda, Jack le distrajo con su incesante rascar. Aquel sonido le hizo apretar las mandíbulas, claramente molesto. - Jack... -musitó en voz baja, recriminando su forma de actuar y pidiéndole así que se detuviera.

Lejos de parar, el pintor le dedicó una mirada enfadada y le hizo enarcar las cejas con sus palabras- Y lo haré, más tarde -aseguró, sin poder defenderse de forma verbal puesto que volvió a recriminarle- ¡No, claro que no quiero! Y no compares el carromato con ese lugar. No seas tan dramático. -rodó los ojos y suspiró al ver que el chico se levantaba y caminaba hacia donde él se encontraba, pues aún estaba sentado al borde de la bañera.

El grito le pilló por sorpresa y se levantó para agarrarle de los brazos, perdiendo él también la paciencia y sin saber como demonios debía actuar - ¡Cálmate! No, no hemos matado a nadie, ninguno. ¿O ves un cadáver? -miró de reojo a Nicola, asintiendo- Exacto, así es. -volvió su atención de nuevo a Jack, con el ceño fruncido y sin soltarle- ¿A qué narices viene todo ésto? -espetó, perdiendo la compostura- Basta, estás empezando a ponerme nervioso. Y sabes que eso no es bueno. Deja las sombras y vuelve a mi -le abrazó con ternura, intentando calmarle y hacer lo propio consigo mismo para no terminar gritando de ira. Tras un par de respiraciones lentas y mirar a Nico, volvió a hablar- ¿Cuando volvieron las voces? ¿Qué te susurran? Deja que ellas devoren la sangre que decora ahora esto, que se entretengan con ella hasta que la limpiemos y te dejen tranquilo -le llevó hacia el sillón tras robarle un suave beso, sin dejarle mirar de nuevo el butacón- Con Nicola estamos completos, ¿no lo sientes?. No hay sitio para esos pensamientos detestables. -le dedicó una sonrisa al castaño- Deberías vendarte eso cuanto antes, ¿quieres que lo haga yo?.

Fue hasta un armario y lo abrió, buscando una botella que no se dignaba a aparecer por lo que cerró la puerta de golpe. La forma de actuar de Jack le traía a la mente recuerdos demasiado vívidos de aquella época oscura y dolorosa, y su respiración se volvía más agitada por ello. Cerró los ojos, calmándose, y se llevó las puntas de los dedos de la mano derecha a la sien para rozar la cicatriz del viejo y cruel tratamiento. Le dolía verle así y no saber qué hacer- Creo que no nos queda whisky, una pena... -comentó con una sonrisa amarga,  creyendo que el alcohol le habría venido bien para relajarse. - De acuerdo, centrémonos... Kóstyk a veces pierde el sentido de la realidad, podríamos hacerle ver que prometió contratarte hace unas semanas, o cualquier cosa.  Eso no es difícil -se giró y tomó asiento en el sillón, al lado de Jack, paseando la mirada de uno a otro- La cama es suficientemente grande para los tres, asi que estaremos cómodos. -señaló a su alrededor con una sonrisa- ¿Verdad que es una maravilla? Jack lo construyó, somos los primeros que tenemos una bañera, todo un lujo -rió entre dientes, haciéndole un gesto para que se acercase y tomase asiento allí también- Ese hotel te ha traído junto a nosotros... era tu destino. Y la sangre, la tinta que escribía el inicio de nuestra historia. Es poético, ¿verdad?. Pruebate esa ropa, seguro que te valdrá por el momento.



avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Miér Mayo 11 2016, 05:35

Miró extrañado a ambos, por un momento hasta pensó que él había herido a Nicola, pero luego recordó la historia del hotel, la acababa de contar pero ya le parecía perdida en el tiempo atrás. Cuando Deimos le agarró los brazos casi tuvo una reacción violenta, se notó en sus ojos y como tensó la mandíbula que lo atacaría, pero se controló finalmente. Se quedó quieto cuando Deimos lo abrazó, mirando a la nada con los ojos vacíos y sólo mostró tener vida cuando oyó que le preguntaba por las voces... Las voces. No sabía ni siquiera que eran.

-Nunca se han ido, sólo intento no escucharlas...No sé que dices, no beben sangre, sólo se alimentan de miedo- le susurró de forma apresurada, aunque era perfectamente audible para Nicola también. Podía ver sus rostros oscuros intentando acercarse a él, era su propio miedo el que querían devorar, era él quien más sentía miedo, no podía dejar de sentirlo después de que su mente se había quebrado. Temía dañar a Deimos y a Nicola ahora que había vuelto.- Deimos... Estoy perdiendo la cabeza...- jadeó contra su hombro antes de que finalmente se separaran. Se sentó sin que fuera su voluntad hacerlo, sólo se había dejado guiar retrocediendo sin oponer resistencia.- No se trata de eso, no estoy completo, perdí algo y estoy aterrado, no sé que fue... Nicola no está seguro, ni tú.- habló mirándolo a los ojos y luego miró a Nicola cuando Deimos se dirigió a él. Deimos se alejó para buscar algo y vio como se alteraba al no hallarlo. Bajó la cabeza sintiéndose culpable, no porque hubiese tomado lo que buscaba, sino porque sabía que era él quien lo estaba alterando, a ambos.

Deimos pasaba a otro tema, invitando a Nicola a pertenecer a sus vidas, pero él no quería, no en ese momento, Nicola no lo conocía así, si él se había enamorado de él de alguna forma era de cuando había estado más estable, no quería que le viera derrumbarse. Exhaló después de que se hizo silencio.

-¡Estoy perdiendo la cabeza dije!- golpeó con fuerza sobre su muslo sin importarle el dolor que se había causado, entonces, al separar la mano vio la tijera clavada en el muslo, lo cual le sorprendió a la vez que le gustó verla, el dolor fue más real entonces y lo contempló en silencio.-... Los mataré, no están seguros conmigo. Arranqué una de tus alas...- dijo mirando a Deimos con lagrimas en los ojos.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Sáb Mayo 14 2016, 05:27

Deimos se lamentaba por el Whisky, Jack parecía estar en un extraño estado al que no era capaz de ponerle nombre, y él mismo en ese momento no sabía muy bien cómo se sentía o cómo debía sentirse.
No te preocupes por eso, no ahora —le dijo a Jack, en cuanto mencionó todo el asunto del dueño del circo—. Sí, lo es. Renací, de algún modo, renací dentro de ese hotel y ahora estoy aquí con vosotros...—Miró de soslayo la tina con tintes rojizos producto del agua que se había teñido con su sangre, y luego regresó a ellos, a Jack especialmente, tratando de saber qué era lo que estaba sucediendo, por qué no dejaban de suceder cosas extrañas en aquel día.

Estaba ya metiendo un pie en el pantalón cuando el grito de Jack lo hizo mirar rápidamente en su dirección. Notó que movía brusco la mano, golpeándose el muslo, y no se dio cuenta de que había tenido una tijera en las manos hasta que no siguió la mirada del joven hasta la herida ahora en su muslo.
«Genial», pensó en primer lugar, de forma irónica. «Más heridos», continuó en sus pensamientos, con un evidente tono de hastío, y terminó de ponerse el pantalón y abrocharlo antes de acercarse a donde estaban ambos sentados.

Al llegar con ellos no se hizo hueco para sentarse, sino que se arrodilló delante de Jack, mirando hacia arriba en busca de su rostro, de esa mirada perdida y llorosa que giraba hacia Deimos.
Bajó luego la vista hasta la tijera ligeramente clavada en su muslo. No estaba muy profunda, y sus jeans habían hecho un buen trabajo al protegerlo de la agresión de la que él mismo había sido causa, pero si que necesitaría algunos cuidados.
Mírate, que idiota —murmuró de modo apenas audible, aunque no lo dijo de forma cruel o envenenada como se habría podido esperar de él, sino que en sus palabras había plasmada una dulzura similar a cuando se le habla a un niño—. Ahora habrá que curarte a ti también. —Su mano encontró el extremo sobresaliente de la tijera, retirándola en un movimiento rápido para que el dolor no se extendiera por su lentitud.
Con la tijera en la mano, su mirada subió desde la herida hasta los ojos de Jack.
¿Tu sangre se sintió celosa de la mía? Está bien —le sonrió, de forma amplia, un gesto extraño, sumándose a todo ese sinsentido.

Tomó la mano de Jack y volvió a dejar en ella la tijera, cuya punta estaba enrojecida.
Podrías hacerlo ahora —comentó, como si se limitara a recordarle una idea.
Una forma de mostrarle confianza en él, o tal vez una forma de mostrarle que no le importaba exponerse, su gesto tenía varias interpretaciones, y, después de haberle regresado aquel objeto que fácilmente podría convertirse en un arma, volvió a sonreír, esta vez buscando los ojos de Deimos.
¿Creen que si gemimos lo suficiente alto las voces se callarán?




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Mar Mayo 24 2016, 21:49

-Es tan sólo una forma poética de decir que... ah, demonios, no seas tan literal, amor -reprendió con un suspiro, prefiriendo aquello a explicarse pues no sabía cómo hacerlo. Intentó pensar como Jack, comprender, al igual que hizo en el pasado, que era lo que pasaba por su mente para poder serle de alguna ayuda. Pero volvió a hablar del miedo, de las sombras juguetonas y pérfidas que habían vuelto a acosarle después de tanto tiempo. Decía que nunca se habían ido, que sólo intentaba no escucharlas... pero hacía varios años que éstas no parecían existir lo cuál dejaba una pregunta nada agradable sobrevolando el carromato, ¿le había mentido entonces o lo hacía ahora?. Su confianza ciega en Jack le hacía pensar en una negativa que recorría ambos extremos, lo que volvía todo aún más confuso si es que tal cosa era factible. - No, no la estás perdiendo. Quizá sólo es agotamiento o alguno de los engendros ha metido algún tipo de droga en tu comida a modo de broma... Ellos son los locos, ¿recuerdas? -cuestionó con una pequeña sonrisa, repitiendo lo que dijo en varias ocasiones durante su encierro en Byberry.

Frunció el ceño, devolviendole la mirada antes de que el pintor la desviara hacia Nicola. - Nosotros somos las piezas que te faltan, y tú las nuestras. No pienso separarme de ti. -miró al italiano de reojo- De ninguno de los dos. -volvió a mirar a Jack- Si vas a amenazarnos, hazlo. Adelante. Di los horrores por los que nos harás pasar, usa tu imaginación más sangrienta. Nada hará que deje de sentirme seguro. -zanjó el tema, deseando un poco de alcohol con el que sellar sus palabras.

Tras sentarse después de una búsqueda inútil, su mirada se centró en el castaño, observando distraídamente como empezaba a vestirse. Su cabello aún estaba lo suficientemente húmedo como para derramar algunas pequeñas gotas que se deslizaban hasta caer a sus hombros, trazando un camino invisible a lo largo de su cuerpo hasta desaparecer, habiendo retado a la toalla. Esbozó una sonrisa divertida, una que no pasó de ser una leve mueca, mientras hablaba; habiendo visto un poco de espuma de afeitar bajo una oreja.

El grito de Jack le sacó de sus pensamientos y borró de un plumazo las palabras que estaban por nacer de su garganta y las posibles respuestas de Nicola. Giró la cabeza hacia donde él estaba, alarmado y confundido. La mano de Jack estaba sobre el muslo, empuñando algo que alcanzó a distinguir gracias al siguiente movimiento. No sabía cuando había llegado a coger las tijeras que, repentinamente, se habían convertido en un arma con la que herirse a si mismo, pero estaba claro que la tenía desde hacía largo rato y que podía haberla usado contra ellos.

Deimos también había hecho uso del dolor para volver a la realidad, había usado cuchillas con las que sesgar su piel en busca de la adrenalina que disparaba sus sentidos y volvía lo malo en algo más dulce, pero la forma en la que lo había hecho Jack era muy diferente. Algo por pura inercia, sin pensar. Un acto impulsivo que no había acabado peor gracias a la tela vaquera. Soltó el poco aire que había contenido y levantó la vista de las tijeras para posarla en los ojos ajenos, unos que se mostraban vidriosos. - Arráncame la otra si quieres, despedázame. Seguiré sin irme. -aseguró, deduciendo que se refería a aquellas primeras veces, cuando se conocieron, donde le otorgaba la categoría de Ángel de la Muerte.

Nicola se arrodilló delante de ellos con la intención de curarle, comportándose con una dulzura que hizo que el escapista esbozara una sonrisa. La sangre coloreó un poco el pantalón cuando le extrajo la tijera, resaltando sobre la tela azulada, dejando patente una herida que podría haber sido mucho peor. Rió entre dientes ante la pregunta que efectuó, sin decir nada al respecto, acariciando el pómulo de Jack con una mano mientras posaba la otra en el brazo de Nicola.

Después de que aquella arma improvisara regresara a la mano que la había empuñado, Deimos mostró la misma preocupación por su bienestar que el italiano: ninguna. Confió su seguridad de si mismo al raciocinio de sus novios. Una de sus finas cejas se enarcó ante la pregunta, coronando una mirada que se tornó más divertida. - No sabría decirte, no soy yo quien las escucha... pero quizá si -miró al artista, inclinando un poco la cabeza- ¿Tú qué opinas? ¿Hay alguna manera de que podamos ayudarte a recuperar un silencio relativo?

Tras alargar el brazo y coger un poco de gasa límpia, la llevó a la herida del muslo para poder ver qué era lo que se había hecho. - Al menos no estaban oxidadas... -comentó entre dientes, en referencia a las tijeras, suspirando por el arrebato que había tenido lugar- y vivimos con un médico. ¿Necesitará algún punto, doctor? -cuestionó incluso algo juguetón, inclinandose hacia el castaño para robarle un beso. Después, se giró hacia Jack y atrapó sus labios de igual forma. Intentaba mostrarse despreocupado y relajado y que tal estado anímico fuera contagioso, aunque todo era una fachada pues las alarmas se habían disparado hacía rato. Lo que fuera que le ocurría a Jack, era algo muy serio- Me da igual que pierdas la cabeza, nunca la hemos tenido en su sitio. Forma parte de nuestro encanto... Asi que basta ya. -comentó, dejando la gasa ensangrentada en la mesita- Te perdono lo de mi ala. -Si de esa manera, perdonando algo que ni había tenido lugar, Jack se quitaba el peso del remordimiento y se tranquilizaba, el mago consideraba más que válidas las palabras que acababa de pronunciar.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 410
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Dom Jun 05 2016, 06:46

Cerró los ojos sintiendo como el par de lagrimas que se habían formado en ellos rodaban por sus mejillas, sus orbes ardieron bajo el peso de los parpados y la presión que ejerció al cerrarlos con todas sus fuerzas y arrugó el entrecejo antes de relajar la expresión y llevar la punta de sus dedos  hasta ahí y luego bajarla por el puente de su respingada nariz. Bajó la mano en un caricia a su perfil mientras sus novios compartían palabras que le hacían pensar que no lo tomaban en serio, más aún cuando coronaron sus palabras con el delito de devolverle el arma a su mano, la que le había herido sin que él se lo propusiera. Jack miró a Nicola empuñando la tijera y vio que este no lo creía capaz de matar, miró a Deimos luego, quien se había unido al italiano. La caricia que le había dado Deimos en el pómulo parecía arder en su piel y las preguntas acosaban su cabeza mezclándose con las palabras de un tercero que tenía su voz en su cabeza "Ellos no te creen capaz de matar, ellos no te temen, no te respetan..." Jack miró la tijera preguntándose a si mismo si sería capaz de hacerlo y no halló respuesta. La voz de si mismo, aquella que parecía dicha por otro siguió hostigándolo haciéndolo notar como estaban burlándose de él, como Deimos usaba un tono de juego y luego besaba a otro delante de sus narices. ¿Por que debía tolerar esa falta de respeto? ¿Quien era él, que en pocos días ya estaba a la par consigo, en el corazón del mago, que llevaba años con Deimos?... Retrocedió cuando el mago lo iba a besar después de besar al otro, no dejando que sus labios llegaran siquiera a rozarse, lo miró con el ceño fruncido no logrando contagiarse de su sonrisa, su rostro le parecía una mascara de lo más burlesca, como si alguien hubiese hecho una copia barata de su amado Deimos y la hubiese hecho una mascara de carnaval, una comedia absurda, su rostro le pareció absurdo, así como las palabras que decían, la poesía, las metáforas, todo era un sinsentido especialmente cuando el otro se empeñaba en que el sentido fuera el sexo ¿había algo de erótico en aquella situación? ¿o era tan absurda que solo el sexo grotesco podría coronarlo?

Primero les dio en el gusto y les dio la razón. Tomó un poco de gasa limpió la sangre de la tijera y la dejó sobre la mesa junto al sillón, una que tenía una bella lampara que reemplazaba una que Deimos rompió en un arrebato de ira y celos. Luego se puso de pie llegando casi hasta el limite con el techo, otros carromatos no podían con su altura, pero ese lo construyó él mismo para él. Los miró hacia abajo especialmente al Nicola quien estaba más abajo aún al haber estado de rodillas frente a él. Por el que sintió un poco de asco al ser quien tenía la mente más sucia,cómo a pesar de todo estaba dispuesto a "tapar" con gemidos sus "voces" Luego miró a Deimos con decepción por dejarse arrastrar por esa suciedad y por no conocerlo en ese momento, culpándolo por no lograr adivinar lo que había en su mente, aunque ni el mismo podía hacerlo. Su mirada estaba dirigida a los ojos del mago y su mirada era tan penetrante como el hielo que parecía haber vuelto a sus ojos como el recuerdo de una pesadilla.

-Di mi nombre- preguntó a Deimos de forma desafiante y con voz gélida, era casi una pregunta capciosa, era algo imposible de responder pues buscando su nombre era que su "yo" sano había quedado atrapado por el ser que habitaba su cuerpo desde entonces, Jack Frost. No le importaba dejar fuera del tema a Nicola, él no le conocía y nunca había mostrado interés en conocerlo, sólo era un animal que deseaba ser abierto hasta ser partido en dos y como si fuese un animal lo ignoró. Ninguna respuesta era la correcta, como tampoco ninguna era un error, su identidad era la piedra angular de sus problemas, definirse a si mismo como individuo era el imposible para Jack, sólo se definía a través del amor que profesaba hacia Deimos y estaba en una dificil etapa que esa dependencia se desestabilizaba al él mismo haber involucrado a alguien más, pero era otro Jack quien lo hizo. Un Jack que se había flechado con Nicola por sus ojos y su morbosidad.

-Giman si quieren, yo me voy, no tengo deseos carnales.- miró a Nicola y avanzó esquivándolo, levantando los pies para no pisarlo, dio los pocos pasos que lo harían llegar hasta la puerta. Su muslo le recordó el dolor, pero Jack se reveló contra este y siguió avanzando, pero antes de salir abrió un estante donde había escondido el whisky para que Deimos no se lo tomara de una vez, ya que cada vez era más caro. Sacó la botella y la lanzó a la cama para que tuviera algo blando en lo que caer y no romperse. Les dejaba alcohol, podían tener sexo, pero él no deseaba nada de eso, lo único que deseaba era un poco de paz, paz que no tendría. Podría callar las voces en soledad, tal vez.

Salió del carromato sin importar las interrogantes que dejaba en los otros, no tenía empatía para con ellos en ese momento, ni siquiera comprendió el pesar que llevaba Nicola, no lo entendió, no le preocupó ni le importó, las palabras resonaban en su mente sin significado, un hotel fantasma, alguien que había muerto, el renacer ahí... Sus pasos lo sacaron del circo, buscando ese lugar inconscientemente, pensando que tal vez ahí tendría paz. Suspiró al dejar el carromato, una parte de él rugía con celos que no regalara a Deimos al desconocido, otra parte muy débil sentía que conocía a Nicola, que conocía su alma. Recordó sus ojos cuando Deimos lo tenía en el piso para matarlo y él lo había observado sintiendo angustia al pensar que la luz de sus ojos se apagaría. Pero esos recuerdos se ofuscaban con los ojos de los locos del Byberry, con sus sonrisas desdentadas. Se tocó los dientes mientras caminaba, seguían ahí ¡Que alivio! Deseó por unos momentos que Valdemar lo violara, fantaseó con la idea de que el gigante le doblegara, que lo mirar como un despojo, sólo él tenía la fuerza que recordaba de los paramedicos, sólo él podía destruirlo, romperlo, humillarlo, desangrarlo. Deseó eso imaginando gestos morbosos que Valdemar nunca hacía, pero en sus fantasías lo vio así. Descartó la idea al poco de concebirla, pues sabía que el gigante no era ellos, ellos estaban lejos, muertos. De sus cuerpos no quedaba nada, pero aún así podía sentir el olor de sus pieles aún, como si fuera un mal perfume que no podía sacarse de encima.

Empezó a desnudarse, la ropa pesaba ¿cuanto rato debía cargarla? No estaba acostumbrado a estar vestido, empezó a dejar caer cada prenda mientras salía del circo sin destino, el hotel, el bosque, un manicomio, los brazos de un hombre que lo destrozara (?) su cabeza daba vueltas y sus pasos sólo seguían hacia adelante.


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 851
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Vie Jul 08 2016, 22:20

El italiano permaneció arrodillado delante de Jack, con una mano apoyada sobre su muslo sin alcanzar la herida, mirando al otro chico hacia arriba mientras mantenía una media sonrisa en sus labios.
Para él no había otra forma válida de existir, no había otra forma de arreglar las cosas o de siquiera conectar con la gente, o quizás era que no lo estaba intentando lo suficiente. ¿Acaso a Jack no le había gustado así? Se preguntó, y mientras su sonrisa se se iba borrando también bajó su mano.
No sabía como era que debía sentirse al respecto.

Su mirada se desvió hacia Deimos cuando éste habló, pero no hizo audible su voz, sino que regresó a mirar a Jack cuando las preguntas del rubio quedaron dirigidas a él.

Iba a hablar cuando el escapista se refirió directamente a él llamándolo doctor, pero antes de eso vino el beso que correspondió gustoso, irguiéndose un poco para alcanzarlo mejor al encontrarse aún arrodillado.
Miró a los ojos al mago cuando éste se separó de sus labios y formuló una pequeña sonrisa, sintiendo cierta incomodidad aún a pesar de todo por estar envuelto en toda aquella situación.
Sólo había buscado cobijo después de lo sucedido en el hotel, y se encontraba con aquello, no podía dar explicación a la actitud de Jack, y cada cosa que hacía o decía solo lo empeoraba.
Tal vez, tendría que verla mejor, pero no parece tan grave —respondió, refiriéndose a la herida del tercero. No estaba minusvalorando la gravedad de su herida, pero si se tratara de algo peor era consciente de que habría bastante más sangre. Probablemente un par de puntadas serían más que suficientes para volver a juntar la carne, y en ese caso los utensilios que había empleado en si mismo no debían estar muy lejos. Estaba algo más torpe por su propia herida, pero eso no quitaba que su trabajo fuera bueno.
Había pensado en emplear también un tono juguetón para corresponder a Deimos, pero en vez de eso habló con algo más de seriedad.

Vio que Deimos ahora se dirigía a besar a Jack, pero eso no llegó a suceder, pues el segundo le rehuyó, cosa que le resultó aún más extraña.
Al principio quedó en silencio mirando a uno y a otro con el ceño fruncido, pero terminó por pronunciarse:
¿Qué diablos pasa? —gruñó, viendo a Jack limpiar las tijeras para luego dejarlas a un lado.

Quiso decirse a si mismo que todavía le duraba el aturdimiento de lo que había sucedido en el hotel, quizás se estaba tomando las cosas peor de lo que realmente eran, pero cuando Jack se levantó y lo miró desde arriba de aquella manera, con asco incluso... Sintió que su cuerpo se tensaba y que empezaba a reaccionar de forma agresiva ¿Por qué lo miraba así?
Permaneció un poco más de rodillas, pero terminó por ponerse en pie para no ser el único que quedara a esa altura.

Se sintió completamente fuera de lugar, como si nada tuviera que hacer allí. Jack solo guiaba su atención a Deimos y él mismo prefirió no decir nada, era asunto de ellos pero le daba rabia sentirse a menos.
De nuevo se dijo que era su percepción, que estaba más susceptible después de lo sucedido, pero ya no estaba muy seguro.

Mientras Jack se movía para alejarse de ellos Nicola quedó en pie, y guió inconscientemente su mano hasta la herida en su brazo contrario, presionándola ligeramente por encima de aquella prenda que había sido tomado prestada.
No dijo nada, pues nada era realmente dirigido a él, y cuando Jack dejó la botella y se marchó miró a Deimos. No sabía si el rubio estaba tan descolocado como él, pero la actitud de Jack había dejado un extraño vacío en su pecho, y por su expresión se notaba que la situación lo afectaba más de lo que le gustaría admitir.
No entiendo nada, y estoy muy cansado —dijo, con tono de molestia. Luego miró hacia la puerta, por dónde acababa de marcharse Jack, y acto seguido regresó al rubio—. Además él te necesita a ti, sólo a ti. —Tensó la mandíbula al recordar la forma en la que Jack lo había mirado antes—. Ve tras él antes de que se aleje mucho. Si lo traes de vuelta curaré su herida.




avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 1021
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.