Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

[Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Nicola Stracci el Lun Feb 15 2016, 05:20

Recuerdo del primer mensaje :

Completamente ido, aturdido y hecho un desastre, Nicola había dado con sus pasos en el circo.
Su ropa estaba polvorienta y sucia como si hubiera caído en medio de tierra, su camisa rota, pues la había hecho girones para hacerse un torniquete en el brazo derecho, que además se había empapado de color rojo y goteaba hacia la palma de su mano; también su rostro estaba lleno de polvo, con sus ojos hinchados y enrojecidos, con surcos que marcaban por donde había caído las lágrimas.
No sabía qué había pasado, no reconocía aquel lugar como parte de Baltimore, definitivamente no había salido por el mismo sitio por donde había entrado, y su primer impulso, al ver las atracciones a lo lejos, fue dirigirse al circo.

Una vez allí se dio cuenta de que todavía estaban a medio medio montar, cosa que se le hizo más rara aún, y uno de los trabajadores se encaró con él pretendiendo echarlo del lugar.
El pobre tipo no había reparado en el arma que empuñaba el italiano, y a punta de pistola exigió saber donde estaban Jack y Deimos. Luego de que el hombre pidiera que no lo disparara y alegara que no sabía donde podían estar le indicó la zona donde estaban los carromatos, y hacia allá fue Nicola, respirando agitado, demasiado ansioso como para pensar con claridad.

En la zona donde vivían los circenses se perdió entre los carromatos buscando el de Jack y Deimos, sabría reconocerlo con facilidad, y en cuanto lo tuvo en la mira aceleró el paso para llegar allí, subió los peldaños de la pequeña escalera y golpeó la puerta con ambas manos. No sabía si estarían dentro, pero igualmente los llamó. En ese momento los necesitaba.
¡Jack! ¡Deimos! —elevó su voz con aquel par de nombres, esperando tras la puerta con su respiración fuerte.
Notaba la garganta rasposa, adolorida, y eso repercutió en su voz que a él mismo le sonó extraña.

No esperó un tiempo real a que alguien que hubiese dentro abriera, estaba demasiado nervioso e impaciente como para esperar un minuto más allí delante de la puerta y quieto, por eso volvió a bajar los peldaños y empezó a mirar a su alrededor, buscando en un estado de ansiedad notable.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 963
Custom 4 - Nicola

Volver arriba Ir abajo


Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Magnus Vólker el Mar Ago 02 2016, 20:54

Detuvo por completo su avance, dejando el gesto casi congelado mientras fruncía el ceño con una muestra más que evidente de confusión después de que Jack rechazara su beso. Jamás lo había hecho y no sabía muy bien como actual al respecto salvo dedicándole una mirada extraña, casi pidiendo explicaciones pese a que no se las ordenaba. No se sintió ofendido, sino dolido, pues no alcanzaba a comprender la razón de ese comportamiento. - No... -empezó a decir a Nicola, en respuesta a su pregunta- No lo sé -confesó, contemplando los movimientos de Jack que no tardó en levantarse. Él hizo lo propio, sin dejar de mirarle a unos ojos cuya expresión se tornaba más y más fría con el paso de los segundos.

Se vió momentáneamente intimidado por aquella mirada, sintiéndose una vez más como el adolescente que era cuando fue encerrado en Byberry. Odiaba que sus preciosos ojos le dedicaran una mirada semejante pero no se veía capaz de remediarlo, no sabía cómo hacerlo. La nueva petición, una pregunta directa que parecía exigir ser respondida con la mayor prontitud posible, le dejó aún más descolocado e hizo amago de titubear. Si tan solo pudiera echar un vistazo en la mente del pintor para ver lo que había en su interior y cuál era la respuesta que deseaba... ¿Jack? ¿Jack Frost? Si lo que quería era escuchar de sus labios su auténtico nombre, aquel que le habían otorgado sus progenitores, sabía que estaba en un callejón sin salida pues no lo conocía. - Phobos -respondió al cabo de unos segundos, sin apartar la atención de él pese a que casi parecía que el otro estaba despreciando su mirada. Aquel fue el nombre elegido, el que usó para bautizar su amor en cierta forma pretendiendo así que todo lo malo quedara atrás. No mas "Jack Frost", solo su auténtica persona, sin las humillaciones ni malos tratos que le dedicaban en el asilo.

Pero no tardó en percatarse de que aquella no había sido la respuesta afortunada, pues se alejó de ellos haciendo uso una vez más del rechazo. Deimos miró de reojo a Nicola, viéndole tan sumamente confuso como él. La botella voló hasta la cama, donde rebotó sin pena ni gloria. Ahora el alcohol le daba completamente igual, y ni tan siquiera dedicó un momento de su atención al mismo. Menos aún cuando había sido lanzado de esa manera, donde dejaba claro que la situación le asqueaba. ¿Desde cuando les odiaba así?.

El silencio se apoderó del carromato tras el portazo, dejando a los dos quietos en el mismo sitio. Igualmente contrariados. Deimos mantenía la mirada puesta en la puerta, intentando discernir lo que estaba pasando o sacarse la puñalada que sentía que le estaba desgarrando las entrañas. En todos los años que llevaban juntos jamás le había hablado y mirado así. Las disputas eran numerosísimas, pero ese desprecio o incluso el asco... no, eso nunca formó parte de su relación. Parpadeó cuando Nicola habló, obligándose también a salir de un mutismo que le había cercenado las cuerdas vocales. Le miró, girándose hacia él, mostrándose más débil anímicamente que nunca. Negó, indicando que él tampoco lo entendía.- Nico... -le agarró el brazo sano, con cuidado, acercándole un poco a él- Sea lo que sea lo que le ocurre, sé que te ama tanto como yo -comentó, inclinando un poco la cabeza- Fue la mirada que te dedicó, entre otras cosas, lo que impidió que te matara en su momento. Y me alegro infinitamente de no haberlo hecho porque estaba ciego-quizá no servía de nada decir todo aquello, y podía sonar raro viniendo de él y su usual eterno desdén por el mundo, pero había notado lo dolido que estaba el italiano por el comportamiento ajeno.

Tras darle un beso se giró y salió del carromato para buscar a Jack, saltando los escalones que le separaban del suelo solo por ir más deprisa.
Tropezó con una camisa, la misma que había llevado el pintor hacía solo unos minutos, y supo que estaba yendo por buen camino. No se molestó en recuperarla, ya habría tiempo después de dar con él. El cinturón, una bota y metros después la otra... el lugar estaba oscuro y a partir de ahí no sabía dónde podría encontrarse. Ya había salido del circo y la carretera era lo único que se veía mínimamente debido a las horas. Corrió hacia delante, siguiéndola, suponiendo que ese era el destino más evidente y allí, caminando vestido tan sólo con un pantalón que parecía que no iba a tardar demasiado en correr la misma suerte que el resto de la ropa, se encontraba aquel que buscaba.
Corrió hacia él con mayor rapidez y le tomó del brazo para que se girara y dejara de andar sin rumbo.- ¡Ni se te ocurra pensar que me vas a dejar o que puedo vivir sin ti!, ¿me has oído? -exclamó, obligándole a mirarle a los ojos- De acuerdo, estás perdiendo la cabeza -afirmó, dado que antes eso era lo que les había dicho- Y lo solucionaremos. Te ayudaré a encontrarla aunque por el camino pierda yo también la mía - Soltó aire, nervioso, temblandole incluso un poco el labio inferior- Dime qué puedo hacer-sin esperar un nuevo rechazo, le estrechó entre sus brazos y susurró en su oído un suave e íntimo "Te amo".


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 411
Towny

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salem] De mal en peor {Deimos, Jack y Nicola}

Mensaje por Jack Stracci el Dom Ago 07 2016, 02:45

"Phobos" iba repitiendo mentalmente una y otra vez mientras caminaba sacando cada prenda de forma automática. Se cruzó con un par de aldeanos que se alejaron muy rápido de él. "Belial" murmuró después ¿de donde salía ese nombre que se repetía?

-¿Si soy Phobos quien es Belial?- se dirigió a Deimos, pero él no estaba, estaba en medio de una carretera, los vehículos que pasaban lo esquivaban y gritaban ¿Cómo había llegado ahí? Estaba con Deimos, preguntándole por su identidad, eso que buscaba cuando su conciencia lo devoró. El pánico se apoderó de él y empezó a dar vuelta asustado. Quería gritar y entonces sintió que lo agarraban, se agitó de inmediato pensando, inconscientemente que se trataba de los paramedicos. Al girarse vio el rostro de Magnus, con toda la luz que había visto la primera vez, lo extrañaba, esa expresión de miedo y compasión era la de su ángel. Se abrazó a él torciendo el gesto antes de que las lagrimas corrieran por su rostro.

-Magnus, mi ángel. También te amo. No te dejaré. Tan sólo llévame a casa, estoy perdido.

Cuando abrió los ojos nuevamente estaba en la cama. Recordaba claramente haber caminado con Deimos de vuelta al circo y haber ido recogiendo cada prenda junto con él y colocándoselas de vuelta, aunque no le había gustado la idea porque tenían tierra, algunas tenían marcas de autos incluso. Pero finalmente llegó de vuelta al circo vestido, al entrar al carromato, más calmado se desvistió y se metió a la cama donde durmió varias horas. Tuvo unos sueños confusos, principalmente con el relato de Nicola, el viaje con Reynard a su mente y con Deimos bailando. Luego estaba Jack Frost, enorme, largo y delgado, azul y de pelo blanco, destrozaba todo, rompió a Patrick de un golpe, por algún motivo había parecido en su sueño. Devoró a Nicola, rompió los brazos de Deimos, Reynard ya no estaba, pero vio a Tate a quien congeló y quebró.

-Nico, huye...- murmuró dormido y jadeando, no logró pronunciar otros nombres en voz alta pero al oír como Tate se quebraba despertó de un salto y miró a su alrededor.- ¿Y Tate?- preguntó confuso, alterado, incluso preocupado por él, luego cayó en la cama nuevamente y siguió durmiendo.

A la mañana siguiente se sentía mejor y salió con sus cuadernos dispuesto a dibujar, no trabajar, que un día el circo se las arreglara sin él. Vio un gato sentado sobre una caja, un gato hermoso lleno de colores, entonces empezó a dibujarlo, pero se movía mucho y cuando de un salto se alejó lo siguió hasta atraparlo.

-No te irás gato Nico, eres mio y no te irás más.- lo ató y siguió dibujando pensando en que Nicola jamás lo dejaría, estaba vivo para vivir con él, ese hotel se lo había quitado, pero se lo llevó de vuelta y ya no se iría jamás. Muerto podía ser, como Deimos y él.

Cerrado


Premio relato de navidad:

avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 796
Risen

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.