Últimos temas
» Full Moon || Privado.
Hoy a las 21:00 por Kangee

» [Benton] To be human || Patrick
Ayer a las 08:01 por Lucien Delacroix

» Kindness || Jørgen
Mar Oct 17 2017, 11:48 por Jørgen Bak

» Tienda de batalla
Lun Oct 16 2017, 13:44 por Christopher Dallas

» The day after || Jack
Dom Oct 15 2017, 16:34 por Nicola Stracci

» [Benton] En pos de "Él" - Kangee
Sáb Oct 14 2017, 19:45 por Kangee

» Cierre de temas
Sáb Oct 14 2017, 18:58 por Kangee

» Los pequeños detalles que importan || Nicola Stracci [flashback]
Sáb Oct 14 2017, 13:51 por Kóstyk Záitsev

» [Aberdeen] This place is scary|| Jude.
Sáb Oct 14 2017, 13:24 por Kóstyk Záitsev

» [Benton] Conozco tu nombre || Valentina
Sáb Oct 14 2017, 13:07 por Valentina Ferragamo

Afiliaciones
Hermanas 4/5
Élite 10/20
Directorios 6/8
Última limpieza 09/10/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

¿¡Tú de nuevo!? — Kangee

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿¡Tú de nuevo!? — Kangee

Mensaje por Christopher Dallas el Sáb Feb 20 2016, 13:39

Recuerdo del primer mensaje :


13 de mayo de 1917
12.00 del mediodía
Estación del ferrocarril

Salí del ferrocarril que me había llevado hasta la ciudad de Salem con el cuerpo dolorido y una fuerte sensación de cansancio. No es que fuera uno de mis medios de transporte favoritos, pero siempre que lo usaba me sorprendía la velocidad que llegaba a alcanzar aquella extraña máquina comparada con los medios que solía usar cuando era más joven. Recordaba perfectamente la primera vez que me había subido a una de aquellas serpientes mecánicas y como mi cuerpo se había puesto a temblar en cuando la máquina se había puesto en marcha, emitiendo aquellos fuertes ruidos y aumentando la velocidad a medida que avanzaba. Me coloqué una mano en el pecho y sonreí para mí mismo al pensar en que si la situación hubiera sido distinta y el Señor no hubiera decidido darme una nueva oportunidad, podría haber acabado como conductor de una de aquellas maquinarias infernales. Habría sido divertido, pero seguramente no tan útil para el mundo como mi trabajo actual.

Al bajar del ferrocarril y tras recoger los dos maletines que llevaba conmigo y que pesaban como dos muertos, me acerqué a un pequeño mapa que había en uno de los paneles informativos de la estación. Al parecer me encontraba en un extremo de la ciudad. Coloqué el dedo encima de la superficie lisa del papel y empecé a reseguir con él algunas calles, callejones y plazas, haciéndome a la idea del camino que tendría que seguir para llegar a la zona residencial y empezar a buscar un lugar en el que alojarme. Había sido enviado allí gracias a mi fe y a las palabras que me había pronunciado en sueños mi Señor. Y efectivamente, nada más bajarme del medio de transporte que había usado, había podido notar malas vibraciones en esa ciudad. Oscuras y procedentes de lugares horribles a los que me negaba a servir. Cogí mi equipaje y empecé a hacer movimientos extraños con los hombros para destensarme a medida que avanzaba en línea recta, siguiendo mentalmente el mapa de la estación.

Al pasar por delante de algunas de las plazas pequeñas me encontré con algunos carteles anunciando un circo que hacía pocos días que parecía haber llegado a la ciudad. Curioso por aquel dato, me detuve delante del cartel y observé a unos cuantos de sus miembros, frunciendo la mirada para intentar imaginármelos como sangrientos asesinos servidores de las fuerzas oscuras. Me pregunté rápidamente si las malas vibraciones procederían de él o había algo mucho mayor y más peligroso involucrado con la ciudad. Supe en aquel momento que aquella misión sería un poco más complicada que normalmente así que dejé mi equipaje en el suelo un momento y revolví en mis bolsillos en busca de la bolsa en la que guardaba el poco dinero que tenía. Contando las monedas, descubrí que sería suficiente como para poder sobrevivir en aquella ciudad unos cuantos días por lo que recuperé mis maletas y empecé a avanzar hacia un bar cercano. Tenía mesas y sillas fuera dispuestas para los clientes y en ella me senté, esperando a que apareciera alguien para atenderme y entreteniéndome observando alrededor, a la espera de encontrar algo que me llamara la atención y pudiera desvelarme alguna llave para resolver el misterio.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 102
Risen

Volver arriba Ir abajo


Re: ¿¡Tú de nuevo!? — Kangee

Mensaje por Kangee el Lun Ago 01 2016, 02:07

Estrechó la mirada cuando dijo que nunca lo había dudado, pero a Kangee no se lo parecía. Con toda su preocupación, incluso dándole el «palo de seguridad», había interpretado, y con seguridad de no estar muy erróneo, que el rubio consideraba que podría llegar a ser una damisela en apuros si la situación se volviera peliaguda.
Tenía ganas de contarle a cuantos blancos había matado mientras había vivido en estado salvaje en las grandes llanuras, todos aquellos que se habían atrevido a ir a buscarlo, pero eso era parte de un pasado que quería dejar atrás. Ya había purgado su culpa y estaba usando sus habilidades para el bien y no para la matanza indiscriminada por venganza.
Muy quejica —dijo al final, rodando los ojos como había visto hacer a alguien más, para mostrarle lo que pensaba al respecto además de con sus palabras.
A veces simplemente imitaba cosas que veía, como llamar a su compañero «gilipollas».
Lo repitió en su mente al recordarlo, y sonrió de forma minúscula.

El rubio había dicho bien su nombre, y eso lo sorprendió un poco, consideraba que su compañero jamás sería lo suficiente inteligente como para pronunciar un nombre tan corto como el suyo de la misma forma que él mismo se lo había corregido ya muchas veces. Por eso quizás lo pilló con la guardia baja, o a lo mejor sólo no se esperaba el contraataque.
Sintió vértigo cuando se precipitó hacia el suelo cuando el más alto pegó en sus tobillos para hacerlo caer. Era rápido, no cabía duda, y sintió una pequeña punzada en el cuello que no se sentía para nada como un arma.

Bufó, molesto, y con el ceño fruncido trató de ver que era lo que estaba empuñando, pero no logró verlo.
Rápido —admitió.
De haber sido un rival le habría dado mucha guerra, pero Kangee no dudaba de las propias habilidades.

Miró el objeto que le mostró, y se le vio muy disgustado al darse cuenta de que se trataba de un simple utensilio para escribir. La afilada punta era suficiente para atravesar la garganta de alguien, pero sin duda era una herramienta deficiente. También se podía partir un cuello con las manos y fuera quizás más fácil que usando eso, o al menos es lo que pensó Kangee.

Se puso de pie.
Su pelo largo se había alborotado al verse en el suelo, pero de naturaleza era tan liso que bastó poco más que la gravedad para volver a parecer imperturbable.
No más amenazas —dijo, ofreciéndolo como trato para ambas partes.

Miró hacia donde el rubio estaba mirando y se fijó en los edificios. El bosque se estaba acabando, así que era el momento de separarse.
Haz un buen trabajo —dijo, a modo de despedida—. Nos vemos mas tarde, en casa —señaló hacia atrás, el camino que habían recorrido—. ¿Sabrás llegar?
No lo preguntaba como mofa, pero por parte de su carácter casi parecía serlo.

Había llegado el momento de que cada uno continuara su camino para hacer las averiguaciones propicias, él en el circo y Chris en algún lugar en Salem.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 73
Risen

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Tú de nuevo!? — Kangee

Mensaje por Christopher Dallas el Jue Ago 04 2016, 16:26

Lo haré. Y podría decirte lo mismo —aseguré, sonriéndole ampliamente cuando me pidió que hiciera un buen trabajo.

Lo que me dejó sorprendido fueron sus siguientes palabras; que nos veíamos en casa. Siendo sinceros, mi primer pensamiento fue que aquellos cuatro palos no podían considerarse una casa. El segundo, que nunca había tenido un sitio al que realmente considerara “casa” ni a alguien que me esperara en ella. Cuando era pequeño, todos los niños relacionábamos un lugar con su función: el patio era para jugar, el edificio del orfanato para dormir; la valla que rodeaba a la edificación era para saltar. Y ya mayor, me movía tanto entre ciudades que nunca había considerado tener un hogar en ninguna de ellas. Pero de pronto Kangi usó aquella palabra tan extraña para referirse a los cuatro palos que compartiríamos y aquello me hizo sentir extraño. E incómodo. Y terriblemente nervioso porque aparte del casero en ocasiones, pocos solían esperarme en un hogar.

Ah… Claro. Si llego yo antes también nos veremos… más tarde… —comenté, sintiéndome completamente absurdo. Por suerte, Kangi decidió fingir no haber descubierto que mi cerebro había decidido que otro cuerpo le sentaría mejor y se había marchado lejos y me preguntó si sabría volver, momento en el que pude permitirme retornar a mi actitud petulante—. Claro que sabré volver, no soy idiota. Y si me pierdo, siempre puedo hacer señales de humo. Si te enviara un telegrama sé que nunca te llegaría —alegué, creyendo que desconocería por completo lo que era aquello.

Le acaricié la cabeza para despeinarle antes de despedirme y me adelanté para separarnos.
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 102
Risen

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.