Últimos temas
Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Futura doctora Dankworth

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Futura doctora Dankworth

Mensaje por Ebony Dankworth el Vie Feb 26 2016, 22:21

Malleus Malificarum
se afirma que una sólida creencia en los brujos no es doctrina católica: véase el capítulo 26, pregunta 5 de la obra de Epíscopo. Quiencrea que cualquier criatura puede ser cambiada para mejor o para peor, o transformada en otra cosa u otro ser, por cualquiera que no sea el Creador de todas las cosas, es peor que un pagano y un hereje. De manera que cuando informan que tales cosas son efectuadas por brujos, su afirmación no es católica, sino simplemente herética. Más aun, no existe acto de brujería que posea efecto permanente entre nosotros. Y esta es la prueba de ello: que si así fuera, sería efectuada por obra delos demonios. Pero asegurar que el diablo tiene el poder de cambiar los cuerpos humanos e infligirles daño permanente no parece estar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Porque de este modo podrían destruir el mundo' entero, y llevarlo a la más espantosa confusión.
Más aún, toda alteración que se produce en el cuerpo humano -por, ejemplo el estado de salud o el de enfermedad - puede atribuirse a causas naturales, como nos lo demostró Aristóteles en su séptimo libro de la Física. Y la mayor de estas causases la influencia de las estrellas. Pero los demonios no pueden inmiscuirse en el movimiento de las estrellas. Esta es la. opinión de Dionisio en su epístola, a San Policarpo. Porque eso sólo puede hacerlo Dios. Por lo tanto es evidente que los demonios no pueden en verdad efectuar ninguna transformación permanente en los cuerpos de los humanos; es decir, ninguna metamorfosis real Y de ese modo debemos atribuir la aparición de cualquiera de esos cambios a alguna causa oscura y oculta.
Y el poder de Dios es más fuerte que el del diablo, así que las obras divinas son más verdaderas que las demoniacas. De donde, cuando el mal es poderoso en el mundo, tiene que ser obra del diablo, en permanente conflicto con la de Dios. Por lo tanto, como es ilegal mantener que las malas artes del demonio pueden en apariencia superar la obra, de Dios, del mismo modo es ilegal creer que las más nobles obras de la creación, es decir, los hombres y los animales, puedan ser dañadas o estropeada spor el poder del diablo. Más aun, que lo que se encuentra bajo la influencia de un objeto material no puede tener poder sobre los objetos corpóreos. Pero los demonios están subordinados a ciertas influencias de las estrellas, porque los magos observan el curso de determinadas estrellas para invocar a los demonios. Por lo tanto, ellos carecen del poder de provocar cambio alguno en un objeto corpóreo, y de ahí que las brujas poseen menos poder que los demonios.
Ebony pertenece a una familia adinerada, aunque poco sabe de donde saca su padre el dinero, tampoco le importa. De cara al público son la familiar perfecta, como si hubieran sido sacados de un molde ideado por el mismísimo Dios. Todo en ellos es tal y como la sociedad busca y aprueba. Sin embargo de puertas para dentro las cosas son muy diferentes. Sus padres apenas se hablan desde que ella tiene memoria, es un hogar frío donde todo gira en torno a las apariencias. Su padre solo piensa en sus empresas y pasa todo su tiempo centrado en el trabajo y haciendo viajes para cerrar negocios con magnates extranjeros. Lo cierto es que ha engañado a una chica que trabajó como su guía en uno de los viajes para que pensara que la amaba y así poder acostarse con ella cuando le apeteciera en sus viajes. La pobre joven francesa aún piensa que él abandonara a su familia para irse con ella y convertirla en su esposa. Su madre por su parte vuelca todas sus frustraciones en las fiestas de sociedad que organiza cada pocas semanas, las fiestas más famosas de Baltimore, en las que obliga a participar a Ebony como una bonita muñeca a la que lucir. En casa la visita casi todos los días el padre Morat, supuestamente para llevar a cabo sus confesiones y rezar por sus seres queridos fallecidos. Deben rezar por ellos muy alto ya que al pasar frente a su puerta puede escucharse como grita el nombre de Dios varias veces.

Ebony por su parte vivió desde niña en ese ambiente por lo que está acostumbrada tanto a la frialdad como a la hipocresía que rodea no solo a su familia sino a toda la sociedad. De todas formas podría decirse que vive ajena a lo triste que resulta esa realidad. Desde niña su único interés ha sido la medicina desde que caminando con su madre por la calle encontró un libro de anatomía en un puesto en la calle. Los dibujos la llamaron y apasionaron hasta el punto de que con solo diez años ya conocía la anatomía humana como las otras niñas conocían a sus muñecas. A esa edad su padre le regaló su mayor capricho, un microscopio, uno de los mejores que había en la época. A ese primer libro le siguieron muchos más, no solo sobre medicina, también estudió antiguas culturas que poseían sus propios conocimientos, en muchas ocasiones ocultas tras la teología. También estudio sobre magia, esto ya a espaldas de sus padres, pero fueron esos libros los hicieron nacer su interés por la vida eterna y la capacidad de crearla con procesos científicos. También fueron una fuente de ideas para molestar y asustar al hijo de una  familia vecina, un muchacho desesperante al que no soporta.  Cuando creció llegaron los problemas pues su padre quería para ella que se casase con algún magnate de buena familia y tomara el mismo puesto que ocupaba su madre en esos momentos, cuidar a sus hijos y mimar a su marido. Eso distaba mucho de las intenciones de Ebony, preferiría morir antes de acabar como su madre, pero por mucho que discutía con su padre las cosas solo empeoraban. Llegados a ese punto decidió obedecer a su padre, más o menos. Él la envió a una escuela de señoritas en Salem, más bien un reformatorio donde le lavarían el cerebro hasta convertirla en una muñeca hueca. Sin embargo cuando llegó a la ciudad usó el dinero de la escuela para pagar una habitación en un hotel donde poder residir mientras asiste clases de medicina con un pseudónimo, Elliot.
 
Claramente es una chica decidida que a pensar de su juventud sabe perfectamente lo que quiere para sí misma. Centra todas sus fuerzas en la medicina, por eso  ha provocado que no tenga ningún amigo real entre su círculo, pues ante ellos mantiene su papel de hija perfecta como su padre desea. No tiene el más mínimo interés en el matrimonio, cree que es una farsa y tampoco ha presentado nunca interés ni por hombres ni por mujeres más allá de querer abrirlos en canal para explorar sus órganos. Puede tener un carácter algo infantil, especialmente en presencia de cierto chico insoportable. Se podría decir que tiene tres máscaras, la primera es la que muestra públicamente frente a los amigos de sus padres. Esta da paso a la segunda, la medicina, la pasión que le ha robado la vida. Y por último está ella, una pieza pequeña  y perdida muy difícil de encontrar donde se reúne su verdadero ser.
Ebony Dankworth
Nombre: Ebony Dankworth
Fecha de nacimiento: 14/02/1893.
Género: Femenino
Procedencia: Baltimore
Estado civil: Soltera
Otros:
• Su mayor y único deseo es ser médico.
• Solo cree en lo que se pueda demostrar.
• Busca la manera de conseguir la vida eterna por medio de la ciencia.
Commoner
avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 111
Carny

Volver arriba Ir abajo

Re: Futura doctora Dankworth

Mensaje por Magnus Vólker el Vie Feb 26 2016, 22:52

Aceptado
Bienvenida a este baile de máscaras que es la vida, Ebony.
Aquí podrás dar rienda suelta a tus estudios y los experimentos que puedan surgir, la ciencia te espera ansiosa.  
Pero ten cuidado, corres el peligro de equivocarte de antifaz en el momento más inoportuno, o incluso, de llegar a no saber quién eres en realidad.


avatar
Datos
Imagen personalizada :
Mensajes : 411
Towny

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.