Afiliaciones
Hermanas 3/5
Élite 09/20
Directorios 6/8
Última limpieza 20/07/2017
Vodevil
Bienvenido, Invitado

Noche cerrada - Colt

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 14:07


Las llaves se cayeron al suelo, o mejor dicho, la llave, solo había aunque viese varias en el suelo. Intenté cogerlas sin éxito. No, solo era una, solo debía centrarme en una, pero mi cuerpo no dejaba de moverse de un lado para otro, era inútil. Aporré la puerta con violencia, sin gritar, no quería que los vecino hablasen de mi a la mañana. Nadie me abrió, era mi maldita casa y nadie me abría. Saqué la petaca del bolsillo de la gabardina y le di un trago. Un regalo de la señorita el pañuelo que había sacado a la vez, lo miré abriendo los ojos y entrecerrándolo. Reí y lo volví a guardarlo, era delicada aquella prenda y estaba manchada de sangre, en algún casamiento me había entrometido. Ya lo recordada, el de la señorita Belout. Hoy había sido el anuncio del compromiso. Esa niña, ya no niña, no quería a ese idiota, prefería a otro tipo de hombre, a mi, solo que mis intenciones no eran las de ella. Reí al recordar las promesas rotas y sus dulces labios en mi cuello, mis manos en sus muslos, una delicia. Volví a aporrear la puerta ¡Maldita sea!.

El apaga farolas, ya venía por el fondo de la calle hacia abajo. El desgraciado no tenía trabajo, ya no hacía falta que fuese de vela en apagando su fuego ni que por las mañanas llamase a despertar a los buenos ciudadanos. Ya solo era un pobre viejo que se encargaba de los resquicios en los barrios a los que aún se le precisaba. Allí no hacía ninguna falta, era un despojo y lo despreciaba.

Me volví a agachar a coger mis pertenencias, ahora la llave, la petaca y el pañuelo de seda finamente bordad, mi trofeo de una noche discreta con un escándalo para la noche de bodas, estaré ahí el día del casamiento, no perderé esa fiesta, eso era una miel que quería para mis labios. Rocé el pañuelo con los dedos, no lo quería solo quería lo que abría la puerta.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 14:28

Eran bastante tarde ya pero él se había quedado despierto, su señor, Arthur, no había regresado a casa todavía y sabía perfectamente que era lo que eso significaba. Agradecía no tener que dormir demasiado, era algo a lo que estaba acostumbrado desde que era muy pequeño y ahora no era capaz de dormir más de dos o tres horas seguidas. Miró su reloj de bolsillo mientras esperaba sentado en el sillón de la sala, frente a la chimenea. Sale no era un lugar demasiado frío, mucho menos comparado con el tipo de frío de Londres, más húmedo, calaba los huesos. Bien lo sabían su hermano y él que se habían encontrado solo en las calles siendo solo unos niños. Escuchó un tintineo cerca de la puerta que identificó con unas llaves, Arthur estaba ahí. Pronto fuertes golpes siguieron a aquel sonido demostrando algo que ya sabía, que su jefe llegaba borracho de nuevo. Muy borracho. En parte sentía lastima por él, era un hombre atractivo y con dinero, podría tener cualquier cosa y aun así lo veía terriblemente infeliz.

Se puso en pie con total calma, el aire fresco le sentaría bien después de quien sabe cuántas copas se habría tomado. Luego recordó la ley seca, esa estúpida ley, tan estúpida como las creencias de quienes la habían impuesto. Fue hacia la puerta tras la segunda llamada, lo último que quería era que Arthur acabase detenido por estar ebrio, sabía que si ese hombre entraba en una celda no saldría jamás. Abrió la puerta con la misma expresión vacía de siempre, serio, sin expresión, mirando al hombre que tenía frente a él. - ¿Una noche divertida? – preguntó con tono neutral mientras se hacía a un lado para que pudiera entrar en la casa y poder cerrar la puerta tras él. En el interior de la casa desaparecía el peligro de que las malas lenguas lo acusaran de haber consumido alcohol.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 15:00

La puerta se abrió en el momento en que alcancé a coger mis pertenencias. Vi un zapato limpio y unos pantalones correctos. Me incorporé, era él, que se apartó como bien debe hacer y entré en mi casa, dirigiéndome al sillón. Me dejé caer y reí a carcajadas. Alcé la petaca y le miré con ojos vidriosos. -¡Bebe! ¡estirado! ¡inglés de mierda! Putos ingleses. ¡Por la Reina! Bebí de un trago hasta que el alcohol se colapsó en la garganta y empecé a toser, llenando la mesa de delante de aquel líquido.

-Leyes. Hay algunas tan estúpidas. Esta mañana han metido a una mujer en la cárcel por adulterio. Esa ley si la entiendo, pero fastidia a los amantes. No me gusta. Si las esposas quieren ser putas que lo sean, es elección de ellas, pero buen juez, no fastidie el bien en estar de los penes de los hombre a los que le deja. ¡Ahí que ver! Dejé caer el brazo fuera del sillón y reí sin retenerme, ya no estaba en la calle. Respiré al nota el vomito querer subir por la garganta. -Tráeme algo de comer, los Becout, Beotuo, …esos…. ¿cómo se llaman los de la boda? Esos no saben dar de comer, aunque su hija si sepa complacer …
Estallé en risas al pensar en el disgusto de ese viejo gordo estirado, ese abogado de alta estima, querido por todos. La niña jamás dirá quien ha sido y si lo hace, jamás lo hará el padre dado su posición y la mía, no me destituirá por tal de conservar el honor, si algo salía de mi boca su familia sería quien quedaría mal. No era idiota, no era la primera vez que lo hacía pero me pillarían. Esa mujeres no hablarían y yo había asegurado un puesto bajo su mando, doblemente, uno por mi trabajo y otro por el broche que le había dado al cierre del contrato del lunes. Solo debía tener cuidado con mis escarceos hasta que llegase la hora de volver. Hoy sería mi último día de alcohol hasta que se calmase el agua. -Tráeme aceite…. De oliva… ¡rápido!
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 16:06

Lo siguió hasta el salón pensando en si sería buena idea dejar que se sentara en el sofá frente a la chimenea, un descuido y todo el alcohol que tenía dentro lo hacía arder por lo menos durante una semana sin parar. Sería toda una lástima, ese hombre aunque desquiciantes y que muchas veces ponía a prueba su paciencia se había convertido en su nueva obsesión. – Le recuerdo al señor que también es inglés – le recordó por aquellos insultos sin cambiar su expresión y por supuesto sin acceder a beber alcohol. Aunque en ocasiones le agradaba algún tipo de bebida alcohólica como el vino no solía emborracharse, perder el control era algo insoportable para él y en ese momento si los dos acabaran ebrios sería todavía peor.

Suspiró cuando se atragantó con la bebida, yendo a por un trapo a la cocina e inclinándose sobre la mesa para limpiarla. – Belout, señor – corrigió dejando en paño en sus manos mientras atendía a sus peticiones, lamentándose por la pobre chica que estaba a punto de casarse. Comprendía lo difícil a un hombre como Arthur pero lo cierto es que si había caído es que no sería una esposa muy fiel, mejor será para su marido ir advertido hacia el altar. Desapareció de la sala con un asentimiento de cabeza de camino a la cocina, echando el paño sucio a lavar antes de comenzar a preparar algo de comer para el señor. La cocinera hacía hecho carne estofada para la cena esperando que Arthur regresara pronto por lo que ahora ya solo tenía que calentarla en el fuego.

Le llevó una bandeja con un generoso plato de carne y un trozo de pan, a un lado los cubiertos y una servilleta. Con todo listo regresó al salón y dejó la bandeja en la mesita frente a su señor para que no tuviera que moverse a la mesa. Le llevó también una botella de cristal mediana con aceite de oliva como le había pedido sin saber para que lo quería. - ¿Desea algo más? – preguntó mirándole todavía en pie a su lado por si le faltaba algo, posiblemente pidiera algo de beber aunque más alcohol era lo último que necesitaba.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 16:46

El recuerdo de mi procedencia me revolvió el estomago. Odiaba mi propia patria, mi apellido y todo lo que representaba a pesar de adorar mi posición y vicios. Volví a intentar pronunciar ese maldito apellido y no lo conseguí. Me limpié con el trapo que me dio. Veía mal, se me cerraban los ojos y el sueño me acechaba al igual que mis sospechas. Cogí un jarrón de adorno y descargué allí el contenido del estómago. Bastante lo había aguantado ya. Me sentí aliviado. Cerré los ojos hasta que llegó con la comida. Me dolí la cabeza. -Sospecho que esta noche habrá visita. Toma mis cosas, el pañuelo, la petaca, deshazte de eso

Vertí aceite en el vaso con la mano temblorosa por la ebriedad, me ayudé con la otra. Llené el recipiente hasta la mitad. Tenía la cara muy pegada a la mesa debido a mi falta de coordinación en aquellos momentos. Puse los labios en el filo del vaso y lo mordí, en un intento de sujetarlo, jamás lo conseguiría sino lo hacía con las manos, con ambas alcé lo alcé un poquito pero sin retirarme de la mesa, por si había accidentes. Bebí un trago, pequeño, para evitar toser. Era difícil por el picor propio del aceite, dejaba la lengua áspera y al instante comí pan. Cogí el tenedor con dificultad y comí carne, sin cuidado ninguno. Bebí otro poco del aceite y comí, lo fui intercalando para evitar volver a vomitar. No tardé en tener la vista sobria y el juicio atento. Algo en los ocurrido en la noche me hacía temer. -Tira todo aquello comprometido. Vino, ginebras, alcohol. Toda prueba de delito. Limpia esto. Voy a darme un baño. Si viene alguien dale el trato que se merece. Di un par de bocados más al pan. Me limpié boca y manos con la servilleta y el trozo que había dejado apartado del pan me lo llevé a la boca. Me levanté y me dirigí hacia las escaleras. Aún no tenía el paso firme, pero pronto lo tendría. Me volví y cogí la botella de aceite, por si me veía en la necesidad del truco de borracho para seguir bebiendo. Un truco de mi padre, el perpetuo bebido que jamás caía en redondo pero siempre ardía en alcohol.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 17:28

Maravilloso, seguramente esa fuera la peor parte de su trabajo, las borracheras eran soportables, en ocasiones incluso disfrutaba de su falta de consciencia en esos momentos. Desgraciadamente los efectos menos agradables de esa borrachera también eran cosa suya. Tomó el jarrón para llevárselo de allí y limpiarlo y directamente tirarlo, dudaba que consiguieran deshacerse del olor. – ¿A quién espera? – preguntó por curiosidad y por asegurarse de que todo estuviera correcto, no era el mismo recibimiento el necesario para una prostituta que el que requería una visita de más categoría.

Limpió todo para que quedara perfectamente recogido, ya solo faltaba la bandeja así que volvió a ver como terminaba de comer. Debió haberse dado cuenta de para que usaría el aceite, le había visto hacerlo más veces pero había pensado que no sería necesario, después de todo imaginaba que beber aceite debía resultar bastante desagradable. Tomó la bandeja cuando se levantó, asintiendo a sus peticiones mientras lo observaba marcharse torpemente. - ¿Necesita que le ayude? – preguntó mirándole, si seguía así lo imaginaba cayéndose por las escaleras y rompiéndose algún hueso, lo que empeoraría todavía más su humor. También sería agradable la visión de su cuerpo mientras le ayudaba a quitarse la ropa y meterse en la bañera.

Se deshizo todo el alcohol que había en la casa dejándolo a buen recaudo donde no lo encontrasen. También limpió el salón para que todo estuviera impoluto para la llegada de su invitado. Encendió unas hojas de salvia para enmascarar el posible olor que habría dejado el vómito y la comida y ordenó el sillón con los cojines perfectamente alineados.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche cerrada - Colt

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22 2016, 23:37

Me tropecé con un escalón y me caí hacia delante. Ignoré si su pregunta era de una visión de futuro o de burla. Sino fuese tan útil este mayordomo ya lo habría despedido por su prudencia impertinente. A veces sentía sus silencios como una acusación. -No. Encárgate de lo que te he dicho, después vienes a por mi ropa.

No quería verle. No sabía porqué se lo había traído de Inglaterra, odio a los ingleses y me traigo al que más, al que cumple todas las características. Mi honra, mi sangre, mi puto legado. Ojala se muera ya el viejo y mis hermanos, sobretodo ese que alardea de decencia y es el peor de todos. Conseguí subir las escaleras gateando. Lo que había hecho había surgido su efecto pero me había levantado demasiado pronto y aunque sea milagroso, necesita su tiempo. Sentí una bocanada, la cual me tragué. No era el momento, no todavía. Llegué a la puerta de mi dormitorio. Me dolía la espalda, quería acostarme, pero por alguna razón solo oía sonar el timbre de la puerta en mi cabeza, era como un presentimiento demasiado fuerte como para ignorarlo, podía ser que después no fuese nada o no fuese esa noche cuando ocurriese. Quizás fuese mañana, cuando hubiese tiempo para que la familia pudiese hablar, para que la madre pudiese preguntarle en dónde había estado la niña en el tiempo en el que no la había encontrado, o cuando ella se diese cuenta que todo había sido una treta. Era posible que me estuviese adelantado demasiado en el tiempo, imaginándome cosas por el efecto del alcohol y el cansancio.

Dejé la botella sobre la cama y me fui quitando la ropa, dejándola en el suelo. Entré en el baño que había en mi dormitorio, adoraba aquello, que solo yo usase aquel baño, que hubiese una conexión directa entre ambas habitaciones. Y como no. La bañera estaba llena, le había dicho a Eric, que cada vez que saliese, lo tuviese preparado. Sonreí de medio lado al meter un pie en el agua y después mi cuerpo entero. Ese tipo era muy raro. Nunca se había casado.
Invitado
Datos

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.